Saltar al contenido

Aceites esenciales indispensables para tener en casa

aceites esenciales

os aceites esenciales han estado presentes en nuestra historia mucho antes de que fueran denominados como tal. Estos compuestos fueron aprovechados por civilizaciones antiguas que van desde los chinos y egipcios, hasta los griegos y romanos.

En la actualidad, estos aceites se han convertido en uno de los principales aliados para mantener la belleza y el bienestar de personas alrededor de todo el mundo. Sin embargo, no todos los aceites son iguales, ni se utilizan de la misma manera.

Extraídos de diferentes partes de las plantas, estos aceites son capaces de ofrecer beneficios que van de lo físico a lo psicológico.

A pesar de tratarse de preparados a base de plantas, no se debe subestimar el riesgo de emplear estos productos. Es importante conocer las concentraciones que debes escoger para diferentes fines y utilizarlos tomando las precauciones necesarias.

Estos aceites son considerados como una de las formas más antiguas de cosmética y medicina.

¿Cuáles son los aceites esenciales?

Provienen de las plantas, así que debe ser fácil identificarlos ¿cierto? En realidad, esto no es tan sencillo. Los aceites esenciales son el extracto más concentrado de la planta, sin aditivos y sin diluir. Gracias a esto contienen solo las moléculas activas de la planta.

Son llamados aceites debido a su propiedad de ser lipófilos, es decir, no se mezclan con agua sino con cuerpos grasos. No obstante, no contienen cuerpos grasos, como los aceites vegetales.

Gracias a que son lipófilos, estos concentrados son capaces de penetrar la piel de forma casi instantánea. Consiguen fundirse con la película lipídica que recubre la dermis y penetrar hasta las capas más profundas sin dejar rastros grasosos.

Hoy en día son imprescindibles para el mundo de la salud y la belleza, pero, su alta demanda los ha hecho presa de adulteraciones y usos indebidos. Para asegurarte de adquirir un producto de calidad y sin adulteraciones, presta atención a los siguientes puntos:

  • 100% puro y natural. El producto debe indicar claramente que no está diluido o alterado, y que no posee ingredientes sintéticos.
  • Sello AEBBD y procedencia. Las siglas hacen referencia a “Aceite Esencial Botánica y Bioquímicamente Definido”, lo que nos permite saber que ha sido producido con altos estándares de calidad.
  • Precio. En el mercadillo podrás encontrar productos etiquetados como “aceites esenciales” a muy bajo costo, aunque es muy probable que se trate de destilaciones cortas. Lo mejor es invertir un poco más y adquirirlos en sitios autorizados, como farmacias.

Aunque ponga “aceite esencial de lavanda”, dale vuelta a la etiqueta y asegúrate de que los ingredientes no inicien por agua, aceite de almendras o similares. Recuerda que estás buscando un extracto de la planta viva, no de un perfume artificial con olor a lavanda.

aceites esenciales

Hay aceites que solo se producen en determinadas partes del mundo. Asegúrate de leer la etiqueta y si no proceden de allí, mejor no los compres.

¿Para qué sirven?

El uso más popular es a través de la aromaterapia. En esta práctica, las moléculas aromáticas de los aceites son inaladas con la finalidad de promover el bienestar general de la persona. Todo esto ocurre gracias a que el cerebro reacciona a los olores y libera ciertas sustancias químicas.

Por otro lado, también pueden ser aprovechados mediante la aplicación en la piel. En este caso se deben tomar ciertas precauciones, ya que, al tratarse de sustancias muy concentradas, podrían producirse irritaciones en la tez.

En el ámbito farmacéutico y cosmético, los aceites volátiles son utilizados con diversos fines, por lo que son incorporados en preparaciones que van desde perfumes y jabones, hasta lociones y maquillajes.

El empleo en perfumería tiene relación con las cualidades olfativas de estos compuestos, mientras que, farmacológicamente se utilizan para la obtención de principios activos o como excipientes y aromatizantes.

En la industria de la alimentación, licorería y confitería, pueden utilizarse como aromatizantes.

Beneficios de usar aceites esenciales

La gran versatilidad de estas sustancias es uno de los puntos que las convierten en una opción bastante popular entre aquellos que buscan soluciones naturales a sus necesidades. Muchas personas aman la posibilidad de poder usar unos cuantos aceites para diferentes tareas.

El cuerpo humano puede verse favorecido por el uso de estos productos en una enorme variedad de aspectos. Según su uso, estos pueden agruparse en los siguientes:

Rostro

Los aceites esenciales son verdaderos reanimadores de la piel, ya que son capaces de bloquear ciertos procesos de degradación de las células.

Un masaje diario, previo a la aplicación de la crema hidratante, podrá fomentar la renovación celular y devolver el resplandor y la elasticidad a la piel. Aplica solo un par de gotas y extiende muy bien desde el interior hasta el exterior del rostro con movimientos descendentes.

No te olvides de consentir tu cuello, recuerda que es una de las primeras zonas en revelar el paso de los años.

Cabello

El uso de aceites esenciales, calmantes y estimulantes tienen la capacidad de ofrecer beneficios al cabello, tales como:

  • ​Activación de la microcirculación
  • Relajación del cuero cabelludo
  • Hidratación de las fibras capilares
  • Revitalización del tono al cabello

Mente y cuerpo

Los aceites esenciales se masajean sobre ciertas partes del cuerpo para tratar problemas precisos, como estimular la microcirculación y aliviar las piernas cansadas. Además, se pueden aplicar sobre toda la dermis para mejorar la elasticidad y firmeza de esta.

Varios estudios han encontrado que oler ciertos aceites, como el de naranja, tienen relevancia a la hora de tratar la ansiedad junto a terapias tradicionales.

A pesar de tener propiedades calmantes, estimulantes, regeneradoras, tonificantes, cicatrizantes y bactericidas, los aceites esenciales no deben sustituir a la medicina tradicional. Sin embargo, ambos tratamientos pueden funcionar como cómplices en el alivio de dolencias.

Para obtener los efectos ofrecidos por estos compuestos debes asegurarte de utilizar solo aquellos que provengan de una extracción natural de las plantas, sin emplear disolventes o procesos químicos que alteren su composición.

Ten en cuenta que algunos aceites esenciales son calmantes, tonificantes y reconfortantes, mientras que otros son energizantes, cálidos y renovadores.

Principales aceites esenciales para incluir en tu rutina

En la actualidad existen más de 90 aceites clasificados como esenciales, cada uno con una oferta de beneficios propios. Algunos de los más populares son los que prometen múltiples beneficios y métodos de aplicación, por lo que se convierten en imprescindibles en el hogar.

Si no sabes por donde comenzar a utilizar estos extractos, echa un vistazo a la siguiente lista:

1. Lavanda (Lavandula angustifolia)

La lavanda ha sido utilizada durante siglos por su inconfundible aroma y sus numerosos beneficios. Como perfume, en el baño, al dormir, muchos son los usos que puedes darle, solo asegúrate de seguir las precauciones de uso del fabricante.

Se trata de uno de las esencias más versátiles, reduce sentimientos de tensión, alivia irritaciones en la piel, reduce la ansiedad y promueve el sueño.

Obtenido de la parte floral de la planta, podrás utilizar algunas gotas para refrescar tu closet o en tu almohada antes de acostarte. Utiliza de tres a cuatro gotas en el difusor para ambientar la habitación o aplica máximo dos gotas en aceite fraccionado de coco para masajear.

aceites esenciales

Sin dudas este es uno de los primeros que debes añadir a tu colección.

2. Menta (Mentha piperita)

Descrita por Carl Linneaus en 1753, la menta es un híbrido de menta acuática y hierbabuena. Frecuentemente se usa en pastas de diente y gomas de mascar enfocadas en mejorar la salud bucal.

Podrás utilizar su extracto para promover la función respiratoria saludable y despejada, además de repeler los insectos de manera la natural. Su aroma mentolado y herbáceo es comúnmente recomendado para incorporar en infusiones.

Deja algunas gotas en motas de algodón para ambientar tu habitación o incorpora tres gotas en tu bañera para un delicioso baño energizante.

¡Tip! Conserva tus aceites en sus frascos originales y alejados de la luz solar. Lo mejor será escoger un lugar oscuro y fresco en el que no estén expuestos a cambios bruscos de temperatura.

Utiliza una gota de menta con limón en agua para un saludable y refrescante enjuague bucal.

3. Árbol de té (Melaleuca alternifolia)

Ampliamente conocido por sus cualidades purificantes, el aceite esencial de Melaleuca resulta uno de los más útiles para limpiar la piel, las superficies del hogar y el ambiente en general.

Las hojas del árbol del té han sido utilizadas por los pueblos aborígenes de Australia durante siglos. Nativos aplicaban las hojas trituradas directamente sobre la piel para conseguir un efecto refrescante.

Combina 1 o 2 gotas con un limpiador facial para obtener propiedades limpiadoras adicionales o aplícalo junto a una loción sobre la piel después del afeitado. Para irritaciones ocasionales de la piel, aplica 1 o 2 gotas en el área afectada.

¡Tip! Agrega unas gotas a una botella de spray con agua y utilízalo en superficies como agente limpiador y purificador.

En el caso de los aceites esenciales de lavanda, manzanilla y árbol de té, puedes utilizarlos directamente sobre la piel.

4. Eucalipto (Eucalyptus radiata)

El eucalipto tiene propiedades purificantes que pueden ser beneficiosas para la salud de la piel y para limpiar superficies. Además, algunos estudios han demostrado que el eucalipto es efectivo para ayudar a disminuir la tensión.

Esta aromática planta de hoja perenne puede crecer hasta 50 pies de altura y, en ocasiones, recibe el nombre de árbol de goma. Puedes utilizarlo para limpiar el aire y las superficies en general, abrir las vías respiratorias y promover los sentimientos de relajación.

Tras la extracción del aceite, los principales componentes químicos obtenidos son eucaliptol y alfa-terpineol, lo que lo convierte en un aceite ideal para promover la sensación de respiración despejada y vías respiratorias abiertas y para crear una experiencia de masaje relajante

Puedes emplear este aceite de varias formas: mientras te duchas puedes agregar algunas gotas al baño, añadir 3 gotas a tu difusor y dejarlo funcionar en la habitación, o verter un par de gotas (diluye con aceite de coco fraccionado para minimizar alergias) en el área a tratar y masajear.

Nunca apliques estos aceites directamente sobre la piel, en los ojos o las mucosas.

5. Limón (Citrus limón)

Con múltiples usos, el aceite esencial de limón es aprovechado como un poderoso agente limpiador del aire y las superficies. Además, puede ofrecer ese impulso de energía refrescante para mantener una actitud positiva a lo largo de la faena.

Aplica de tres a cuatro gotas en el difusor o un par de gotas en un aceite para masajes y disfruta de todos los beneficios de este refrescante aceite. También puedes aprovechar sus propiedades para limpiar y conservar prendas y muebles de cuero.

Si lo utilizas sobre tu piel, espera al menos 12 horas antes de exponerte a luz solar o rayos UV.

Con tantos aceites esenciales disponibles en el mercado, está claro que puedes adaptarlos a tus gustos y necesidades. No te conformes con las opciones predeterminadas y mezcla en casa los olores que más te agraden hasta conseguir la fragancia perfecta para ambientar tu hogar.

aceites esenciales

Dale notas de frescura a tus espacios con solo aplicar unas gotas este extracto.

¿Cómo utilizar los aceites esenciales?

No es necesario que seas una experta en aromaterapia o cuidado personal para disfrutar de los numerosos beneficios que ofrecen los aceites esenciales. Puedes utilizar estos extractos para cuidar tu cuerpo y aliviar el estrés, o simplemente como ambientadores.

Siempre que utilices aceites esenciales en contacto con la piel, asegúrate de diluirlos en otras sustancias conductoras, como aceites base, lociones o arcillas.

Las tres formas de utilizar los aceites esenciales son: inhalados, sobre la piel o ingeridos. En cuanto a esta última, debe tratarse de aceites aptos para el consumo (etiquetados como complemento alimenticio), además, deben estar diluidos y ser indicados por personal médico.

Para implementar la aromaterapia en casa puedes verter algunas gotas en un difusor, vaporizar en el aire o en textiles, o simplemente incorporarlos en vahos. Es una forma sencilla de administración, que además permite una dosificación integral.

La vía de administración tópica es la más recomendada, ya que, al mezclarse con otros cuerpos grasos, termina penetrando la piel de manera profunda y localizada. Puede aplicarse en puntos específicos o mediante masajes corporales o faciales.

¡Tip! Nunca calientes los aceites o las preparaciones que los contengan, ya que terminarían quemados, lo que destrozaría sus principios activos.

Una vez que has adquirido tus aceites esenciales, puedes utilizarlos en diferentes momentos y con diferentes finalidades.

Precauciones de uso

El hecho de que sean de origen natural y su extracción no incluya la participación de componentes químicos no significa que el uso de estos líquidos deba tomarse a la ligera. De hecho, pueden ocurrir graves irritaciones o intoxicaciones si no los manejas de forma correcta.

Si tienes afecciones médicas o deseas evitar inconvenientes con la implementación de estas esencias, lo mejor será que consultes con un profesional de la salud antes de comenzar con su uso.

En el caso de embarazadas, durante la lactancia, bebés y ancianos, lo mejor es pedir consejo a un profesional antes de comenzar el uso de estos extractos. Algunos aceites tienen propiedades que podrían fomentar la menstruación, subir la presión arterial o descompensar el sistema nervioso.

Al utilizar aceites esenciales provenientes de frutos cítricos como el limón, la naranja o la bergamota, debes tener extremo cuidado de no exponerte al sol. Esto se debe a su efecto fotosensibilizante que puede provocar manchas o quemaduras en tu piel.

Lo más seguro será usar los extractos de cítricos en tu piel durante los meses de invierno o por la noche.

Personas con alteraciones neurológicas o coronarias deben limitarse exclusivamente a la lavanda, la manzanilla o el árbol de té.

Baja la luz, llena la bañera, añade algunas gotas de tu aceite esencial favorito y disfruta de un tiempo de spa solo para ti.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.