Familia Maternidad

¡No te vayas de casa sin despedirte de tus niños!

mamá abrazando a su hija
Tener que salir de casa y dejar a tu pequeño es, sin duda alguna, uno de los momentos más difíciles que tanto tú como tu hijo deben enfrentar cada día.

Cuando nuestros niños aún están pequeños, salir de casa puede convertirse en uno de los momentos más difíciles para nuestros hijos. Ya sea que vayamos al trabajo, al gimnasio o de compras, el instante de cruzar la puerta y separarnos de nuestro pequeño siempre resultará algo muy duro para ellos. Por esta razón, son muchas las madres que aprovechan un momento de distracción o de siesta de sus hijos, para salir de casa rápidamente y evitar que estos lloren desconsoladamente.

Pero, ¿realmente es bueno irnos de casa sin despedirnos? Aunque pensemos que al no vernos salir, nuestros niños no sufrirán, la realidad es que nuestra ausencia repentina solo logra causarles más angustia. Cuando los niños son pequeños es muy normal que estén muy apegados a su madre, pues necesitan sentirse protegidos y para ello no hay nada mejor que estar cerca de sus padres. Por ello, les resulta difícil comprender por qué su mamá se ha ido de su lado y por qué lo ha hecho de un momento a otro.

Tener que separarse de su mamá es un tema que los niños necesitan ir aprendiendo y experimentando poco a poco, por esta razón, los pequeños siempre comenzarán a llorar cuando noten que su mamá se ha ido, pero si esta desparece de su vista sin previo aviso, les generará aún más desconcierto, pues no podrán comprender a ciencia cierta, por cuánto tiempo se irá o si su mami regresará o no. Así que si eres de los que comete el error de no despedirte de tu hijo, acá te explicamos por qué es tan importante hacerlo y cómo influye en su crecimiento.

¿Por qué es tan importante despedirte de tu hijo?

En cualquiera de los casos, siempre será mejor despedirnos de nuestros niños aunque lloren, a salir de casa y desaparecer de su vista sin decirles nada y que después descubran que ya no estamos en casa. La mayoría de los expertos nos advierten que no hacerlo podría resultar contraproducente para su salud emocional, y es que uno de los motivos más importantes de por qué hay que despedirnos de los niños cada vez que salgamos de casa, tiene que ver con la confianza.

Si desapareces de repente y sin avisarle, llenarás su cabecita de preocupaciones y producirás una gran desconfianza en el niño, pues a partir de ese momento te percibirá como una persona a la que ya no puede confiar, porque si nota que desapareces constantemente, pensará que puedes hacerlo en cualquier momento y eso le crea inseguridad.

Aunque resulte muy doloroso verlos llorar desconsoladamente, lo más sano siempre será despedirte de él con abrazo, un beso y unas palabras cariñosas, pues su mami no desaparecerá repentinamente y con el pasar del tiempo entenderá que siempre que salgas de casa vas a regresar de nuevo. Si recurres a desaparecer sin decirle nada, el sabrá que puedes irte de su lado en cualquier momento y es ahí cuando el niño estará pendiente de no perderte de vista ni un segundo.

Recuerda que cuando te vas sin despedirte no le puedes evitar su dolor, simplemente dejarás de verlo, por eso cuando los niños saben que te irás, su llanto es de tristeza. Pero cuando cuando no comprenden lo que pasó, su llanto es de angustia y desesperación.

bebé llorando por mamá
Si te vas sin despedirte y sin explicar el motivo, el niño quedará solo y triste, sin comprender por qué no confías en él.

¿Cómo despedirte de tu pequeño de la mejor manera?

Como padres, nos surge la interrogante de cómo despedirnos de nuestro pequeño de la mejor manera, y aunque pienses que aún es muy pequeño para entender el por qué te vas, es fundamental que te despidas siempre. Acercarte a tu niño y despídete de él con un beso y un abrazo, mientras tanto explícale cariñosamente, que mami se tiene que ir por un rato, y tranquilízalo haciéndole saber que regresarás muy pronto.

Probablemente, no conseguirás evitar que tu niño deje de llorar, pues esa es la única forma que tiene para demostrar cómo se siente, pero sea cual sea su reacción al despedirte, ahora sabrá que solo debe esperar a que regreses en lugar de estar angustiado buscándote y preguntándose por qué lo habías abandonado de esa forma.

Resulta mucho más natural que te extrañe por el hecho de que te vas de casa, a que se sienta inseguro y preocupado ante tu desaparición inesperada, por ello es sumamente importante que adoptes un ritual de despedida y sigas estos consejos para que tu niño comprenda que mamá se irá pero volverá.

  1. Acércate a tu hijo, abrázalo y bésalo siempre que salgas de casa.
  2. Siempre sonríe cuando te vayas, y evita lo más que puedas las caras tristes y los “te extrañaré”. No hay por qué hacer de este momento algo triste, recuérdale que enseguida regresarás a casa.
  3. Cuando te despidas deséale que se divierta mucho y que tenga un excelente día, en lugar de ponerte melancólica.
  4. Es importante que la despedida no sea prolongada, pues no se trata de compensar el tiempo que no vas a estar con tu pequeño sino de hacerle entender que debes irte pero que regresarás.
  5. Si notas que tu niño permanece muy mal por tu partida, no regreses, porque solo harás las cosas más difíciles. Lo mejor que puedes hacer en estos casos es prometerle que lo llamarás cuando llegues al trabajo, eso sí, recuerda cumplir siempre con esta promesa y llámalo cada vez que tengas alguna oportunidad.
mamá abrazando a su bebé
Nunca te vayas de casa sin despedirte de tu hijo y hazle saber lo mucho que lo amas.

Con este ritual de despedida no siempre lograrás que tu niño deje de llorar y te extrañe, pero sí conseguirás evitar que se sienta confundido y preocupado. Al seguir estos sencillos pasos, tu niño podrá asociar en poco tiempo, el hecho de que aunque te vas siempre vas a volver. Recuerda que la despedida es indispensable en esta etapa de su niñez, pues los ayuda a asimilar mejor el proceso de separación.

Evita que tu niño atraviese por ese trauma emocional y ayúdalo a vivir este proceso suavemente y sin preocupaciones adicionales. Como mamá tú también te sentirás mejor si al salir de casa te despides de él en lugar de sentirte culpable por desaparecer y engañar a tu niño.