Bebes Maternidad

7 cosas que nadie te dice de los recién nacidos

Bebé recién nacido durmiendo
Cuando eres madre primeriza, existen muchas dudas sobre tu bebé, y no todas ¡te las dicen!

Cuando estas embarazada de tu primer bebé, son muchos los consejos que vas a recibir de amigos y familiares para que poco a poco vayas conociendo el amplio mundo de los bebés y la maternidad. Todas las mamás de tu familia, tendrán una experiencia que compartir contigo acerca de la lactancia, el dormir, los biberones, los pañales y todos las demás cosas que giran en torno a los bebés y sus primeros meses de vida.

Ya en la cuenta regresiva de tu bebé, piensas que esos 9 meses llenos de consejos e información, fueron suficiente para tu preparación y que no hay nada más por saber acerca de esta nueva etapa de mamá que tienes por delante. Pero aunque no lo creas, siempre habrán algunas cosas que nadie te cuenta acerca de los bebés antes de tenerlos y que siguen siendo muy importantes, para poder entender por qué ocurre y no preocuparte más de la cuenta.

123

7 cosas que nadie te dice sobre los bebés recién nacidos

Por más consejos que recibas e información que leas, siempre hay cosas que nadie te dice sobre los bebés recién nacidos antes de que lleguen a tu vida, así que te contamos cuáles son algunas de esas cosas que casi nadie a tu alrededor te cuenta. ¿Estás lista para sorprenderte?

1. No sé qué es lo que tengo que hacer con mi bebé recién nacido

Te has convertido en madre primeriza y como toda mamá estás sosteniendo a tu bebé en brazos sin saber exactamente qué hacer con él. En ese preciso instante te comenzarás a preguntar cosas como: ¿Qué hago?, ¿será que debo hablarle? ¿lo dejo dormir?, ¿o mejor lo muevo un poco para jugar con él?, ¿es normal solo observarlo? Seguramente a ti tampoco te explicaron qué es lo que debes hacer con él cuando no está durmiendo, ¿verdad? Tranquila, sigue tu instinto y llénalo de mucho amor.

Sigue tu instinto y si tienes dudas pregunta

2. Mi bebé siempre tienen hambre

Es muy probable que durante las primeras semanas sientas como que estás alimentado a tu bebé a todas horas. Aunque sea algo que te sorprenda, la frecuente demanda de los bebés recién nacidos es el alimentarse, y tu producción de leche materna siempre estará lista para poder alimentarlo cada vez que lo necesite. Debido a que la leche materna es más fácil de digerir que la leche de fórmula, los bebés que son amamantados siempre comerán con más frecuencia.

Bebé amamantando
La lactancia debe ser un momento de relajación y conexión emocional, entre tu bebé y tú.

3. Mi bebé se mueve demasiado y todo el tiempo

Una de las cosas que notarás de tu bebé recién nacido, es que moverá mucho sus piernitas. Esto sucede porque después de pasar nueves acogedores en el vientre de mamá, el recién nacido ahora tiene todo el espacio y la libertad para poder moverse sin ninguna restricción en su espacio.

Cuando un bebé no para de moverse está probando, experimentado y desarrollando.

Otra cosa importante que seguro no te han dicho, pero es muy importante saber, es que los bebés más pequeños no han logrado controlar a su cuerpo en libertad y por eso es común que reaccionen según sus reflejos por cualquier cosa. Así que si notas que sus piernitas no paran de moverse, no te preocupes pues solo está probando y experimentado en su nuevo ambiente.

4. Sostener a mi bebé en el pecho es la sensación más bonita del mundo

El contacto piel con piel y la conexión que experimentas al tener a tu bebé sobre tu pecho es única e inigualable. Nada se compara a esa sensación tan pacífica y llena de amor que te hace sentir tu bebé cuando está apoyado a la altura de tu pecho. Disfruta de cada segundo con tu bebé y experimenta eso que nunca te habían contado.

Mamá con bebé en su pecho
No hay sensación más hermosa en todo el universo.

Tener el bebé en el pecho es un momento que debemos abrazar pues luego los niños crecen

5. Los pies y manos de mi bebé siempre están fríos

El tema de la temperatura en los bebés recién nacidos es algo que siempre preocupa a las mamás primerizas, y es que pareciera que por más ropa que le pongamos a nuestro bebé, siempre tienen las manos y los pies fríos. Pero antes de que te asustes y le pongas el termómetro para chequearlo, siente su torso. Si notas que está calientito y de color rosa entonces no hay nada de qué preocuparse, todo va perfecto con tu bebé.

Asegúrate que tu bebé no este sobreabrigado para que transpire y cuida sus extremidades que son las mas desprotejidas ante el frio

Lo que sucede es que su sistema circulatorio apenas se está desarrollando y en las zonas más lejanas a su tórax, la circulación de la sangre no es tan eficaz. Por está razón la temperatura de sus manos y pies es más fría que el resto del cuerpo. Así que no te preocupes, solo es cuestión de colocarle unas mediecitas más gruesas en sus pies y listo. Medias para bebés: ¡Una de las prendas mas importantes!

pies de bebé recién nacido
¡No te asustes ni envuelvas a tu bebé en otra cobija! Su temperatura baja en manos y pies es totalmente normal.

6. La piel de mi bebé es escamosa

Cuando somos padres primerizos siempre estamos al pendiente de nuestro bebé para chequear que todo lo que le ocurre es normal. Y apenas nos damos cuenta de que su piel tiene una apariencia escamosa nos asustamos, porque nadie nos había dicho que eso es algo natural en todos los bebés recién nacidos.

La piel de un bebé es muy sensible y delicada

Los bebés siempre vienen con una capa extra en la piel, que los ayuda a poder soportar cualquier ambiente y temperatura que se les presente, es por eso que al realizar la muda de su antigua piel, notas como esta tiene una apariencia escamosa o con muchos pellejitos. Lo mejor es que no trates de quitarlos, pues se trata de un proceso natural, y con el tiempo se irán cayendo solos.

Mientras tanto, aplícale un poco de crema hidratante para que su piel esté bien humectada e hidratada. También es recomendable prestar atención a ¿Cómo lavar la ropa del bebé?

7. La falta de descanso no es como piensas

A pesar de que todos los pronósticos indicaban que no podrías con tanto cansancio y agotamiento gracias a los trasnochos para alimentar a tu bebé, la realidad es que por increíble que parezca, tener un bebé en casa hace que desarrolles una habilidad inédita para mantenerte despierta y activa, incluso después de haber dormido solo cuatro horas la noche anterior.

Cuando eres mamá desarrollas nuevas habilidades como la paciencia y la energía

¿Serán las hormonas? o ¿será el instinto natural que te regala la maternidad? De cualquier forma, esta gran habilidad de súper mamá, la desarrollas durante todo el tiempo que le lleva a tu bebé aprender a dormir durante toda la noche. Lo más asombroso del asunto es que después de esa etapa, tu cerebro regresa a la normalidad para volver a necesitar tus ocho horas diarias de sueño.

mamá con bebé recién nacido en cama
¡Somos unas súper mamás y podemos con todo!

Estas son solo algunas cosas que nadie te dice sobre los bebés recién nacidos por más consejos que den. Sin embargo, es buena idea tenerlas en consideración para que conozcas más a fondo a tu bebé y no te asustes cuando suceda o te des cuenta. Convertirse en mamá de un bebé es lo más maravilloso del mundo, pero si eres primeriza no dejarás de sorprenderte.

¿Que le dirías a una futura mamá que nadie te dijo a ti?