Bebes Maternidad

5 consejos para que tu bebé no pase frío

rostro de bebe

El termostato interno que tenemos todas las personas y que nos hace regular nuestra temperatura aún no funciona muy bien en los bebés recién nacidos, lo que hace que su temperatura corporal puede variar de forma repentina de un momento a otro, por lo que debemos muy estar atentos a esto para evitar que el bebé tenga mucho frío, o por el contrario, se sofoque con el calor.

Lo que sucede es que a los pequeños aún les falta grasa corporal, por lo que sienten mucho más frío que nosotros. Además, su piel es muy fina y la relación de su peso con el tamaño de su cuerpo es mucho mayor que en los adultos, lo cual influye en mantener una temperatura más baja en su cuerpo.

Otra razón para que la temperatura corporal de tu bebé recién nacido tienda a bajar es aún come muy poco, por lo que la producción de calor a través de la alimentación no es muy buena. Los riesgos de que a los bebés les baje mucho la temperatura es que pueden desarrollar una hipoglucemia, por lo que el azúcar en la sangre puede disminuir considerablemente.

Para que tu bebé siempre tenga la temperatura adecuada no es necesario que lo arropes todo el tiempo ni que no lo saques nunca de casa, sino que tan solo sigas unos consejos que te permitirán estar mucho más tranquila acerca de la temperatura de tu bebé.

1. Aprende a medir su temperatura

No es necesario que tengas que medir la temperatura de tu bebé con un termómetro cada cinco minutos para vigilar que sea la adecuada. Con solo tocar algunas partes de su cuerpo te cerciorarás de que todo está en orden.

Generalmente los pies y las manos de tu pequeño siempre tenderán a estar más frías que el resto del cuerpo, esto es completamente normal y no significa que debes correr a buscar otro abrigo para tu hijo, lo que sucede es que su sistema sanguíneo aún no está desarrollado de forma completa.

Si de verdad quieres conocer cómo está su temperatura toca su cuello, brazos y piernas. Si lo sientes frío debes cobijarlo más, y si están un poco calientes procura quitarle algo de ropa.

2. Ajusta la temperatura de su dormitorio

La temperatura de la habitación del bebé debe rondar los 24 grados centígrados para que se sienta cómodo. En el caso de utilizar calefacción es muy importante que no coloques su cuna cerca del radiador, pues puede calentarse mucho, lo cual también es malo para su salud.

Es importante que diariamente abras las ventanas para que el aire circule por el cuarto, la única recomendación en este caso es que las corrientes de agua no peguen directamente a tu bebé porque podría resfriarse, Recuerda que los recién nacidos son muy sensibles a los cambios de temperatura, por lo que debes vigilar que su cuarto mantenga una temperatura constante.

3. Viste al bebé con ropa por capas

Al vestir a tu bebé es importante que tengas en cuenta todas las prendas que debe usar. No es necesario que le coloques ropa demasiado gruesa, porque si después tiene calor no tendrás forma de regularle su temperatura. Lo más aconsejable es vestir a tu pequeño por capas, por lo que si su temperatura sube puedes quitarle una capa de ropa y listo.

La regla general en este caso es que vistas a tu bebé con una capa de ropa más de la que tienes puesta tú, pues no debes abrigarlo de los pies a la cabeza, pues esto también puede subir su temperatura. Recuerda siempre colocarle a tu bebé calcetines y gorritos, pues estos cubren las partes del cuerpo por donde reciben más frío.

4. Coloca recipientes con agua en su habitación

Sabemos que colocar agua en las habitación del bebé puede sonar extraño, pero es muy efectivo para cuidar su piel. El uso continuo de termostatos, así como de aires acondicionados, tienden a resecar la piel del bebé, lo cual también produce que la regulación de su temperatura corporal se vea afectada, por lo que mantener húmedo el cuarto es importante.

Coloca los recipientes cerca de las salidas de aire para que la húmeda se mantenga en todo el cuarto. También una opción es colocar a tu bebé algún tipo de crema corporal especial para recién nacidos, aunque algunos expertos señalan que colocar a tan temprana edad estas cremas hidratantes puede ser contraproducente, pues la piel de los pequeños aún no puede expulsar los residuos de las lociones como sí lo hace la piel de los adultos.

5. Báñalo con agua tibia

En la hora del baño es muy importante tomar algunas previsiones para regular su temperatura. Lo aconsejable es que el agua esté a unos 36 grados centígrados para que su cuerpo se sienta cómodo. Sin embargo, debes tomar la previsión de calentar previamente el cuarto en el que vas a bañar a tu bebé para que al salir de la bañera no sienta un cambio brusco de temperatura.

El baño de un recién nacido debe ser corto, por lo que debe durar entre 3 y 5 minutos. Antes de bañarlo prepara su ropa para que lo vistas allí mismo. Debes secar su cuerpo muy bien con su toalla y colocarle su ropa rápidamente para que mantenga su calor corporal.

3 comentarios

Click aqui para dejar un comentario