¿A los cuántos meses se sienta un bebé de forma segura? ¡No más mitos!

a los cuantos meses se sienta un bebe

Si eres madre primeriza, seguro te has preguntado a los cuántos meses se sienta un bebé, bien sea para jugar, comer o reposar. Quizás te sorprenda que la respuesta a esto viene de un lugar mucho más cercano al que esperas.

Un bebé se sienta cuando tiene la capacidad de permanecer en esa posición sin la necesidad de apoyarse (con sus manos o un respaldo).

Cuando llega un bebé a casa hay más de un familiar o amigo que quiere darte consejos y, cuando ya han pasado unos cuantos meses, comienzan los consejos sobre el momento de sentarse. Algunos aconsejan ayudarlo desde temprano y otros aconsejan lo opuesto, entonces ¿qué hacer?

El consejo más importante sobre los bebés es que cada uno va a su propio ritmo. Lo más seguro para conocer si tu hijo está teniendo un desarrollo adecuado, es consultarlo con su pediatra. No obstante, es importante que conozcas cuál es el periodo estipulado para que un bebé se siente solo.

A los cuantos meses se sienta un bebe

Al sentarse el bebé obtiene una nueva perspectiva, en la que puede observar su entorno mientras utiliza sus manos para interactuar con los diferentes objetos presentes en este.

¿A los cuántos meses se sienta un bebé sin correr peligro?

A medida que crecemos, acciones como sentarse o caminar se van haciendo de manera casi mecánica, sin embargo, para un bebé conseguir cualquiera de estas es un logro significativo. Sentarse ofrece al bebé la posibilidad de ser más independientes y explorar de una forma distinta.

Saber a los cuántos meses se sienta un bebé es muy importante, sobre todo para las madres primerizas, pues les ayuda a estar más tranquilas respecto al desarrollo de su pequeñín.

El momento en que los bebés comienzan a sentarse marca un punto importante en el desarrollo del niño. Al igual que sus primeras palabras o sus primeros pasos, sentarse refleja cómo va el desarrollo del niño, además de dar paso a los siguientes hitos a cumplir.

Sentar al bebé no será un problema si te aseguras de que no está forzado a sostenerse en esa posición. Mientras el bebé se encuentre cómodo y tenga libertad de movimiento, él mismo podrá indicarte si puede estar sentado o no.

Ten presente que el hecho de que un bebé haga fuerza hacia arriba con el abdomen no necesariamente significa que se quiera sentar, en cambio, significa que está conociendo y ejercitando un nuevo grupo de músculos para conocer sus capacidades.

Para que un bebé llegue a sentarse tiene que pasar por otras fases como:

  • Voltearse de boca arriba hacia abajo y viceversa
  • Estar de lado
  • Reptar
  • Estar boca abajo y levantar la cabeza y el pecho con el uso de los brazos

Es importante permitir al niño conocer su cuerpo y ensayar la realización de diferentes movimientos con él.

¿Cómo saber si un bebé está listo para sentarse?

En cuanto a saber a los cuántos meses se sienta un bebé, lo más recurrente es entre los 7 y 9 meses. Comúnmente los bebés comienzan a “sentarse” con el apoyo de un cojín a partir de los 4 meses, pero no es hasta alrededor de los 8 meses que pueden hacerlo sin estos soportes.

Normalmente los bebés comienzan a sentarse desde la posición boca abajo o lateral, nunca desde la fuerza abdominal, algo que suele crear confusión entre padres primerizos.

Si intentas sentar a tu bebé para alguna foto y este se cae de lado, quiere decir que el cuello y la espalda de tu niño aún no están preparados para soportar la nueva postura por si solos. En su lugar, toma la foto acostado y presta atención a las señales de que tu pequeñín está pronto a sentarse.

Todo aprendizaje es una evolución, el niño no cumplirá 7 meses y automáticamente se sentará con la espalda recta. Las primeras señales están en que sostenga la cabeza y sea capaz de rodarse desde boca arriba hacia abajo y viceversa.

Poco a poco el bebé comenzará a sentarse, al principio solo por unos pocos segundos y, a medida que se fortalecen los músculos que controlan la cabeza y el tronco, y se desarrolla el sentido de equilibrio, el pequeñín será capaz de sentarse con una mejor postura y por tiempos más largos.

La capacidad de sentarse solos es un aspecto muy importante del desarrollo psicomotor de los niños. Pediatras y ortopedistas desaconsejan sentar al niño una y otra vez y, para favorecer un desarrollo saludable de la espalda, recomiendan esperar a que el bebé se siente por sí solo.

a los cuantos meses se sienta un bebe

Los niños pasan de sentarse de forma pasiva a una forma activa entre el séptimo y noveno mes de vida.

¿Cuándo llamar al médico?

Para muchos padres, la crianza de sus hijos parece una carrera, pues quieren que sean los más listos o los más avanzados. Pero, aunque es cierto que resulta positivo estimular a los niños desde el nacimiento, esto no debe confundirse con forzarle a hacer cosas para las que no esté preparado.

Todas las experiencias son nuevas para un bebé. Por ello, el tiempo que necesite para desarrollar diferentes habilidades puede variar considerablemente del promedio sin representar un peligro. No obstante, debes prestar atención a ciertos comportamientos.

Según estadísticas, los bebés comienzan a sentarse en torno a los 6 meses y logran un control en esta postura hacia los 8 meses. Si el bebé tiene 9 meses y no intenta alcanzar objetos, no sostiene su cabeza, o no se gira sobre sí mismo estando acostado, es momento de acudir al pediatra.

La clave del desarrollo motor es la libertad, es decir, dejar que sea el bebé quien alcance de forma natural y autónoma cada postura, sin que nadie los fuerce a realizarlas.

A los bebés no hay que enseñarles a sentarse, a gatear ni a andar, ellos saben cómo hacerlo, solo necesitan que sus cuerpos alcancen el desarrollo adecuado para lograrlo. El papel de los padres es brindarles la protección y estimulación que necesiten durante el proceso.

El hecho de que un bebé no alcance hitos evolutivos particulares cuando debería no necesariamente significa que tenga un problema. Hablar con el médico que atiende a tu bebé y despejar tus dudas te ayudará a motivarlo de la manera correcta.

Cada niño tiene su propio ritmo de desarrollo y debemos respetarlo.

¿Cómo incentivar al bebé a sentarse?

A través del juego progresivo el niño podrá adquirir y afianzar nuevas habilidades. Por esto, la actitud más acertada para apoyar el desarrollo motor del niño es valerse de ejercicios, juegos y juguetes que lo incentiven a ejercitar los diferentes grupos de músculos por sí mismo.

Para animar a tu hijo a llegar a sentarse, ponlo boca abajo. Esto refuerza la musculatura de la nuca, lo que resulta imprescindible para que pueda sentarse de forma segura. Asimismo, cuando el bebé esté acostado, desde arriba o desde el costado, ofrécele un objeto que llame su atención.

Una vez que el niño se sienta es importante seguir estimulándolo para favorecer el equilibrio. Para ello, puedes poner juguetes delante de él para que intente alcanzarlos y, luego, volver a la posición inicial. Todos estos ejercicios deben ser siempre realizados bajo recomendación especializada.

Todo juego es válido, siempre que se respete la maduración del pequeño y los ejercicios posean una dificultad acorde a esta.

El proceso de aprendizaje es activo y continuo. Para conseguir un logro se debe trabajar de manera continua, incluyendo una buena alimentación, la maduración del sistema nervioso central y una estimulación adecuada. Por más que se estimule al niño, los hechos no se darán antes de tiempo.

Ten presente que el área en que se encuentre el bebé debe ser cómoda y libre de objetos peligrosos, pues cuando este quiera sentarse, pueda intentar dar la vuelta y dejarse caer una y otra vez sin correr ningún peligro.

A los cuantos meses se sienta un bebe

La estimulación de los niños debe ser acorde a su edad, maduración cognitiva y habilidades adquiridas. Todo esto siempre bajo la recomendación de un especialista.

¿Cuándo se debe comenzar a alimentar a los bebés en la silla para comer?

Tanto las hamacas como los cochecitos vienen con diferentes niveles o posiciones, por lo que el bebé puede comenzar a usarlos desde temprana edad. No obstante, siempre debes comenzar a usarse a partir del momento que recomiende el fabricante, nunca antes.

Este tipo de asientos son un buen aliado para aquellos momentos en que necesitamos ducharnos o preparar la comida, más no deben ser el lugar donde el bebé pase mayor parte del tiempo.

En el caso de la silla alta el tema es distinto. Alrededor de los 6 meses al bebé se le empieza a dar comidas sólidas, por lo que necesita su propio espacio para comer. Los modelos de estas sillas son variados, sin embargo, es aconsejable considerar algunos aspectos antes de comprar alguna.

  • Debe contar con cinturón de seguridad para el bebé no corra el riesgo de resbalar o caer de la silla
  • La estructura debe ser firme y bastante estable, por lo que es ideal que posea antideslizantes en la base de las patas
  • El material debe ser fácil de lavar, pues es muy probable que ocurran varios derrames sobre ella

Cuando el bebé empieza a sentarse con un apoyo mínimo, significa que ya cuenta con el control muscular adecuado para la transición de una dieta líquida a alimentos sólidos. No obstante, este paso es completamente individual.

Una de las pautas básicas para pasar de la alimentación complementaria es que el bebé sea capaz de sentarse y sostener correctamente la cabeza. Por lo tanto, el momento idóneo para comenzar a usar la silla alta será cuando tu bebé sea capaz de sentarse en ella de forma adecuada.

Si preguntas a pediatras y comadronas a los cuántos meses se sienta un bebé en la silla alta, muchos te recomendarán esperar a que el niño pueda sentarse solo para iniciar la comida sólida.

¿Es peligroso sentar a un bebé antes de tiempo?

Desde el punto de vista neurológico o físico, no hay problemas con que el bebé se siente por periodos cortos antes de que pueda hacerlo por sí mismo. No obstante, esto no quiere decir que poner al bebé en esta postura sea recomendable.

Lo mejor es dejar que el bebé lo haga por sí mismo y a su tiempo, nadie sabe mejor cuándo el niño está listo, que él mismo. ¡Ofrece oportunidad de movimiento! Esta es la clave para observar el momento perfecto en que el niño podrá sentarse sin problemas.

Según la reconocida pediatra húngara Emmi Pikler, cuando se permite que el desarrollo infantil ocurra de manera natural y sin interferencia, existen beneficios físicos, psicológicos y cognitivos.

Cuando se sienta a un bebé de manera forzosa antes de tiempo se restringe la movilidad del niño. Por su parte, los bebés recostados de espalda mueven sus extremidades libremente, ruedan y reptan, lo que los incentiva a seguir descubriendo su verdadero rango de movimiento y alcance.

“Yo creo en brindar al bebé un espacio seguro en el que pueda jugar, así como en permitirle moverse con libertad y desarrollarse solo, sin ayuda. Evite apoyarlo contra algo en posición de sentado o ayudarlo a rodar… El bebé hace esto a su propio ritmo y le da placer hacerlo” Magda Gerber.

Preocuparse demasiado por el cumplimiento de cada logro en el desarrollo en tu bebé solo conseguirá estresarte más de la cuenta. Ten presente que los hitos del desarrollo se producen poco a poco a medida que el niño crece y se desarrolla.

No existe ningún beneficio en sentar a los bebés antes de que ellos mismos lo consigan. Por el contrario, existe el riesgo de que el niño salte algunas posturas de transición. Permite que tu hijo obtenga esos logros por sí mismo y disfruta ver como da esos pequeños pasos en su desarrollo.

Permite que tus hijos te comuniquen cuándo están listos para dar el siguiente paso en su desarrollo.

No todos los bebés comienzan a caminar o hablar al mismo tiempo, incluso entre hermanos puede haber diferencias. Por lo tanto, no te sorprendas si tu segundo bebé se sienta antes o después que el primero.

Aunque existe una media en la que comúnmente los bebés comienzan a sentarse, el hecho de que el tuyo no lo haga no necesariamente quiere decir que haya un problema. Mantén los controles pediátricos al día y comenta tus dudas al especialista, así todos estarán mucho más tranquilos.

Disfruta cada etapa del desarrollo de tus hijos y conserva estos recuerdos como preciosos tesoros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *