Bebes Maternidad

7 cosas que no deben faltar en la habitación de tu bebé

bebe durmiendo

A la hora de diseñar la habitación del bebé es importante que compres algunas cosas que son indispensables para que tanto tu bebé como tú estén muy cómodos. Recuerda que éste será el primer cuarto que tu hijo tendrá después de salir de la calidez de tu vientre, por lo que es importante prestar atención a los detalles.

Lo principal es que logres que la seguridad y comodidad se tomen de la mano en la habitación del bebé y tengas muy claro que esta habitación no solo será para el uso de tu pequeño, sino que tú pasarás también mucho de tu tiempo en ella. No es necesario que la llenes de miles de cosas, sino que tengas las esenciales que te brinden comodidad.

La cuna del bebé

Este es uno de los elementos más importantes que van a conformar el cuarto del pequeño y debe tener unas características específicas que la hagan muy cómoda y segura para el bebé. Hay muchas cunas en el mercado que se diseñan para que después que el bebé crezca se convierta en un juego de cuarto individual, por lo que puede ser en principio una inversión más alta, pero ya tendrás garantizado la cama de tu pequeño cuando ya no entré en su cuna.

Un característica importante que debe tener toda cuna es un colchón duro y que se ajuste al tamaño, puede también ser una colchoneta, pero debe ser lo suficientemente firme para que el bebé siempre duerma en una superficie plana. Además, no deben sobrar espacios entre la cuna y el colchón, pues puede llegar a lastimarse.

Es importante que evites cualquier superficie blanda, sobre todo en los primeros días, pues el bebé debe conservar una postura firme y dormir boca arriba en todo momento. Evita colocar almohadas o peluches a su alrededor antes que cumpla los seis meses.

Busca un móvil lleno de colores

Los móviles que se colocan sobre la cuna despiertan el interés del bebé en los primeros meses de su vida. No solo es un elemento recreativo, sino que también estimula su sentido de la vista y del oído, por lo que escoger el correcto para su cuarto es muy importante.

Cuando vayas a comprar su cambiador procura que esté lleno de colores llamativos y que emita algún tipo de música que pueda prenderse y apagarse cuando quieras. Debes tener cuidado de que el móvil no sea demasiado largo, pues al tu bebé crecer puede querer alcanzarlo. Otro punto clave es buscar un móvil que no tenga partes que puedan desprenderse para que tu pequeño no tenga la tentación de llevarse alguna de estas partes a la boca.

Moisés: La primera cuna del bebé

En los primeros días de nacidos muchos niños no duermen en su cuna sino en un moisés que les brinda una sensación mayor de cobijo y le brindan una mayor movilidad para que los padres lo transporten de un lugar a otro sin correr el riesgo de que el pequeño se despierte. Algunas cunas vienen con un moisés incorporado como accesorio, aunque también puede realizarse en una cesta que se adapta para la comodidad del bebé.

Al igual que la cuna, el moisés debe contar con una superficie firme que cubra toda su base y que será el lugar en que el bebé dormirá, generalmente hecha de un materia similar a una colchoneta que es hecha a medida. Los lados también se forran con el mismo material para que el bebé se sienta abrigado.

Colocar un cambiador en la habitación

Muchos son los pañales y la ropa que vas a tener que cambiarle a tu bebé, por lo que tener un espacio reservado para esta tarea es de gran ayuda. Algunas cunas traen el cambiador incorporado para que la mamá pueda realizar este trabajo, aunque no todos los casos son así.

La mayoría de cambiadores que se venden en el mercado están ubicados en la parte de arriba de un mueble con gavetas para guardar la ropa del bebé. A la hora de escogerlo debes asegurarte que puedas cambiar a tu pequeño parada, sin doblarte, pues esta rutina puede afectarte la espalda si no la realizas en una posición totalmente recta.

Cuenta con un armario para el bebé

Aunque sea muy pequeño, es sorprendente la cantidad de ropa que puede llegar a tener un bebé, por lo que contar con un armario para poder guardar de forma ordenada todo lo que usa es una buena forma de lograr que su cuarto esté ordenado en todo momento.

En la medida de lo posible procura que el armario cuente con varias divisiones para poder separar su ropa, sus toallas, abrigos, cobijas y distintos productos de uso cotidiano. Reserva un lugar para sus zapatos y también para sus juguetes, que aunque al principio pueda ser que no sean muchos, seguro irán aumentando en número a medida que pasen los años.

Deja un espacio para un sillón

Debes tener en cuenta que pasarás mucho tiempo en la habitación del bebé alimentándolo y logrando que se duerma, por lo que un sillón cómodo, estilo mecedora, será un gran aliado para estos momentos. Quizás pueda llegar a convertirse en el lugar preferido para sentarse a descansar, tanto para ti, como para tu bebé.

Si bien muchas madres usan algún sillón fuera del cuarto del bebé para mecer al pequeño, el hecho de que esté en su propia habitación puede traer muchos beneficios. En el caso de que tu bebé se acostumbre a dormirte en tus brazos, entonces el trayecto hasta su cuna será mucho más corto y tendrá menos posibilidades de despertarse. Otro punto a favor para que el sillón sea colocado en el cuarto del bebé es que lograrás una mayor intimidad con el pequeño, sin las distracciones de las otras personas que viven en la casa.

Una lámpara de noche es una gran opción

Además de la iluminación normal del cuarto, es importante que tengas junto a la cuna y al sillón una lámpara para utilizarla principalmente durante la noche. Recuerda que los bebés se despiertan los primeros días en la madrugada para comer o simplemente porque están incómodos y serán muchas las visitas que harás a su cuarto, por lo que tener una lámpara que te permita iluminar su cuarto a una intensidad baja es una excelente opción.

Es importante recordar que los bebés, al igual que los adultos, asocian una iluminación fuerte con el día, por lo que será mucho más difícil dormir al pequeño en la madrugada si ha recibido un estímulo de la lámpara principal de su cuarto. Intenta buscar una lámpara de noche que te permita regular la intensidad de la luz, para que puedas jugar adaptarla a tu necesidad inmediata.

1 comentario

Click aqui para dejar un comentario