Familia Maternidad Vida sana

Educación nutricional: 10 secretos para crear hábitos en tus hijos

educación nutricional
Haz de la hora de la comida la más agradable y placentera del día

Si cuando llega la hora de comer sientes que tienes que llenarte de valor para hacer que tus niños se alimenten correctamente, o  si siempre estas pensado qué hacer para que tus niños logren comer sano, ya que la mayoría de las veces ellos solo quieren comer lo único que les gusta comer ¡no te preocupes!  Veremos algunos consejos de educación nutricional que nos da herramientas para crear hábitos alimenticios sanos para los niños de la casa.

Y es que cuando llega la hora de la comida, nos ha tocado hasta corretearlos por toda la casa, lo que puede ser muy gracioso en un momento dado, pero  luego nos preocupa muchísimo como padres la alimentación que estén teniendo nuestros hijos. Es por esta razón que, la educación nutricional juega un rol importante cuando hay niños en casa ya que es donde los pequeños aprenden a comer de forma sana.

educación nutricional
Crear hábitos alimenticios sanos es criar un niño sano

Educación nutricional: 10 secretos para crear hábitos alimenticios en niños 

Los niños durante la infancia están aprendiendo a hacer todo con la ayuda de sus figuras significativas, mamá y papá. La psicología social propone que el proceso de aprendizaje se da a través de la imitación. Los niños se ven fuertemente motivados a imitar a sus padres o cuidadores principales, por ser las personas que más aman. Los pequeños se ponen nuestra ropa, imitan nuestros gestos, copian nuestras frases y también, intentan comer lo mismo que nosotros como padres comemos. Esto puede ser muy buen punto a nuestro favor al momento de establecer hábitos alimenticios.

Veamos algunos secretos que nos ayudarán a crear hábitos alimenticios sanos, basados en la educación nutricional para los pequeños de la casa.

  1. El lugar para comer en la casa, siempre será el favorito de todos

Un factor que puede ser de gran ayuda es la decoración del espacio físico de la casa dispuesto para comer. Bien sea el comedor, la barra en la cocina, etc. Para nadie es un secreto que la cocina puede resultar ser el lugar favorito de la familia, por tanto, es recomendable mantener el lugar para comer limpio, con pocas cosas llamativas para los niños (juguetes, objetos de colores fuertes) para evitar que centre su atención en otra cosa distinta a la comida. De esta manera, el nivel de motivación para comer en el niño irá aumentando.

  1. Utiliza diferentes colores en los platos de comida

Un plato de comida que contenga varios colores resulta muy atractivo para el que lo coma. Y cuando de niños se trata, es la mejor opción. Es solo cuestión de jugar con la combinación de los alimentos sanos. Por ejemplo, puedes colocar vegetales como ensalada, ya que tienen colores muy llamativos. Así, el niño se sentirá atraído hacia la comida por los colores. ¡Un punto a favor de mamá!

  1. Ten paciencia y verás como todo fluirá

Es normal que como mamás nos pongamos muy nerviosas, ansiosas o estresadas cuando vemos que nuestro pequeño se niega a comer. Nos preocupamos mucho por su alimentación. Sin embargo, es importante mantenernos serenas y tranquilas al momento de la comida. Recuerda que si nos alteramos, lo pequeños se alterarán mucho más y su reacción inmediata será negarse a comer, o en su defecto salir corriendo por toda la casa.

Si ves que el niño se comienza a inquietar al momento de la comida, respira mamá y dile lo sabrosa que está la comida como para que se levante de la mesa tan rápido. En lugar de regañarlo, recurre a incentivarlo para comer.

  1. Muéstrate dispuesta y alegre a la hora de comer

Tomando en cuenta lo que nos propone la psicología social sobre el aprendizaje por medio de la imitación. ¡Seamos el mejor ejemplo a seguir para nuestros hijos! y cuando de comida se trata, no puede ser tan complicado. Mostrarnos dispuestos y alegres ante la hora de la comida resulta llamativo para los pequeños, pues ellos también buscarán estar así de alegres. Durante la hora de la comida, realiza exclamaciones como “¡Que rica esta la comida!”, “¡La ensalada es mi favorita!”, “¡Uff este jugo está buenísimo!”. Sin duda, decir este tipo de exclamaciones en la mesa motivará a tu pequeño a probar los nuevos alimentos.

  1. La importancia de masticar adecuadamente

Poder enseñarles a nuestros niños a masticar bien puede ser súper importante, porque estaríamos previniendo dificultades en la digestión. Y es que puede ocurrir, que los niños traguen sin haber masticado lo suficiente para hacer alguna cara graciosa o pasar directo los alimentos que les desagraden. Esto puede ocasionar dolores estomacales o incluso que el pequeño se ahogue con algún alimento. Como mamá puedes convertirlo en un juego, decirle algo como quien logre masticar cierta cantidad de veces cada bocado será el primero en comerse el rico postre.

  1. Los horarios de las comidas son vitales en la educación nutricional

Establecer horarios concisos para las comidas es vital, ya que estarás condicionando el cuerpo del pequeño a prepararse para comer. Las rutinas resultan muy positivas en la infancia, ya que ayudan a los niños a planificarse y establecer hábitos sanos. Por lo que implantar horarios de comida permite que los niños asimilen mejor los hábitos alimenticios basados en la educación nutricional.

  1. La comida sana es rica

Uno de los problemas más comunes es que a los niños “no les gusta” cierto alimento, por ejemplo el tomate o la verdura. La realidad es que existen muchas formas de preparar los alimentos. La realidad es que no les gusta ese plato, esa textura, o ese sabor de esa manera. Es importante descartar la idea de que no les gusta ese alimento, sino en caso esa forma en que se prepara el alimento. Debemos tener presente que muchas veces las texturas son más importantes que el sabor.

  1. Da el ejemplo

Muchas veces sin darnos cuenta les enseñamos a nuestros hijos que la comida sana no es rica o que ciertos alimentos son feo. Es asi que lo intentamos ocultar pero esto ocurre con gestos o actitudes. Los niños lo perciben, tu no lo quieres comer ellos, por lo cual ellos… tampoco. Un excelente truco para motivar a los niños a comer es no obligarlos, si ellos no lo quieren… se lo pierden. ¡Todo para ti!

  1. La aventura de descubrir sabores

Otro de los problemas es caer en la rutina de la comida. Comer siempre lo mismo, de la misma manera. Vive la aventura de comer, descubre nuevos sabores, prueba nuevos platos. Esta es una excelente forma de motivar el amor por la comida y los alimentos sanos.

  1. Incorpore a los niños en las decisiones sobre las comidas

Cuando se deciden las comidas de la semana es importante que incorporemos a los niños en estas decisiones. Como padres podemos liderar la conversación haciendo propuestas llamativas de alimentos sanos y comidas equilibradas. Siempre teniendo en cuenta la dieta nutricional de los consentidos de la casa.

Algunos especialistas señalan que la dieta nutricional de los niños debe incluir las 5 comidas diarias, que le ayudarán a crear este importante hábito alimenticio y mantenerlo por toda la vida.

Los bocadillos o meriendas pueden ser trozos de queso, algún lácteo, fruta, jugo natural, entre otros. Además, ten en cuenta que el desayuno siempre será la comida principal de los pequeños. Y es que la educación nutricional en los niños es vital y se basa en crear hábitos alimenticios apegados a la dieta adecuada para ellos. Considerar estos sencillos secretos te ayudarán a establecer los llamados hábitos alimenticios sanos, en pro de la adecuada nutrición de tu pequeño. Asimismo, contar con la asesoría de un especialista en nutrición infantil es importante, recuerda que la salud de nuestro pequeño es lo principal.