Bebes Maternidad

¿Cómo cuidar a un bebé prematuro en casa?

El cuidado de un bebé prematuro suele dar temor en los padres. Al nacer con menos de 37 semanas, los bebés requieren de mayores cuidados que en otros casos, por lo que estar informados sobre cuáles son las medidas extras que se deben tomar es la primera recomendación. Sin embargo, no hay que tener miedo. Si ya tu bebé nació y el médico te dio permiso para llevarlo contigo a casa, esto quiere decir que tu pequeño está estable y en condiciones para vivir tranquilamente contigo.

Las principales razones para que un bebé prematuro se quede hospitalizado por algunos días son la ausencia del reflejo de succión y la imposibilidad de respirar por si mismo. Cuando esto ya se controla, entonces el pequeño tiene muchas posibilidades de desarrollarse normalmente.

Limpia la casa para la llegada del bebé

Si cualquier bebé debe estar en un ambiente libre de polvo y cualquier contaminante, un bebé prematuro debe estarlo mucho más. Uno de los riesgos que corren es que los bebés que nacen antes de las 37 semanas pueden contraer una infección o un virus del ambiente. Es necesario recordar que el pequeño tiene un sistema inmune en desarrollo, por lo que es probable que las defensas del cuerpo aún no estén preparadas para atacar todo tipo de virus.

La casa debe mantenerse limpia y libre de polvo. Del mismo modo es importante que no se utilicen detergentes fuertes que pueden provocar alergias o procesos asmáticos al bebé.
También es imprescindible colocar un mosquitero en la cuna del bebé para evitar que cualquier insecto lo pique y le provoque problemas serios de salud.

Coloca reglas a familiares y amigos

Cuando nace un bebé es normal que los familiares y amigos quieran conocer al nuevo miembro del grupo y darle la bienvenida, pero al tener un bebé prematuro en casa es fundamental que restringas las visitas los primeros días. A pesar que tu bebé ya está en creciendo en el calor de su hogar, cualquier persona puede llevar un virus hacia él con solo tocarlo, por lo que se recomienda que las personas que vayan a cuidar al pequeño tengan estrictas normas de aseo y laven sus manos antes de tocarlo.

Dejar en claro en que anunciarás cuándo pueden ir a visitarlo más adelante, pero que por los momentos no deseas que vaya una gran cantidad de personas a tu casa es lo mejor que puedes realizar.
Además es necesario que quienes vayan a casa sepan que está terminantemente prohibido el humo del cigarrillo, pues afecta los pequeños pulmones del bebé.

Vigila la temperatura corporal de tu bebé

Al ser prematuros, los bebés enfrentan mayor frío en el cuerpo que aquellos que nacieron ya pasadas las 37 semanas de embarazo, por lo que cobijarlo adecuadamente es esencial. La temperatura de la casa debería ubicarse levemente por encima de los 22 grados para que el bebé se sienta más cómodo. El problema está en que si el bebé tiene mucho frío, entonces consumirá más grasa para calentarse y perderá peso.

Procura vestirlo abrigados con telas gruesas y cobijarlo para que mantenga una temperatura adecuada. Es importante cubrir su cabeza y sus pies todo el tiempo. Tomarlos en los brazos es también una fuente de calor que los ayudará a estar cómodos. También es esencial chequear la temperatura del cuerpo para vigilar si existe alguna anomalía que se relacione con alguna infección que pueda ser atacada a tiempo.

Asiste a las consultas médicas de forma regular

Si tienes un bebé prematuro lo más seguro es que su pediatra quiera monitorearlo más seguido para ver su evolución. No te saltes ninguna de estas citas médicas, pues son importantes para asegurarse de que no existen problemas de salud y prevenir cualquier enfermedad.

Colocarle al bebé las vacunas a tiempo también es esencial, y para los bebés nacidos antes de tiempo es imprescindible. Coloca el calendario de vacunación en un lugar a simple vista para que no se te pase ninguna vacuna.

Alimenta a tu bebé con leche materna

El mejor alimento que puede recibir un bebé prematuro para recuperar peso y fuerzas lo más pronto posible es la leche materna. Los beneficios de la leche de la madre para el desarrollo del pequeño pueden hacer la diferencia en que la recuperación del peso del bebé sea lenta o acelerada. Los nutrientes de este alimento ayudan al desarrollo de los órganos y del sistema inmunológico, por lo que lo protegerá de infecciones que pueden complicar su salud.
Los bebés prematuros toman menos cantidad de leche, pero los intervalos son más cortos. Sin embargo debes estar pendiente que tu bebé no devuelva toda la comida. Si es así, es necesario llamar al médico.

Tags