Familia Maternidad

¿Por qué resulta positivo ser una mamá fastidiosa?

mama con bebe en brazos

¿Tus hijos te dicen que eres una mamá fastidiosa? No tienes que preocuparte, por el contrario, este puede ser uno de los mejores cumplidos que te pueden hacer. Así lo señalan los  investigadores de la Universidad de Essex en Inglaterra, quienes comprobaron mediante un estudio que ser una mamá fastidiosa puede significar que estás haciendo bien tu trabajo.

¿Por qué? Bueno, el estudio realizado con 15 mil niños y niñas logró comprobar que aquellos pequeños cuyas mamás resultaron mucho más fastidiosas en su infancia lograron ser mucho más exitosos a lo largo de su vida, tanto profesional como personalmente.

Los científicos de la universidad inglesa siguieron durante años la vida de los niños en estudio y catalogaron a aquellos que fueron criados por mamás que definían como fastidiosas y a quienes dijeron que sus mamás eran más permisivas que las demás.

Los resultados hablan por si solos. Los niños con madres mucho más estrictas lograron obtener mejores calificaciones, entraron a mejores universidades y además se relacionaban mucho mejor con las personas de distintas edades. Es decir, que los pequeños criados por madres fastidiosas concretaron mayores éxitos que los demás.

Una mamá fastidiosa no quiere menos a su hijo, sino que dice No cuando es necesario
Una mamá fastidiosa no quiere menos a su hijo, sino que dice No cuando es necesario

¿Qué hace una mamá fastidiosa?

Lo primero es definir lo que es una mamá fastidiosa. Generalmente los pequeños creen que su mamá es un fastidio cada vez que les pide que termine la tarea antes de salir a jugar, que los levanta temprano para llegar a tiempo al colegio o que los corrige cada vez que no da los buenos días cuando entra a algún lugar.

En teoría, una mamá fastidiosa no es más que una mamá estricta que impone límites claros a sus hijos, porque piensa más en formarlos para ser unos ciudadanos responsables que en agradarles todo el tiempo.

La mayoría de los especialistas apoya que una mamá llegue a ser un fastidio para sus hijos, porque es sumamente importante que los padres aprendan a decir que no a sus hijos, a pesar que esto pueda ser un motivo de berrinche.

Tanto las madres como los padres que no imponen límites a sus hijos están privando a los pequeños de formar en su caracter los valores de respeto y responsabilidad, los cuales son vitales para su éxito en su futuro.

Un niño que no conozca que las cosas no siempre son a su manera probablemente no podrá obedecer órdenes o trabajar en equipo, por lo que la vida laboral, e incluso sentimental, podrá ser mucho más difícil. Así que si tu niño llega a decirte que eres un fastidio no hay de que preocuparse, esto quiere decir que estás formando a una persona exitosa.

3 comentarios

Click aqui para dejar un comentario