Familia Maternidad

10 verdades sobre tu primer año como madre

Seguramente al momento de enterarte que te convertirías en madre y durante el primer año de vida de tu bebé leíste cualquier cantidad de libros, revistas y publicaciones web sobre crianza natural, horarios de bebés, dejarlo llorar o no. Trataste de conocer todo que se supone debes saber. Pero la realidad es que graciosamente lo que terminas aprendiendo durante ese primer año es que “nada es suficiente”.

De todo eso que leíste ¿Cuánta información real usaste? ¿Algo? ¿Un poco? Ó quizás nada. Hay extractos, uno que otro truco rápido para algo, pero nada llega a ser completamente preciso sobre lo que necesitas saber para ese primer año como madre. Pero relájate aquí es donde debes comprender que cada experiencia es distinta, porque cada niño y cada madre es un mundo.

Estas verdades que te revelamos a continuación son quizás la que a toda madre le gustaría haber leído, no todas son hermosas realidades, pero así es la maternidad un malabarismo constante que a la final esta lleno de besos que borran todo.

lo que no sabias del primer año

Cosas sobre el primer año que seguramente te habría gustado conocer

1. Esto de la maternidad te va a salir malísimo, regular y bien, todo al mismo tiempo. Cada día serás una madre distinta y tu hijo también será otro distinto. Lo que hacen que los días a veces sean bueno, otros malos y otros tantos regulares. Se benevolente contigo misma, a la final no haz nacido con un manual bajo el brazo que te enseña a como ser la madre de ese niño que acaba de nacer, porque créeme aunque leas millones de libros o artículos, tu bebé es único, es el y para tener un manual que tenga todo lo que necesitas saber, deberás escribirlo tu. Ser madre durante el primer año es como correr el maratón de nueva york sin ni siquiera saber trotar, quizás la primera milla la culmines sin aliento, pero ya para la segunda vas agarrando condiciones.

2. Después del parto, el cuerpo estará de todo, menos de foto. Fofo, blando, extraño y con estrías, sobre todo en el área de la barriga. Te avergonzarás de el, sentirás que nunca más serás la misma, te deprimirá, pero recuerda que hizo de ese cuerpo esa hermosa imperfección (que es momentánea, te lo aseguramos). Hace solo unas semanas o meses una persona acaba de salir de allí, así que come con calma, come bien y ya tendrás tiempo para reactivarte y volver a tu estado habitual que normalmente se recupera hasta pasado el primer año de tu bebé (lo aseguran las gurús del fitness y yo les creo). ¡Si se puede!, esto tan solo se vive una, dos o tres veces.

sobre el primer año

3. Tu hijo es único y la relación que tengas con el también lo será.  Tu bebé no se portará como dicen los libros, no le agrada lo que se supone que le tiene que agradar, no hará lo que se supone que tiene que hacer y eso es normal, genial y además perfectamente válido. Lo mejor que puedes hacer es leer menos, escuchar menos a los demás y dedicarte durante ese primer año a conocer a tu bebé. ¿Qué le gusta? ¿Qué le hace sonreír? ¿Cómo se duerme más rápido? ¿Cómo es su llanto cuando tiene hambre? Descubrir estas cosas te ayudará muchísimo más que las instrucciones que te dé cualquier desconocido o un libro.

4. Cada experiencia es única. Estamos acostumbrados a vivir en un mundo donde cuanto más fácil te resulte algo más valioso terminará resultando. Algo que dista mucho de la vida real, porque la vida se ha encargado perfectamente de enseñarnos que las cosas que mas esfuerzo nos toma son las que mas apreciamos en la vida. Quizás es que por esto la maternidad termina resultado la mejor experiencia de la vida. Y es que es un constante reto es un constante probarte de que si puede dar un poco mas cuando ya estas vencida. Así que tu experiencia es única y ,lo quizás resulta muy fácil para ti para otros padres resulta una tortura y esto no necesariamente quiere decir que las cosas van mal.

5. Hablemos de caca. Te lo han contado, te lo han advertido, pero a pesar de todo esto cuando tengas que hacerlo cada día y en un promedio de cada tres horas y el primer año infinidad de veces, el popo de bebé sigue siendo sorprendente, alarmante y absolutamente impresionante el tiempo que te vas a pasar evaluando, inspeccionando, controlando, limpiando, evaluando,  examinando y transportando caca de arriba abajo, de derecha a izquierda y hasta el cansancio.

6. Cuanto más rápido descubras la sutil manera de aceptar los consejos que no quieres oír, mejor. No se que tiene la maternidad, que cuando vemos a otra mujer en esos primeros días sentimos ese impulso irracional de abordarla con un millón de consejos que sabemos por experiencia propia la mujer que esta atravesando ese momento no quiere oír y que seguramente no te esta prestando atención porque solo escucha mas bla, bla,bla. los consejos casi siempre son bien intencionados y pretender que en base a otras experiencias no te resulte tan abrumador ese primer año como madre. Pero siempre es bueno que aprendas como desconectar tus oídos de ese bla, bla, bla y te sentirás mas tranquila.

lo que no sabias del primer año de tu bebe

7. Te tocará ser flexible. La regla numero uno con la que nace un bebé y así pasa su primer año de vida es que son INOPORTUNOS, así que aprende a ser flexible con tus horarios, tus horas para tomar la siesta, olvídate de la puntualidad, las fechas límites, la ropa que tanto te gustaba y por un tiempo hasta como era tu relación de pareja, con un hijo todo el primer año se vuelve caótico y complicado. Para lo cual simplemente tienes dos caminos a tomar o convertirte en una bruja amargada o disfrutar de una copa de tu orgullo, tragártelo y aprender a ser flexible. . Estarás más tranquila u llevarás este primer año a tu ritmo, al del bebé y no al de los demás, como pretenden.

8. Lo que necesita tu bebé no es juguetes, lujosas cunas o el mas fantástico cochecito. Lo más esencial e importante que vas a necesitar para tu bebé es a tu familia, esta será la que te ayudará a mantenerte a flote. Pide ayuda a ellos si te sientes muy cansada, comida si estas hambrienta y aun no haz podido hacerte algo para ti. Tu familia y amigos siempre estarán allí para darte una palmadita de ¿Si se puede! cuando mas cansada luces, tus amigas te darán animo y esperaran horas por ti porque a menudo llegaras retrasada y planearan actividades donde no tengas que deslindarte de tu nueva vida como madre.

9. Ayúdate con otras madres a mantenerte de pie. Ser madre es una de las cosas más duras que harás en la vida. Es una experiencia que te hace pedacitos, que nos hace sentir con ese ímpetu de autoevaluarnos contantemente, dudar de cada paso que damos o incluso hasta de sentir que hacemos un mejor trabajo que otras. Mejor cambia todo esto por ayudar a otras madres que tropiezas en las calles que lucen cansadas y cuyos brazos no les dan para otro paquete más. Se servicial en el parque cuando veas que a otra mamá le falta una toallita para limpiar a su bebé en vez de criticar su falta de atención por no tenerlas. Cada persona tiene su historia personal, sus batallas por luchar y que desde el exterior no podemos conocer, piensa en esto antes de juzgar.

verdades del primer año10. Solo conseguirás el éxito si decides mejorar. Realmente llegas a esta vida sin saber nada y te vas de ella sin saber demasiado. Y lo más seguro es que cuando tu hijo sople la velita de su primer año, continuaras sin ser una erudita sobre maternidad. Sigue tu instinto es el único que puede asegurarte que estas haciendo lo correcto. El corazón de una madre jamás se equivoca y una madre jamás va a querer algo malo para sus hijos, así que relájate prueba cosas nuevas que si no sirven con des echarlas tienes. Ama a tus hijos y amate tu. Tú eres todo lo que ellos necesitan para ser felices.

 

 

24 comentarios

Click aqui para dejar un comentario