Cuentos Infantiles

F√°bula de la liebre y la tortuga

El conejo y la tortuga, fabula para ni√Īos
La fabula del conejo y la tortuga es un un maravilloso cuento para ni√Īos

F√°bula de la liebre y la tortuga, es un lindo cuento corto para ni√Īos, una f√°bula sobre el esfuerzo, el exceso de confianza y otras barreras que con el crecimiento de tus hijos ir√°n conociendo. Por lo cual este cuento infantil es una bonita historia que tus ni√Īos¬†deben conocer desde chicos para que puedas evocarla cuando alguna dificultad se presente en el camino de tus hijos.

La f√°bula de¬†la Liebre y la Tortuga es un¬†cuento infantil que¬†nos deja una serie de ense√Īanzas tanto a los chicos como a nosotros como padres y adultos y es que aun cuando ya hemos madurado y ahora nuestra labor es criar, las f√°bulas¬†infantiles nunca dejaran de darnos herramientas valiosas para hacerle frente a la vida.

La fabula de la liebre y la tortuga les ense√Īar√° a tus ni√Īos:

  1. Que no hay que burlarse jam√°s de los dem√°s.
  2.  Aprender que la pereza y el exceso de confianza pueden hacernos no alcanzar nuestros objetivos.
  3. Los lentos y estables pueden ganar la carrera.
  4. Los rápidos y tenaces vencen a los lentos y estables en el corto plazo pero…
  5. Quienes identifican sus habilidades  pueden aprovecharlas
  6. Todos tenemos un talento
  7. ¬°No hay que confiarse!

F√°bula para ni√Īos: La liebre y la tortuga

√Črase una vez en el mundo de los animales una liebre muy orgullosa y vanidosa, que siempre dec√≠a que ella era la m√°s veloz de todos los animales. Ella se burlaba de todos, pero en especial de la lentitud de la tortuga.

‚Äď ¬°Eh, tortuga, no corras tan r√°pido! Se burlaba la liebre ri√©ndose de la tortuga.

Pero un día, a la tortuga se le ocurrió hacerle una inusual apuesta a la liebre:

‚Äď Estoy muy segura de poder ganarte una carrera.
‚Äď ¬ŅA m√≠? ‚ÄstPregunt√≥ toda asombrada la liebre.
‚Äď S√≠, s√≠, a ti ‚Äď afirmo la tortuga ‚Äď Hagamos una apuesta y veamos qui√©n gana la carrera.

La liebre, orgullosa y muy engreída, aceptó.

Entonces, todos los animales se reunieron para ver la carrera. Nunca nadie hab√≠a desafiado a la liebre. El b√ļho marc√≥ los puntos de partida y de llegada, y la carrera comenz√≥ en medio de la incredulidad y asombro de todos los asistentes.

Muy confiada en sí misma, la liebre dejó tomar ventaja a la tortuga mientras se burlaba de ella. Luego, se lanzó y empezó a correr velozmente, en muy poco tiempo sobrepasó a la tortuga que caminaba despacio, pero firme y sin detenerse por nada.

Aburrida, la liebre se detuvo a mitad del camino en un hermoso prado verde, Como había tiempo, se dispuso a descansar antes de concluir la carrera y se quedó dormida; mientras la tortuga seguía caminando, paso tras paso, muy lentamente, pero sin detenerse ante nada.

Y cuando la liebre se despertó, y vio con pavor que la tortuga ya se estaba a muy poca distancia de la meta. De un sobresalto, la liebre salió corriendo con todas sus fuerzas, pero ya era demasiado tarde. ¡La tortuga había alcanzado la meta, y por lo tanto, ganado la carrera!

A pesar de la gran humillaci√≥n, ese d√≠a la liebre aprendi√≥ que no hay que burlarse de los dem√°s porque nadie, absolutamente nadie, es mejor pues todos y cada uno tenemos distintas cualidades. Por √ļltimo, aprendi√≥ que el exceso de confianza es el mayor obst√°culo para alcanzar nuestras metas.

1 comentario

Click aqui para dejar un comentario