Bebes

Vacuna hepatitis b ¿Para qué sirve? ¿Por qué se aplica a los bebés?

La vacuna hepatitis b es obligatoria para los recién nacidos

¿Qué es la vacuna hepatitis b? ¿Para qué sirve? ¿Por qué se la aplican a los bebés? La Hepatitis B es una enfermedad infecciosa que afecta el hígado de forma grave, y la medida más recomendable para prevenirla es la vacunación. A través de la vacuna hepatitis b es posible fortalecer e inmunizar el organismo ante el virus causante de la enfermedad.

Los bebés y niños pequeños son portadores comunes del VHB

La hepatitis B es una enfermedad que afecta el hígado, causada por el virus de la hepatitis B (VHB). Este virus lesiona el hígado y altera su funcionamiento, al principio puede tratarse de un cuadro agudo, pero si no se logra eliminar el virus con tratamiento, la infección se vuelve crónica.

La OMS recomienda que todos los bebés reciban la vacuna hepatitis b para evitar que las tasas de infección se eleven y haya un mayor control de la enfermedad. Pero, ¿Cómo se aplica la vacuna hepatitis b? ¿A qué edad debe administrarse esta vacuna? ¿Por qué se la ponen a los bebés?

Para que conozcas toda más sobre la hepatitis b y su prevención, te compartimos toda la información necesaria sobre la vacuna contra el VHB.

La hepatits b puede afectar a bebés, niños, jóvenes y adultos.

¿Qué es la vacuna hepatitis b?

La vacuna hepatitis b es una sustancia desarrollada para la prevención e inmunización del virus de la Hepatitis B (VHB), una enfermedad contagiosa que afecta gravemente el hígado.

Esta vacuna está elaborada con proteínas de la envoltura del virus, lo que permite que, luego de la vacunación, el sistema inmunológico cree el anti-HBsAg, un anticuerpo contra la HBsAg que se establece en la circulación sanguínea para generar inmunidad contra la Hepatitis B.

La OMS recomienda administrar la vacuna  a todos los recién nacidos durante las primeras 24 horas de vida

La vacuna hepatitis b suele administrarse a bebés y adultos en un preparado individual, aunque, también es válido que forme parte de vacunas combinadas, generalmente empleadas en los calendarios de vacunación infantil de cada país. Por ejemplo, la vacuna hexavalente que se aplica cuando el bebé tiene 2, 4 y 11 meses de edad.

Esta vacuna es un método seguro y efectivo para prevenir la Hepatitis B. Por esta razón, la OMS recomienda administrarla a todos los recién nacidos, de ser posible durante las primeras 24 horas de vida.

La vacuna genera un 95% de protección contra la Hepatitis B

¿Cómo se aplica la vacuna hepatitis b?

La OMS establece que la vacuna hepatitis b se aplica en 3 o 4 dosis durante un período de 6 meses. Cuando se trata de tres dosis, la primera es monovalente y debe aplicarse al nacer. Las otras dos, monovalentes o múltiples, se administran junto a la primera y la tercera dosis de la vacuna DTP.

En la pauta de cuatro dosis, la primera es monovalente y debe aplicarse al nacer. Las tres restantes, monovalentes o múltiples, cuando se administren otras vacunas del calendario infantil sistemático.

El efecto de la vacuna hepatitis b podría durar toda la vida.

Si algún joven o adulto no cuenta con la vacuna, es importante que se le administre pues la pauta vacunal completa crea anticuerpos que generan protección al menos por 20 años. Por tanto, la OMS no recomienda administrar refuerzos a quienes tengan las tres dosis correspondientes.

Esta vacuna se inyecta por vía intramuscular en el muslo, en la región anterolateral externa, o el brazo, en el deltoides, según la edad que tenga el niño, joven o adulto. Puede administrarse el mismo día que se reciben otras vacunas diferentes o bien con cualquier intervalo con ellas, sin ninguna excepción.

La aplicación de la vacuna hepatitis b está contraindicada en el glúteo, por resultar menos inmunógena.

¿Para qué sirve la vacuna hepatitis b? ¿Qué ayuda a prevenir?

La vacuna hepatitis b sirve para prevenir la infección por Hepatitis B, una enfermedad potencialmente grave y mortal. Esta vacuna no solo evita la enfermedad sino también disminuye el riesgo de padecer cáncer de hígado u otras afecciones en este órgano.

La importancia de esta vacuna radica en que hay personas que están infectadas y no presentan síntomas, esto significa que pueden transmitir la enfermedad sin saberlo.

Todos los bebés recién nacidos deben recibir la primera dosis de la vacuna para evitar que alguien con sistemas ocultos lo contagie y perjudique su salud. Esta vacuna actúa como una red de protección, evita que el bebé sea infectado de la enfermedad por parte de la madre o de otros familiares que podrían estar infectados y no saberlo.

En 2016, solo el 10,5% de la población con VHB sabía que tenía esta infección

¿Qué es la Hepatitis B?

La Hepatitis B es una enfermedad infecciosa vírica que afecta el hígado y es causada por el virus de la hepatitis b. Esta enfermedad causa la inflamación del órgano y, si no se trata a tiempo, podría resultar crónica, incluso generar cáncer hepático.

La infección por el virus de la hepatitis B puede ser aguda o crónica. Si una persona se contagia por primera vez con el virus, puede presentar una infección aguda de corto plazo. Este cuadro infeccioso puede variar y agravarse hasta que el paciente necesite hospitalización.

Los niños son especialmente sensibles al virus de la hepatitis B y los que lo contraen pueden quedar crónicamente infectados

Esta enfermedad afecta especialmente a los niños, los convierte en portadores de la infección y se manifiesta en su organismo con el paso de los años. El 90% de los niños pequeños que contraen VHB quedan crónicamente infectados, para evitar esto la OMS recomienda que a todos los niños les vacunen durante las primeras horas de nacido.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis B?

La hepatitis B, según sea el caso se manifiesta con síntomas leves y si se desarrolla un cuadro crónico puede derivar en enfermedades graves.

Los síntomas leves son: Fiebre, fatiga, falta de apetito, náuseas, vómitos o dolores articulares, ictericia (aspecto amarillento en la piel y en los ojos), dolores musculares, en las articulaciones y en el estómago.

En algunas personas es posible combatir la infección y eliminar el virus, pero en otras, la infección permanece de por vida, y recibe el nombre de “hepatitis B crónica”. En este caso, el virus se mantiene activo hasta crear un cuadro crónico, causando cirrosis, cáncer de hígado o la muerte.

¿Cómo se contrae la Hepatitis B?

El causante de esta enfermedad es el virus de la hepatitis B y la transmisión es por varias vías, sobre todo por la vía sexual. La hepatitis B se contagia mediante el contacto con la sangre, el semen o algún otro fluido corporal infectado con el virus. Las personas pueden infectarse con el virus a través de:

  • El nacimiento, si la madre está infectada puede contagiar al bebé al nacer o después del nacimiento
  • Compartir artículos con una persona infectada, como afeitadoras o cepillos de dientes
  • El contacto con la sangre, heridas abiertas de una persona infectada
  • Contacto sexual con una persona infectada
  • Compartir agujas, jeringas u otro equipo de inyección de fármacos

El virus de la hepatitis B no se transmite por compartir utensilios de cocina, a través de la lactancia materna o por contacto físico, como abrazos, besos, saludo de manos, estornudos, tos.  Con la vacuna hepatitis B puede prevenir la enfermedad y sus consecuencias, incluyendo el cáncer de hígado y la cirrosis.

Según la OMS , las regiones del Pacífico Occidental y de África tienen las tasas más elevadas de prevalencia de la enfermedad. La tasa de infección en adultos es del 6,2% y del 6,1%. En otras regiones como Asia Sudoriental y Europa, la tasa de infección es del 3,3%, el 2,0% y el 1,6%, respectivamente. En el caso de América, está infectado el 0,7% de la población.

¿Quién es propenso a sufrir la enfermedad de forma crónica?

La hepatitis B se cronifica cuando se produce desde temprana edad y no recibe tratamiento a tiempo. Los niños menores de 6 años, que estén infectados, son los más propensos a padecer una infección por VHB crónica.

La OMS asegura que padecen hepatitis B crónica:

  • Del 80% al 90% de los lactantes infectados en el primer año de vida
  • del 30% al 50% de los niños infectados antes de cumplir los 6 años
  • Un 5% de las personas que se infecten en la adultez
  • Del 20% al 30% de los adultos que padecen una infección crónica sufrirán cirrosis y/o cáncer hepático.
La vacuna contra el VHB previene la enfermedad y otras complicaciones asociadas al hígado

¿Cuándo se aplica la vacuna hepatitis b?

La vacuna hepatitis b está incluida en todos los calendarios de vacunación infantil, sin embargo, hay quienes no dan importancia a este esquema y pasan por alto la inmunización de sus pequeños. La OMS recomienda que se administre la primera dosis de la vacuna a bebés recién nacidos, durante sus primeras 24 horas de vida. Luego, se completa la serie entre los 4 y 6 meses de edad.

También debe administrarse a adultos con prácticas de riesgo, tales como:

  • Personas cuyas parejas sexuales tengan Hepatitis B
  • Personas sexualmente activas que no tengan una relación estable y de larga duración
  • Personas que necesiten evaluación o tratamiento para una enfermedad de transmisión sexual
  • Hombres que hayan tenido contacto sexual con otros hombres
  • Personas que hayan compartido agujas, jeringas u otro equipo de inyección de fármacos
  • Personas que han tenido contacto domiciliario con alguien infectado con el virus de la Hepatitis B
  • Residentes y personal de centros para personas con discapacidades del desarrollo
  • Personas en centros correccionales
  • Víctimas de ataque o abuso sexual
  • Viajeros que visiten regiones con altos índices de Hepatitis B
  • Personas con enfermedad hepática crónica, enfermedad renal, infección por VIH o diabetes

También es necesario que se administre a personas que no cuenten con la vacuna, especialmente, niños y adolescentes menores de 19 años. Y, a trabajadores del sector salud y de la seguridad pública por su frecuente contacto con sangre u otros fluidos corporales.

Los recién nacidos, hijos de madres con Hepatitis B, son vacunados durante las primeras 12 horas de vida con una dosis extra, para evitar que se contagien.

Cualquiera que desee estar protegido contra la Hepatitis B puede vacunarse

¿Por qué vacunan a los bebés contra la Hepatitis B?

Se recomienda la vacunación de todos los bebés contra el virus de la hepatitis B porque facilita la vacunación máxima de las y se inicia la prevención desde pequeños. Además, la vacunación temprana no merita dosis de refuerzo.

La OMS , sostiene que desde 1982 se han administrado más de mil millones de dosis contra la hepatitis b. Gracias a ello, muchos países que tenían entre el 8% y el 15% de niños infectados, ahora cuentan con una tasa de menos del 1% entre los niños vacunados.

Gracias a la vacunación sistemática ha disminuido la prevalencia de infección crónica por VHB en los niños menores de 5 años

Contraindicaciones, reacciones y efectos secundarios de la vacuna hepatitis b

La vacuna hepatitis b es segura y eficaz, sin embargo, puede presentar efectos secundarios leves y algunas reacciones. Las más frecuentes son fiebre, dolor y enrojecimiento en el área inyectada, ligera irritabilidad, somnolencia en los días siguientes a la administración, llanto persistente y fatiga. En los casos graves o alérgicos, puede causar alteraciones neurológicas.

La vacuna de la hepatitis B estará contraindicada para quienes hayan presentado una reacción alérgica grave con una dosis anterior o con un componente vacunal. La mayoría de las personas no presentan ningún efecto secundario, pero, si se manifiesta alguno, es importante que consultes con un médico.

La aplicación de esta vacuna debe contar con la dirección de profesionales de la salud

La Hepatitis B es una enfermedad infecciosa que puede agravarse y causar la muerte. Aunque existe tratamiento para ella, no hay garantía de que sus efectos no perjudiquen el buen funcionamiento del hígado. Lo más recomendable es vacunarse contra el VHB, pues es la medida más segura y efectiva para prevenir la infección.

Además, la vacuna hepatitis b debe administrarse a los bebés recién nacido para evitar que el niño sea portador silencioso de la enfermedad durante el resto de su vida.

Si no cuentas con la vacuna hepatitis b, asiste a un centro de salud donde la administren. Si tienes un bebé, y no se la has aplicado, consulta con un pediatra. Si estas embarazada, no olvides que la vacuna debe administrase a tu pequeño durante las primeras 2 horas de vida.

Ante cualquier duda consulta con tu pediatra de confianza

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.

VSN is a global network of websites, verified by the World Health Organization, that provide evidence-based informationWeb Acreditada por la OMS