Trending

Un bebé vuelve a la vida al sentir el calor de su madre

kate ogg junto a sus gemelos

Hay historias que simplemente pueden catalogarse como milagrosas, y una de ellas es la que relata orgullosamente la australiana Kate Ogg, quien hace seis años vivió junto a su esposo David el momento más triste y más feliz de su vida. A la hora de dar a luz prematuramente a sus gemelos, la bebé Emily nació sin problemas, pero su hermanito Jamie no pudo lograrlo, por lo que los médicos tuvieron que dar la dolorosa noticia a los padres de que su hijo había nacido sin vida.

Al conocer la lamentable noticia, Kate pidió que le permitieran sostener a su hijo en forma de despedida, y así lo hizo por un largo rato abrazándolo sobre su pecho, al mismo tiempo que David permanecía a su lado. Tan solo unos minutos después Kate empezó a sentir que su pequeño se movía, pero el personal médico le señaló que simplemente era un reflejo del cuerpo, pero que su hijo permanecía sin vida.

kate ogg y sus gemelos

Sin embargo, la nueva mamá se negó a soltar a su bebé y lo mantuvo entre sus brazos por otra hora más. Por una corazonada, o tal vez un instinto, la madre se mojó sus dedos con un poco de leche que salía de su pecho y se lo colocó en los labios a Jamie, quien inmediatamente empezó a comer.

Ante la alegría de los padres y la incredulidad de los médicos, los signos vitales del nuevo miembro de la familia Ogg empezaron a hacerse mucho más fuertes y fue atendido con cuidados especiales para su recuperación. Kate no solo estaba agradecida, sino que desde el primer momento supo que esto solo podría ser explicado como un milagro.

Ya los hermanos Oggs cumplieron este mes seis años de vida, pero la historia de su maravilloso nacimiento continúa dando la vuelta al mundo como un recordatorio de que el amor y el calor de una madre es más fuerte que cualquier medicina. La conexión y el cariño que solo los padres pueden brindar a sus hijos realmente puede llegar a mover montañas y, en algunos casos como este, a hacer latir nuevamente el corazón de un bebé.