Cuentos Infantiles

Fábula del León y el Ratón

La fabula leon y raton
Leele a tu hijo la fábula león y ratón. Un cuento que nos enseña que todos somos especiales

El León y el Ratón es un cuento infantil muy inspirador. Es una fábula que tus niños deben conocer ya que les enseña sobre las diferencias, y la importancia de la solidaridad.
El cuento del León y el Ratón es un fabula infantil que nos ayuda a los padres a transmitir muy importantes valores. Esta bonita historia, trae un bellísimo final feliz que nos enseña porque no debemos subestimar a los demás, y explica muy claramente que las buenas acciones son siempre recompensadas.

Moraleja de la fábula infantil del León y el Ratón

La fábula de la liebre y la tortuga les enseña a los niños:
1. No hay que subestimar a los demás.
2. Que una debilidad, como ser pequeño, también es una fortaleza en otra situación.
3. Que las buenas acciones son recompensadas.
4. Es bueno tener amigos de todos los tamaños y diferencias
5. Que la valentía es recompensada
6. Todos tenemos un talento y una fortaleza que puede ser útil
7. El valor de cumplir las promesas

La Fabula del León y el ratón

Un león dormía al pie de un gran árbol. Descansaba muy tranquilo, luego de un largo día de caza. Cuando estaba profundamente dormido, unos ratones muy alborotados salieron a jugar a su alrededor. El más pequeño quien era el más travieso tuvo la mala idea de jugar a las escondidas entre la melena del león, pero con tan mala suerte que lo despertó.

Muy malhumorado por ver su siesta interrumpida, el león, rápidamente atrapó al ratón entre sus garras y dando un rugido le dijo:
-¿Cómo te atreves a despertarme, pequeño e insignificante ratón? ¡Voy a comerte para que aprendas una lección!-

El ratón estaba tan asustado que no podía ni moverse, y temblando de miedo le dijo:
– Por favor no me mates, león. No quería molestarte. Si me dejas te estaré por siempre agradecido. Déjame marchar, porque puede ser que algún día me necesites –
– ¡Ja, ja, ja! – se rio el león- Un ser tan pequeño como tú, ¿Cómo podría ayudarme? ¡No me hagas reír!.

Sin embargo, el ratón insistió una y otra vez, hasta que el león, convencido por la valentía a pesar de su tamaño le dejó marchar.

Unos días más tarde, el ratón paseaba por el bosque, y escucho unos terribles rugidos que hacían temblar las hojas de todos los árboles.
Rápidamente y sin miedo, corrió hacia lugar del cual venia el sonido, y para su sorpresa allí se encontró al león. Este había quedado atrapado en una gran red.

El ratón estaba decidido a pagar su deuda, y le dijo: – No te preocupes león, yo te salvaré. Confía en mi,
Y el león, sin pensarlo le contestó: – Pero ¿Cómo? Si eres tan pequeño y la red tan fuerte y pesada.

Pero el ratón no le prestó atención y entonces empezó a roer la cuerda de la red donde estaba atrapado el león.

Luego de unos minutos, el león ya estaba libre y pudo salvarse.

El ratón le dijo:- Viste, días atrás, te burlaste de mí pensando que nada podría hacer por ti. Ahora es bueno que sepas que los pequeños ratones somos agradecidos, valientes y cumplimos nuestras promesas.

El león no tenía palabras para agradecer al pequeño ratón ya que le había salvado la vida. Desde ese mismo día, el ratón y el león fueron amigos para siempre.

1 comentario

Click aqui para dejar un comentario