Bebes Maternidad

Razones por las que es esencial que tu bebé duerma tanto

Razones por las que un bebé duerme mucho

Seguramente te has preguntado por qué tu bebé duerme tanto a todas horas y si esto es o no es normal. Lo primero que debes saber es que sí, es perfectamente normal que tu bebé duerma largas horas y además, no sólo es normal sino necesario para su desarrollo.

Los bebés recién nacidos deberían dormir 16 horas al día, por lo que generalmente se despierta solamente cuando debe comer y hasta quizás se quede dormido mientras lo alimentas.

A medida que va creciendo las horas de sueño van disminuyendo poco a poco, y  tu bebé se mantendrá un poco más despierto. A los tres años ya el niño dormirá alrededor de doce horas al día, 10 horas en la noche y una siesta de dos horas en el día.

Muchos padres no le dan importancia a la cantidad de horas que duermen sus bebés, y dejan que permanezca despierto distraído viendo televisión o jugando hasta altas horas de la noche. Sin embargo, respetar las horas indicadas de sueño es vital para su desarrollo por distintas razones.

  • Desarrollo de la memoria y el aprendizaje: Durante el sueño la mente de los bebés permanece mucho más activa que la de los adultos, por lo que continúa recibiendo estímulos del exterior y desarrollando el proceso de aprendizaje.
  • Crecimiento fisiológico: En esta etapa los bebés crecen aceleradamente, por lo que loa primeros años de vida son los que más desarrollo fisiológico existe en el cuerpo. Este proceso de crecimiento se genera gracias a hormonas específicas del cuerpo que, si bien están activas durante todo el día, aumentan su producción gracias al sueño, por lo que un sueño interrumpido también interrumpe el crecimiento del pequeño.

La creación de hábitos es muy importante para que los bebés, así como los niños y adolescentes, crezcan adecuadamente debe iniciar desde temprana edad de nacido. Ya a lo tres meses los padres deben propiciar conductas específicas que impulsen el buen dormir del pequeño.

En principio es importante que la hora del sueño sea respectada. Colocarle la ropa de dormir y asegurarse de que no tenga hambre hará que su sueño no sea interrumpido. Darle un baño antes de ir a la cama también lo hará sentirse más cómodo.

El ambiente para dormir también debe ser agradable. Los bebés, así como los niños deben sentirse relajados cuando llega la noche. Colocarles música relajante, o leerles un cuento de algún libro que les guste, cuando ya sean más grandes, hará que el hábito de ir a la cama a descansar se instaure en su vida.

Tags