Bebes Maternidad

7 reglas básicas que deben cumplir al visitar a tú bebé recién nacido

recien nacido en brazo

La llegada de un bebé siempre trae emoción a los familiares y amigos que están ansiosos por conocerlo, por lo que es común que después de dar a luz haya mucho movimiento en la casa por las visitas de quienes quieren ver por primera vez al nuevo miembro de la familia. Sin embargo, es importante colocar límites durante estas visitas y establecer las normas a quienes vayan.

Las personas que van a conocer al bebé deben entender que tanto la madre como el pequeño están pasando por un momento de cambios. Después del parto la madre queda agotada y adaptarse a las demandas de un bebé no es tan sencillo, de la misma forma los bebés están acostumbrándose al mundo y requieren de cuidados especiales, principalmente en los primeros días de vida, por lo que las visitas no deben representar una carga más sino una alegría.

Para lograr que las visitas en la casa sean una distracción y no una causa de estrés es importante que participes a los visitantes las reglas que deben acatar. No hay que temer que las personas se molesten, pues lo más seguro es que entiendan las razones y adopten la conducta que se espera.

Anunciar la visita con antelación

Es importante que las personas que vayan a visitar a tu bebé recién nacido no lleguen de imprevisto, pues, además de ser siempre de mala educación llegar a un sitio sin participar, en el caso de un hogar con un bebé recién nacido es mucho peor. Pueden alterar la rutina, el sueño, o generar un caos mayor.

La dinámica de la casa con un bebé cambia y saber el momento en el que irá alguien es importante para tratar de tener todo en orden y tener la disponibilidad de atenderlo. Es importante que los padres establezcan horas de visita según su conveniencia, por lo que pueden notificarlo con anticipación para que todos estén prevenidos.

Nada de visitas enfermas

Los bebés recién nacidos aún tienen que desarrollar mucho más su sistema inmunológico, por lo que los primeros meses están expuestos a muchas más enfermedades que se trasmiten a través del ambiente o el contacto físico, por lo que es importante que nadie con alguna enfermedad lo visite.

Un virus que puede ser muy ligero para los adultos, puede traer serias complicaciones para un recién nacido, así que vigila muy bien que nadie pueda infectarlo.

Evita despertar al bebé

Es muy común que quienes visiten al bebé quieran cargarlo y llenarlo de besos, verlo despierto y hablarle de cerca, pero lo más probable es que no puedan hacerlo. En primer lugar, los bebés recién nacidos duermen alrededor de 18 horas diarias, por lo que es común que ni se muevan cuando vayan las visitas.

Por otra parte, no se deben dar besos a los pequeños, pues la boca está llena de bacterias que si bien son comunes para los adultos, los bebés aún no las toleran. Así que como regla no dejes que nadie lo despierte.

La higiene ante todo

Si alguien va a tomar a tu bebé entre sus brazos debes asegurarte que se laven las manos con agua y jabón. El cuerpo humano, principalmente las manos, tiene muchas bacterias que se recogen del ambiente, por lo que antes de cargar al bebé es importante eliminarlas.

Lo que pueden hacer los padres es tener al lado de la cuna un gel antibacterial o invitar a las personas al baño para que se laven. La salud del bebé siempre es lo más importante.

No entrar con muchas personas al cuarto del bebé

Esto es muy importante para garantizar la tranquilidad del pequeño. Los especialistas recomiendan que no haya más de tres personas en el cuarto, aunque esto dependerá del tamaño del lugar.

La razón principal para evitar el exceso de personas en el lugar donde se encuentra el niño es que es esencial que el nivel de oxígeno sea alto para el niño y que la temperatura de la habitación no aumente demasiado. Así que si van varias personas al mismo tiempo, pide que pasen uno por uno a ver al bebé.

Evita los niños pequeños

Lo más recomendable a la hora de visitar a un recién nacido es no llevar a niños pequeños, más si no están acostumbrados a estar con bebés. Al ser muy curiosos, los niños tienden a querer tocar al bebé y también es normal que quieran jugar con ellos.

Después que el bebé esté más grande, entonces sí es posible que conozca a los niños de sus amigos o familiares, mientras tanto es mejor esperar un tiempo.

Irse rápido

Las visitas a un bebé recién nacido no deben durar horas, por el contrario, deben ser breves para intentar no interrumpir en lo más mínimo la dinámica de la casa.

Hay que recordar que la mayoría de los padres se encuentran los primeros días cansados y querrán dormir un poco mientras el bebé también lo hace, así que ya habrá tiempo para largas charlas, por el momento, lo mejor es evitar las reuniones prolongadas. Por supuesto, cada familia es un mundo y puedes mantener las reuniones si te sientes bien, pero siempre y cuando el bebé pueda dormir tranquilo y continuar con su rutina.

29 comentarios

Click aqui para dejar un comentario