Maternidad Vida Positiva

Cada vez son más los pediatras que promueven la “disciplina positiva” ¿De qué trata?

disciplina y crianza positiva
La crianza positiva permite entablar relaciones más sanas y amorosas con los niños.

A lo largo de los años, se han ideados distintos modelos de crianza con el fin de educar a los pequeños y corregir la mala conducta. Muchos de ellos tenían como base el castigo o la culpa como una forma de enseñarles a los niños lo que estaba bien y lo que estaba mal, pero en la actualidad, cada vez son más los pediatras que promueven la “disciplina positiva”.

La sociedad pediátrica canadiense pide a los padres que eviten avergonzar, culpar o cualquier otro método de disciplina negativa

El último y más importante consejo para los padres por parte de la Canadian Pediatric Society (CPS) es cambiar los viejos métodos de crianza que apelaban a la vergüenza, la culpa y cualquier otro tipo de disciplina negativa, a un modelo más empático, lo que ellos llaman crianza positiva. Pero, ¿Qué es la disciplina positiva? ¿Por qué los pediatras la promueven? ¿Cuáles son sus beneficios?

El CPS pide a maestros fomentar una “crianza positiva”

La Sociedad de Pediatría Canadiense (CPS) solicitó por primera vez, a través de un comunicado, que todos los profesionales de atención primaria de dicho país, fomenten una crianza positiva. Al hacerlo, según los profesionales del CPS, se atenúan los efectos estresantes y traumáticos durante la crianza.

Pero, ¿qué es la crianza positiva?

La crianza positiva es un modelo de crianza que promueve una serie de principios o fundamentos para educar y corregir el comportamiento de los niños de una forma más empatica y comunicativa, y con menos castigos, aplicándolos especialmente en las situaciones más desafiantes para los padres. Los expertos aseguran que la crianza positiva fomenta las relaciones amorosas y seguras entre un niño y su padre, o maestro.

disciplina y crianza positiva
Los comentarios negativos, la agresividad y los castigos son contraproducentes en el desarrollo de los niños.

Las investigaciones aleatorizadas de Gold Standard demostraron cómo las técnicas de crianza positiva son más efectivas a la hora disminuir el comportamiento negativo en los niños, dijo Jenny Jenkins, Presidenta de Educación y Desarrollo Infantil Temprano de Atkinson en la Universidad de Toronto.

«Se ha demostrado que los comentarios negativos, la negatividad o la dureza hacia los niños son mucho más problemáticos en el desarrollo para los niños», dijo Jenkins.

 

Principio de la crianza positiva: saber elegir las batallas

Según los expertos, las técnicas de crianza positiva proporcionan una mejor relación entre padres e hijos. «En lugar de que los padres se enojen con los niños y se irriten con ellos y se sientan negativos con ellos, la interacción se vuelve más positiva», dijo Jenkins.

Cuando los padres ignoran los problemas menos graves o importantes que suelen suceder con los niños y sólo interviene cuando ocurre un problema de seguridad o comportamiento realmente malo, la interacción con el niño puede cambiar a una más positiva. En este caso «los padres están tratando de escoger sus batallas»,  explica Jenkins.

Pero la mayoría de los padres no siempre saben cómo aplicar una crianza más positiva con sus hijos, pues muchos de ellos no fueron criados de esta forma. Según la Dra. Andrea Feller, miembro del grupo de trabajo de los primeros años de la CPS, los padres pueden sentirse en conflicto entre la forma en que fueron criados y la adopción de una crianza positiva, por lo que los alienta a confiar en sí mismos.

«Los padres son los primeros, mejores y más importantes maestros de un niño», dijo Feller, pediatra y madre de dos niños menores de 12 años.

crianza positiva mama e hijos abrazandose
Estudios aseguran que la crianza positiva es más efectiva a la hora de controlar y corregir comportamientos negativos en los niños.

Aunque los demás modelos de crianza anteriores tenían buenas intenciones y se basaban en lo que se conocía hasta entonces, los expertos en el desarrollo de cerebro infantil, ya no recomiendan una disciplina que incluya castigos como avergonzar o culpar.

El CPS asegura que la razón de esta nueva petición, es que aunque existen factores que pueden poner a los niños en riesgo de problemas en cuánto a su desarrollo, la crianza de los hijos es uno de los que se puede cambiar fácilmente. La atención se centra en los niños de 0 a 6 años.

Las recomendaciones del CPS para los pediatras

La forma más sencilla que tienes los padres para comenzar a una crianza positiva, es obtener orientación en el consultorio del pediatra. El CPS recomienda a los pediatras y médicos de familia a interesarse y preguntarle a los padres, cómo está la relación con sus hijos y cómo hacen para salir adelante.

En cada consulta pediátrica, los padres suelen pedir consejos acerca del llanto, el sueño y las conductas desafiantes de los niños, por lo que podría ser un buen pretexto para dar inicio a este tipo de conversaciones tan importantes.

En cada visita o consulta pediátrica, los médicos pueden hacer más preguntas acerca de la rutina familiar y el comportamiento de los niños. También se anima a los pediatras tocar temas complejos como los traumas, y hacer preguntas como ¿Ha ocurrido algo estresante en la familia desde la última consulta?

Cambia a tiempos de espera a un momento comunicativo

Las recomendaciones del CPS también incluían una sección acerca de los tiempos de espera durante los momentos de conducta difícil. Un tiempo de espera, ayuda a crear un momento de descanso en el comportamiento de los niños, incluso si es positivo, como dar a conocer una curiosidad o buscar un abrazo.

En un momento de espera, los padres pueden invitar a los niños a sentarse y hablar sobre lo que sienten y su comportamiento de una forma apropiada para su edad. Una vez que se crea una pausa, han de enfocarse en conectarse con el niño, identificar sus sentimientos, para redirigirlos en una dirección positiva.

«Los tiempos de espera tienen un lugar», explica Feller, pero se deben considerarse como un «último recurso», ya que los tiempos de espera también pueden derivarse inadecuadamente en un castigo.

De hecho, los tiempos de espera no funcionan a la hora de disciplinar a los niños menores de tres años, pues al dejarles solos, entienden sus padres los ha rechazado. Para Feller, es el padre quien a veces necesita un descanso, por lo que es importante saber en qué momentos recurrir a ellos.

crianza positiva mama e hijo
Los descansos o tiempo de espera al educar a los niños pueden ser un buen aliado, siempre y cuando no terminen como castigos.

En la actualidad, son muchos los trabajadores sociales y maestros de la primera infancia que ya fomentan la disciplina positiva, según Feller. Ahora son los pediatras que están comprometidos con el cambio para ayudar a los padres a reconocer que la mala conducta de un niño pequeño no es más que una forma de comunicarse: «No puedo manejar las cosas en este momento. Necesito su ayuda».

El pediatra Daniel Flanders, fundador y director de Kindercare Pediatrics. en Toronto, dijo que la petición del comunicado es un avance: «Es un paso positivo en la dirección correcta, pero es realmente pequeño», dijo Flanders. Lo que falta son formas prácticas para ayudar a los padres a implementarlo.

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.

VSN is a global network of websites, verified by the World Health Organization, that provide evidence-based informationWeb Acreditada por la OMS