Bebes Maternidad

La importancia de la vitamina K para los recién nacidos

recien nacido

Al momento de nacer, los bebés son chequeados con diferentes pruebas médicas para descartar o prevenir cualquier complicación en su salud. Pesar y medir al bebé, así como realizarle los chequeos generales es muy importante en los primeros minutos de vida, también lo es la administración vía intramuscular de la vitamina K.

El déficit de vitamina K en los bebés recién nacidos es un padecimiento muy extraño, pero que puede causarle al bebé serios daños en su salud. La administración oportuna de este medicamento puede evitar un síndrome de hemorragia interna en el pequeño.

La dosis que se administra a los recién nacidos es de apenas un miligramo y puede llegar a salvarles la vida, pues las hemorragias provocadas por la insuficiencia de esta vitamina puede provocar sangrado de la orina, oídos y nariz; aunque en algunos casos el sangrado interno en los órganos o cerebro son imperceptibles.

Bebés con más riesgo de hemorragia

Si bien la deficiencia de vitamina K en el cuerpo puede llegar a afectarle a cualquier bebé, sí existen algunos factores que influyen en la aparición de este padecimiento. Por ejemplo, los partos prematuros, antes de la semana 37, ocasionan un mayor riesgo de hemorragia en los recién nacidos.

Otro factor de riesgo son los partos que resultaron muy complicados y en los que tuvo que ser necesario el uso de fórceps para ayudar a la salida del bebé o en los que los pequeños terminaron maltratados por el uso de la fuerza para expulsarlo. El nacimiento por cesárea también afecta los niveles de vitamina K del recién nacido, por lo que es un factor de riesgo importante.

Lo medicamentos tomados por las madres durante el embarazo también pueden afectar los niveles de la vitamina K en el cuerpo del pequeño. Las mujeres que en periodo de gestación tomaron medicamentos para la coagulación, epilepsia y tuberculosis tienen más probabilidades de que su hijo padezca de hemorragias por deficiencia de vitamina K.

¿Cómo prevenir la deficiencia de vitamina K?

Lo más común es que los signos de insuficiencia de vitamina K aparezcan en los primeros meses de vida, pero los padres pueden realizar ciertas cosas que ayudan a disminuir estas posibilidades. Cuidar la alimentación del pequeño es lo esencial.

Después del nacimiento, la primera leche que produce la madre recibe el nombre de calostro y está repleta de nutrientes y vitamina K que ayudan a disminuir los riesgos de hemorragia por insuficiencia de esta vitamina. Al alimentar con leche materna al bebé es necesario que las madres se aseguren de que toda sea extraída, pues la última leche es la que contiene mayor cantidad de vitamina K.

En el caso de las fórmulas lácteas para bebé, la mayoría contiene mucha vitamina K para precisamente evitar un hemorragia en el pequeño. Sin embargo, lo más recomendable es alimentar de forma exclusiva al bebé con leche materna, durante los primeros seis meses de vida.

Cargando...

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *