Familia

Agresividad en niños de 6 a 12 años: ¿Qué hacer ante una crisis de violencia?

Agresividad en ninos de 6 a 12 anos
No desesperes mama, solo necesitas paciencia

La agresividad en los niños siempre ha sido un tema alarmante para las mamás, porque está en riesgo tanto la salud del niño como la de cualquier persona que se encuentre en su entorno durante una crisis que pueda tener. En ocasiones, las mamás no sabemos cómo manejar estas crisis violentas que tienen nuestros hijos, porque estas van más allá de un simple episodio de hiperactividad, las crisis de agresividad en niños de 6 a 12 años involucran fuertes mordiscos, patadas, golpes a personas, puertas o lanzar objetos.

Como mamás debemos estar atentas a las crisis de agresividad en niños de 6 a 12 años ya que suelen ser muy peligrosas, y suelen salirse de control fácilmente.

Expertos señalan que si bien se espera cierto nivel de agresividad en los niños a medida que crecer, en especial a partir de los 2 años, la agresividad en niños de 6 a 12 años puede ser mucho más peligrosas, ya que tienen más fuerza y capacidad para agredir a la otra persona con mayor facilidad.

Por tanto, como mamás es vital saber intervenirlos desde casa para evitar que la agresividad en niños de 6 a 12 años se salga de control y se lastimen ellos o a otros.

Estos niños ya están entrando en la etapa de la Preadolescencia, y los cambios son psicologicos y sociales.

¿A qué se debe la agresividad en niños de 6 a 12 años?

Agresividad en ninos de 6 a 12 anos
Es importante darles el espacio para que aprendan a autorregularse

La agresividad en niños de 6 a 12 años es un factor que se desencadena por muchos otros que el niño no logra manejar emocionalmente y utiliza las conductas violencias como una manera de expresarlo.

Seguramente te estarás preguntando: ¿Si mi hijo vive en un hogar amoroso por qué es tan agresivo?

Esta es una situación que suele suceder frecuentemente, y es importante que podamos ver cómo se desenvuelve el niño en sus diferentes entornos.

Por ejemplo, si el niño está sufriendo e bullying en el colegio puede tornarse agresivo en casa, si se mudaron de casa el niño puede presentar conductas agresivas porque no sabe cómo manejar la separación de sus amigos vecinos o adaptarse a una nueva comunidad.

Las causas de la agresividad en niños de entre 6 a 12 años son muy variadas y sutiles ya que dependen de la vivencia de cada niño

A veces los factores que contribuyen al desencadenamiento de la agresividad en niños de 6 a 12 años son sumamente sutiles, que pensamos que no sean tan graves y cuando menos lo pensemos, nos llegará un reporte de la escuela diciendo “Su hijo mordió a otro niño”.

Desencadentantes de agresividad en niños de 6 a 12 años

Veamos algunos factores que pueden desencadenar una agresividad en niños de 6 a 12 años:

  • Visualizar actos violentos dentro del entorno familiar.
  • Falta de herramientas para gestionar sus emociones en situaciones específicas, como duelos o pérdida de personas u objetos de valor, mudanzas, adaptación a nuevos cambio y entornos, entre otras situaciones.
  • Víctima de violencia doméstica o escolar.
  • Poca o ausente contención emocional por parte de los padres en el hogar.
  • Presenciar actos injusto o incoherentes.
  • Baja tolerancia a la frustración por parte del niño.
  • Frustración social

Además de estos factores, cada niño puede presentar desencadenantes mucho más específicos asociados a su experiencia personal, ya que cada niño es único, con características particulares.

¿Qué hacer ante la agresividad en niños de 6 a 12 años en casa?

Esta es quizás una de las preguntas más solicitadas por las mamás, qué hacer antes y durante de los episodios de agresividad en niños de 6 a 12 años. Es completamente normal que te puedas sentir angustiada, pero quédate tranquila porque ¡hay solución!

Para erradicar poco a poco la agresividad en niños de 6 a 12 años y la paciencia debe ser nuestra principal fortaleza.

Recordemos que frecuentemente los niños expresan en otro ambiente la situación que reprimen. Por ejemplo, si la violencia ocurre en casa es muy frecuente que lo expresen en la escuela. Si son victimas en el colegio, se vera reflejada en casa.

Veamos  algunos puntos importantes a tener en cuenta como mamás para intervenir la agresividad en los niños.

Aislarlo de la situación detonante

Cuando el niño esté durante una crisis, lo primero que debemos hacer es sacarlo de la situación detonante y llevarlo a un sitio tranquilo. Así, estaremos propiciando factores que permitan la relajación del pequeño. Sin embargo, no te angusties si ves que a pesar de alejarlo de la situación detonante el niño sigue o aumenta el nivel de agresividad, esto es lo esperado pero la idea es enseñarle al niño a autorregularse.

Toma al niño por los brazos o abrázalo cuidando de que ninguno de los dos se lastime

Aunque no lo creas, el contacto físico ayuda enormemente a relajar al niño. La idea es tomarlo por sus brazos y pedirle que se siente o acueste, siempre con cuidado de no apretarle los brazos porque lo puedes lastimar y no es nuestro objetivo. La contención física se basa en tocar bien sea abrazándolo, colocando sus brazos por detrás para evitar que se lastime a sí mismo o a otra persona.

No gritar pero mantener un tono de voz firme al hablarle al niño

Otro factor valioso que permitirá que el niño salga de la crisis violenta es hablarle con un tono de voz firme y seguro, porque le hace ver al niño que hay una figura de autoridad que coloca límites que hay que respetar. Hablar con un tono de voz firme no quiere decir que agredamos al niño verbalmente, solo mantente estable y habla con seguridad.

Los niños perciben que muchas veces los padres gritan por impotencia.

Es importante evitar gritar, ya que es muy violento para los niños, esto no quiere decir que podamos alzar la voz o hablar fuerte no solo en volumen, sino en intensidad y tono. También debemos saber que gritar, al principio puede intimidar a los niños, pero luego esto es visto como una perdida de control y poder por los padres. Los niños perciben que los padres gritan por impotencia, lo cual repercute dramáticamente en una perdida de autoridad.

Establece límites claros con el niño

La agresividad en niños de 6 a 12 años es también desencadenada por la ausencia de límites en el hogar. Es importante que puedas establecer límites claro, conciso y sean colocados a la vista de todos en el hogar, principalmente del niño. Esto ayudará a que tengas una base firme para pedirle respeto y fin al niño durante una crisis violenta. Como mamás podemos ser flexibles cuando el niño haya reducido de forma significativa la agresividad.

La agresividad en niños de 6 a 12 años muchas veces ocurre por la ausencia de límites en el hogar.

Agresividad en ninos de 6 a 12 anos
Una vez pasada la crisis es importante conversar con ellos sobre lo sucedido

Evita reforzar la conducta agresiva

La agresividad en niños de 6 a 12 años por lo general es reforzada por los padres sin darnos cuenta. Cuando hacemos uso de los castigos de forma excesiva, es una manera de tildar al niño de mala conducta, lo que hará que el niño realmente quiera ser un “mala conducta” aumentando sus actos agresivos. Por ello, cuando esté en una crisis, llévalo a un lugar tranquilo, siéntalo o acuéstalo y déjalo en el lugar por unos minutos, sin importar que tumbe la habitación, el objetivo es que pueda autorregularse.

Como padres debemos dar el ejemplo de como deben comportarse

Otros actos violentos son gritar, maltratar, despreciar, ningunear o insultar. Como padres debemos ser el ejemplo de como deben comportarse.

Una vez pasada la crisis, habla con el niño sobre lo que pasó

Luego que pase la crisis violenta, es importante que puedas sentarte con el niño a hablar y reflexionar sobre lo que ocurrió. Resaltando el daño que ocasionó a la habitación, casa o persona específica, dando lugar al sentimiento de culpa para que pueda buscar la manera de reparar los malos actos a través de, por ejemplo, pedir perdón al afectado u ordenando las cosas que lanzó por la habitación.

Plantearle otras posibilidades para solucionar lo sucedido

La agresividad en niños de 6 a 12 años es también desencadenada por no saber qué existen otras posibilidades para manejar una situación siendo niño, por lo que la intervención de mamá es fundamental. Habla sobre lo que le molestó y busquen juntos otras soluciones alejadas de la agresividad causada por la frustración.

Muchas veces los niños se vuelven violentos ante la frustración, es importante como padres habilitar la posibilidad de otras opciones y alternativas

No justificar la conducta

Un punto muy importante es no justificar la conducta violenta del niño, incluso si tiene razón. Podemos entenderlos y comprender su frustración pero no podemos validarlo. Es asi que, muchas veces los padres caemos en el error de justificar su comportamiento o minimizarlo.  Debemos tener cuidado, y no validar este comportamiento ya que sino tendrá a repetirse (con razón o sin razón). Lo mejor aqui es dejar en claro que no es valido ese comportamiento y proveer una solución.

Por ejemplo, podemos decir “Tendrás razón, pero no es forma”, “Comprendo lo que decís, pero no puedes hacer eso”,”Tendrás razón, pero eso no a merita que… la próxima vez…”

Mamá detective para la agresividad en niños de 6 a 12 años

Como mamás, tenemos que estar súper atentas a como se está desenvolviendo nuestro hijo en sus diferentes entornos, desde el colegio hasta sus compartir con los niños vecinos. Esto nos permitirá darnos cuenta si la agresividad en el niño fue desencadenada por un factor externo al hogar, cuál es ese otro entorno donde el niño no está funcionando bien y qué otras posibilidades hay para intervenir como, por ejemplo, conversar con la maestra del niño por situación de bullying en el salón.

Como padres debemos saber como se está desenvolviendo nuestro hijo en sus diferentes entornos

La agresividad en niños de 6 a 12 años es un tema delicado que amerita ser intervenido en casa con prontitud, porque está en riesgo la salud del niño y todos los miembros de la familia que vivan allí. Las causas de la agresividad en niños de 6 a 12 años son muy variadas, pues dependen de la vivencia de cada niño, pero lo que no hay duda alguna es que el hogar siempre será su principal referente importante de estima y donde necesita mayor amor, seguridad y protección, para que pueda superar las conductas agresivas.

Si te ha gustado esta nota, de seguro que interesara Preadolescencia: ¿Qué es y como guiar a nuestros hijos en esta etapa?

1 comentario

Click aqui para dejar un comentario

  • Hola buena tarde, mi hijo acaba de cumplir 10 años, es un chico noble, perotras el divorcio y la separacion de casa, y de sus hermanos,se ha vuelto agresivo, y era un buen estudiante con notas de 9 y 10 y ahora le da flojera hacer tarea, trabajos en clase y no trabaja en su escuela, ha habido quejas de agresividad y mal comportamiento en la escuela, como lo puedo ayudar ???