Bebes

Reflujo en bebés: ¿Que hacer cuando tu bebé vomita después de comer?

bebe pequeño llorandocon reflujo
El reflujo gastroesofágico es un trastorno frecuente durante los primeros meses del bebé.

¿Tu bebé llora y llora sin censar? ¿Notas que hace buches o que regurgita entre cada toma de alimento? ¿Te da la impresión de que vomita muy seguido?¿Luego de tomar tu bebé vomita? ¡No te preocupes! Tu bebé no está enfermo, solo tiene reflujo.

El reflujo en bebés sucede frecuentemente en la mayoría de los bebés durante sus primeros meses de vida, pero aunque se trata de algo muy común en los lactantes, la mayoría de los padres suelen alarmarse cuando notan que entre llanto y llanto, su bebé devuelve toda la leche que había tomado.

Muchas mamás se preocupan cuando sus bebés vomitan luego de comer. Esto no es vomito es reflujo

Sí te sientes identificadas porque esta situación te ha pasado, es porque seguramente tu hijo también padece esta condición de reflujo en bebés. Con tratamiento y las indicaciones adecuadas este problema tan frecuente de los 12 y 24 meses desaparecerá para siempre. Veamos algunos consejos y recomendaciones que te ayudarán a solucionar el problema del reflujo, o al menos, a sobrellevarlo.

¿Que es el reflujo?

Según la explicación médica, el reflujo en bebés se define como la regurgitación ácida del alimento ingerido por el niño.

Pero, ¿Que quiere decir?

Esto significa que tu bebé en los primeros meses de vida, aún no ha producido la maduración, o el desarrollo completo de su sistema digestivo, lo que genera que la leche que ingiera tu bebé se mezcle de mala manera con la saliva y jugos gástricos de su pequeño estomago. Esto produce que los jugos gástricos, así como los alimentos ingeridos, suban desde el estómago a su boca. En los adultos a esto lo conocemos como acidez.

En conclusión, el reflujo en bebés se genera porque tu bebé en los primeros meses de vida aún no ha producido el desarrollo completo de su sistema digestivo

 

¿Cómo me doy cuenta que mi bebé tiene reflujo?

El reflujo en bebés es la devolución del alimento a través del esófago hacia la boca, en lugar de continuar su vía natural hacia el sistema digestivo. Esta devolución le provoca a tu bebé una sensación de quemazón y vómitos frecuentes.

Uno de los síntomas más comunes de los reflujos en bebés son los vómitos entre cada toma de alimento. Pero este no es el único síntoma que te permitirá reconocer si tu bebé tiene reflujo, también puedes notar que tu bebé llora sin cesar, que se muestra irritable y que rechaza la comida,  que tose con regularidad, y en algunos casos, presenta dificultades para dormir.

Uno de los síntomas más comunes del reflujos en bebés son pequeños vómitos entre cada toma de alimento.

En consecuencia de esto, el niño puede perder peso, y a su vez estancar su crecimiento. En situaciones más graves, también puede llegar a sufrir inflamaciones en el esófago, o incluso una úlcera.

reflujo en bebe
Los bebés que sufren de reflujo suelen regurgitar a menudo entre toma y toma.

¿Cuando deberia consultarlo con el médico?

Habitualmente, el reflujo suele ser algo normal. Si tu bebé escupe bastante leche, pero no parece incómodo, molesto o adolorido y está aumentando de peso normalmente, en la mayoría de los casos no es necesario salir corriendo. Por supuesto, lo ideal es mencionárselo al pediatra en la siguiente visita.

Si tu bebé presenta síntomas como:

  • Molestias y dolores fuertes
  • Llora mas de los comun
  • Afecta su aumento de peso
  • Vomita de forma violenta
  • Vomita mucha cantidad
  • Presenta otros síntomas, por ejemplo fiebre.

Sin dudas, visita al pediatra tan pronto puedas.

En este caso, tu pediatra podrá decirte si tu bebé realmente esta experimentando reflujo o se trata de otro inconveniente.

Razones que pueden ocasionar el reflujo en bebés y no sabías

Lo primero que se debe tener en cuenta a la hora del reflujo que se está generando en el niño, es como está respondiendo tu bebé ante esta situación: Algunos doctores afirman que la diferencia entre saber si tu hijo regurgita o vomita es ideal a la hora de atacar los problemas de reflujo en los bebés.

Si el alimento que has dado a tu bebé sale por su boquita de manera  abundante, violenta y espasmódica, tu bebé está sufriendo de reflujos. El vómito, en cambio, no suele ser tan abundante y no genera modificaciones en el estado de ánimo del niño o incluso en su cuerpo (pérdida de peso). Dejar pasar por alto algunas señales que nos pueden indicar algo importante, muchas veces dificulta que nos demos cuenta de que algo no está bien.

Veamos lo que debes tener en cuenta para identificar si existe reflujo en tu bebé y saber qué lo puede estar generando:

  • Técnica incorrecta de lactancia: Esto sucede cuando la madre por desconocimiento, no le da el alimento al bebé de la manera más idónea. Quizás el niño está consumiendo demasiado rápido o a la hora de alimentarse lo hace de manera irregular.
  • Inmadurez del esfínter esofágico: Esta suele ser la causa más común y es allí cuando debe hacerse unos exámenes para determinar si esta es la verdadera causa.
  • Exceso de alimentación: Algunas veces las madres tienden a confundir las irritaciones o llanto de los pequeños en los primeros meses con hambre. La alimentación innecesaria puede producir este reflujo en los bebés.
  • Dieta de la madre: No solo es importante que tu niño se alimente, sino que tú también lo hagas y de la manera correcta. Todo lo que consumas será reflejado en tu lactancia, mientras más condimentada o dañina sea tu alimentación, más probabilidades hay de que exista reflujo en los bebés. Te recomendamos leer Dieta para lactancia: ¿Qué comer para ser una mamá saludable? y Estos son los alimentos prohibidos en la lactancia materna
  • Sientas en sus sillas para comer: En algunas ocasiones dejamos que nuestros bebés tomen siestas en las sillas para comer, no es lo ideal, puesto que la creación de las mismas es para que el niño se encuentre allí algunos minutos y no horas o tiempos prolongados. Principalmente,  porque la presión en su estómago puede generar problemas de reflujo.
bebe tomando leche
Los bebés presentan reflujo por la inmadurez de su sistema digestivo

Tratamientos y consejos: ¿Cómo aliviar el reflujo en bebés?

Si bien en la mayoría de las veces este problema se soluciona con el pasar de los meses y sin necesidad de recurrir a algún tratamiento médico. Lo ideal es que le comentes a su pediatra la situación para que te ayude a encontrar la solución más rápida a este inconveniente.

El médico pudiera recetar un antiácido que ayude a favorecer el efecto de esfínter en la zona del cardias y terminar así con el problema. Es importante no automedicar y consultar con el pediatra.

Además de las recetas médicas, también se puede aplicar varios métodos y consejos sencillos para evitar el reflujo como:

  • Colocar su cabeza más alta que su estómago cuando come.
  • Una vez haya comido, evita mover demasiado a tu bebé pues esto puede provocar burbujas que pueden interferir en su digestión.
  • Darle de comer más veces en el día pero en menor cantidad.
  • Para evitar el reflujo en los niños mayores de 6 meses, se recomienda evitar las grasas, las frituras, el chocolate, zumos cítricos y yogurt.
  • Dejarlo comer con tranquilidad y dejándolo eructar las veces que sea necesario para que pueda digerir el alimento.
  • Vístelo con ropa más holgada y procura que su pañal no le apriete su estómago.
  • Evita apretar su pancita.
  • Subir un poco el cabecero de su cuna para prevenir el reflujo mientras duerme.
  • Procura que duerma de lado para evitar que al devolver el alimento, este pueda pasar a las vías respiratorias.
  • La consistencia de la leche también es importante. Algunos pediatras recomiendan poder agregarle arroz a la lactancia o a la fórmula de la leche, para intentar mezclar una sustancia que le asentará su estómago (consultar con el medico).
bebe con reflujo
Algunos casos de reflujos no necesitan de algún tratamiento

El aparato digestivo de un bebé es una de las zonas más delicadas de su cuerpo, por ello, ante cualquier señal que nos indique que nuestro bebé pueda tener reflujo, debemos atenderlo rápidamente para evitar complicaciones que vayan más allá de lo común. Recuerda que debes consultarlo con tu pediatra para que juntos encuentren la mejor solución.

Última actualización del articulo 14 febrero 2018