Familia Maternidad

Los niños que se mudan bajan su rendimiento escolar

niña en una pradera sentada sobre una maleta
Las mudanzas pueden ser difíciles para los niños

Mudarse de casa no es fácil. Son muchas cosas que hay que empacar y desechar, muchos trámites que realizar y cajas que ocupar, y lo más importante, mudarse siempre va a implicar una pérdida de arraigo a un sitio al que ya estabas acostumbrado.

Si bien todos los miembros de la familia se ven afectados de una u otra manera, lo cierto es que los pequeños de la casa son los que más sufren con este tipo de cambios, por lo que es importante pensar muy bien la decisión de emprender un nuevo hogar.

Un estudio realizado en EE.UU señala que los niños en la pre-adolescencia que se mudan de casa tienden a reducir su rendimiento académico en materias como lenguas y matemáticas. Además, lo más resaltante es que quienes se mudan varias veces entonces tienden a continuar con la caída en su rendimiento académico.

niño viajando mirando la ventana
Los pequeños pueden sentirse mal con las mudanzas

Mientras más pequeños más les afecta la mudanza

Cuando los niños son mucho más pequeños cada mudanza los afecta más, principalmente en su capacidad de socializar con el entorno de una forma correcta.

Al estudiar a 19 mil niños desde el kinder hasta la educación media, los investigadores pudieron observar que es mucho más difícil para un pequeño superar una mudanza, y que los efectos que esto puede traer para su vida pueden llegar a ser mucho más duraderos y marcarlos hasta que sean adultos.

¿Por qué sucede esto? Bueno, principalmente porque esta es la etapa en la que los niños aún siguen descubriendo el mundo y estableciendo vínculos importantes.

La construcción de amistades en el colegio se puede ver muy afectada por las rupturas constantes que experimentan los niños que se mudan de forma constante. Además que muchos de ellos sienten que no son tomados en cuenta a la hora de decidir irse a otra ciudad u otro país.

¿Cómo manejar una mudanza con los niños?

Si bien no quieres que tu pequeño sufra cuando se mude, es una realidad que la mayoría de los pequeños siente que al sacarlos de sus casa y del lado de sus amigos están pasando por una pérdida profunda.

Muchas veces las ofertas laborales de alguno de los padres puede llevar a tomar una decisión de mudanza. Si este es tu caso no te decimos que dejes de lado la oportunidad, pero sí puedes seguir algunos consejos para disminuir el impacto que pueda llegar a tener en la vida de tu hijo.

  1. Coloca en una balanza los pro y los contra de mudarte. Cuando se toma una decisión tan importante como la de salir de la ciudad es importante evaluar lo que será mejor, no solo para ti, sino para a familia. Si notas que te puede seguir yendo bien en donde estás entonces reconsidera la decisión, principalmente por tus hijos.
  2. Comunica tu decisión a tu pequeño. Si al evaluar la decisión te das cuenta que va a ser mejor para todos entonces es hora de que converses con tu niño. No minimices su opinión, escucha muy bien lo que tiene que decir al respecto para que entiendas lo que más asusta al pequeño de una mudanza, así podrás crear estrategias para contrarrestar cada aspecto negativo.
  3. Lleva a tu niño a conocer su nuevo hogar. De ser posible haz que tu pequeño forme parte de la mudanza. Llévalo a que mire su nueva casa y escoja la habitación que más le guste. Es mejor que se vaya adaptando poco a poco y no de una sola vez.
  4. Muéstrale los aspectos positivos de mudarse de ciudad. Es tu deber ser la mejor guía turística para tu pequeño. Enséñale las cosas maravillosas que podrá hacer en su nuevo hogar y en la zona de la ciudad en la que vivirá.
  5. Anima a tu pequeño a seguir viendo a sus amigos. La mayoría de los problemas de los niños al mudarse es hacer nuevos amigos. No es un proceso que se va a dar de la noche a la mañana, por lo que no insistas en eso. Lo mejor es que lo incentives a mantener el contacto con su grupo de amigos, ya se por teléfono o visitas periódicas.

1 comentario

Click aqui para dejar un comentario