Familia Maternidad

Crianza: 9 errores que no debes cometer en la educación de tus hijos

Cuando de crianza se trata ninguna madre es experta, empezamos en esto de la maternidad como un camino a ciegas del cual solo tenemos algunas referencias de cual fue la educación nuestros padres nos ofrecieron y solo nosotras sabremos si esa es la referencia adecuada para lo que quieres que tus hijos vivan.

Como madres tenemos esa oportunidad de corregir esos errores que consideramos nuestros padres cometieron en nuestro crecimiento y también tenemos la oportunidad de cometer los nuestros. Pero bien no todo puede ser perfecto y en muchas ocasiones nuestros hijos necesitaran de esos errores que como padres cometeremos para aprender algunas lecciones de vida.

Cuando te conviertes en madre por primera vez, los consejos no paran de llover, te dirán mil cosas que hacer, tus padres querrán intervenir en la crianza de tus hijos, pero hay un solo consejo que es importante y es que querer a un hijo es siempre tratar de hacer lo mejor para su crecimiento, bienestar y la formación de ese niño que mañana será un adulto.

Hoy en día en este mundo globalizado donde tenemos millones de herramientas en nuestras manos para aprender, leer y consultar, hay miles de opiniones sobre como hacer las cosas correctamente con respecto a la crianza de los hijos, pero ¿podría esta sobre información estar afectando el desarrollo natural de un padre? ¿Podríamos estar adoctrinándonos y no dejando que tanto el crecimiento del niño como el nuestro sea espontaneo y desde el corazón?

A nuestro modo de ver la crianza es algo más instintivo, y es que ya lo dicen nuestras abuelitas “el corazón de una madre nunca, nunca se equivoca”. Toda madre nace con esa capacidad única de reconocer las necesidades de nuestros hijos, solo aprende a abrir bien los ojos y a decir ¡stop! Cuando tu instinto te lo pide.

crianza de los niños
No hagas por tus hijos lo que ellos estan en la capacidad de realizar por si mismos.

9 errores de crianza de las madres de la nueva era

Vivimos en una época donde como padres buscamos siempre la sobreprotección de nuestros hijos, y es que como no al ver que tantos valores se han perdido y que la sociedad no suele ser tan inocente como fue cuando apenas éramos unos adolescentes sin internet, teléfonos móviles, sin bullyng y redes sociales.

Hay una bonita filosofía sobre la maternidad que reza “Prepara a tu hijo para el camino, no el camino para tu hijo”. Y en base a esto deberíamos trabajar todas las madres, aun cuando queremos que nuestros peques no tengan fracasos, ni caídas, no debemos ser nosotras las que aligeremos el camino, ellos deben aprender a sortear las pruebas de la vida y nuestra función tan solo es guiarles.

La intención de esta lista no es señalar a dedo, todos en algún punto cometemos todos estos errores o algunos de ellos al menos una vez. Bien vale la pena identificar que podríamos estar haciendo mal y con respecto a su crianza trabajar en guiarlos y no recorrer el camino por ellos.

1. Ver a nuestros hijos como seres perfectos:

Ningún padre quiere escuchar decir que su hijo requiere de una atención especial para algo o que no es el más sobresaliente en todo lo que emprende. Por ello nos dedicamos a formar seres perfectos a exigirles en muchas situaciones más de lo que están en su capacidad de darla crianza no solo consiste en tratar que sean los mejor posible, la crianza también consiste en identificar lo bueno y lo malo y ser concientes de ello.

Nuestros hijos son y serán siempre perfectos para nosotras porque son nuestra creación, pero hay que prepararlos para enfrentar el mundo donde se encontrarán con personas que los superaran en algo y que por eso no se sientan menos, también hay que prepararles para que sean humildes y tengan la disposición de ayudar cuando ellos sobre salen entre otros.

2. Idolatría, Sobre amar a tus hijos

Los madres de hoy en día y sobre todo aquellas a las que les fue mas difícil lograr el tan anhelado embarazo o aquellas cuyo bebé tuvo que superar problemas de salud en su nacimiento, tienden a “sobre amar a sus hijos”, y no es que una madre común los ame menos, nos referimos al este termino a aquellas familias que su vida gira entorno a los deseos de los pequeños.

Es importante que siempre tengas en cuenta que los niños, deben ser amados mas no idolatrados. Debemos tener en cuenta que ellos aun cuando son el centro de nuestro mundo, lo son solo para nosotras y no para el resto. La crianza debe estar enfocada en el amor que les damos y no en un hogar que gire en torno a ellos exclusivamente.

3. Ser mas amigo de tus hijos y menos madre:

Como toda madre en el mundo lo mas importante es que tus hijos te quieran y que seas la mas divertida, complaciente y amiga posible, pero este es un error que muchas madres comenten al tratar de convertirse en compañera de aventuras y olvidar o dejar a un lado el rol que como madre debes ejercer en la crianza de tus hijos.

Tratar de ser amiga de tus hijos solo terminará llevándote a ser mas permisiva de lo normal y en ocasiones a que quieran faltarte el respeto y que no vean en ti a esa figura de respeto y autoridad que a todo niño y sobre todo joven en la adolescencia necesita. Tus amigos son esas personas contemporáneas contigo, con los hijos toca asumir responsabilidades muy duras, que en ocasiones te harán sentir destruida ante un ataque de rebeldía.

errores padres crianza
se menos amigo de tus hijos y mas madre

4. Vivir a través de tus hijos

Es normal que cuando tus hijos consiguen algún logro, tu lo sientas como tuyo, y es que nadie en este mundo podría sentir mas orgullo que tu, la creadora de esa pequeña vida que triunfa. Lo que si debes tener en cuenta es que si te implicas demasiado en sus vidas perderás el norte y olvidaras donde termina tu vida y empieza la de ellos.

No conviertas a tus hijos en la prolongación de ti, no veas a ese pequeño como otra oportunidad que pudiese estarte danto la vida para conseguir algo que en la tuya no lograste. Ellos son seres únicos con una personalidad distinta y gustos propios, identifica que le alienta y apóyalo, esa es tu función como madre.

5. Competir por ser la mejor madre

Con la maternidad hay un instinto que de manera paralela se desarrolla y es el de la competitividad y este gran monstruo es capaz de despertar cuando sientes que otro padre habla de que su hijo tiene capacidades superiores a las del tuyo, o también suele colarse cuando sabes que tu hijo ha su corta edad realiza mas tareas que el promedio.

En la crianza debemos tener sumo cuidado en esa delgada línea de impulsarlos a lograr grandes cosas o enseñarles a ganar cueste lo que cueste, permitiendo que se valgan de pequeñas trampas que acorta edad nos parecen inocentes pero que a largo plazo irán instaurándose en su carácter y no resultaran de todo beneficiosas,

Es importante enseñarles a tus hijos lo que es la competencia, pero desde del punto de vista leal, sana y donde no esta mal y resulta una conducta muy positiva en felicitar al que te venció. Hay cientos de historias de madres que han dado el mal ejemplo de pelearse con otras mamas por cuestiones que deben resolver los niños.

6. Criar al hijo que idealizamos y no al que realmente tenemos

Desde que conocemos el positivo en la prueba de embarazo o incluso mucho antes, desde cuando empezamos a soñar con ser madres idealizamos el tipo de hijo que anhelamos tener, en que actividades deseas que se destaque, que habilidades sueñas que posea y aunque no esta del todo mal soñar y planificar, no podemos olvidar los gustos propios que tu hijo ira desarrollando.

Los niños siempre terminaran desconfigurando nuestro sueño. Tu trabajo como madre en su crianza consistirá en ser esa hada madrina que poco a poco vaya descubriendo esas habilidades innatas que lo hacen especial, quizás quieras un futbolista, pero ese pequeño tiene alma de artista y esto solo podrás reconocerlo tú, la persona que mejor lo conoce. Si logras entender quienes son, lograras impactos muy positivos en su vida.

7. Olvidarte de la maravillosa etapa de ser niño

Cuando llegas al baño y ves como el lavabo se ha convertido en una bonito baño de burbujas para barbies gracias al shampoo que acabas de comprar, querrás salir y castigar a tu hija por tamaña travesura, pero paciencia recuerda que esto no es mas que la manifestación de la alegría de ser niños.

Trata de recordar como veías el mundo a los 5 años, respira profundo y entiende que serán niños solo una vez en la vida y que las travesuras no se repetirán años mas tarde y que quizás algún día las extrañes cuando como anécdotas se las cuentes a tus hijos ya padres.

Trata de no comenzar la presión sobre tus hijos demasiado pronto, agobiándolos con un sinfín de ocupaciones desde los 3 años. Déjalos ir creciendo a su propio ritmo, la infancia es momento de que exploren, duermas, disfruten de de acostarse en el piso, dormir hasta tarde, jugar con las ollas de la cocina. No los apresures ya habrá tiempo para convertirlos en grandes músicos y bailarinas.

8. Juzgar y criticar a niños, sus padres y la crianza que les dan

Cada madre tiene su manera peculiar de criar a sus hijos, y puedes que difieras de la manera que tus amigas o familiares lo hacen con sus pequeños, pero esto no te da derecho alguno de criticar o poner en tela de juicio las acciones de otras madres. Ninguna madre en proceso de crianza es totalmente mala o totalmente buena.

Cuando ves ese niño que llora en el súper en la pierna de mamá y esta actúa como si nada ignorándolo, puede que para ti resulte agobiante, criticable y hasta repugnante, pero solo hasta que eres madre o vives una experiencia parecida podrás saber lo que esa mujer puede estar sintiendo o queriendo hacer en ese momento, por eso ¡stop no critiques!, hay situaciones que luego podrían arroparte a ti.

9. Más acciones, menos palabras

Recuerda que a veces eres presa de lo que haces y dueña de lo que callas, puedes decirles a tus hijos hasta el cansancio que las cosas se piden de por favor y ellos ver que cuando le pides algo a tu pareja lo haces sin pronunciar la palabra mágica. Por ello siempre recuerda que tu ejemplo es la mejor de las enseñanzas.

Mas que hablarles de respeto, solidaridad, amabilidad y otras buenas acciones, demuéstralo con darle los buenos días al vigilante, ayudando a los ancianos a cruzar la calle o tratando dulcemente a tu pareja, de esta manera tus hijos se convertirán en el reflejo de lo que eres y que quieres que ellos sean.

crianza niños
Dales amor sin convertirlos en niños mimados

Habrá ocasiones que en la crianza de tus hijos lloraras en secreto cuando los veas caer, sentirás impotencia al saber que nada puedes hacer, y esto sin duda es el mejor regalo que puedes darle a largo plazo. Dejarlos recorrer el camino solos, darles un consejo cuando veas que quizás pueda desviar el rumbo es lo mejor que como madre puedes hacer. Al final ellos tendrán la satisfacción de un carácter bien forjado que cuando se conviertan en adultos les ayude a encarar las fuertes lecciones de la vida.

 

Última actualización del articulo 09 agosto 2016