Hogar

¿Cómo lavar almohadas de forma fácil y sin dañarlas? ¡Consejos sencillos para su lavado!

como lavar almohadas

Muchas veces no sabemos cómo lavar correctamente nuestras almohadas, y terminamos por lavarlas mal. Acabamos con almohadones rotos, deformes o incluso con mal olor. Pero, no más cambiar almohadas porque se dañaron al lavarlas, aprende cómo lavar las almohadas sin que se deformen.

El lavado de nuestras almohadas es un factor importante que muchos olvidamos a la hora de mantener la higiene de nuestro dormitorio.

No limpiar correctamente nuestras almohadas, puede convertirlas en un excelente ambiente para el cultivo de bacterias, hongos y ácaros del polvo. Si bien esto no representa una amenaza grave e inmediata a nuestra salud, con el tiempo, nuestro sistema inmunológico se puede ir debilitando, lo que termina por producir alergias, dermatitis, acné, conjuntivitis, gripes recurrentes, entre otros.

Para que las almohadas se mantengan en perfectas condiciones durante su vida útil, es necesario lavarlas muy bien. En las etiquetas de estos productos suele estar indicado, la temperatura de lavado y las condiciones de secado, que asegurarán su correcto mantenimiento. Sin embargo, te daremos algunos consejos que te ayudarán a desinfectar tus almohadas de la mejor manera.

Como lavar almohadas tips

¿Cómo lavar las almohadas en la lavadora y cada cuánto hacerlo?

A pesar de las fundas para almohadas, nuestros queridos cojines se ensuciarán. En conjunto, nuestro rostro y cuero cabelludo producen sudor, grasa, saliva, caspa y piel muerta, todo esto sumado al polvo, el maquillaje, y otras partículas más, se encargarán de ensuciar incluso lo más profundo de las almohadas.

En términos generales, todas las almohadas, exceptuando aquellas fabricadas con látex, pueden lavarse en casa si los materiales son sintéticos o de plumas.

Para almohadas de plumas

De ser posible evita los lavados con centrifugado y con carga superior. Coloca las almohadas en la lavadora (solo dos a la vez) con algo de detergente líquido, e inicia el ciclo de lavado con agua caliente. Asegúrate de pasar las almohadas por el ciclo de enjuagado para eliminar todo rastro de detergente que haya quedado.

Al secar almohadas de plumón en secadora, usa el programa de secado por aire sin calor, además puedes usar pelotas de secado o pelotas de tenis para que las plumas no se apelmacen. Sin embargo, si no tienes secadora, puedes dejar que sequen colocándolas planas en un lugar aireado.

Almohadas de algodón

Retira forros y coloca dos almohadones en la lavadora. Agrega un poco de detergente líquido de alta eficiencia y un par de pelotas de tenis envueltas en calcetines, esto ayudará a que no pierdan volumen. Inicia el ciclo de lavado con agua caliente. Omite el ciclo de centrifugado cuando laves almohadas, ya que este no extraerá completamente la humedad de tus cojines.

Deja secarlas almohadas en un tendedero al aire libre. Siempre verifica muy bien que las almohadas estén completamente secas antes de retirarlas de su lugar de secado.

Poliéster o fibras sintéticas

Lava con agua tibia en el ciclo suave, preferiblemente más de una a la vez para equilibrar la carga. Utiliza jabón con moderación, aproximadamente solo 1 cucharada de jabón líquido por cada lavado. Puedes colocar elásticos a lo largo del cojín para evitar que se deforme.

Agrega también dos pelotas de tenis nuevas o pelotas de secado, para evitar que el relleno se aglutine cuando rebotan alrededor del tambor. Añade un poco de suavizante de tu preferencia en el ciclo de enjuagado.

Finalmente, deja secar al aire o en secadora si la etiqueta lo indica. Agregar un par de toallas secas acelerará el proceso de secado.

Cojines de trigo sarraceno

Cuando se trata de almohadones con relleno de trigo sarraceno u otras fibras similares, debemos vaciar el relleno en una bandeja grande para hornearlo a 90°C por 30 minutos. También puedes poner el trigo sarraceno al sol, de esta forma eliminarás los malos olores. Lava la funda de protección de la almohada con agua fría y un jabón suave.

Cuando todo esté limpio y seco podrás armar nuevamente la almohada y llevarla a la cama.

Espuma viscoelástica o látex

En el caso de este tipo de almohadas, no recomendamos que sean lavadas, ya que no son aptas para esto, ni para vaporizar, lo cual suele ser una buena alternativa para los artículos que no se pueden lavar.

Si tu almohada de látex se manchó y requieres lavarla si o si, la mejor opción es tratar las manchas con ingredientes secos, como la mezcla de bicarbonato y aceite de té de árbol. Cuida no afectar el relleno, puesto que podrías perder tu almohada.

Asegúrate de usar fundas para almohadas dobles y con cierre para extender la vida útil de tus almohadas.

Es recomendable lavar las almohadas al menos dos veces al año, de esta forma se evita la acumulación de bacterias y ácaros. Por su parte, las fundas protectoras de las almohadas deben lavarse como mínimo, una vez al mes, o junto al juego de sabanas, una vez cada semana.

El relleno de las almohadas no está preparado para resistir demasiados lavados, se terminará deformando y perdiendo sus propiedades. Por lo tanto, en los casos que sea posible retirar el relleno, es aconsejable lavar la tela que las recubre al menos una vez al mes.

Algunas almohadas permiten quitar el relleno, ya sea desabrochando unos botones o simplemente abriendo un cierre. Este suele ser el caso de los cojines rellenos con goma espuma. La ventaja de estas es que permiten lavarlas rápidamente junto con las sábanas. Así, te asegurarás de que tu almohada esté desinfectada y libre de ácaros con la asiduidad correspondiente.

como lavar almohadas en la lavadora
Evita los residuos de jabón en tus almohadas, con el uso de detergente líquido.

No más almohadas amarillentas

Con el paso del tiempo las almohadas comienzan a adquirir un color amarillento, nada agradable. Pero no te preocupes, te contaremos cómo lavar las almohadas para remover esas feas manchas y dejar tus almohadas como nuevas.

A pesar de lo limpio que pueda estar nuestro rostro, cada noche ensuciamos un poco más nuestras almohadas.

Deberás mezclar en un recipiente ¼ taza de bicarbonato de sodio y 5 gotas de esencia de té de árbol. Esparce este combinado sobre las manchas amarillas de tu almohada y deja reposar por 45 minutos. Pasado el tiempo frota las manchas con un cepillo y lávalas como de costumbre ¡Saldrán relucientes!

Otra forma de blanquear tus almohadas, será con 10 tazas de agua y el jugo de 6 limones. Hierve el agua y agrega el zumo de limón. Sumerge tus almohadones en esta agua por dos horas (puedes agregar más agua para cubrirlas completamente). Pasado el tiempo lávalas y ¡voila almohadas blancas!

¿Blanqueador casero para almohadas? Si, casero y muy sencillo. En 3 litros de agua incorpora 125 ml de jugo de limón y 250 ml de agua oxigenada. Con esta mezcla podrás lavar tus almohadas, y estas recuperarán su blanco natural.

como lavar almohadas para eliminar manchas
Lava tus almohadas a pares para balancear el peso en tu lavadora durante el ciclo.

¿Cada cuánto debemos reemplazar nuestras almohadas?

Ya sabemos que debemos lavar muy bien nuestras almohadas, pero ¿qué pasa con esas almohadas que tienen años con nosotras? ¿Son higiénicas? No queremos motivarte a ser consumista y comprar una almohada nueva cada semana. Sin embargo, debes conocer que mantener la misma almohada durante demasiado tiempo, puede acarrear problemas de salud.

Con el paso del tiempo, el material de relleno (sea cual sea) con el que se fabrican las almohadas, va deteriorándose. Por lo tanto, las almohadas, al igual que los colchones, deben cambiarse cada cierto tiempo. De acuerdo al material de su relleno, el reemplazo deberá ser pasado este tiempo:

  • Las almohadas ergonómicas de gel, pueden durar hasta un máximo de dos años, sin necesidad de ser cambiadas.
  • Una buena almohada de plumas podrá tener una vida útil de entre 10 y 15 años.

El reemplazo de nuestras almohadas de algodón o poliester, se verá condicionado por el uso que le demos:

  • Para el caso de niños y adultos mayores, este accesorio deberá ser cambiado cada 4 meses.
  • En el caso de los adultos que poseen un buen sistema inmunológico pueden cambiarse al menos dos veces al año.

Si se trata de pacientes que sufren de asma, rinitis, sinusitis, o enfermedades similares, las fundas que cubren las almohadas deben ser lavadas y cambiadas hasta cuatro veces durante su uso.

Otra manera de saber si tus almohadas se encuentran en buen estado, o necesitan ser cambiadas, es revisando estas características: cuando el material de relleno son las plumas y necesita ser sacudida constantemente para estar esponjosa. Si es de espuma y tiene bultos o deformidades. Cuando es doblada por la mitad permanece de esa forma. Si es de latex y desprende malos olores.

Dando respuestas positivas a estas interrogantes sabrás que es momento de dar un uso diferente a tu almohada y conseguir una nueva.

No te niegues a la posibilidad de sustituir tu almohada si no sientes comodidad al acostarte.

¿Cómo mantener el aroma fresco al lavar las almohadas?

Siempre nos percatamos de cambiar el juego de sabanas y sacudir todo muy bien, pero ¿el lavado de las almohadas para cuándo? Es importante mantener nuestras almohadas limpias, ya que estarán en contacto con nuestro rostro por muchas horas. Además, no queremos comenzar a percibir malos olores durante nuestro sueño.

No olvides planchar las fundas de las almohadas para reducir la aparición de ácaros y demás parásitos. Además, recuerda ventilar tu habitación y sacudir diariamente los elementos en tu cama.

Aparte del lavado constante y la ventilación adecuada de tus almohadas, puedes usar hierbas fragantes para ayudar a conciliar el sueño más rápido y dar un mejor aroma a tus almohadas. Puedes hacerlas en casa o comprarlas.

Podrás hacer las mezclas de hierbas de tu preferencia. Nosotros te recomendamos utilizar flores de lavanda, menta, hierbabuena, limoncillo, tomillo, flores de manzanilla, pétalos de rosa, flor de azahar, melisa o albahaca. Retira todas las ramas o partes de la planta que puedan llegar a lastimarte, seca los pétalos, hojas o flores, que vayas a utilizar, y llena un pequeño saquito.

Coloca el saquito de tus hierbas debajo de tu almohada y te aseguramos que conseguirás un sueño realmente reparador.

Descansar con una almohada con aroma limpio y fresco nos ayudará a conciliar mejor el sueño.

Tips para limpiar correctamente tus almohadones

Muchas veces olvidamos lavar nuestras almohadas, y cuando lo recordamos simplemente queremos meterlas a la lavadora y que estén todas listas cuanto antes. Sin embargo, es mejor esperar y no actuar sin saber las especificaciones de nuestra querida almohada.

Antes de lavar tus cojines y cometer errores que te puedan costar una ida a la tienda, es necesario que conozcas algunos aspectos que podrían ayudarte a tener una mejor experiencia de lavado.

  • Lee muy bien las etiquetas de tu almohada antes de lavar.
  • Sigue cualquier instrucción indicada al pie de la letra.
  • Asegúrate que todas las costuras estén fuertes antes del lavado.
  • Lávalas por pares.
  • Prefiere el detergente líquido en lugar del polvo.
  • Puedes añadir unas gotas de lavaplatos al ciclo de lavado para eliminar completamente cualquier rastro de grasa.
  • No te olvides del suavizante.
  • Intenta lavarlas en un día soleado para no usar la secadora.
  • No te olvides de lavarlas con un par de pelotas de tenis.
  • Ata 2 gomas o elásticos a lo largo de la almohada para evitar que las fibras cambien de lugar.
  • Utiliza un toque de perfume.
  • Déjalas a secar en un lugar ventilado.
  • Además del jabón, prueba con agregar 4 cucharadas de bicarbonato y media taza de vinagre blanco a tu lavado ¡Quedarán como nuevas!
como lavar almohadas
Una almohada mal lavada puede perder su función de proporcionar un correcto soporte para el descanso.

La correcta limpieza de tus almohadones podrá darte un mejor, y mayor, tiempo de uso. Sin embargo, recuerda que no debes conservarlas por más tiempo del indicado, ya que no proporcionarán soporte a tu cuello y cabeza, lo que podría causarte problemas de descanso y otras dolencias.

Después que saber cómo lavar tus almohadas correctamente, no cometerás más errores en su lavado y podrás disfrutar de cojines limpios y esponjosos siempre. Recuerda invertir en almohadas de buena calidad, con las que te sientas cómoda y asegures el bienestar de toda tu familia.

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.

VSN is a global network of websites, verified by the World Health Organization, that provide evidence-based informationWeb Acreditada por la OMS