Saltar al contenido

Las mejores drutas para bebés ¿Cómo y cuándo ofrecerlas?

¿Cuáles son las frutas para bebés más adecuadas? ¿Cómo y cuándo ofrecerlas? ¿Con qué frecuencia pueden comerlas? Al llegar a los 6 meses de edad, los bebés inician su alimentación complementaria, una etapa en la que se incluyen diversos alimentos que el pequeño no había probado antes.

La mayoría de las frutas son adecuadas para bebés, pero, debemos cuidar que las primeras no sean alergénicas

En esta etapa, los bebés están listos para probar, procesar y digerir verduras, algunos cereales y las frutas, que son una opción ideal para su nutrición porque contienen altas cantidades de vitaminas, minerales y antioxidantes que favorecen su desarrollo y bienestar. Además, las frutas son muy deliciosas y les encantan.

Todas las frutas para bebés son aceptables, sin embargo, se recomienda incluirlas en su dieta mes tras mes. Con ayuda y supervisión de su pediatra sabrás cuales son las frutas que tu bebé puede comer. Sin embargo, hay una selección general de cuales son las más adecuadas al inicio de la alimentación complementaria.

 ¿Quieres saber cuales son? ¡Descúbrelo en este listado de frutas para bebés! También te compartimos como puedes dárselas y que edad.

Las frutas para bebés pueden ser parte del desayuno y las meriendas del pequeño

 Las primeras frutas del bebé ¿Cuáles son las más adecuadas?

 Los bebés se pueden alimentar exclusivamente de la leche materna, pues esta es la mejor y mayor fuente de nutrientes para su organismo. Pero, al cumplir los 6 meses de edad es momento de complementar su dieta, es decir, de incluir  en su menú nuevos alimentos que puedan digerir y procesar con facilidad.

Las frutas son parte de esa alimentación complementaria, siendo una de las primeras opciones a incluir, ya que son ricas en vitaminas, minerales, hidratos de carbono simples y fibras vegetales. Además de poseer al menos un 80% de agua, ser bajas en calorías, de rápida digestión y muy deliciosas. El azúcar que las frutas aportan a los bebés es de asimilación rápida, lo que favorece su energía para que permanezcan activos y saludables.

Hay una extensa variedad y clasificación de frutas, las tropicales, cítricas, de hueso, de pepita, de grano, frutas rojas, silvestres, etc. Pero, lo que muchos padres desconocen es cuales son las frutas más adecuadas para los bebés, pues, si bien es cierto que todas las frutas son saludables, no todas son apropiadas para los pequeños ¡Veamos un listado de las frutas más recomendables para los bebés!

Manzana

Esta es una de las frutas favoritas de los pequeños, ya que es muy dulce y suave para su paladar. A nivel nutricional es muy positiva pues contiene vitaminas A, C, E y vitaminas del grupo B, además de potasio, magnesio, calcio y hierro. Todas estas propiedades hacen de la manzana una fruta ideal para iniciar la alimentación complementaria.

Esta fruta también es rica en fibra así que previene el estreñimiento, mejora el tránsito intestinal y evita que el bebé sufra otros problemas estomacales. Puedes dársela en trozos, papillas, triturada y compotas.

La manzana es muy hidratante así que le brinda una sensación de frescura al bebé cuando la consume

Pera

La pera es otra de las frutas deliciosas y nutritivas que se puede incluir en los primeros alimentos sólidos del bebé. Con una textura parecida a la de la manzana, muy dulce, de variada preparación.   Su consumo mantiene el cuerpo de los pequeños bien hidratado y fresco, ya que es rica en agua, por eso ayuda a calmar la sed.

También contiene ácido fólico, fibra, vitamina C, vitamina B y betacarotenos, lo que le ayuda a fortalecer su sistema inmune, mantenerse fuerte y prevenir malestares estomacales como la indigestión y estreñimiento.

Esta fruta es fácil de procesar y digerir para los bebés, así que se la puedes dar en trozos, papillas, puré, compotas etc.

Banana y plátano

El plátano y la banana son frutas de la misma familia, ambas adecuadas para bebés a partir de los 6 meses. Estas frutas son ricas en potasio y magnesio, ideales para que el pequeño se mantenga enérgico en su crecimiento. Además, contienen provitamina A, vitamina C y ácido fólico.

Su sabor es muy dulce, son frutas fáciles de digerir y tienen una textura suave, pero más espesa. La banana se prepara más en papillas y compotas, mientras que el plátano, en purés.

Las bananas y plátanos son frutas energéticas que le darán a tu pequeño los nutrientes que necesita para estar activo en su crecimiento

 Sandía

Esta fruta está aprobada para bebés a partir de los 6 meses de edad, siempre que previo a su consumo se extraigan las semillas para evitar accidentes de atragantamiento. La sandía es dulce, blanda para el paladar de los niños, llamativa para ellos por su color, muy refrescante e hidratante, saludable y baja en calorías.

Es una fruta rica en fructosa, vitaminas A, B1, B2, B6 y minerales como, calcio, fósforo, potasio y magnesio. Además, contiene propiedades antioxidantes que reducen el riesgo ante las enfermedades cardiovasculares y degenerativas.

Puedes darle sandía en trozos al bebé, ya que es muy suave y fácil de procesar en su paladar y digerir

 Melón

El melón también es válido en la inclusión de alimentos sólidos para el bebé de 6 meses en adelante. Pero, debido a que es una  fruta muy dulce, no es recomendable excederse de su consumo, con una porción a la semana es suficiente para empezar.

Esta fruta contiene mucha agua, por ello es refrescante. Entre sus propiedades destacan los minerales como el potasio y el magnesio, que aportan energía al organismo. Además de poseer vitamina C y betacaroteno que fortalecen el sistema inmune por ser antioxidantes y favorecer la formación de huesos y dientes.

El melón puedes dárselo en trozos grandes permitiendo al pequeño que absorba el jugo chupando la fruta

Ciruela

La ciruela es una fruta deliciosa y muy recomendada para los bebes, en especial para aquellos que tienen problemas de estreñimiento. Es rica en fibra y sorbiol, un componente que mejora el tránsito intestinal y estimulan la actividad del colon.

Además, la ciruela es rica en antioxidantes y vitamina A, lo que fortalece el sistema respiratorio y el sistema inmunológico, y posee hierro para prevenir anemias en el pequeño. La mejor manera de dársela es triturada o en compotas.

La ciruela favorece la salud de la visión, la piel, el cabello y los huesos del niño

 Uvas

Sí puedes darle uvas a tu bebé cuando inicia la alimentación complementaria, pero, sin piel ni semillas. Esta fruta es rica en vitaminas, ácido fólico, hidratos de carbono y azúcares. Su poder desintoxicante es muy positivo para los pequeños, ya que protege su corazón de enfermedades y mantiene limpias las arteras.

Esta fruta puede causar un efecto laxante en el bebé, así que no puedes excederte al dárselas. Un par de veces a la semana es suficiente para ver sus beneficios.

La uva es una fuente natural de energía, se la puedes dar al pequeño trituradas o combinadas con otras frutas

Aguacate

El aguacate es una las frutas más completas y saludables que puedes darle a tu bebé. Contiene potasio, magnesio, vitamina E y vitamina D necesaria para que absorba mejor el calcio y el fósforo. Pero, lo que hace destacar al aguacate es su contenido en grasas monoinsaturadas, por lo que es un alimento rico en ácido linoléico  u omega 3.

Los bebés pueden comer aguacate a partir de los 6 meses de edad, bien sea en papillas, purés, batidos, en trozos, etc. Lo mejor de esta fruta es que hay muchas formas de prepararla.

El aguacate también es rico agua y grasas saludables que favorecen la salud del pequeño

 Papaya

La papaya también es deliciosa y una fruta nutritiva. Rica en vitaminas A y C, fibra, hidratos de carbono y minerales como el potasio, que favorece la transmisión y buen funcionamiento del sistema nervioso y la actividad muscular del niño.

Además, esta fruta aporta grandes beneficios digestivos al pequeño, pues mejora la digestión y alivia la inflamación intestinal en caso de que la haya.

Por ser muy dulce se recomienda dársela a los bebés en pocas porciones y combinada con frutas menos dulces

 Mango

Esta fruta tropical puede introducirse a los 6 meses de edad, aunque, por ser muy dulce hay quienes esperan a los 8 meses para ofrecérsela al bebé. Puedes darle mango en trozos para que absorba su jugo, en papillas, triturado y, más adelante, combinado con otras frutas.

El mango contiene carotenoides, propiedad que transforma y asimila de mejor manera la vitamina A y C para aumentar las defensas del sistema inmune. Así como también, fibra, hidratos de carbono y agua.

El mango es bajo en calorías, pero de sabor muy dulce, por lo que se recomienda un consumo moderado por el bebé

 Naranjas y mandarinas

Las naranjas y mandarinas no pueden faltar en la alimentación complementaria, pues gracias a su alto contenido en vitamina C, favorecen la absorción del hierro, la formación de huesos, dientes y glóbulos rojos, y aumentan las defensas del pequeño.

Estas frutas cítricas son ideales para prevenir los resfriados y proteger el sistema inmune del bebé. Además, contienen otras propiedades que favorecen su salud, como: betacaroteno, fibra soluble para evitar el estreñimiento, ácido fólico.

La mejor forma de suministrarle estas frutas a tu pequeño es por gajos para que absorban el jugo

¿Cómo y cuándo ofrecerlas?

 Las frutas son un complemento de la leche materna o leche de fórmula, y su introducción a la dieta del pequeño ha de ser progresiva. Se recomienda iniciar con las frutas más suaves y dulces, luego se incluyen las más alergénicas como el melocotón y el kiwi para comprobar que no cause daños al bebé.

Puedes darle frutas al bebé de muchas formas y en varios horarios, ya que desde los 6 meses ellos pueden procesar y digerir con mayor facilidad este tipo de alimentos ¡Veamos como ofrecer frutas a los pequeños!

  • Papillas: Esta forma de ofrecer frutas al bebé es muy práctica para mamá y atractiva para el pequeño, le brinda una nueva experiencia a su paladar por la consistencia que tienen las papillas. Son suaves, cremosas y espesas, esto permite que el niño las digiera con facilidad y disfrute su sabor. Se pueden preparar de una o más frutas.
  •  Compotas: Son una especie de puré de frutas, pero no triturado sino licuado, por lo que su textura es mucho más espesa y homogénea. Suelen ser de banana, ciruela, durazno, manzana, pera. Y se las puedes ofrecer al pequeño en desayunos y meriendas.
  • En trozos: Para dar frutas troceadas al bebé, ofrécelas cortas en trozos grandes y alargados para que él pueda agarrarlos, experimentar su textura y succionar el jugo chupándolos. En este caso deben ser frutas que se deshagan fácilmente en la boca, por ejemplo, el melón, la patilla, la banana, pues las frutas duras como la manzana son riesgosas, el pequeño se podría atragantar.
  • En gajos: Las mandarinas y naranjas pueden ofrecérsele al pequeño en gajos enteros, siempre que hayas retirado las semillas antes. Ellos los morderán y chuparán para obtener el jugo. Cuida que estas frutas no estén amargas.
  • Jugos: En caso de que a tu bebé no le guste alguna fruta en trozos o papillas, experimenta dársela en jugos. Aunque es preferible que ellos coman la fruta directamente, en algunos casos se puede variar. No se recomiendan los jugos comerciales para bebés, ya que contienen muchos endulzantes artificiales.
  • Batidos: A medida que los bebés van creciendo el pediatra permite que la fruta se mezcle con otros alimentos para darle al bebé. Por ejemplo, la banana con avena y leche es un batido muy delicioso y nutritivo para ellos.

Las primeras frutas que le des al pequeño no deben mezclarse con otros alimentos, ya que disfrazan el sabor de la fruta natural y el bebé debe disfrutarlo

Frutas para bebés de 4 meses y 5 meses

Muchos padres se preguntan cuales son las frutas para bebés de 4 meses y las frutas para bebés 5 meses, pero, la verdad es que las frutas no son alimentos adecuados para estas edades. Los bebés puedes comenzar a comer frutas únicamente en su alimentación complementaria, es decir, al cumplir los 6 meses de edad.

Antes de esa etapa solo han de alimentarse de la leche materna o leche de fórmula, ya que es lo suficientemente nutritiva y sustentable para los bebés de 4 meses y bebés de 5 meses. Darle frutas antes del tiempo recomendado podría causar en ellos alergias u otros problemas de salud.

Si tienes dudas sobre la alimentación complementaria consulta con tu pediatra toda la información necesaria y la inclusión de alimentos según la edad del bebé

Frutas para bebés de 6 meses a 10 meses

A los 6 meses de edad los bebés inician su alimentación complementaria y están listos para saborear diversidad de alimentos, y como hemos visto, las frutas están incluidas. Pero, ¿Cuáles son las frutas que un bebé de 6 meses puede comer?

Las frutas más adecuadas para bebés que inician esta etapa son aquellas más blandas, dulces y versátiles de preparar, como la manzana, la pera, la banana, la ciruela. A medida que van creciendo, los pequeños pueden probar otras frutas como el melón, la papaya y la sandía. Todas estas frutas para un bebé de 6 meses son fáciles de digerir y morder, además le aportan a su organismo excelentes propiedades nutricionales.

Luego de su primer mes de alimentación complementaria, el niño ya estará más familiarizado con estos sabores, así que se pueden incluir las frutas para bebés de 7 meses que son: las uvas, cerezas, kiwi, aguacate, estas se las puedes ofrecer en pequeñas porciones para que prueben y luego sí en papillas, purés u otras recetas.

 Estas mismas son las frutas para bebés de 8 meses, aunque a esta edad suelen incluirse las frutas tropicales y cítricas con mayor frecuencia, como las naranjas, la piña, el mango y las mandarinas.

La inclusión de las frutas no está exactamente por edades para todos los niños por eso siempre debes consultar con el pediatra antes

 Frutas para bebés de 10 meses a 1 año

Los primeros meses de alimentación complementaria son toda una experiencia para los pequeños de la casa, prueban nuevos sabores, conocen diversas texturas de los alimentos y su paladar comienza a tener preferencias. Cuando los bebés llegan a sus 10 meses, ya están listos para saborear otras frutas, por ejemplo las fresas, el melocotón, los arándanos, que suelen ser frutas alergénicas.  Se espera hasta esta edad para que las consuman porque es menor el riesgo de alergias graves.

 Una vez que el bebé ha llegado a esta edad, todas las frutas son aceptables en su alimentación, por ende, las frutas para bebés de 1 año son las antes mencionadas más aquellas que quieras incluir en su menú. De igual modo, debes esperar la aprobación del pediatra para darle al bebé cada una de las frutas que elijas, pues, recuerda que él conoce mejor el organismo del pequeño y su proceso de desarrollo.

Todas las frutas son ricas en nutrientes que favorecen para la salud del bebé, pero por su bienestar, es mejor que las incluyas progresivamente

Recomendaciones para suministrar frutas a los bebés

Las frutas son parte importante de la alimentación porque ellas son una gran fuente de nutrientes y su sabor es tan delicioso que le encanta a los pequeños. Lo mejor es que podemos dárselas de diversas maneras para que experimenten experiencias con texturas y sabores. Pero, para que el suministro de frutas al pequeño sea correcto es necesario que tengas en cuenta estas recomendaciones ¡Toma nota!

  •  Las frutas deben estar maduras: Es importante que las frutas que ofrezcas al bebé estén maduras, de lo contrario, su sabor puede ser desagradable y podrían causar malestar estomacal. Las frutas siempre deben estar en su punto comestibles para que los niños la puedan disfrutar.
  • Consérvalas sanas y limpias: Cuida que las frutas para el bebé estén limpias, bien lavadas, totalmente sanas y frescas. Es recomendable dárselas recién peladas y cortadas, ya que cuando pasan las horas, las frutas se oxidan y pierden su valor nutricional. Además, esto evitará malestares estomacales u otras enfermedades que pueden causar los alimentos en malas condiciones.
  • Dársela sin piel ni huesos: Las primeras frutas que ofrezcas al bebé no deben contener piel ni huesos, para evitar que se atraganten o se disgusten con el sabor de las conchas. Es mejor darle solo la pulpa. Cuando vayan creciendo si podría comer, por ejemplo, manzana con su concha. Las semillas siempre debes quitarlas para prevenir que se atragante.
  •  Consulta siempre al pediatra: Todos los alimentos que incluyas en la alimentación de tu pequeño deben ser aprobados por su pediatra, pues él es quien determina cuales son, en este caso, las frutas que el niño está listo para consumir.
  • Varía las recetas: Hay muchas formas de ofrecer las frutas al bebé de manera atractiva y deliciosa. No caigas en la monotonía con su menú, dale variedad para que su paladar tenga muchas experiencias nuevas ahora que está convirtiéndose en un pequeño comensal.
  • ¡No lo obligues!: Si hay alguna fruta que no le gusta a tu pequeño, simplemente óbviala. No es saludable ni beneficioso que lo obligues a comer algo que no le gusta. Intenta ofrecerlo de diferentes formas y en variadas oportunidades si rechaza la fruta que le has dado, elige otras.
  • Atenta a las alergias y reacciones: Siempre que incluyas una fruta en su alimentación, pon cuida y atención a cómo la digiere. Si ves alguna reacción, alergia o efecto secundario, suspende el consumo y consulta al pediatra lo sucedido.

Cuando los bebés llegan a sus 6 meses de edad están listos para probar y digerir nuevos alimentos que complementan los nutrientes que ya la leche materna les aporta. Dentro de esos alimentos no pueden faltar las frutas, ya que son muy nutritivas y perfectas para que los pequeños tengas nuevas experiencias como mini comensales.

Escoge las frutas más adecuadas para ellos y dáselas de diversas maneras para variar el menú. Les encantará su sabor dulce y todas sus texturas. Lo mejor es que favorecen su desarrollo, crecimiento y salud en general.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.