Hogar

¿Cómo lavar una alfombra? Trucos de limpieza para mantenerla reluciente

Como lavar una alfombra

¿Cómo lavar una alfombra? ¿En seco, a mano o en lavadora? Limpiar una alfombra no es tan sencillo como parece, pero es fundamental para mantener nuestro hogar limpio y libre de todos los gérmenes que se alojan en ella. Sobre todo si hay niños o animales en casa.

Las alfombras cumplen la función de proteger el suelo de nuestra casa, en especial si es de madera, también son útiles para decorar espacios, darle color a nuestro hogar y hacer más amena nuestra pisada cuando caminamos descalzos.

Las alfombras acumulan gran cantidad de polvo y suciedad, pelusa de mascotas y manchas de todo tipo, por lo que requieren de una limpieza profunda

Gracias a su textura suave y cómoda, las alfombras son la superficie ideal para realizar todo tipo de actividades: dormir la siesta, compartir momentos con los niños mientras juegan, escuchar música, hacernos el manicure… Además, es la cama perfecta para nuestras mascotas.

Al ser una pieza tan importante en la decoración de tu hogar, las alfombras requieren de cuidados y limpieza para evitar su desgaste y alargar su durabilidad.

como lavar una alfombra pasos
Las alfombras son un textil muy importante en la decoración de nuestro hogar, sobre todo durante el invierno.

Cómo lavar una alfombra en 8 sencillos pasos

Las alfombras son uno de los textiles que más problemas nos traen en la limpieza del hogar. Esto se debe a que la mayoría no pueden introducirse en la lavadora y requieren de un lavado o limpieza en seco particular.

Sin embargo, es conveniente que las limpiemos de manera regular, puesto que son un reservorio de polvo, suciedad, migas de comida, pelos de mascotas y un largo etcétera de partículas y elementos que se acumulan entre sus fibras y tejidos. Los ácaros que se insertan en ellas favorecen las alergias, mientras que los gérmenes dan lugar a infecciones o enfermedades.

De una limpieza correcta depende la durabilidad y textura de la alfombra

Aunque las alfombras acondicionan los espacios y ofrecen un toque decorativo único a nuestro hogar, pueden convertirse en un núcleo de suciedad si no se limpian o se lavan a profundidad regularmente.

Pero, ¿Cómo lavar una alfombra correctamente?  Te compartimos una guía de pasos sencillos e infalibles.

Paso 1: Elimina el polvo

Antes de lavar una alfombra a mano, debes eliminar todo el polvo y sucio que se acumula sobre ella pasando una escoba de pelo blando o la aspiradora. De esta manera evitarás usar mucha agua para eliminar la suciedad que puedes retirar fácilmente aspirando.

Se recomienda evitar usar la aspiradora para limpiar la alfombra durante el primer mes

Un buen aspirado es esencial para evitar que se acumule el polvo en la alfombra. De no hacerlo un par de veces a la semana, sus fibras pueden estropearse y apelmazarse.

Tras aspirar, sacude bien la alfombra para evitar que esta se convierta en un nido de suciedad difícil de quitar.

como lavar una alfombra
En las alfombras conviven una gran cantidad de polvo y suciedad, de ahí la importancia de aspirarlas con asiduidad.

Paso 2: Lavar en la bañera o en la ducha

El lavado y limpieza de una alfombra dependerá del tipo de tejido y de su tamaño.

  • Si la alfombra es pequeña bastará con un recipiente relativamente grande, aunque cabe la posibilidad de que debas apelar por la ducha o incluso a una bañera.
  • A no ser que tratemos de asear una pequeña mancha, lavar una alfombra media o grande en un envase pequeño puede transformarse en una tortura. Siempre que sea posible, opta por lavarlas en la bañera.

Para asegurarte de mantener la alfombra limpia y cuidada en el tiempo, se recomienda llevar la alfombra a la tintorería una vez al año.

Paso 3: Introducir y lavar en la lavadora (Opcional)

Si cuentas con una lavadora con gran capacidad y potencia de centrifugado que permita el lavado de piezas de gran tamaño, puedes lavar tu alfombra en ella.

Dependiendo de las características de la alfombra, puedes optar por lavarla en la lavadora

Las alfombras de tipo belga de pelo corto, así como las de baño y las de cocina, se pueden lavar en lavadora. Pero antes de hacerlo, ten en cuenta las siguientes consideraciones:

  1. Asegúrate de que la alfombra quepa en la lavadora sin estar demasiado justa o no se limpiará bien.
  2. Lávala en un programa corto con agua fría o templada.
  3. Si cuenta con una superficie antideslizante es muy importante dobles la alfombra con la parte antideslizante hacia adentro.
  4. Utiliza un detergente normal y evita el suavizante, ya que puede dañar la base antideslizante.
  5. Un ciclo de centrifugado permitirá a retirar el exceso de agua y acelerar el proceso de secado.
como lavar una alfombra en lavadora
Existen alfombras de gran tamaño que resultan muy complicado de lavar en la lavadora.

Paso 4: El agua para lavar una alfombra

Una vez que hayas elegido el envase donde lavarás la alfombra, llena de abundante agua fría o templada. Es crucial que el agua esté tibia, pues las temperaturas frías o calientes pueden romper los tejidos del mismo modo que en la lavadora.

¿Cómo saber que la temperatura es aceptable si no tenemos de un termostato?

Puedes introducir agua caliente en el recipiente y revisar la temperatura con la mano cada minuto. Si al introducirla notamos una sensación caliente, pero un efecto apacible en lugar de sentir la necesidad de sacar la mano corriendo, este será el momento perfecto.

Entre los 25 y 30 grados es una temperatura adecuada.

como lavar una alfombra en sencillos pasos
Recuerda seguir las instrucciones del fabricante para usar los productos adecuados.

Paso 5: Jabones para lavar una alfombra

Huye a los detergentes y jabones industriales específicos para la lavadora. El contratiempo con este tipo de detergentes es la posibilidad de tener un efecto boomerang, y es que una vez que la alfombra este limpia se transforma en un imán para el polvo.

Opta en cambio por detergentes o jabones para lavar a mano. Si te decides por estos ante de los jabones con compuestos naturales, debes observar bien la etiqueta y evadir alcoholes, colorantes u olores.

La alfombra no tiene que oler bien para estar limpia.

Paso 6: ¿Cómo lavar una alfombra a mano?

La forma de lavado no se parece en nada a las vueltas que una alfombra puede dar en la lavadora. La mejor manera de lavar una alfombra a mano es la siguiente:

  1. Zambulle la alfombra por completo en el agua tibia jabonosa que ya haz preparado
  2. Con tus manos, sube y baja poco a poco el tejido.
  3. Asegúrate de que el agua impregne en la alfombra sin violencia.
  4. Restriega la alfombra con suavidad y delicadeza. Inmediatamente observarás cómo se oscurece el agua en torno a la alfombra mientras el sucio sale.
  5. Extrae la alfombra del envase, déjala a un lado mientras lo vacías y comienza de nuevo el proceso.

Luego de 2 o 3 enjuagues, observarás que el agua en que lavaste la alfombra apenas y se oscurece.

Importante: Aunque la laves 10 veces el agua continuará ensuciándose. Existe un momento en el que debes detener el proceso, por lo que podrías marcar un limite de cuatro lavadas con agua tibia.

como lavar una alfombra
Opta por un jabón neutro que sea delicado con el tejido.

Paso 7: Enjuagar

El penúltimo paso es uno de los más importantes de todo el procedimiento y exigirá de mucha agua. Es por esta razón que la bañera es el sitio ideal para lavar la alfombra.

El aclarado es el medio por el que vas a separar cualquier resto de jabón que permanezca en lo profundo de la alfombra. De lo contrario, esta podría acartonarse durante el secado.

Paso 8: Escurrir y pre – secado

El secado de una alfombra es un paso que recomendamos hacer al aire libre, es decir, sin el uso de secadores ni calor directo colocado a la alfombra. Por lo que el proceso de secado que puede requerir incluso 2 días.

Por esto, es apropiado exprimir la alfombra todo lo que nos sea posible antes de colgarla. Te ahorrarás una larga espera. Enróllala un par de veces sobre sí misma contribuye a conservar los tejidos en buen estado, mientras que doblarla puede causar roturas.

No olvides que lavar una alfombra es obligatorio cada cierto tiempo, pero este tiempo puede ser alargarse si la sacudes frecuentemente y si le pasas la aspiradora de manera habitual.

como lavar una alfombra
La aspiradora es fundamental para limpiar una alfombra.

¿Cómo lavar una alfombra en seco?

Las alfombras son un textil del hogar que visten el hogar y la aíslan del frío. Existen distintos tipos de alfombras, algunas requieren de un lavado en seco específico, por lo cual es necesario llevarla a la tintorería. Sin embargo, existe una manera sencilla y efectiva de hacerlo en casa ¡Toma nota!

¿Qué necesitarás?

  • Sal gruesa
  • Agua tibia
  • Recipiente
  • Cepillo
  • Aspiradora

¿Cómo hacerlo?

  1. Empieza por aspirar la alfombra para quitar todo el polvo y la suciedad acumulada.
  2. En un envase pon la sal gruesa y media taza de agua tibia. La idea es que se forme una pasta blanquecina, por lo que si no tienes sal en casa podrás ayudarte con bicarbonato de sodio.
  3. Esparce la pasta sobre tu alfombra y deja que seque durante varias horas.
  4. Pasado un tiempo, con ayuda del cepillo comienza a tallar para ir quitando las manchas y el sucio.
  5. Posteriormente espolvorea bicarbonato y déjalo actuar por 30 minutos.
  6. Aspira nuevamente la alfombra y listo.
como lavar una alfombra
La técnica de limpiar una alfombra en seco es la más recomendada.

¿Cómo lavar una alfombra según el material?

Conforme al material con el que esté elaborada la alfombra, tendrás que hacer la limpieza de una forma u otra. La mejor táctica que existe para preservar cualquier tipo de alfombra en un estado perfecto es usar un aspirador de gran potencia y ejecutarlo de manera regular. Esto es ideal para las alfombras de pelo largo.

Existen muchísimos tipos de alfombras, y debes tener esto en cuenta antes de ejecutar su limpieza.

Para limpiar alfombras de yute o de látex debes conocer que no son lavables, porque pueden maltratarse con el uso del agua. No las humedezcas ni sumerjas, a no ser que sea para quitar manchas difíciles y puntuales.

Veamos cómo lavar las alfombras según el material:

  • Las alfombras de fibras vegetales El inconveniente de estas alfombras es que al ser de fibras vegetales se estropearse con la humedad a excepción de las de Sea Grass ya que son impermeables. Debes aspirarlas al menos una vez a la semana y rozar un paño húmedo con agua y jabón neutro. Garantiza que esté bien exprimido y después aclara con agua.
  • Las alfombras de lana pura y algodón pueden lavarse con jabón neutro, agua fría y sal para evadir la mezcla de colores. Si el tamaño de la alfombra es grande, te aconsejamos que la traslades a una tintorería para garantizar que la dejen en prefecto estado.
  • Es crucial que las alfombras de lana se guarden en verano para que no puedan echarla a perder los insectos como la polilla.
  • Las alfombras de papel o bambú, son higiénicas y antibacterianas. Aspíralas, pero no las sacudas y manipula las manchas solo con agua y jabón neutro.
  • Alfombras de pieles de animales: están manufacturadas con la piel de vaca, oveja u otros animales. Son súper resistentes a los roces, pero muy delicadas ante a la humedad y la intromisión de algunos insectos.
  • Sintéticas: Son súper resistentes y puedes hallarlas tejidas con diversos componentes: acrílicas, alfombras de nylon, polipropileno o de poliéster. Con el último material se hacen las alfombras pelo largo.
Como lavar alfombra paso a paso
Algunas alfombras son teñidas con pigmentos naturales, un factor muy importante a tener en cuenta para su limpieza y cuidado.

5 Formas de cómo lavar una alfombra con manchas

Para asear alfombras muy sucias, sobre todo una alfombra pelo largo, las aspiradoras y los cepillos de cardas son la mejor opción. Pero, ¿Qué hacer si se mancha? ¿Cómo lavar una alfombra si se ha manchado?

¡Actúa rápido! Es el mejor antídoto contra las manchas de las alfombras.

  1. Primero, quita los residuos con un papel absorbente.
  2. Asea desde el borde hasta el centro y nunca utilices una esponja muy húmeda, esta puede lograr que la mancha se extienda.
  3. Antes de usar algún producto quitamanchas examínalo en una zona que no sea visible.

1. Prueba el bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un remedio casero muy efectivo para eliminar las manchas sobre la alfombra, sin dañar los tejidos. No solo libera el tejido del polvo y bacterias, sino que además mejora su olor.

  1. Mezcla el bicarbonato de sodio con un poco de sal
  2. Extiende el polvo por la superficie de la alfombra
  3. Deja que actué durante 1 hora y quita los restos con la aspiradora.

El bicarbonato es esencial para limpiar cualquier tipo de alfombras

2. Utiliza la vaporeta

La vaporeta es una opción estupenda a la hora de limpiar cualquier alfombra. Quita el polvo y las impurezas sin perjudicar los tejidos y, si esparces un poco de bicarbonato con sal sobre la alfombra, perfeccionarás la limpieza con vapor.

  1. Pasa la vaporeta 2 veces en la misma zona
  2. Deja que seque por completo.
como lavar una alfombra
La vaporera es una aliada perfecta para eliminar la suciedad y manchas sobre las alfombras.

3. Agua caliente con vinagre

El agua caliente con vinagre es muy efectiva para también eliminar manchas de una alfombra.

  1. Rocía en la tela con esta receta
  2. Friega la superficie impregnada con un cepillo de cerdas.

Verás cómo se quitarán sin problemas las manchas más complicadas.

4. Maicena para quitar manchas de aceite

Para quitar las manchas de aceite o de grasa, es muy poderosa la Maizena o el almidón de maíz.

  1. Esparce un poco encima de la mancha
  2. Deja actuar unos 30 minutos.
  3. Luego, pasa la aspiradora y repasa con un cepillo seco en el área tratada.

5. Agua oxigena con lavaplatos

Si debes quitar manchas de vino u otros líquidos fuertes, une una cucharada de lavaplatos con una taza de agua oxigenada.

  1. Esparce la mezcla encima de la mancha.
  2. Deja reposar 30 minutos y pasa un cepillo de cerdas mojado fregando de forma suave.
  3. Por último, seca la mezcla con un paño.
como lavar una alfombra
Si notas que no puedes quitar la mancha de la alfombra tu misma, será mejor llevarla a una tintorería.

Otros trucos caseros para quitar distintos tipos de manchas

  • Las manchas de té o café se limpian restregando la mancha con una preparación hecha con detergente y vinagre blanco.
  • Si la alfombra se manchó con chicle, no intentes extraerlo directamente. Endurece el chicle con cubos de hielo y será mucho más fácil de eliminar.
  • A la hora de eliminar manchas de tinta de bolígrafo sácala “picoteando” la mancha con un paño blanco limpio y humedecido con leche.

Tips para mantener tu alfombra como nueva

El deterioro por su uso y el hecho de recibir sol directamente pueden opacar el color de las alfombras. Si tu alfombra perdió el color original puedes vigorizarlo con uno de estos trucos caseros que te resultarán fáciles y muy efectivos. ¡Toma nota!

  • Usa sal gorda para recuperar el color. Mezcla en un bol un puñado de sal y agua hasta formar una pasta. Extiéndela sobre la alfombra y deja que se seque. Luego, frota con un cepillo para que actúe mejor y retira los restos con el aspirador.
  • El vinagre de alcohol, preferiblemente caliente, es un remedio poderoso. Friega la superficie de la alfombra con un trapo de algodón humedecido en vinagre. Deja que actúe unos cuantos minutos y pasa un paño seco sobre la superficie antes de aspirar.
  • Si la alfombra es oscura coloca posos de café ligeramente mojados. Luego, remueve una vez hayan secado.
  • ¿La alfombra tiene marcas de los muebles? Restáuralas colocando cubos de hielo en el área afectada y espera que se derritan. A la alfombra se le abrirá una hendidura y esta terminará desapareciendo poco a poco. Si las marcas se oponen, utiliza un tenedor para terminar de quitar, con cuidado, las fibras.
  • ¡Muy importante! Gira la ubicación de tu alfombra, mínimo 1 vez al año. Así se desgastará por igual y en ambos lados. Además las marcas se fijarán menos.
  • Si tu alfombra se deshilacha puedes colocarle una cinta. Se ven estéticas y evita que las alfombras se comiencen a deshilar. Existen cintas con un pedazo adherente que son súper fáciles de colocar y lucen decorativas.
  • ¿Los bordes de la alfombra se levantan? Coloca un poco de humedad a los bordes para bajar las esquinas y recobrar la figura inicial de la alfombra. Puedes ejecutarlo con un trapo mojado o un aerosol.
  • Si la alfombra se mueve mucho… Coloca un antideslizante. Múdalo de vez en cuando para evitar que pierda la pega. Hay muchas opciones: utilizar unas tiras de caucho o de goma en las esquinas, una almohadilla de látex o una estera de rejilla plastificada.
  • Guarda bien la alfombra y no se deformará. Cuando ya esté limpia, protégela envuelta en papel periódico, este absorbe la humedad y evita que aparezcan los ácaros. Ubícala de forma horizontal y no coloques nada que la aplaste. Protégela con una sabana de tela.

Para mantener tus alfombras pulcras y muy bien cuidadas bastará con seguir estos trucos y consejos. Sin embargo, recuerda acudir, de vez en cuando, a un profesional para que realicen una limpieza más profunda de la alfombra y así procurar su durabilidad.

¡Pon manos a la obra y no olvides lavar tu alfombra!

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.