Familia Maternidad Vida Positiva

6 sencillas soluciones a los problemas de conducta de los niños

La ira y la agresividad son parte de los problemas de conducta en niños.

Hay etapas donde los problemas de conducta de los niños se intensifican, y se vuelve complicado para los padres el no poder tener control sobre los niños o sobre la situación. Es entonces, donde la casa la vemos convertirse en un campo de batalla constantemente. Muchas peleas y discusiones así como momento incómodos al por mayor. Y es que a veces no contamos con las herramientas necesarias para afrontar los problemas de conducta de nuestros hijos. Por esta razón, acá te presentaremos sencillas soluciones para que puedas solucionarlos de forma positiva.

Mi hijo me grita, insulta o se burla de mis llamados de atención. Estas conductas forman parte de la desobediencia  que es la base fundamental de los problemas de conducta. Y además, debes saber que la desobediencia puede tener diversos desencadenantes. Por ello, ¡no la pases por alto! ya que puede ser el factor que dé respuesta al por qué de esos comportamientos.

123

También, sabemos que como padres no siempre queremos estar haciéndoles llamados de atención a nuestros pequeños o incluso castigándolos, y la verdad es que el establecer límites no debe ser visto como algo negativo. Por el contrario, establecer límites sanos harán que tu pequeño sea en un futuro un adulto consciente y responsable. Porque recuerda que los niños que presenta problemas de conducta, iniciaron con pequeñas rabietas, pero luego fueron aumentando en cantidad e intensidad sin ningún tipo de freno, al no tener límites claramente definidos.

Además, debemos considerar que estos problemas de conducta desbordados pueden sacar el lado oscuro de los padres, todo ello impulsado por la desesperación de no saber qué hacer. La pérdida de control y la ausencia de herramientas para afrontarlos nos frustra como padres. Sin embargo, recuerda que  los cambios de conducta se dan poco a poco, por lo que la paciencia se vuelve un elemento clave para nosotros como padres.

Los problemas de conducta sí tienen solución

Como la mayoría de las cosas, los problemas de conducta sí tienen solución, así que no te desesperes. Es importante que tengas siempre presente los siguientes cualidades claves que toda mamá debe tener: Paciencia, capacidad de escucha y saber dar oportunidades a tu hijo.

Por esta razón, acá veremos algunas soluciones sencillas para que puedas afrontar los problemas de conducta.

  • Los hijos son un espejo

Recuerda que tu hijo no es un rival que debes derrotar. Las luchas de poder no traerán beneficios, por el contrario, harán que tu pequeño aumente su agresividad y las faltas de respeto. Dejar que tu hijo aprenda a manejar sus propias frustraciones e ira no debe ser un sacrificio para ti.

La mejor opción para lidiar con las guerras campales entre tu hijo y tu es llenarte de paciencia y mostrarte tranquila ante él. Escucha lo que él tiene que decir. Esto ayudará a que puedas tomar las riendas del diálogo que tendrás con tu hijo. Debemos tener presente que, muchas veces, los problemas de conducta son aprendidos de los padres, por lo cual es importante dar un buen ejemplo con nuestro comportamiento. Somos su modelo a seguir, ¡disfrútalo!

  • Límites claros para el niño y soluciona los problemas de conducta

Establecer límites a veces se confunde erróneamente con la imposición, y la verdad es que puede ser un proceso agradable de diálogo con tu pequeño. No veas los límites como algo negativo. Definir normas claras y concisas ayudará a tu pequeño con el tiempo a planificarse y saber establecer adecuados vínculos sociales.

Cuando estamos frente a problemas de conductas, el establecimiento inteligente de límites por parte de los padres puede ser la solución.

  • Es fácil poner el castigo, difícil es mantenerlo

Como padres castigar a nuestros pequeños, termina siendo una tarea difícil. Esto debido a que tenemos un concepto negativo de las normas. Pensamos que estamos torturando a los niños cuando le pedimos respeto, no gritar o simplemente establecer un horario para hacer los deberes del colegio. Sin embargo, debes saber que las normas resultan negativas cuando no se mantienen en el tiempo.

Si el niño te grita, tú como madre debes hacer un llamado de atención (siempre manteniendo la calma). Luego, si se repite la falta de respeto y la madre no realiza el llamado de atención, el niño perderá el significado de límite. Dicha situación generará un incremento significativo de los problemas de conducta en el niño.

  • Mamá, consigue aliados

Es positivo que las personas que rodean al niño con problemas de conducta puedan ser coherentes con las normas que definan. Es decir, la norma tendrá más impacto en tu hijo si la abuela, el abuelo, papá y mamá manejan la misma norma. Además, mamá permite que otras personas significativas para tu niño le puedan hacer llamados de atención, siempre y cuando sean llamados de atención conscientes. Recuerda que estamos trabajando por el bienestar del pequeño.

  • Procura un entorno positivo para el pequeño con problemas de conducta

El entorno familiar para los pequeños es vital, por lo que es necesario que se mantenga bajo un modelo de respeto, valores y confianza. Debes ser coherente con lo que impartes y haces como mamá. Esto ayudará a tu pequeño con problemas de conducta a moldear poco a poco su comportamiento.

  • Elimina las etiquetas

Etiquetar a nuestros pequeños es como decretar que sean como lo etiquetamos. Si constantemente le decimos a nuestro hijo “Eres malo”, indudablemente él buscará actuar de esa manera, porque es así como estás haciendo que se perciba. Evita las connotaciones negativas con ellos, por el contrario, adopta una conducta positiva.

Muchas veces, los problemas de conducta parecieran no terminar, y esto es una gran preocupación para nosotros como padres. Y la verdad es que ¡todos tienen solución! siempre y cuando mantengas la calma, la firmeza y una actitud positiva ante el niño. Estos sencillos consejos te ayudarán a moldear con el tiempo la conducta de tu pequeño. Recuerda que cada niño es único, por lo que como madre sabrás adoptar de la mejor manera estos consejos a las necesidades de tu hijo.

Además, ten en cuenta que las conductas desobedientes tienen un ¿por qué? el cual no siempre tiene que ser motivo de alarma, pero si es importante tener presente. Tú eres su pilar más importante.

Si observas que estos problemas de conductas en lugar de reducir, aumentan, es recomendable que visites un especialista, ya que pudiera existir algún trasfondo mas grave a tratar.