Bebes

¿Qué reacción tienen las vacunas en los bebés? ¿Cuándo consultar con el médico?

Conoce que reacción tienen las vacunas en los bebes y que debes hacer ante ellas

¿Qué reacción tienen las vacunas en los bebés? ¿Son peligrosas? ¿Cuándo debo consultar con el médico? La administración de vacunas en los bebés y niños pequeños es indispensable para que gocen de salud y se mantengan protegidos de enfermedades graves.

Pero, la mayoría de las madres suelen preocuparse por las posibles reacciones que estas suelen generar en el organismo de los pequeños.

La OMS asegura que las vacunas son seguras y sus reacciones leves

Las vacunas son sustancias seguras que favorecen la salud de la población infantil. Antes de ser comercializadas y distribuidas, pasan por un proceso de aprobación para descartar efectos secundarios. Sin embargo, en algunas ocasiones, suelen generar reacciones leves que, según la OMS no representan mayor riesgo.

Pero, ¿Cuáles son estas reacciones? ¿Ponen en riesgo al bebé? Te compartimos información valiosa sobre los síntomas de malestar que se genera tras la aplicación de una vacuna.

Qué reacción tienen las vacunas en los bebés
Las vacunas son sustancias con mayor cantidad de beneficios que riesgos.

¿Qué reacción tienen las vacunas en los bebés?

La vacunación es un método para inmunizar y proteger a tu bebé de enfermedades infantiles que, durante muchos años, ocasionaron gran cantidad de muertes en la población infantil. Aunque los CDC y la OMS aseguran que estas sustancias son totalmente seguras, en algunos casos, pueden generar reacciones en el organismo de los pequeños.

Las vacunas son sometidas a pruebas y ensayos clínicos, antes de ser distribuidas en el mundo, esto con el propósito de evitar efectos adversos en los seres humanos. Hasta que no son aprobadas, no pueden ser administradas en ninguna persona.

Aun después de la aprobación científica, continúan siendo evaluadas durante la comercialización para supervisar su efectividad y las posibles reacciones que genera.

Las vacunas son sometidas a pruebas rigurosas de seguridad para prevenir posibles efectos adversos graves en los humanos

Son sustancias seguras y sus beneficios superan el número de riesgos, ya que la mayoría de bebés solo presenta reacciones leves y temporales, tales como:

  • dolor en el área de la inyección
  • fiebre moderada
  • malestar o debilidad.

Los efectos graves que puedan presentarse son notificados e investigados por la OMS para evitarlos. Sin embargo, por tratarse de un malestar, cualquiera que sea, es necesario e importante que acudas al pediatra para que te indique qué hacer. Por ningún motivo debes pasar por alto una reacción a la vacuna.

Qué reacción tienen las vacunas en los bebés
Son muchas las madres que se preguntan: ¿Qué reacción tienen las vacunas en los bebés?

7 Posibles reacciones que puede tener tu bebé luego de ser vacunado

Las vacunas, al igual que cualquier otro medicamento, pueden ocasionar reacciones en el organismo que son generalmente leves y temporales. Estas reacciones son respuestas que el cuerpo da a la sustancia inmunizadora, la cual contiene componentes que, aunque han sido científicamente probados, pueden generar ciertos efectos secundarios en algunos sistemas inmunológicos.

Por ello, es importante que como mamá conozcas las posibles reacciones que pueden generar las vacunas. Debes mantenerte alerta ante cualquiera de ellas luego de que tu bebé sea vacunado.

¿Qué reacción tienen las vacunas en los bebés? ¡Veamos cuales son!

1. Fiebre

Tras la vacunación los niños pueden presentar fiebre o febrícula, entre los 37 y 38 grados. Este malestar se manifiesta horas después de la aplicación de la vacuna y se prolonga por 48 horas aproximadamente.

La fiebre, en estos casos, no representa un riesgo, sin embargo, es importante tratarla. Por lo que debes comunicar al pediatra y esperas sus indicaciones.

Si la fiebre persiste por más de 3 días tu bebé debe recibir atención medica, asimismo, si el nivel de la temperatura es superior a 38 grados. En esto, debes poner mucho cuidado pues la fiebre puede ser por otra causa y el tratamiento será indispensable.

Esta reacción puede presentarse en tu hijo tras la aplicación de las vacunas DPT, fiebre amarilla, varicela, hepatitis B, neumococo.

2. Debilidad

Aunque la función de las vacunas es fortalecer el sistema inmune, una de las reacciones más comunes es debilidad. Luego de la aplicación de la vacuna, tu bebé puede sentirse cansado, débil, somnoliento. Esto puede ser un efecto del organismo al recibir los componentes de la vacuna.

No es una reacción que deba preocuparte, a menos que notes un comportamiento extraño, que no hable, no escuche o duerma demasiado. En estos casos, debes hablar con el pediatra a o buscar atención médica inmediata.

La mayoría de las vacunas presentan esta reacción, así que es común en los bebés y niños.

3. Dolor

Tras el pinchazo de la vacuna comienza un leve dolor que podría prolongarse durante varios días, ocasionando malestar en el pequeño. Este dolor solo se manifiesta en el área donde fue aplicada la vacuna, el brazo o el muslo.

Esta reacción es muy común, sin embargo, debes mantenerte atenta ante la intensidad del dolor y si aunado a este hay otro síntoma como, sarpullido, adormecimiento, etc

Todas las vacunas que se administran con inyección, vía intramuscular o subcutánea, generan esta reacción en los niños.

4. Fatiga

El malestar que sienten los bebés luego de cada vacuna los hace sentir fatigado, a esto se debe su intranquilidad e incomodidad, y los ataques de llanto constantes.

No es una reacción grave, por lo tanto, no debes preocuparte, en lugar de ello, pide a tu pediatra ayuda para mantener tranquilo al pequeño. Te puede ser útil entretenerlo con algún juguete, que tome la siesta o dormir a tu lado.

Generalmente, todos los niños se sienten cansados, fatigados luego de la aplicación de una vacuna. Pero, debes vigilar su comportamiento para asegurarte que sea una reacción a la vacuna y descartar que se trate de algo más.

5. Hinchazón

Si tu bebé tiene un tipo de piel muy delicado es posible que el área donde fue inyectado, brazo o muslo, sufra una pequeña hinchazón. Esta reacción es temporal, puede durar 1 o 2 días, si pasa de 48 horas puede tratarse de una alergia grave así que debe recibir atención médica.

La hinchazón debe ser leve, si notas que agrava en el transcurso del día en que fue vacunado, es mejor que acudas al pediatra para descartar que tu bebé sea alérgico y la situación empeore.

6. Enrojecimiento

Si a tu bebé no se le hincha el área donde fue puesta la vacuna, es posible que sí se le enrojezca. Ante esto se recomienda aplicar alguna crema para rojeces y refrescante, y es muy importante no frotar para evitar lastimarle.

El enrojecimiento de la piel no es grave, quizá dure 1 día o solo unas horas. Si pasa de allí, consulta al pediatra y espera que la rojez se pase. No administres antialérgicos sin autorización médica.

7. Erupción

Puede pasar, en casos extremos, que la vacuna administrada ocasione una erupción o reacción alérgica en la piel. Se trata de un sarpullido que no solo afecta el área inyectada sino también el resto del cuerpo. Si tu bebé presenta este síntoma debes llevarlo al centro de salud más cercano para que lo evalúe un médico.

No es recomendable que administres medicamentos por tu cuenta y, mucho menos, que esperes la desaparición de la erupción. Estas reacciones pueden ser perjudiciales para la salud del pequeño.

En el peor de los casos, las reacciones alérgicas de una vacuna son mareos, vomito, dolor de cabeza, convulsiones y la muerte. Para evitar cualquier complicación, es importante que el niño esté bajo control pediátrico antes de administrársele una vacuna y luego de la aplicación.

El cumplimiento del calendario de vacunación, tomando en cuenta la edad y dosis adecuadas, evitará cualquier complicación

Reacciones según el tipo de vacuna que se aplique

Tras la aplicación de vacunas, tu bebé puede presentar una o varias reacciones. Sin embargo, para que te sea más sencillo detectarlas y estés preparada, te compartimos las posibles reacciones que se manifiesten con cada vacuna.

  • Fiebre: Vacuna antigripal, Rubeola, Sarampión, Neumococo, Fiebre amarilla
  • Debilidad: Rotavirus, Neumococo, Fiebre amarilla
  • Dolor: Antigripal, Rubeola, Neumococo, Fiebre amarilla
  • Fatiga: Rotavirus, Sarampión, Neumococo, Fiebre amarilla
  • Hinchazón: Vacuna antigripal, Rubeola, Sarampión, Neumococo, Fiebre amarilla
  • Enrojecimiento: Vacuna antigripal, Rubeola, Sarampión, Neumococo
  • Erupción en la piel: Rubeola, Sarampión

En general, las vacunas presentan las mismas reacciones. Si algún síntoma es diferente a ellas, el bebé necesitará atención médica urgente.

Las reacciones graves son muy escasas, generalmente, se deben a un rechazo del organismo a los componentes de la vacuna

¿Por qué algunas vacunas generan reacción?

Según la OMS , las vacunas son sustancias muy seguras y solo un pequeño porcentaje de los vacunados presentan reacción tras su aplicación. Hay varios motivos por lo que el organismo puede reaccionar ante una vacuna, uno de ellos es que están ingresando componentes externos, por lo que el cuerpo se manifiesta mientras que los va asimilando.

Pero, asimismo, existen otras causas. En ocasiones, se debe a que tanto los padres como el personal médico desconocen que el bebé es alérgico a algún alimento o componente, por colocar la vacuna en la edad incorrecta e incluso, por administrársela cuando el niño tiene un malestar previo.

Qué reacción tienen las vacunas en los bebés
Para evitar estos inconvenientes, lo ideal es que el calendario de vacunación este supervisado por un pediatra.

¿Qué hacer cuando tu bebé presenta una reacción a la vacuna?

Es tu responsabilidad como mamá prestar atención al bebé cuando es vacunado, ya que cualquier comportamiento o reacción posterior debe ser detectada y reportada a tiempo para evitar riesgos mayores.

Te preguntarás que debes hacer cuando tu bebé presenta una reacción a la vacuna, por eso te compartimos estas recomendaciones:

  • Observa: Luego de que tu bebé sea vacunado, mantente alerta y atenta a su comportamiento. Aunque no llore ni lo notes fatigado, debes estar cautelosa, ya que una reacción a la vacuna puede manifestarse de diversas maneras.
  • Detecta: Asegúrate de que se trate de una reacción a la vacuna, observa su comportamiento y examina su cuerpo. Puedes tomarle la temperatura, tocarle las extremidades, revisar su piel. Si notas que está bien, no ha sufrido ninguna reacción. Pero, si su temperatura está elevada o hay otro síntoma, evidentemente la vacuna le ha causado una reacción.
  • Reporta: Una vez que estés segura de que se trata de una reacción a la vacuna, tu deber es reportar al pediatra el síntoma o malestar que presenta el bebé. Aunque se trate de reacciones leves, es importante que el médico que lleva el seguimiento del calendario de vacunación esté al tanto de lo sucedido.
  • No administres medicamentos: Es un grave error que administres medicamentos al bebé sin indicación médica, ya que puedes empeorar el malestar o causar una alergia mucho más grave. Espera que el pediatra evalúe al niño y decida qué hacer.
  • Mantén la calma: Cualquier malestar del bebé, por pequeño que sea, es preocupante para las madres. Sin embargo, en esta situación es muy importante mantener la calma, ya que seguramente tendrás que calmar al bebé y transmitirle tranquilidad para que se sienta mejor.

¿Cuándo consultar con el médico?

Si te preguntas qué reacción tienen las vacunas en los bebés, debes saber que la atención pediátrica es muy importante antes, durante y después de cada vacuna. Un error común de las madres es no notificar al médico que su bebé ha presentado una reacción.

Por eso, lo recomendable es consultar inmediatamente, aunque se trate de algo leve. De esta manera, evitas que se desencadene otra afección y se salga de control.

No necesariamente tienes que asistir a un centro médico, si tienes contacto telefónico con el pediatra puedes consultarle por esa vía. Lo importante es que reportes la reacción y él te indique que hacer. No es recomendable que tomes tus propias medidas, mucho menos que ignores el malestar de tu pequeño.

Las vacunas son indispensables para que tu bebé se mantenga protegido ante enfermedades graves que afectan a la población infantil. No debes temer al aplicárselas porque las reacciones que causan son leves y no representan peligro, sin embargo, debes mantenerte atenta para que no se convierta en un malestar más grave.

No olvides reportar al pediatra cualquier inquietud tras la vacunación de tu hijo, ya que solo él puede evaluar al niño e indicarte que hacer para enfrentar la reacción.

Ante cualquier duda consulta con tu médico pediatra de confianza

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.

VSN is a global network of websites, verified by the World Health Organization, that provide evidence-based informationWeb Acreditada por la OMS