Bebes Maternidad

Humidificadores para bebés: Usos, beneficios y tipos

Bebé durmiendo de costado con el uso de un humidificador en su habitación
El humidificador para bebés permite controlar la humedad de la habitación del pequeño y del hogar en general.

Siempre hay una época del año en la que el ambiente de nuestro alrededor se torna excesivamente seco, especialmente durante el invierno, cuando acostumbramos a usar la calefacción dentro de casa para calentarnos. Sin embargo, debido a uso prologado, la humedad en nuestra casa puede disminuir y favorecer la aparición de catarros u otros problemas de salud, especialmente en los más pequeños, gracias a la sequedad ambiental. Para evitar este y otros inconvenientes en nuestro bebé, están los humidificadores para bebés, un aparato que puede aliviar todos los problemas causados por el aire seco.

Puede ser que no hayas oído hablar de ellos, pues no son una de las cosas fundamentales que anotamos en la lista para la llegada del bebé, pero conocer cuáles son su beneficios, los tipos que puedes comprar y la forma de usarlo correctamente podría hacer que los tomes en cuenta para colocarlos en el cuarto de tu pequeño.

123

¿Para qué sirven los humidificadores para bebés?

Los humidicadores para bebés, son pequeños dispositivos que ayudan a controlar la humedad de la habitación de tu bebé y del hogar en general. Están compuestos por un recipiente de agua a través de cual, emiten vapor de agua o vapor para aumentar los niveles de humedad en el aire de algún lugar de la casa. Su uso en la habitación de tu pequeño, ayuda a hacer que el aire sea menos agresivo para sus vías respiratorias y facilita su respiración cuando en el caso de que tengan algún resfriado.

Aunque tendemos a pensar que es durante el  verano cuando se padecen más los problemas de un ambiente seco, gracias al calor, la verdad es que en invierno también se pueden experimentar sequedad en el ambiente, debido al uso de la alta calefacción, el cual aumenta la temperatura y disminuye la humedad. Provocando así los mismos problemas de salud, que en el más seco de los veranos.

¿Por que comprar un humidificador para mi bebé?

El sistema respiratorio de un bebé tiende a ser más sensible a ciertos factores ambientales como lo son la humedad relativa y la temperatura, lo cuales pueden afectar a los ojos y a la piel del pequeño. Para procurar que la atmósfera de la habitación de tu bebé sea la más adecuada debes utilizar un higrómetro, y revisar que los valores de la humedad oscilen entre el 40% y el 60%.

Pero si después de medir la humedad, esta se encuentra fuera de los valores recomendados, deberías adquirir un humidificador para bebés para que puedas garantizar el bienestar de tú pequeño dentro del hogar.

Aunque los humidificadores para bebés no son aparatos conocidos hasta que el pediatra te recomienda comprar uno, su presencia en la habitación es muy útil, especialmente cuando la atmósfera de tu hogar deja de ser la adecuada por falta de humedad, y necesitas prevenir o aliviar los síntomas de su resfriado.

Bebé acostado en una cuna con un humidificador de bebés
Cuando se tienen bebés en casa es importante controlar la atmósfera del hogar

Beneficios de los humidificadores para bebés

  •  Reduce los problemas de electricidad estática: Cuando nuestras manos tocan suavemente algún objeto eléctrico o no, algunas veces pueden surgir irritantes “chispazos” con nuestro bebé, los cuales desaparecen con el uso de humidificadores para bebés.
  • Ayuda a regular la sequedad ambiental: A nuestros pequeños les conviene vivir en un ambiente de humedad adecuada, ya que aún no tienen desarrolladas sus defensas y son más sensibles a los virus y las bacterias que proliferan mejor en ambientes secos y fríos.
  • Evita los síntomas de enfermedades respiratorias:  Padecimientos como el asma, alergias, resfriados y gripes disminuyen con el uso del humidificador para bebés, además de la resequedad en las vías respiratorias de nuestros pequeños.
  • Mejora la sensación de sequedad: Como la irritación y picor en los ojos, los labios agrietados, la piel seca, la comezón y descamación de la piel en algunas enfermedades.
  •  Evita las grietas Además de evitar la sequedad en la piel, también lo hace en la pintura de las paredes, en los cuadros o en el barniz de los muebles.

Tipos de humidificadores para bebés

Es importante que conozcas qué tipo de humidificador necesitas para tu hogar. Acá te vamos a explicar la función de dos tipos de humidificadores para bebés, de los cuales uno funciona a través de vapor frío y el otro trabaja con vapor caliente.

1. Humidificadores para bebés de vapor frío

Este tipo de humidificadores para bebés producen un vapor frío con vibraciones ultrasónicas, es decir, expulsan gotitas minúsculas que al ser tan finas penetran mejor en las vías respiratorias. Estas gotas generan una especie de niebla que refresca el ambiente pero no enfrían. Son perfectos para la habitación de tu bebé, porque no hacen ruido y evitan que este se llegue a quemar con el vapor caliente, ademas tienen otra ventaja: consumen muy poca energía.

Humidificadores para bebés
Podemos usarlos en verano ya que no aumentan la temperatura ambiente

2. Humidificadores para bebés de vapor caliente

En este caso usan el calor para evaporar el agua, por lo que el agua que se utiliza hierve y elimina los gérmenes y los virus con mayor facilidad. Suele ser el más recomendado por algunos pediatras, ya que el vapor caliente es más fácil de respirar por los bebés y ayuda a abrir las vías respiratorias.

Sin embargo, este tipo de humidificadores para bebés consumen más electricidad y pueden subir la temperatura de la habitación entre 1 y 3 grados. Su mayor desventaja es que son más peligrosos, ya que al expulsar aire caliente, pueden provocar quemaduras, en caso de algún accidente.

Humidificadores para bebe de marca chicco
Podemos usar agua del grifo para llenar el humidificador

¿Cómo funcionan los humidificadores para bebés?

Utilizar humidificadores para bebés es algo muy sencillo. Estos funcionan con agua del grifo y en este sentido se recomienda que no sea mineral ni destilada porque no permiten que se forme vapor de la forma correcta. La mayoría de estos aparatos tienen un interruptor que regula la intensidad del vapor que necesitamos emitir en la habitación del bebé (debemos procurar que el aire de vapor no dé directamente al niño).

Ademas de tener un cuidado especial en aquellos humidificadores de vapor caliente, también se debe llevar a cabo una limpieza meticulosa, ya que puede cumplir una funcion opuesta y convertirse en una fuente de microorganismos.

Limpieza de los humidificadores para bebés

Al momento de limpiar el humidificador no debes utilizar detergente, ya que los restos se integrarán en el ambiente cuando actives el equipo y esto no es recomendable en la presencia de bebés. Además, el agua del humidificador también debe cambiarse a diario.

Es importante no tener conectado el humidificar todo el día para no humedecer demasiado la habitación y usarlo únicamente cuando sea conveniente, es decir, cuando hay problemas respiratorios y sequedad ambiental. También, antes de pensar en comprar un humidificador para tu bebé, debes comprobar la humedad que hay en tu casa y consultes con tu pediatra cuál es la mejor decisión.

Un humidificador en casa puede suponer la solución ideal a problemas alérgicos y dermatológicos de nuestro pequeños, pero su uso debe ser muy cuidadoso y bajo las recomendaciones de un médico.

2 comentarios

Click aqui para dejar un comentario