Bebes Maternidad

8 claves para despertar la genialidad en tu niño

niño genio
cómo hacer que tu hijo sea genio

¿Los genios nacen o se hacen? Mientras muchos padres piensan que sus hijos serán genios solo si están predestinados para ello, la ciencia está comprobando que el desarrollo de las habilidades de los pequeños dependerá en gran medida de si reciben la suficiente estimulación y apoyo para el desarrollo de sus talentos.

Entonces ¿sabes lo qué debes hacer para despertar la genialidad de tu niño? Después de 45 años de investigación y más de 400 ensayos y libros, un Estudio de la Juventud Matemáticamente Precoz (SMPY) resume en 8 claves la mejor forma para detectar y desarrollar el talento de tus pequeños en casa.

123
Habilidades de los niños
Hay que prestar atención cuál es la habilidad de tus niños

1. No lo obligues a hacer cosas que no le gustan

Lo primero que debemos hacer todas las mamás es detectar los intereses o talentos fuertes que nuestros niños tienen. Para lograr esto, la mejor forma es observar cuáles son las actividades que nuestros niños prefieren realizar y qué hacen con mayor facilidad. Después de determinar su talento hay que reforzarlo con la práctica, por lo que la investigadora Alicia Bandera señala que si a tu niño se le da bien escribir, entonces no le apuntes al piano, si esta actividad no le llama la atención.

Pero espera, tu niño puede tener varios talentos. Lo importante es que dejes que los explore y decida lo que le gusta y lo que no. La idea no es que lo obligues a realizar algo que te gusta más a ti que a él.

niño tocando piano
Detectar el talento de tu hijo, esa es la clave

2. Estimula sus relaciones sociales

No todo es estudiar y tu niño tampoco puede estar metido en los libros la mayor parte del día. Los estudios señalan que para criar a un niño genio es muy importante que aprenda a relacionarse con las personas que lo rodean y que adquiera nuevas experiencias del entorno.

Cuando tu hijo todavía es un bebé, puedes estimular su creatividad dejándolo que juegue con los demás bebés con materiales de diversos colores y texturas. Esto ayudará a ir determinando desde muy temprana edad lo que le gusta o no le gusta a tu bebé.

A medida de que tu pequeño crezca, apóyalo para que tenga amigos y comparta con ellos momentos que lo ayudarán a percibir mejor el mundo.

3. Deja que tu niño se ponga triste

No descuidar el plano sentimental de nuestros niños es uno de los retos que actualmente tenemos los padres, quienes muchas veces cometemos el error de decirle a los pequeños que deben estar felices en todo momento, por lo que nuestros niños pueden guardar sus sentimientos de tristeza desde muy chicos.

Las investigaciones señalan que los niños con altas capacidades cognitivas suelen enojarse más seguido y tener algunas veces arranques de ira, por lo que es muy importante que se les enseñe desde muy pequeños a reconocer la tristeza que ha generado esa ira y comunicar las emociones en vez de reprimirlas.

4. No lo etiquete jamás

Muchos niños tienden a esconder sus talentos por temor al rechazo, o en el extremo opuesto, a veces los padres y maestros colocamos en un pedestal a los niños porque tienen grandes talentos y eso los aísla de sus demás compañeros y los hace sentir muy presionados por tener que mantener los estándares de lo que los demás quieren.

El estudio señala que en los colegios muchos niños que se les etiqueta o identifica con ciertos estereotipos de imagen pueden ser víctimas potenciales de burlas e insultos.

Al alabar el ahínco y no la habilidad, su hijo aprenderá que esforzarse está bien

5. Si pierde un partido de fútbol, no le des importancia

Nuestros niños deben aprender a que perder no es algo que puede acabar con todos sus sueños, por el contrario, mientras más equivocaciones, mayor es el aprendizaje, por lo que los padres tenemos que restarle importancia a los fracasos, por el contrario, hay que conversar de ellos con toda la normalidad del mundo, sin juzgar a tu pequeño.

Lo importante es dejarles claro que el esfuerzo y pasión con que se realizan las cosas los van a llevar al éxito en un futuro.

6. Anímalo a asumir riesgos intelectuales

Según los expertos, fracasar ayuda a aprender.  Si aún no lo crees, solo basta con ver los casos de las personas exitosas que fueron rechazadas y se equivocaron constantemente antes de tener éxito. Por solo nombrar un caso célebre, tenemos a Tomas Edison, quien diseño mil prototipos de la bombilla antes de que lograra funcionar. “No fueron mil intentos fallidos, fue un invento de mil pasos”, decía Edison.

A medida que los niños se equivocan van generando resistencia; es decir, capacidad de asumir situaciones dolorosas o frustrantes, lo que lleva a que sigan explorando sin miedo a fracasar.

7. Trabaja con los maestros

La relación entre los padres y los maestros es vital para asegurar que tu niño reciba la educación adecuada. El estudio señala que por lo general los estudiantes con capacidades cognitivas más desarrolladas necesitan material más avanzado y un mayor apoyo o libertad para aprender a un ritmo especial.

De hecho, muchos genios nos les fue muy bien en la escuela en un primer momento, en gran medida porque la educación tradicional está pensada para impartir conocimientos ya establecidos y los niños genios colocan en duda esos conocimientos y se hacen preguntas que muchos maestros no están acostumbrados a responder.

8. Haga que sus habilidades sean probadas

El estudio señala que muchos niños pueden estar irritables o tener sus emociones desbordadas debido a que se encuentran frustrados porque sus capacidades aún no se han destapado, por lo que es importante que le realices a tu niño pruebas de capacidades cognitivas en las que no solo se mide el coeficiente intelectual, sino la creatividad y personalidad de tu pequeño.

Dependiendo del país en el que te encuentres, estas pruebas pueden realizarse en distintas instituciones escolares o como pruebas privadas. Según los resultados que se obtengan de allí, podrías estimular el talento de tu pequeño.

La idea es que nuestros niños, sean genios o no, desarrollen sus talentos para que sean felices con la actividad que vayan a desempeñar en un futuro.