Bebes

Vacuna fiebre amarilla ¿Cuándo se aplica? ¿Es importante?

vacuna fiebre amarilla
Conoce sobre la fiebre amarilla, la vacuna para prevenir el contagio y sus riesgos

¿Qué es la fiebre amarilla? ¿Cómo proteger a los niños contra esta enfermedad? La vacuna fiebre amarilla es el método más efectivo, seguro y duradero para proteger a tu hijo de la fiebre amarilla, una enfermedad que puede causar graves complicaciones en los más pequeños.

La fiebre amarilla se transmite por la picadura de un mosquito infectado

Aunque la fiebre amarilla no se trasmite con el contacto de persona a persona, sino con la picadura de un mosquito infectado, resulta una enfermedad contagiosa y riesgosa. Sus síntomas son leves, pero un caso complicado podría dejar secuelas y afectar gravemente algunos órganos, como el hígado.

Existen muchas maneras de disminuir el contagio, pero la forma más efectiva de prevenirlo es la vacunación. La persona que cuente con la vacuna fiebre amarilla tiene un 90% de inmunidad ante esta enfermedad.

Pero, ¿Qué tan grave puede ser la fiebre amarilla? ¿A qué edad debería vacunar a mi bebé? ¿Hay riesgos tras la vacunación? Veamos de qué se trata esta enfermedad, su vacuna y las contraindicaciones.

vacuna fiebre amarilla
La vacuna fiebre amarilla es la medida más importante según la OMS

¿Qué es la vacuna contra la fiebre amarilla?  ¿Para qué sirve?

La vacuna contra la fiebre amarilla es una sustancia preparada con virus vivos atenuados que crean inmunidad en el cuerpo para protegerlo de la enfermedad. Aunque hay métodos para prevenir el contagio de esta enfermedad, la vacunación es la medida más segura y efectiva.

La vacuna contra la fiebre amarilla brinda inmunidad al transcurrir entre 10 y 30 días de la aplicación y produce anticuerpos protectores.

Según la OMS la vacuna contra la fiebre amarilla ofrece una inmunidad efectiva al 99% de las personas vacunadas

Esta vacuna requiere una dosis única, excepto en las personas que suelen viajar a comunidades donde el virus aún se mantiene latente. También se recomienda tomar otras previsiones para evitar el contagio de fiebre amarilla, entre ellas:

  • usar repelente
  • poner telas mosquiteras en las ventanas
  • colocar aire acondicionado dentro de las habitaciones
  • usar ropa cubierta

¿Cuándo se aplica la vacuna contra la fiebre amarilla?

La vacuna contra la fiebre amarilla se aplica mediante una inyección subcutánea o intramuscular, dependiendo de la edad que tenga la persona que vaya a vacunarse.

Esta vacuna cuenta con una dosis única, no amerita refuerzos, ya que es suficientemente efectiva. Sin embargo, en los países donde se mantiene latente el contagio, se recomienda aplicarla nuevamente al transcurrir 10 años.

Es una sustancia que puede administrarse simultáneamente con otra vacuna, a excepción de la triple vírica. Estas dos deben aplicarse con un mes de diferencia para evitar reacciones y garantizar la efectividad de cada una.

vacuna fiebre amarilla
El 99% de los vacunados ha contado con inmunidad efectiva ante la fiebre amarilla.

¿Quiénes deben aplicarse la vacuna contra la fiebre amarilla?

Todas las personas entre los 9 meses y los 60 años de edad deben contar con la vacuna contra la fiebre amarilla, en especial, si suelen hacer viajes recurrentes. Los viajeros, especialmente los que van a países con alta incidencia de fiebre amarilla, deben aplicarse la vacuna 10 días antes de emprender su viaje, para así asegurar su prevención ante una posible comunidad contagiada.

Es importante que los niños reciban la vacuna entre los 6 y 9 meses de edad para disminuir el riesgo de contraer fiebre amarilla. Si un joven o adulto no se vacunó contra esta enfermedad, debe aplicársela cuanto antes.

La vacunación contra la fiebre amarilla es especial para quienes:

  • Vivan o viajen a zonas donde aún hay casos de la enfermedad
  • Salgan de un país en el que existe la enfermedad hacia un país donde no existe la enfermedad
  • Personal de laboratorio que trabaje con este tipo de vacunas
Los países de zonas tropicales de África y Sudamérica son los más afectados por la fiebre amarilla

¿Qué es la fiebre amarilla?

La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda, hemorrágica y contagiosa. Es causada por un virus que transmiten mosquitos de los géneros Aedes y Haemogogus, a través de una picadura, infecta al ser humano y los síntomas aparecen 3 días después, aproximadamente.

Esta enfermedad manifiesta distintos síntomas, pero la apariencia amarillenta, conocida como ictericia, es la más característica.

A esta enfermedad se le denomina “amarilla” por el color amarillento (ictericia) que presentan algunos enfermos

Según la OMS , la mayoría de los casos de fiebre amarilla se ubican en países tropicales de África y Latinoamérica. En total, hay 47 países de África (34) y América Central y Sudamérica (13) en los que la enfermedad es endémica en todo el país o en algunas regiones.

Su expansión por el mundo se debe a la importación de la enfermedad por parte de los viajeros. Ante ello, la vacunación se ha convertido en el método más efectivo para evitar la propagación de la fiebre amarilla. Por esa razón, algunos países exigen un certificado de vacunación a las personas que deseen ingresar.

África y Latinoamérica tienen una incidencia anual de al menos 200.000 casos de fiebre amarilla

Fiebre amarilla síntomas ¿Cuáles son?

Muchos casos de fiebre amarilla son asintomáticos, pero esta enfermedad suele presentar las siguientes afecciones:

  • Fiebre
  • Dolores musculares
  • Pérdida del apetito
  • Náuseas
  • Vómitos

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) el 15 % de las personas que contraen fiebre amarilla presentan una enfermedad grave que puede causar:

Son pocos los casos que se agravan y presentan:

  • Inflamación del hígado a causa de la ictericia
  • Orine oscuro
  • Shock
  • Hemorragias digestivas, nasales y oculares
  • Falla orgánica
  • Muerte

Los síntomas de la fiebre amarilla suelen confundirse con los de otras enfermedades, como: paludismo grave, la leptospirosis, hepatitis víricas, fiebres hemorrágicas, dengue, intoxicaciones. Lo más recomendable es que, si presenta algún síntoma, asista a un centro de salud o consultes con el pediatra de tu confianza.

Los pacientes infectados que presentan síntomas graves mueren en un plazo de 7 a 10 días, según la OMS

¿Cómo se contrae la fiebre amarilla?

La fiebre amarilla se contrae tras la picadura de los mosquitos de los géneros Aedes y Haemogogus, infectados con el virus. El periodo de incubación del virus es de 3 a 6 días. Algunas personas contagiadas no presentan síntomas, sin embargo, estos suelen aparecer en el trascurso de los días.

Existen tres tipos de ciclos de transmisión, ya que los mosquitos infectados pueden vivir en distintos hábitats: domésticos, salvajes y semidomésticos.

  • Uno de los ciclos de transmisión es en la selva, ya que los monos son el principal reservorio del virus, los mosquitos que pican a estos animales y luego pican a las personas, les contagian la enfermedad.
  • Otro caso es el semidoméstico, son mosquitos que se crían en la selva, pero llegan hasta las comunidades y tras el contacto con las personas propagan la enfermedad y aumenta la transmisión.

La transmisión de esta enfermedad también se produce cuando las personas infectadas son picadas por mosquitos y estos transmiten el virus de una persona a otra.

La mayoría de las personas contraen fiebre amarilla por no contar con la vacuna

¿Por qué se les vacuna a los bebés contra la fiebre amarilla?

La fiebre amarilla puede afectar el organismo a cualquier edad, ya que, con la picadura del mosquito ya estarías infectado. Sin embargo, los niños y los adultos mayores suelen ser los más propensos a las complicaciones de la enfermedad, esto se debe a que su sistema inmunitario y sus defensas pueden ser más débiles.

Es importante aplicar a tu bebé la inmunización contra la fiebre amarilla porque es el método más efectivo, seguro y duradero para prevenir la enfermedad. Esta vacuna genera inmunidad y protege a tu hijo contra la fiebre amarilla, así que el riesgo de contraerla será menor.

Por esta razón, se recomienda aplicarla a partir de los 6 meses de edad, no puede hacerse antes debido a que podría causar infección en el cerebro (encefalitis). Ademas, la UNICEF asegura que, entre 2 y 3 millones de niños se salvan de enfermedades infantiles gracias a la inmunización.

Mantén a tu pequeño en control con el pediatra, será él quien te guíe con el cumplimiento de la vacuna contra la fiebre amarilla.

La fiebre amarilla solo puede transmitirse a través de la picada de un mosquito infectado, no por el contacto de persona a persona

Efectos secundarios, reacciones y contraindicaciones de la vacuna

Según los CDC la vacuna contra la fiebre amarilla es segura y efectiva, y sus efectos secundarios son leves. Algunas de las reacciones después de la inyección son dolor de cabeza, fiebre, dolor en el área inyectada, cansancio y debilidad. Pero, generalmente no tienen ninguna consecuencia grave.

Sin embargo, se recomienda reportar al pediatra si su bebé genera alguna respuesta desfavorable a la vacuna.

¿Quiénes no pueden aplicarse la vacuna fiebre amarilla?

A pesar de ser una vacuna segura, existen algunas contraindicaciones que, por seguridad, deben tomarse en cuenta al momento de aplicar la sustancia inmunitaria en los niños, jóvenes y adultos. No pueden aplicarse la vacuna:

  • Niños y niñas con alergia muy grave a proteínas de huevo, derivados del huevo, y proteínas de pollo.
  • Niños y niñas que hayan presentado reacciones alérgicas graves a dosis previas de la vacuna.
  • Personas con fiebre
  • Menores de 6 meses de edad por riesgo de encefalitis
  • Mayores de 60 años de edad
  • Embarazadas, para evitar malformaciones en el feto
  • Mujeres en periodo de lactancia, para evitar que afecte al bebé

La administración de esta vacuna debe evitarse, en lo posible, en personas con defensas muy bajas y sistema inmunitarios debilitados, como pacientes con VIH, cáncer, trasplantados, con tratamiento inmunosupresor, quimioterapia o corticoides orales.

Si el nivel de contagio es muy alto, debe evaluarse con un especialista el beneficio/riesgo de la vacunación. Lo más importante en estos casos es contar con ayuda profesional para prevenir reacciones graves y secuelas.

Para prevenir la transmisión en regiones afectadas por fiebre amarilla, es importante que se vacune a la mayoría de la población en riesgo según la OMS

La vacunación es un método efectivo y seguro para prevenir el contagio y la propagación de enfermedades como la fiebre amarilla. Aunque esta no sea una enfermedad que se transmita de persona a persona, podría afectar a diversas comunidades de América Latina durante ciertas temporadas.

Para proteger a tu hijo y evitar que su contagio ponga en riesgo su vida, lo mejor es que se le aplique la vacuna según las indicaciones y recomendaciones médicas.

La fiebre amarilla afecta, generalmente, países de Latinoamérica y África, por tanto, la no vacunación puede poner en riesgo muchas más comunidades. Si tu bebé tiene 6 meses de edad o más, y no está vacunado, consulta con su pediatra sobre la vacuna fiebre amarilla.

Ante cualquier duda consulta con tu pediatra de confianza

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.

VSN is a global network of websites, verified by the World Health Organization, that provide evidence-based informationWeb Acreditada por la OMS