Bebes Familia Maternidad

Cuidados del bebé recién nacido: Consejos de mamá a mamá

Bebé recién nacido
Los cuidados del bebe recién nacido que toda mamá necesita saber

Con la llegada del bebé a casa, nos invaden las dudas sobre las atenciones y cuidados que va a necesitar nuestro pequeño. Al principio los cuidados del bebé recién nacido pueden parecer mucho más complicados de lo que realmente son, esto ocurre en gran medida por la ansiedad y las ganas que tenemos todos los padres de hacer todo perfecto.

¡Tranquila! Lo mejor para estar lista para los cuidados del bebé recién nacido es tener toda la información a la mano acerca de lo que debes hacer con tu pequeño, en muchos casos esos mejores consejos vienen de los familiares que ya han tenido bebés, por lo que debes aprovechar al máximo la experiencia de mamá o de esas tías o primas que hace mucho o poco pasaron por lo mismo que tú.

Cuidados del bebé recién nacido: Imprescindibles

Para que no te quede ninguna duda acerca de los cuidados del bebé recién nacido en los primeros días, reunimos los consejos de varias mamás y de expertos para realizar una lista con la que podrás chequear que todo con tu bebé esté en orden.

1. Limpia con cuidado el cordón umbilical

Cuando tu bebé nace, lo primero que hace el médico o en algunos casos el papá es cortar el cordón umbilical, sin embargo, a tu pequeño aún le quedará un trocito de este cordón que se caerá una o dos semanas después. Debes tomar en cuenta que uno de los cuidados del bebé recién nacido más importante es vigilar que el cordón umbilical esté limpio mientras se seca, pues de lo contrario podría infectarse y traer complicaciones.

  • Durante este tiempo, muchos médicos recomiendan no bañar al bebé en la bañera para evitar que se moje el cordón.
  • Se aconseja colocar el pañal por debajo del cordón umbilical, para que pueda secarse al contacto con el aire.
  • Limpia la base del ombligo con la ayuda de una gasa y alcohol cada vez que cambies su pañal, durante dos o tres días hasta que este cicatrice.
  • Si observas que la zona del ombligo se torna roja y con mal olor, acude al médico pues seguramente se trata de una infección.

2. Humecta la piel del recién nacido todos los días

Es normal que los bebés recién nacidos tengan una piel excesivamente reseca, esto se debe al cambio que atraviesa el bebé de un ambiente húmedo a otro ambiente más seco. Para mantener su piel hidratada debes aplicar cremas y aceite de bebé varias veces al día.

Otra característica general en la piel de los recién nacidos es el tono amarillento, el cual se produce porque los bebés generan un exceso de bilirrubina en la sangre, la cual es una sustancia producida por la destrucción del exceso de glóbulos rojos durante el embarazo,  y su pequeño hígado aún no puede procesarla.

Lo más recomendable para los cuidados del bebé recién nacido respecto a la bilirrubina es que lo expongas al sol de la mañana o de la tarde desde la ventana de su habitación, pero evita que reciba los rayos del sol directamente, solo bastará con un poco de luz entre las 7 y 9 de la mañana o las 4 y media de la tarde. Lo médicos recomiendan esta práctica durante el primer mes de vida del bebé.

3. Baña a tu bebé con agua tibia

El baño, además de mantenerlo limpio, ayuda a relajar a tu bebé. Algunas personas acostumbran a bañar a los bebés todos los días, sin embargo, un buen baño cada tres días es más que suficiente para un bebe recién nacido.

Lo primordial antes de comenzar el baño es establecer la temperatura adecuada del agua, la cual debe estar aproximadamente a 36 grados, sin abusar mucho del jabón.  Comienza desde su cabecita para luego ir descendiendo a sus partes íntimas.

Para finalizar, procura secar bien a tu bebé en la parte de los pliegues, y aplica crema hidratante antes de vestirlo.

Cuidados del bebé recién nacido
El primer baño debe hacerse con agua tibia y poco jabón

4. Abriga a tu bebé correctamente

Debes mantener a tu bebé abrigado para que su temperatura corporal no descienda. La idea no es abrigarlo excesivamente, sino mantenerlo a una temperatura correcta, porque los bebés recién nacidos tienden a enfriarse rápidamente. Su ropa debe ser de fácil colocación y un poco holgada para que tu bebé pueda moverse libremente.

Para saber exactamente qué tantas capas de ropa colocarle a tu bebé recién nacido, debes tomar en cuenta una regla general que nunca falla: Viste a tu bebé con una capa más de ropa de la que necesitas tú, de esta forma estará cómodo y no pasará frío.

5. Recuesta a tu bebé en tu hombro para calmar su hipo

El hipo en los bebés nacidos es muy habitual porque su diafragma aún está inmaduro. En  muchos casos es porque ha tragado mucho aire cuando está amantando, pero no es algo por lo que debas asustarte.

Para ayudar a tu bebé a que pase rápidamente el hipo puedes recostarlo en tu hombro y darle unos pequeños golpecitos en su espalda, esto además de eliminar el hipo lo tranquilizará. Otra opción es darle un poco de liquido en su biberón, aunque debes tomar en cuenta que muchas veces los médicos no recomiendan el consumo de agua para los bebés hasta después de los 6 meses, por lo que debes consultarlo con su pediatra.

6. Recuesta a tu bebé boca arriba

La posición ideal al momento de dormir a tu bebé es siempre boca arriba, porque de esta forma se reduce enormemente la posibilidad de muerte súbita. Su colchón debe ser firme y los primeros meses se recomienda que duerma en una cuna libre de almohadas y peluches que lo puedan sofocar.

Para que duerma a gusto, la temperatura de su habitación se debe mantener en 20 grados aproximadamente. Su pijama debe ser ligera y debe estar bien abrigado con una manta que le permita moverse de modo que no pueda taparse su cara.

Bebe recien nacido durmiendo
Para que tu bebé logre dormir a gusto, la temperatura debe estar en 20 grados

Los cuidados del bebé recién nacido son una tarea compartida

Muchas mamas quieren demostrarle a todos que pueden realizar todos los cuidados del bebé recién nacido por sí solas y sin ningún problema, pero no hay que olvidar que tanto el papá como los demás familiares te pueden tender la mano para que no te sobrecargues y así puedas relajarte un poco.

Recuerda que la práctica hace al maestro, por lo que poco a poco empezarás a conocer las necesidades de tu bebé y así irás estrechando ese vínculo tan especial que comenzó desde el embarazo. ¡Relájate y disfruta de tu bebé en cada etapa de su crecimiento!

Última actualización del articulo 26 enero 2018