Saltar al contenido

Natación para bebés: importancia y beneficios de la matronatación

natacion para bebes importancia

La natación es una actividad muy beneficiosa para el desarrollo de los bebés, ya que les permite adquirir ciertas habilidades psicomotoras y fortalecer el sistema cardiotorácico. Cuando el bebé se sumerge en el agua, comienza a recordar su vivencia en el útero materno, por lo que es capaz de desenvolverse en este medio.

Moverse dentro del agua es un ejercicio muy beneficiosa para el desarrollo motor y muscular de los bebés

Al poco tiempo de nacer, los bebés aún cuentan con el reflejo natatorio y de apnea que les permite adaptarse con facilidad al medio acuático. Sin embargo, los expertos afirman que pasado unos meses, es de esperarse que el cerebro y el cuerpo olvide esta habilidad, teniendo así que volver a aprenderla.

Al practicar la matronatación o natación para bebés, los pequeños refuerzan el vínculo de amor y confianza con la madre y desarrolla la motricidad.

natacion para bebes

Durante los primeros meses de vida, los bebés son capaces de desenvolverse con facilidad en el agua.

Matronatación o natación para bebés

La natación para bebés se conoce comúnmente como matronatación, es una actividad que estimula al bebé para que aprenda a flotar y a moverse en el agua con la ayuda de sus padres.

En España es habitual que los padres practiquen la matronatación con sus bebés desde los 3 o 6 meses de vida; cuando el sistema inmunológico del bebé se encuentra más desarrollado para evitar posibles infecciones en el oído.

Cabe destacar que la natación para bebés poco tiene que ver con aprender a nadar, ya que son muy pequeños para desarrollar autonomía en el agua y adquirir movimientos de natación.

La natación para bebés, o matronatación, favorece la estimulación de los bebés.

A diferencia de la natación, los bebés disfrutan del agua tomado de los brazos de sus padres. La actividad se realiza en piscinas y con profesores o monitores que guían cada movimiento o ejercicio. Las sesiones duran unos 30 o 45 minutos y la piscina debe de tener una temperatura que oscile entre los 32 y 33 grados.

La matronatación favorece la estimulación de los bebés, para que aprenda a flotar y a moverse en el agua con la ayuda de sus padres.

No obstante, algunos pediatras son más receptivos que otros, pues se suelen dar casos de complicaciones como, piel atópica, otitis externas u otitis media con perforación timpánica. Por esta razón, lo más recomendable es que los padres consulten con especialista antes de comenzar con esta práctica.

mamá y bebé dentro del agua

La matronatación es una práctica de natación para bebés que tiene como propósito reforzar ese instinto acuático que traen desde su crecimiento en el útero.

¿Cuándo comenzar con la natación para bebés?

Durante la gestación, el bebé claramente va creciendo en el útero de la madre conjuntamente con el líquido amniótico; por lo tanto, las experiencias acuáticas no son para nada nuevas para el bebé, ya que al nacer sus sentidos están prácticamente adaptados al agua.

Los recién nacidos pueden mantener los ojos abiertos y enfocar su mirada dentro del agua. Además, su capacidad auditiva supera la de los adultos. Sin embargo, debemos de tener presente que el bebé debe ser capaz de regular la temperatura corporal de su cuerpo, lo cual es propio y diferente de cada bebé, por lo que no todos son capaces de hacerlo.

Por tal motivo, es de vital importancia que su médico de cabecilla lo evalué y vea como es la salud del bebé y si este se encuentra en condiciones para aprender a nadar.

Una vez le haya dado el visto bueno, el pediatra al niño;como padre tu decides cual es el mejor momento y cuándo crees tú que el o ella ya este preparado(a).

Es por ello,que a partir de cuarto o sexto mes de vida,es el momento ideal para que,todo niño,comience a nadar.

Natación para bebés con monitor

Al sumergirse en el agua en compañía con sus papás, los bebés se encuentran seguros y protegidos. Este es el momento ideal para que ambos aprendan a relacionarse.

Los padres pueden nadar con sus bebés,cuantas veces lo deseen,pero un curso monitor,ofrece para los padres grandes beneficios y herramientas a utilizar en el momento de la práctica. Algunas de estas ventajas son:

  • Adaptación al agua de una forma divertida y didáctica, tanto para el padre como para el bebé.
  • Los padres,aprenden cómo aprovechar con su bebé todos los movimientos necesarios.
  • Se les enseña a los padres nuevas y varias técnicas para resguardar la seguridad del bebé.
  • El momento ideal,para que el bebé disfrute de la natación;es cuando este descansado y no tenga hambre; debes de tener presente que para el bebé puede ser un trabajo agotador, estar una sola posición sobre la barriga y con la cabeza sujetada.

Por ello, debes de procurar cambiarlo de posición,para que de esta manera no se canse y se sienta cómodo cada vez que inicie con esta practica.

Del igual modo, puedes cantarle y hablarle suave,para que el se sienta cada vez más relajado y conecte contigo como padre.

Sin embargo, hasta que no inicies con el curso,puedes empezar a chapotear con el o ella en el baño para que se vaya acostumbrando.Recuerda que durante todo este proceso,tu principal tarea como padre,es transmitirle seguridad y confianza al niño,pues ellos sienten todo,procura dejar todos tus miedos y has que el ambiente no se sienta tenso.

Puedes ir acostumbrándole lentamente al agua,echándole de a poco a poco agua,puedes empezar desde la cabeza. Ve bajando gradualmente la temperatura del agua de la bañera a 33°C, que es la temperatura que tiene la mayoría de las piscinas cubiertas.

natacion para bebes cuando comenzar

Beneficios de la natación para bebés

La natación ayuda a estimular los sentidos del bebé y su desarrollo psicomotor, así como también su sistema cardiorespiratorio. También resulta excelente para la madre, ya que ayuda con la recuperación postparto.

Estimula el desarrollo psicomotor

Estar debajo del agua hace que se cree un ejercicio muy positivo para el desarrollo motor y muscular de los bebés. Cuando se encuentran debajo del agua, los bebés tienen libertad de movimiento muscular haciendo que reduzca la presión en los músculos y articulaciones agudizando, sus reflejos motores primarios.

Estudios afirman,que nadar incrementa el rendimiento muscular, la movilidad y la rapidez de los bebés. Además, facilita la coordinación de sus movimientos, mejora su capacidad de desplazamiento y fortalece sus músculos y huesos, que aún se encuentran en desarrollo y están muy débiles.

Ayuda a que el bebé se relaje

El agua es una excelente terapia para relajar el cuerpo y sobre todo en los bebés;pues cuando se encuentran sumergidos en el agua pueden estirar y distender sus músculos; haciendo que se relaje la tensión de las articulaciones y el oxigeno al cerebro llegue más rápido. Del mismo modo,su cuerpo y mente se encuentran en un estado completo de relajación.

Gracias a la natación, los bebés tienen mejor estado de ánimo se alimentan mejor, concilian el sueño con mayor facilidad y descansan más, en comparación con aquellos que solo tocan el agua a la hora del baño.

Natación para bebés

La natación ayuda a que los bebés se relajan y estiren sus músculos, además trae beneficios motor y ayuda a que el se relacione con más facilidad con su entorno.

Fortalece su sistema cardiorespiratorio

La natación,es un excelente ejercicio para el sistema respiratorio. A pesar de que los bebés,no naden con la misma intensidad,que la de los adultos, expertos afirman que los beneficios de este ejercicio son aun mayores,pues no solo estimulan el desarrollo de las funciones respiratorias sino que también contribuyen a ampliar la capacidad pulmonar.

Hay que destacar,que dicha estimulación a nivel de sistema respiratorio,aumenta la eficiencia del proceso de oxigenación a nivel celular, lo cual favorece la oxigenación en todo el organismo y en especial, en el aparato cardíaco.

Favorece la socialización del bebé

La natación para bebés;como te hemos mencionado,es una excelente terapia para la relajación del niño cuando se encuentran debajo dela agua. Gracias a esta relajación el bebé se encuentra en un estado de tranquilidad,que le permite ser más receptivo con los demás y por tanto ser más abierto con todos aquellos que se encuentran a su alrededor.

Hay que destacar,que dicho ejercicio es estupendo para formar y crear grandes vínculos con sus padres;pues es una de esas primeras actividades en la que el niño y los padres comparten y se conectan cada vez más.

Estudios afirman,que aquellos niños que aprender a nadar de bebes,por lo general son más relajado y confiados en si mismos;además,tienen una mayor confianza a la hora de comunicarse y relacionarse en grupos.

Mejora el cociente intelectual

También,se ha demostrado mediante estudios,que la experiencia temprana en el agua estimula la capacidad de los bebés para percibir de manera más detallada su entorno, lo cual los convierte en mejores observadores y actúa como un estímulo adicional para sus sentidos.

Al mismo tiempo,que han habido estudios y específicamente en Venezuela,donde se ha descubierto,que aquellos niños que recibieron clases de natación durante sus primeros meses de vida;han alcanzado un promedio de 14 puntos más en las pruebas de inteligencia; a comparación de aquellos que no recibieron clases de natación cuando eran bebés.

¿Qué necesitas para la matronatación?

Son muchos los lugares del mundo que hoy día ofrecen cursos en las piscinas cubiertas de polideportivos o incluso de spas.

Debemos de tener presente,que cuando queramos que nuestro niño inicie con sus clases de natación,la temperatura del agua tiene que estar entre los 31°C y los 35°C, que ofrezca suficiente libertad de movimiento, apoyo seguro para mamá o papá y que el monitor esté especializado en la materia.

Una vez el pediatra haya dado el visto bueno,lo que vas a necesitar es:

  • Pañales de agua: Un pañal de agua o un bañador desechable,servirá para absorber todo lo que expulse el bebé en el agua;además protegerá las zonas intimas del bebé de irregularidades en la zona de asiento.Dependiendo del modelo, el pañal para el agua se puede poner debajo del bañador o puede ser un traje de baño y, por lo tanto, no hay que ponerle nada más al bebé.
  • Toalla de baño: Para prevenir la hipotermia o un posible resfriado en el bebé,no se te puede olvidar una toalla o una tolla de baño con capucha,para que inmediatamente saques al bebé del agua los seques bien y lo mantengas caliente.
  • Biberón: Después de esta rutina de ejercicio el bebé va a estar un tanto cansado y con hambre,recuerda siempre llevar el biberón para que el no se estese y comience a llorar por hambre o sed.
  • Crema hidratante: Después de estar tanto tiempo en el agua,lo mejor para la piel sensible del bebé es aplicarle una crema hidratante para cuidar la piel del pequeño.
  • Bolso cambiador: Llevar un bolso cambiador es muy importante a la hora de ir a estos cursos;pues de esta manera podremos llevar todo lo que necesitamos de forma ordenada.

Ejercicios para hacer en el agua con tu bebé

conectar con nuestros bebés y trasmitirles toda la confianza que se debe de tener cuando se aprende a flotar

Caricias en el agua

Si notas que el bebé se encuentra interesado por el agua, para quitarle un poco el miedo que pueden tener muchos niños, puedes ir sumergiendo lentamente sus piernas e ir haciéndole caricias.

Paseando por la piscina

Con el bebé en brazos,puedes pasear por la piscina para que se vaya familiarizando con ella;siempre teniendo contacto con el para que no se sienta inseguro.

Chapoteo

Este es el más básico y se trata de ir introduciendo al bebé poco a poco, sosteniéndole por debajo de las axilas, para que entre en contacto con el agua y se mueva libremente explorando el medio acuático pataleando y agitando los brazos.

De espaldas sobre la mamá o papá

Debes ponerlo boca arriba y con la espalda sobre el agua,el papá o la madre en la misma posición junto al bebé sin perderlo de vista; para generar más contacto físico y conexión puedes poner su cabecita recostado a tu cuerpo preferiblemente del lado del corazón, para que comience a sentir la experiencia de flotar.

Moviendo juguetes

Puedes hacer uso de juguetes,he ir moviéndolos bajo el agua para llamar la atención del bebé,busca que sea un poco lejos para que el bebé intente alcanzarlos poco a poco.

Caballito

En piscinas que tengan poca profundidad, puedes ponerte en cuatro patas y en ayuda de otro adulto poner a tu bebé sobre tu espalda y moverte poco a poco.

De espaldas sobre un flotador

Recuesta al bebé sobre un flotador boca arriba y ve moviéndolo poco a poco sobre toda la piscina.

No temas de sumergir a tu bebé en el agua, recuerda que aprender a nadar es importante para todos y que mejor un bebé que desde el útero tiene esta habilidades acuáticas, una vez que toque la piscina va a estar como pez en el agua. No dejes que pierda esta habilidad; por su puesto con las debidas medidas y sugerencias del pediatra.

Ante cualquier duda, consulta con tu médico pediatra de confianza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.