Belleza

Manchas en la piel: Todo sobre su prevención y tratamiento

manchas en la piel
Las manchas en la piel pueden revelar importantes aspectos sobre tu salud.

Todos alguna vez hemos tenido manchas en la piel, producto del acné, después de alguna herida, o incluso tras broncearnos demasiado tiempo, pero ¿son todas estas manchas iguales? Te contamos todo al respecto.

Tener una piel uniforme es una de las piezas claves para lucir joven. No obstante, algunas manchas son inevitables, por lo que resulta importante que conozcas los procesos que atraviesa tu piel y lo que significa ciertos cambios en ella.

La piel moteada o veteada se refiere a cambios vasculares en la piel que ocasionan un aspecto manchado.

Comúnmente denominamos como manchas en la piel aquellas zonas en las que la pigmentación es irregular, bien sea con partes más claras, o más oscuras. Los causantes de estos cambios pueden ser diversos, así como las tratamientos empleados para revertirlas.

Con el cuidado adecuado se puede evitar la aparición de algunas manchas en la piel.

¿Qué puede causar manchas en la piel?

Si eres de las que procura cuidar su piel a toda costa, seguramente habrás notado que conseguir esto puede parecer una tarea titánica. Diariamente diversos agentes atentan contra el bienestar de nuestra tez, llegando en algunas ocasiones a provocar algunas manchas en la piel.

Una amplia gama de factores, tanto internos como externos, pueden provocar hiperpigmentación localizada. Desde demasiada exposición al sol, cambios hormonales, embarazo, e incluso, predisposición genética son algunos de los desencadenantes más comunes.

La causa más habitual de tener una piel con manchas son los trastornos en la producción de melanina, pigmento encargado de dar color a la piel, el cabello y los ojos. La disminución en la producción de este pigmento es conocida como hipopigmentación.

Normalmente las células llenas de melanina desaparecen durante la renovación de la piel, sin embargo, cuando existe una disfunción en el proceso de producción de melanina, esta se distribuye y acumula de manera desigual en la superficie de la piel.

Las cantidades anormalmente altas de melanina se acumulan en parches oscuros y dispersos, lo que crea diferentes tipos de manchas en la piel.

Otros de los orígenes más frecuentes de manchas en la piel son:

  • Inflamaciones producto de erupciones cutáneas
  • Proliferaciones bacterianas o microbianas
  • Cambios en los vasos sanguíneos
  • Exposición a metales pesados
  • Condiciones como el vitíligo
  • Lesiones
manchas en la piel
Los rayos UV del sol son uno de los desencadenante más poderosos en la producción de melanina.

Tipos de manchas en la piel

Las manchas en la piel tienen diversas formas, tamaños y orígenes, lo que da lugar a diferentes tipos de discromías.

A pesar de que existe un amplio abanico de diagnósticos en cuanto a las variaciones en la coloración de la piel, los más comunes son:

Efélides

Seguramente has escuchado hablar de las efélides, ¿no? Pues te aseguramos que sí. Bien sea por un familiar, un amigo, alguna celebridad, o incluso tú misma, es muy probable que hayas tenido contacto con las pecas.

Comúnmente conocidas como pecas, estas manchas son completamente normales y tienden a aparecer de manera precoz durante el desarrollo.

Las pecas suelen afectar mayormente a personas pelirrojas, rubias o de tez muy pálida.

Melasma

También conocida como cloasma o máscara del embarazo, este tipo de mancha generalmente es observada en mujeres durante o después del embarazo. Se ve como una hiperpigmentación difusa y de contorno irregular sobre mejillas, nariz y frente, similar a una máscara.

A pesar de que el cloasma tiene gran relación con las hormonas, este se agrava fácilmente con la exposición a los rayos solares y luz azul. Por esto, suele presentarse en las zonas que son expuestas al sol, como el rostro, los brazos y el cuello.

Otros factores que aumentan la probabilidad de desarrollar melasma incluyen antecedentes genéticos, algunas enfermedades endocrinas como trastornos de la tiroides u ovarios, terapia hormonal y algunos medicamentos, por ejemplo, antiepilépticos.

manchas en la piel
A menudo la pigmentación del melasma es más visible con la exposición al sol y su persistencia puede darse durante años.

Léntigos

Los léntigos solares y léntigos seniles tienen una gran relación, pues a pesar de que las manchas seniles suelen atribuirse exclusivamente a factores del envejecimiento, la verdad es que se trata de manchas solares que, con el paso de los años, aumentan su tamaño y cantidad.

Estas manchas pueden aparecer en diferentes partes del cuerpo que sean expuestas al sol, como las manos, hombros, rostro, pecho y brazos.

A diferencia de las pecas, los léntigos se asocian a quemaduras solares y exposición solar estacional durante la juventud. Son realmente comúnes a partir de los 50 años y suelen afectar mayormente a personas caucásicas y asiáticas.

manchas en la piel
La acumulación progresiva de la radiación ultravioleta del sol y las cabinas de bronceado puede provocar léntigos.

Hiperpigmentación postinflamatoria

Después de un proceso inflamatorio pueden aparecer manchas en la piel. Quizás tú misma lo has experimentado tras sufrir una erupción por acné o intolerancia a algún cosmético, la irritación tras el depilado, el roce mecánico de ciertas áreas del cuerpo o el uso de prendas muy ajustadas.

La hiperpigmentación postinflamatoria puede aparecer después de una infección de la piel, una erupción cutánea inflamatoria, el eccema de contacto o la dermatitis atópica.

Desde lesiones comunes como picaduras de insectos o quemaduras, hasta procedimientos dermatológicos como el tratamiento con láser o la dermoabrasión, pueden provocar hiperpigmentaciones.

El acné suele originar hiperpigmentación postinflamatoria cuando no es tratado de forma adeuada.

Cáncer de piel

La mayor preocupación cuando observamos alguna manchita nueva en nuestra piel, el cáncer. Afortunadamente el melanoma no suele ser tan frecuente como otros tipos de manchas cutáneas, no obstante, no debe tomarse a la ligera y amerita ser tratado cuanto antes.

El cáncer de piel suele ser confundido en sus primeras etapas con las manchas del sol, así que lo ideal es que consultes a un especialista para salir de dudas ante la aparición de cualquier alteración en tu piel.

Sin importar el sexo, edad, o color de piel, todos podemos presentar manchas en la piel.

¿Cuándo las manchas en la piel se vuelven peligrosas?

La principal preocupación ante la aparición de manchas es el efecto estético de estas, sin embargo, lo realmente importante es su efecto sobre la salud.

Nuestra piel puede reflejar condiciones que van más allá de esta, por ello, resulta vital prestar atención a cualquier cambio en ella. Así como puedes notar que la piel se reseca y cuartea si no tomas suficiente líquido, algunas manchas pueden ser el reflejo de otros padecimientos.

Consulta a tu médico si notas cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Crecimiento de lunares nuevos o cualquier otro crecimiento cutáneo
  • Un crecimiento existente cambia de color, tamaño o apariencia
  • Cambios duraderos sin causa conocida en la coloración de la piel
  • Presentan sangrados

Una vez que acudas al especialista, este podrá determinar la respuesta a tu interrogante. El primer paso para ello será examinar exhaustivamente tu piel, consultar tu historial médico e interrogarte sobre los síntomas de tu padecimiento.

Además de lo anterior nombrado, el galeno podrá hacer uso de exámenes como: raspados, biopsias, exámenes con luz ultravioleta y análisis de sangre.

Una vez determinado el origen del problema, el siguiente paso será el tratamiento, el cual dependerá enteramente del criterio médico. Asegúrate de asistir a centros médicos correctamente acreditados y consulta sólo especialistas calificados en el área.

La hiperpigmentación suele empezar a manifestarse normalmente a partir de los 30 años.

Tratamientos para eliminar manchas en la piel

Generalmente los cambios en la pigmentación de la piel tienen consecuencias meramente estéticas, sin embargo, pueden presentar repercusiones a nivel psicológico. De igual forma, algunos de estos cambios pueden reflejar un mayor riesgo de padecer ciertos trastornos médicos.

Las alteraciones en la coloración de la piel no deben pasarse por alto y deben ser tratadas unnicamente por profesionales altamente calificados.

En el caso de que presentes manchas en la piel hay varias opciones que podrán ayudarte, entre las más comunes están:

Fórmulas magistrales

Una crema despigmentante ampliamente utilizada en fórmulas magistrales por los dermatólogos, especialmente indicada en las manchas del embarazo y otras hiperpigmentaciones difusas, es la hidroquinona.

La hidroquinona actúa inhibiendo una enzima llamada tirosinasa, que contribuye a la producción de melanina, por lo que al haber menos tirosinasa, habrá menos melanina.

Los efectos de esta crema podrán verse con tan solo dos semanas de uso, aunque la mayoría de los pacientes debería esperar al menos de 8 a 12 semanas para observar una diferencia notoria. Demás está decir que todo este proceso deberá ser supervisado por un especialista.

Tratamientos orales

No todo es tópico en el tratamiento de las manchas, sobretodo en el caso del melasma.

Dado que este tipo de manchas se produce cuando las células de la piel producen demasiada melanina, componentes como el ácido tranexámico, que inhibe la síntesis de melanina y la transferencia de pigmento a la capa superior de la piel, resultan idóneos para tratarlo.

Diversos estudios han respaldado este tratamiento, sin embargo, siempre debe ser administrado y supervisado por un especialista.

Láseres

Una opción más agresiva que las mencionadas anteriormente, es el uso de láseres. Este tratamiento utiliza energía luminosa concentrada dirigida contra el propio pigmento, lo que termina destruyéndolo y luego las partículas son eliminadas a través de la renovación de la piel.

Este tratamiento siempre debe ser aplicado por especialistas en el uso de este instrumento y suele requerir de entre una y tres sesiones (posiblemente más), con intervalos de varias semanas de diferencia.

manchas en la piel
Esta opción suele ser la más recomendada por especialistas, cuando se trata de manchas solares o seniles.

Microneedeling

Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo en el que se emplean agujas de titanio muy finas para crear una serie de micro lesiones, lo que aumenta la producción de colágeno en la piel.

En el caso de las manchas en la cara, el microneedling suele combinarse con otros tratamientos tópicos.

Peelings y mascarillas médicas

Este tipo de tratamientos profesionales eliminan las capas superiores de piel, estimulando así la producción de colágeno y la renovación celular, logrando reducir las manchas oscuras en la piel. No obstante, debes tener mucho cuidado, pues un peeling muy potente puede quemar la piel.

Los principales ingredientes utilizados para los peelings son el ácido glicólico, mandélico, salicílico y láctico y el ácido tricloroacético.

Si estás pensando en optar por este tipo de tratamientos lo mejor será que lo consultes con tu médico, sobre todo si tienes piel sensible o antecedentes de rosácea, ya que pueden resultar demasiado irritantes para ti.

Normalmente estos tratamientos se realizan en varias sesiones con descansos de algunas semanas entre cada sesión.

¿Remedios naturales?

Seguramente has escuchado un sinfín de remedios caseros para las manchas, no obstante, y como dice el dicho, no todo lo que brilla es oro. En realidad, algunos de los ingredientes ampliamente mencionados en estos remedios pueden agravar las manchas en la piel.

Algunos de los ingredientes con los que deberás tener mayor cuidado son el limón, el bicarbonato y el vinagre de manzana, pues estos componentes pueden llegar a ser irritantes y provocar efectos adversos en tu piel.

Si tienes manchas que deseas eliminar, lo mejor es que acudas a consulta con un dermatólogo especialista en hiperpigmentación.

¿Cómo prevenir las manchas en la piel?

Mucho mejor que remediar un problema es prevenirlo, así que la clave para una piel sana y sin manchas es tener presente su protección y cuidado. Incluso si ya presentas alguna manchita en tu piel, es importante que sigas los siguientes consejos:

Incluye antioxidantes en tu rutina de belleza

La vitamina C puede utilizarse como antioxidante tópico, ya que ayuda a impedir que los radicales libres causen daños oxidativos en la piel como manchas y arrugas. Además, inhibe los procesos enzimáticos que producen melanina en la piel, por lo que ayudar a prevenir y reducir manchas.

Otro componente estrella en la prevención de manchas es el retinol. Este derivado de la vitamina A pueden hacer maravillas para prevenir y mejorar la hiperpigmentación en la cara al estimular la producción de colágeno y acelerar la renovación celular.

El retinol puede irritar la piel al principio, por lo que es recomendable que consultes a tu médico antes de comenzar a utilizarlo.

Para utilizar estos componentes aplica unas gotas de serum de vitamina C por las mañanas sobre la piel limpia, deja que se absorba muy bien y continúa tu rutina de belleza como de costumbre. Por su parte, el retinol deberás usarlo por las noches antes de dormir.

Uso de cremas y exfoliantes

Los productos exfoliantes químicos suelen utilizar varios tipos de ácidos suaves para retirar las células cutáneas muertas en la capa superior de la piel. La eliminación de esta capa puede ayudar a revelar una piel más sana y con un tono más uniforme.

Existe un gran número de productos que puedes adquirir en farmacias para prevenir y tratar las manchas en la piel. Sin embargo, es importante que siempre consultes a un especialista, pues el uso inadecuado de alguno de estos componentes puede causar efectos adversos.

No apliques cualquier producto sobre tu piel, sobre todo si eres de tez sensible.

La protección es la clave

Como ya conoces, el sol puede afectar tu piel, por ello, es vital que te cuides de sus efectos. La aplicación regular de protectores solares y el uso de prendas que protejan la piel del sol durante las horas más intensas (10am-4pm), son las opciones más efectivas para evitar las manchas.

Un buen frasco de protector solar +30 FPS y un sombrero de ala ancha deben ir en tu maleta incluso antes que el bikini.

Sin importar la época del año, la protección nunca debe faltar, además, el sol no es el único agente emisor de radiación. Las dañinas camas de bronceado son un llamado a gritos a las manchas y otros padecimientos más serios como el envejecimiento prematuro y el cáncer.

Pero si lo tuyo no es llevar bronceados y crees estar resguardada de la radiación mientras te sientas tras el computador en casa, te equivocas. La luz azul también es dañina para nuestra piel y suele venir de pantallas de ordenador, teléfonos móviles, tablets, entre otros.

Al provenir de aparatos con los que interactuamos diariamente, la luz azul ha comenzado a causar preocupación entre los expertos. Si bien es cierto que no se ha demostrado que la luz azul provoque cáncer de piel, si provoca una sobreproducción en la pigmentación.

Para protegerte realmente de todas estas fuentes de radiación, lo ideal es que utilices un protector solar de amplio espectro (al menos 30 FPS), incluso si no saldrás de casa. Además, asegúrate que tu protector tenga una base mineral que incluya protección UVA, UVB, HEVL e IR-A.

No te olvides de aplicar bálsamo con protector solar en tus labios, recuerda que la piel de estos es más delicada que la del resto de tu cuerpo.

No te olvides de la nutrición

Por último, pero no menos importante, la nutrición y cuidado que brindes a tu cuerpo se reflejará en tu piel. Asegúrate de dormir lo suficiente, tomar abundante líquido y consumir alimentos saludables que aporten los nutrientes necesarios a tu piel.

Si te interesa saber más acerca de la nutrición de tu piel, revisa las Vitaminas para la piel y sus beneficios ¿Cuál son las más importantes?  y conoce un poco más acerca de los alimentos idóneos para lucir una tez de revista.

Utiliza cremas hidratantes y nutritivas para aportar ese plus de brillo a tu piel.

Al igual que las arrugas, muchas de las manchas que pueden salir en tu piel reflejan el innegable paso del tiempo. No obstante, las manchas en la piel también son un reflejo de toda la sabiduría y experiencia que has adquirido a lo largo de tus días.

Cuidar tu piel no significa que limites tus actividades, como ir a la playa o correr durante un día soleado, solo se trata de hacerlo de forma más consiente y respetuosa con tu cuerpo. Llevar un estilo de vida saludable se reflejará en tu piel y la hará lucir siempre radiante.

Mientras disfrutas del calor durante un día soleado, los rayos UV del sol penetran tu piel a profundidad y activan la melanina en la superficie, no olvides cuidarla.

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.