Bebes

Vacuna meningococo ¿Cuándo debo aplicársela a mi hijo?

La meningitis meningocócica se observa en todo el mundo, pero la mayor carga de la enfermedad se encuentra en el cinturón de meningitis del África subsahariana

¿Qué es la vacuna contra la meningococo? ¿Para qué sirve? ¿Se le debe aplicar a los bebés? Las vacuna meningococo protege contras las enfermedades causadas por el meningococo , una infección que puede conducir a una meningitis bacteriana y a otras infecciones graves.

La enfermedad meningocócica invasora (EMI) es una enfermedad grave, causada por un tipo de bacteria llamado Neisseria meningitidis. Puede causar meningitis (infección del revestimiento del cerebro y la médula espinal) y bacteriemia o septicemia (infecciones de la sangre).

La Asociación Española de Pediatría recomienda la vacunación frente al meningococo B a partir de los 2 meses de edad y también para todos los niños y adolescentes como protección individual

Existen, al menos, 12 tipos de Neisseria meningitidis, llamados »serogrupos.» Los serogrupos A, B, C, W e Y causan la mayor parte de los casos de enfermedad meningocócica. Para que conozcas todo sobre el meningococo y su prevención te compartimos lo que necesitas saber sobre la vacuna.

Se puede contagiar con facilidad entre personas que conviven en espacios cerrados, por lo que los bebés se ubican entre el grupo más vulnerable ante el meningococo

¿Qué es la vacuna meningococo?

La vacuna meningococo o vacunas antimeningocócicas ayudan a proteger contra las bacterias que causan la enfermedad meningocócica. Las vacunas específicas para los serogrupos se usan para la prevención (inmunización de rutina) y en respuesta a posibles brotes de la enfermedad  meningocócica (vacunación reactiva inmediata).

La Orgaización Mundial de la Salud (OMS) plantea que actualmente hay tres tipos de vacunas:

  • Las vacunas combinadas a base de polisacáridos están disponibles desde hace más de 30 años. Dichas vacunas pueden ser bivalentes (grupos A y C), trivalentes (grupos A, C y W) o tetravalentes (grupos A, C, Y y W135).
  • Las vacunas contra el grupo B que no se puede desarrollar a base de polisacáridos. La primera vacuna contra del grupo B (NmB), integrada por una combinación de 4 componentes proteínicos, fue en 2014.
  • Desde 1999 se dispone de vacunas conjugadas contra el meningococo del grupo C que han sido ampliamente utilizadas. Desde 2005 se ha autorizado en los Estados Unidos de América, Canadá y Europa una vacuna conjugada tetravalente (grupos A, C, Y y W135) para niños y adultos.
La prevención es la mejor estrategia como tratamiento. Actualmente existen varias vacunas reconocidas por la OMS para hacer frente a los diferentes serogrupos de meningococo.

¿Cuándo se pone la vacuna contra el meningococo?

Los CDC recomiendan administrar la vacuna antimeningocócica conjugada en dos dosis:

  • A los 11 o 12 años de edad, con una dosis de refuerzo a los 16 años
  • A los adolescentes de 13 a 18 años que no se hayan vacunado previamente

Aquellos que reciban la primera dosis entre los 13 y los 15 años deben recibir una dosis de refuerzo cuando tengan entre 16 y 18 años de edad.

Los adolescentes que se pongan la primera dosis de la vacuna después de cumplir 16 años (por ejemplo, las personas que vayan a empezar a estudiar en la universidad y vayan a dormir en los dormitorios de la universidad o las que vayan a hacer el servicio militar) no necesitarán recibir una dosis de refuerzo.

Todos los niños de 11 a 12 años deberían recibir una dosis de la vacuna MenACWY

Por su parte, la AEP recomienda la vacunación sistemática de la vacuna meningococo según el serogrupo a bebés, niños y adolescentes:

  • Vacuna frente al meningococo B a partir de los 2 meses de edad y también para todos los niños y adolescentes como protección individual.
  • Vacuna frente al meningococo C a partir de los 4 meses de edad en 2 o 3 dosis. Una a los 12 meses de edad y la última a los 12 años
  • Vacuna MenACWY  a los 12 meses y a los 12 años y a los adolescentes como rescate hasta los 18 años.
Las vacunas conjugadas se administran por vía intramuscular, en la zona anterolateral externa del muslo en niños pequeños y en el deltoides en niños mayores y adultos.

Pautas de aplicación en niños y adolescentes que están en mayor riesgo

Se debe administrar la serie completa de la vacuna antimeningocócica conjugada a aquellos niños y adolescentes que corran un riesgo elevado de contraer enfermedades por meningococo (incluso aunque todavía no hayan cumplido los 11 años), incluyendo a los que:

  • Vivan en países o viajen a países donde abunden estas enfermedades
  • Vivan en un lugar donde se declare un brote de alguna de estas enfermedades
  • Tengan ciertos trastornos auto-inmunitarios. Si estos trastornos auto-inmunitarios son crónicos, es posible que necesiten recibir una dosis de refuerzo al cabo de pocos años, dependiendo de la edad en que les pusieron la primera dosis de la vacuna.

La secuencia y la dosificación dependerán de la edad del niño, de la afección médica que tenga y de la marca de la vacuna. Algunos tipos de las vacunas contra el meningococo se pueden administrar tan pronto como cuando el bebé solo tiene 8 semanas de vida.

En lo que respecta a los adolescentes sin factores de riesgo, la decisión de ponerse o no la vacuna antimeningocócica tipo B la deben tomar conjuntamente el adolescente, sus padres y su médico. En este grupo, la mejor edad a la que se debería administrar es entre los 16 y los 18 años de edad. Se deben administrar dos o tres dosis de esta vacuna.

Los niños de 10 años en adelante con factores de riesgo también deben recibir la serie completa de la vacuna antimeningocócica tipo B

¿Debo vacunar a mi hijo contra el meningococo?

Parece razonable que si las infecciones por meningococo B se producen sobre todo en niños, sean éstos el objetivo principal de vacunación. Con esta estrategia se conseguirían dos cosas:

  • Proteger a los niños que más la sufren
  • Disminuir el número de personas que son reservorio de la bacteria.

En este sentido, la Asociación Española de Pediatría a través del Comité Asesor de Vacunas propone la inclusión de esta vacuna en su calendario para todos los niños desde los 2 meses de vida.

¿Se debe vacunar a los bebés contra el meningococo?

La AEP recomienda la vacunación sistemática a partir de los 2 meses de edad frente al meningococo B y también para todos los niños y adolescentes como protección individual.

La prevención es la mejor estrategia para el tratamiento de la meningitis. Actualmente existen varias vacunas para hacer frente a los diferentes serogrupos de meningococo

En ese sentido el número de dosis que debe recibir un niño para inmunizarse varía en función de la edad a la que se inicia la vacunación:

  • Menores de 6 meses de vida: deben recibir 2 dosis con un esquema de administración con 2 dosis separadas 2 meses entre ellas y un recuerdo durante el segundo año de vida (en general entre los 12 y 15 meses de vida).
  • Niños de 6 meses a los 2 años de vida: esquema similar pero con 3 dosis, dos primeras separadas 2 meses y un recuerdo en el segundo año de vida.
  • De los 2 años a los 10 años: 2 dosis separadas al menos 2 meses.
  • Niños (y adultos) mayores de 11 años: 2 dosis separadas al menos un mes.
La vacuna contra el meningococo B en países europeos se puede poner desde los 2 meses de vida en adelante, incluidos los adultos.

Mientras que la vacuna MenACWY es especialmente recomendable en las siguientes circunstancias:

Bebé mayores de 6 semanas de vida, en caso de viajar a países con elevada incidencia de enfermedad meningocócica por los serogrupos incluidos en la vacuna.

Bebés mayores de 6 semanas de vida con factores de riesgo aumentado de sufrir enfermedad meningocócica:

  • Asplenia anatómica o funcional.
  • Déficit de factores del complemento.
  • Tratamiento con eculizumab.
  • Transplante de progenitores hematopoyéticos.
  • Infección por VIH
  • Episodio previo de enfermedad meningocócica por cualquier serogrupo.
  • Contactos de un caso índice de enfermedad meningocócica por serogrupo A, C, W o Y.
La vacuna antimeningocócica conjugada protege contra cuatro tipos de bacterias meningocócicas (llamadas de tipo A, C, W e Y)

¿Qué es el meningococo?

El meningococo es una bacteria que habita con relativa frecuencia en las vías respiratorias altas de una persona, sin provocar la enfermedad. Se desconoce por qué en ciertos individuos susceptibles produce infecciones graves, sobre todo meningitis y sepsis (infección muy grave de la sangre), las cuales derivan en importantes secuelas de daños cerebrales y la muerte de la persona afectada.

La enfermedad meningocócica con frecuencia ocurre sin previo aviso, incluso entre personas que no tienen problemas de salud

Se estima que entre el 10 % y el 30 % de los que superan la infección sufren secuelas permanentes que pueden afectar al sistema circulatorio (amputaciones) o neurológico (parálisis, deficiencias intelectuales o de comunicación, sordera, ceguera o trastornos psicológicos).

Los niños pequeños en especial y los adolescentes son los que están más expuestos a la enfermedad meningocócica y pueden ser también, potenciales portadores de la bacteria en la garganta sin que ésta cause daños en su organismo, es decir portadores asintomáticos.

Neisseria meningitidis o meningococo es una bacteria que puede causar meningitis y otras formas de enfermedad meningocócica

¿Quiénes pueden contraer una enfermedad por meningococo?

Aunque cualquier puede contraer la enfermedad meningocócica, algunas personas están en mayor riesgo, lo que incluye:

  • Bebés menores de un año
  • Adolescentes y adultos jóvenes de 16 a los 23 años de edad
  • Personas con ciertas afecciones médicas que afectan su sistema inmunitario
  • Microbiólogos que rutinariamente trabajan con aislados de N. meningitidis
  • Personas en riesgo debido a un brote en su comunidad

¿Cómo se contagia en meningococo?

El contagio del meningococo se produce por vía respiratoria, a través de las gotitas que se expulsan al toser o estornudar. Cuanto mayor y más estrecho es el contacto con una persona infectada, más fácil es el contagio, por eso los entornos más favorables para su transmisión son los ambientes escolares y familiares.

Sin embargo, su capacidad de contagio no es tan alta como la de un catarro o una gripe.

La primera vez que se describió la «meningitis epidémica» fue en el año 1805, cuando el Dr. Gaspard Yieusseux describe el cuadro clínico de meningitis durante una epidemia en Ginebra, Suiza.

La bacteria se transmite de persona a persona a través de gotículas de las secreciones respiratorias o de la garganta

Síntomas de la enfermedad meningocócica

Los síntomas de la enfermedad meningocócica suelen confundirse con otras enfermedades menos graves, como la gripe. Entre los síntomas comunes se incluyen:

  • Fiebre (por lo general, por encima de 101,4 ºF [38,6 ºC]
  • Sarpullido plano que varía entre rosado, rojo y violeta, visible en toda la piel. Sin embargo, el sarpullido es más evidente en la parte inferior de las piernas y pies, y en los antebrazos y las manos
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Dolores musculares generalizados
  • Dolor de cabeza repentino y fuerte
  • Confusión
  • Sensibilidad a la luz
  • Rigidez en el cuello acompañada de dolor de cabeza y sensibilidad a la luz (puede ser una manifestación de la forma de la enfermedad llamada meningitis y jamás debe ignorarse)

Cuando se produce la meningitis, el comienzo de los síntomas suele ser brusco con fiebre, dolor de cabeza y rigidez de la nuca, pudiendo acompañarse de náuseas, vómitos, intolerancia anormal a la luz (fotofobia) y confusión.

Otros síntomas que pueden ocurrir con esta enfermedad:

  • Agitación
  • Fontanelas abultadas  en los bebés
  • Disminución del estado de conciencia
  • Alimentación deficiente o irritabilidad en los niños
  • Respiración acelerada
  • Postura inusual con la cabeza y el cuello arqueados hacia atrás (opistótonos)
La enfermedad meningocócica es más frecuente en bebés muy pequeños, adolescentes, adultos jóvenes y adultos mayores de 65 años

¿Cuánto tiempo tarda en aparecer los síntomas de la meningitis?

Los síntomas pueden aparecer dos a 10 días después de la exposición, pero generalmente en un plazo de cinco días. La persona puede transmitir la enfermedad desde el momento en que es infectada por primera vez hasta que el germen ya no esté presente en las secreciones de la nariz y la garganta.
La duración varía de acuerdo con el tratamiento.

¿Dónde vive el meningococo?

El meningococo o Neisseria meningitidis es una bacteria que vive exclusivamente en la faringe de algunas personas y ocasionalmente puede producir enfermedades como meningitis, neumonía, artritis y sepsis. Existen varias cepas de Neisseria meningitidis, destacando los serogrupos A, B, C, Y, y W-135

Efectos secundarios de la vacuna meningococo

Las vacunas antimeningocócicas son seguras, pero pueden causar efectos secundarios. Aproximadamente la mitad de las personas que reciben la MenACWY tienen problemas leves después de vacunarse:

  • Enrojecimiento o dolor en el lugar de la inyección
  • Fiebre

Estas reacciones por lo general desaparecen por sí solas en 1 a 2 días, pero también es posible que se produzcan reacciones graves.

Después de recibir la MenB, más de la mitad de las personas tendrán problemas leves:

  • Dolor, enrojecimiento o inflamación en el lugar de la inyección
  • Cansancio (fatiga)
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular o articular
  • Fiebre o escalofríos
  • Náuseas o diarrea

Estas reacciones por lo general desaparecen por sí solas en 3 a 7 días, pero también es posible que se produzcan reacciones graves.

Un porcentaje pequeño de personas que reciben la vacuna les ocasiona una fiebre leve

Al igual que cualquier medicamento, las vacunas podrían causar efectos secundarios, éstos desaparecen en pocos días.

Prevención contra el meningococo

Tan pronto como se diagnostique a la primera persona, se debe estar alerta a la aparición de señales tempranas de la enfermedad en personas que han tenido contacto cercano, que comparten la misma casa, escuela o guardería.

Todos los familiares y otras personas que tengan contacto cercano con esta persona deben iniciar el tratamiento con antibióticos tan pronto como sea posible para evitar la propagación de la infección.

Para prevenir el contagio de la bacteria meningococo y las enfermedades que causa, es importante que practiques siempre buenos hábitos de higiene como lavarse las manos frecuentemente, sobre todo antes y después de cambiar pañales o después de usar el baño.

¿Cuándo llamar al pediatra?

Debido a que el tratamiento oportuno es importante para las infecciones por meningococo, comuníquese con su pediatra de inmediato si observa que su hijo tiene cualquiera de los síntomas que se han descrito.

Ante cualquier duda consulta con tu pediatra de confianza

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.

VSN is a global network of websites, verified by the World Health Organization, that provide evidence-based informationWeb Acreditada por la OMS