Maternidad Vida sana

Educación para la salud en niños: 15 cosas que debes enseñarle a tu hijo

Educación para la salud
La educación para la salud busca prevenir enfermedades físicas y psicológicas

Siempre estamos súper preocupadas por la salud de nuestros hijos se trata. Los hábitos que aprenden nuestros niños durante la infancia, la mayoría se mantendrán hasta la adultez y estos se aprenden principalmente en casa. Por esta razón, estamos muy atentas como mamás de que se cepillen cada noche, el aseo personal se lleve a cabo diariamente. Sin embargo, esto puede complicarse y tomarnos mucho tiempo porque los pequeños de la casa solo quieren jugar, y muchas veces una tiene que pelear para que hagan estas cosas.

Los perseguimos por toda la casa para que se bañen, y a ellos les encantan que los correteemos por todos lados. Además  de graciosa, esta situación puede ser un poco estresante para nosotras como mamás. Y es que cuando somos madres, el tiempo pareciera evaporarse rápidamente. La educación para la salud es vital para nuestros pequeños, ya que permitirá prevenir enfermedades, vivir más saludables y enseñarles el cuidado esencial de su cuerpo. La salud física y psicológica de nuestros hijos, es el principal objetivo de toda mamá.

¿En qué consiste la educación para la salud?

La educación para la salud es aquel espacio donde podemos aprender conductas, aptitudes y hábitos  asociados a la salud del individuo. Es decir, crear estilos de vida saludables desde que estamos pequeños, ya que el hogar es el primer espacio ideal para la promoción de la salud.

La educación para la salud consiste en el conjunto de hábitos, costumbres y reglas de higiene que le enseñamos a los niños

La Organización Mundial de la Salud en 1983 definió la Educación para la salud como  “cualquier combinación de actividades de información y educación que conduzca a una situación en la que las personas deseen estar sanas, sepan cómo alcanzar la salud, hagan lo que puedan individual y colectivamente para mantenerla y busquen ayuda cuando la necesiten”.

La importancia de la educación para la salud en niños

La educación para la salud en niños está centrada en la prevención de enfermedades por adquisición de hábitos pocos saludables. Por tanto, la educación para la salud en niños tiene como fin el poder crear hábitos saludables desde lo físico hasta lo psicológico. Y es que, la gestión emocional adecuada asegura el bienestar físico del niño, al igual que los entornos familiares sanos y positivos. Es por esta razón que la educación para la salud en niños se aplica tanto en el colegio como en el hogar.

Veamos algunos consejos para dar inicio a la educación para la salud con los pequeños de la casa.

  1. Higiene dental

La higiene dental en los pequeños puede iniciarse como un pequeño juego en las mañanas y por las noches. Además, puedes ayudarte con cepillos dentales de su personaje favorito y pastas dentales saborizadas para niños.

Cuando el pequeño despierte, al llevarlo al baño para cepillarse puedes crear una canción para acompañar este proceso. Incluso, la canción puede explicar de forma sencilla cómo cepillar sus pequeños dientes de forma efectiva. Otra opción que puedes utilizar mamá, es colocarle la canción con algún reproductor de música cada vez que el o la niña se cepillen los dientes. Así, el proceso será más agradable y ameno.

Esta puede ser una de las canciones que puedes utilizar para motivar a tu pequeño a la higiene dental.

  1. Lavarse el rostro cada mañana y al llegar a casa

Acostumbrar a nuestros pequeños a lavarse el rostro puede prevenir la aparición de acné o incluso alergias. Asimismo, cuando lleguen de tomar un paseo o del colegio, al lavarse el rostro eliminan los residuos de la calle, como por ejemplo el polvillo de los autos.

  1. Bañarnos diariamente

El baño diario en los pequeño es súper importante poder establecerlo como hábitos, ya que los pequeñines pueden jugar por horas y la hora del baño puede ser un momento ideal para hacer correr a mamá por toda la casa. Y es que a los niños, el baño resulta muy fastidioso pero si incluimos canciones, juegos en la bañera podemos atraer mucho más su atención. De esta manera, le estaremos enseñando también que con el baño podemos limpiar nuestro cuerpo y protegerlo de posibles enfermedades.

  1. Alimentación saludable

Brindarles a nuestros pequeños una dieta alimenticia rica en vitaminas, minerales y proteínas ayudará a mantener su cerebro activo. Así como también, contarán con la energía suficiente para un desarrollo sano y tener un desenvolvimiento óptimo en sus actividades. Contar con frutas por las mañanas, alimentos bajos en grasas y meriendas saludables entre comidas hará que tu pequeño deslumbre.

  1. Establece horarios sanos para las comidas

Un hábito súper importante que contribuye significativamente en la educación para la salud en niños es el de poder crear horarios para las comidas. Esto debido a que, el descontrol en los horarios puede causar gastritis, problemas estomacales e incluso pérdida de apetito. Por tanto, es relevante cumplir con los horarios para el desayuno, almuerzo y cena, así como también para las meriendas, principalmente cuando de niños se trata.

  1. Lavarse las manitos antes de comer

Acostumbrar a nuestros pequeñines a lavarse las manos antes de cada comida es vital, pues de esta manera estarán previniendo gran cantidad de enfermedades como la adquisición de bacterias. Recordemos que los pequeños están más centrados en jugar, por lo que pueden resultar un poco descuidados y es acá donde los padres tenemos un rol importante al enseñarles sobre la educación para la salud a los niños.

  1. Ejercicios diarios

Las actividades físicas proporcionan a tu pequeño el desarrollo de la masa muscular, lo cual le permitirá tener mayor fuerza y aptitudes para asumir nuevos retos. Si bien el colegio cuenta con una formación física para el niño, es importante que el pequeño pueda participar en actividades extras asociadas al deporte. Algunas de estas actividades pueden ser la danza, el fútbol, gimnasia rítmica, el básquet, entre otros. Y es que mantener el cuerpo activo siempre resulta positivo, porque el niño estimula mucho más su cerebro desarrollando mayores capacidades para su aprendizaje.

Además, puedes convertir el ejercicio físico en una actividad familiar. Tomar un día a la semana para un paseo en bici con toda la familia, es maravilloso y positivo. Esto debido a que también, fomentan los vínculos familiares lo que aumentan significativamente el bienestar familiar.

Crear hábitos saludables en los niños forma parte de la educación par ala salud
  1. Mantener limpia la habitación del pequeño

El poder mantener la habitación de nuestro hijo limpia puede prevenir la aparición de alergias o dificultades respiratorias. Si nuestro hijo es aún muy pequeño, podemos incluirlo en la limpieza pidiéndole que ordene sus juguetes. Más adelante, podemos incluir que arregle su cama por las mañanas y así sucesivamente. Y es que además de evitar enfermedades físicas, ayudamos a nuestros pequeños en la función cognitiva de planificación y lograr mayor estructuración cuando alcanzan la adolescencia y adultez.

  1. Horarios para disfrutar del sueño

La educación para la salud en niños incluye la promoción del sueño saludable y reconfortante. Pues, de esta manera la persona recupera energía y le permite al cerebro realizar mayor conexión sináptica, así como también se regenere. El sueño sano le brinda grandes beneficios físicos a la persona. Expertos señalan que el sueño reconfortante se logra con al menos 8 horas de descanso.  Por tanto, establecerles un horario de sueño puede ser de gran ayuda para nuestros hijos. Asimismo, resulta provechoso para su desarrollo, ya que los mayores avances en el cerebro se dan durante el sueño.

  1. Conversaciones sobre su sexualidad

Los niños a medida que van creciendo aumentan las preguntas sobre los cambios que atraviesa su cuerpo. Nosotros como padres poder ofrecerle toda la información sobre su sexualidad, puede ayudar crear un mejor concepto de su propia identidad. En ocasiones, los padres deciden pasar por alto este tema por lo incómodo que puede resultar para ellos como adultos hablar de la sexualidad. Sin embargo, ocultarles información sobre la sexualidad a los hijos solo genera mayor curiosidad y está el riesgo de que obtengan respuestas de los medios inadecuados.

Y es que, como padres es importante saber que nuestros pequeños están inmersos en su sexualidad desde que nacen. Recordemos que la sexualidad incluye desde su rol femenino o masculino ante la sociedad, hasta como se diferencian unos con otros a partir del sexo biológico. Por lo que obtener esta información de los padres, puede ser la mejor guía para nuestro pequeño y así, pueda vivir una sexualidad sana desde la infancia.

  1. Gestión emocional saludable

La educación para la salud en niños está fuertemente vinculada con el bienestar psicológico del pequeño. Y es que, una inadecuada gestión de emociones puede generar síntomas físicos como la gastritis, alergias, entre otros. Por tanto, la participación de los pequeños en actividades extracurriculares puede brindarles un espacio para aprender a gestionar sus emociones de forma sana y positiva. Las actividades asociadas al arte siempre serán una buena opción para los pequeños.

Otra forma para que el niño pueda contar con este espacio para expresar sus emociones, es poder ofrecerles como padres la confianza para ello. Conversar constantemente con nuestros hijos es realmente significativo, pues con el transcurrir del tiempo ellos se sentirán con mayor confianza para hablar de sus emociones. Sin embargo, es importante que como padres demos el ejemplo de manifestación de emociones saludable. Un ejemplo de esto sería, expresar el amor que sentimos por ellos o evitar grandes explosiones de rabietas donde salgan terceros afectados, y si esto ocurre enseñarles lo importante de pedir perdón.

  1. Horarios para los deberes y la diversión

Es importante poder establecerles horarios para realizar los deberes escolares a nuestros hijos. De esta manera, podrán tener tiempo para su recreación sin sentirse presionados por ausencia de tiempo para jugar y estudiar. Además, los horarios flexibles le permitan a nuestros hijos desarrollar la función cognitiva de la planificación y organización. Esto será de gran utilidad durante toda su vida, ya que al alcanzar la adultez la responsabilidad será una de sus habilidades.

  1. La magia de los refuerzos positivos

Ofrecer un entorno optimista y positivo para niño es darle salud psicológica. Celebrar los logros del niño por más pequeños que sean es reforzar lo positivo, lo cual lo motivará a seguir haciéndolos cada día con mayor auge. Es importante poder enfocarnos en lo positivo de nuestro pequeño y de forma paralela ir mejorando lo no tan bueno. Y es que con pequeñas cosas como sustituir la palabra “malo” por “no tan bueno” puede generar grandes cambios en el niño. Esto debido a que, se eliminan etiquetas de “mala conducta” “mal educado” que solo refuerzan los comportamientos negativos en el niño.

  1. Darle un uso adecuada a la tecnología con los niños

La tecnología puede llegar a ser muy beneficiosa para el aprendizaje de nuestros pequeños, ya que pueden obtener información actualizada en tiempo real. Asimismo, hoy día la tecnología está cada vez más presente en nuestras vidas, por lo que nuestros hijos están inmersos en ella. Sin embargo, la tecnología puede implicar sedentarismo en nuestros pequeños, lo cual reduce significativamente la actividad del cuerpo y la estimulación cerebral necesaria para el crecimiento del niño. Es por ello que, el uso de la tecnología puede ser regulado mediante horarios flexibles para nuestros niños.

  1. Chequeos médicos

Los chequeos médicos al menos una vez al año son vitales, y es que sin duda podemos llevar un seguimiento del funcionamiento de nuestro cuerpo y poder atacar posibles enfermedades a tiempo. Además, contar con especialistas que nos puedan ayudar con este seguimiento es muy importante, tener el pediatra de confianza, el psicólogo que le lleva la historia al pequeño. Los chequeos médicos regulares sin duda forman parte de la educación para la salud en los niños.

Estos sencillos consejos pueden darle gran impacto al bienestar físico y psicológico del niño. La educación para la salud en niños juega un rol importante durante el desarrollo, porque a partir de ella se crean hábitos saludables que se mantendrán hasta la adultez. Asimismo, es importante recordar que la educación para la salud abarca desde el aseo personal hasta la gestión adecuada de las emociones. Además, la educación para la salud está centrada en la prevención de posibles enfermedades físicas y/o perturbaciones psicológicas en el futuro. Por tanto, puedes poner en prácticas estos consejos y notarás la diferencia en tu hogar.