Saltar al contenido

Dieta de la alcachofa: Pautas, recetas fáciles y menú diario

Seguramente te ha pasado que deseas bajar alguna talla para algún evento especial, pero lo recuerdas a último momento. Si la idea de ir a la fiesta con una faja no es de tu agrado, entonces presta atención a la dieta de alcachofa, ya que podrás perder varios kilos en tan solo unos días.

Si bien la dieta de la alcachofa no es un método para perder peso que puedes utilizar de manera permanente, esta metodología de alimentación es capaz de ofrecer notables cambios en el organismo.

Las alcachofas son bajas en grasas y calorías, pero muy ricas en fibra, por lo que generan la sensación de saciedad sin la necesidad de consumir grandes cantidades de alimento.

Es importante saber que estas dietas depurativas, o similares, no son capaces de ofrecer beneficios a largo plazo. Simplemente, bajar de peso sin hacer ejercicio o mantener una alimentación saludable, es un sueño imposible de cumplir.

Para evitar poner en riesgo tu salud, es fundamental conocer a fondo cualquier régimen alimenticio al que desees someterte. Recuerda que cada cuerpo es único y las mejores recomendaciones solo podrá ofrecértelas un profesional de la salud que evalúe tu caso.

Pese a los numerosos beneficios de este alimento, una dieta basada en un único alimento podría desencadenar diversos problemas en el organismo.

¿En qué consiste la dieta de la alcachofa?

Descifrar de que trata la dieta de la alcachofa no es una tarea difícil, ya que, consiste en convertir esta hortaliza en el ingrediente central de todas las comidas. Dicho vegetal puede combinarse con algún hidrato de carbono o proteína, sin olvidarse de las frutas.

La dieta de la alcachofa consiste en mantener una forma de alimentación depurativa durante tres días, consiguiendo la disminución de tallas y peso.

Esta famosa dieta posee múltiples adaptaciones, por lo que puedes llegar a escuchar de quienes la practican por cinco o siete días, incluso un mes. No obstante, no te recomendamos ir tan lejos, ya que podrías inducir efectos no deseados en tu organismo.

Durante este tiempo es aconsejable seguir una alimentación que suprima el consumo de grasas saturadas, azúcares, harinas refinadas y productos ultraprocesados. Lo ideal es inclinarse por un menú preparado en casa, con ingredientes frescos y variados.

Este régimen está fuertemente marcado por hábitos alimenticios bastante restrictivos, por lo que puede llegar a ser perjudicial para la salud. Para evitar esto, es fundamental derribar los mitos y conocer toda la información acerca de sus ventajas y desventajas, así como las posibles contraindicaciones.

Dieta de la alcachofa

La falta de nutrientes que otorgan otros alimentos no podrá compensarse durante esta dieta, incluso con el gran aporte que pueda realizar la alcachofa.

¿Por qué adelgazamos al consumir alcachofa?

Este vegetal está repleto de nutrientes que optimizan el funcionamiento del metabolismo de quien lo consume. La dieta de la alcachofa es capaz de ofrecer un efecto depurativo, reduciendo los niveles de úrea, colesterol y ácido úrico del organismo.

Mientras dure la dieta, es recomendable ingerir abundante agua (al menos dos litros diarios) y no realizar ejercicios severos, puesto que se están ingiriendo muy pocas calorías.

Aunque ningún alimento contiene “calorías negativas” o es capaz de hacer que bajemos de peso solo por consumirlo, las propiedades de la alcachofa consiguen depurar el organismo y nutrirnos mientras atravesamos una dieta bastante restrictiva.

El verdadero valor del uso de la alcachofa como elemento fundamental en una dieta radica en su composición. Sus propiedades más resaltantes son:

  • Alta en nutrientes. Fósforo, hierro, magnesio, calcio, potasio, vitamina B1, vitamina C y muchos más.
  • Baja en calorías. 100 gramos de alcachofa contienen tan solo 47 calorías.
  • Rica en fibra. Por lo que ayuda a reducir los niveles de glucosa en sangre y prolongar el efecto de saciedad.
  • Presencia de flavonoides. El efecto antioxidante de los flavonoides también está presente en las alcachofas.
  • Contiene cinarina. Gracias a esta sustancia se favorece la secreción de bilis, ayudando al proceso de digestión de grasas.

La Cynara Scolymus o alcachofa, es uno de los alimentos más recomendados cuando se quiere adelgazar, gracias a sus propiedades diuréticas que disminuyen la retención de líquidos.

¿Cuánto peso puedo perder con la dieta de la alcachofa?

Siguiendo esta dieta se pueden llegar a perder entre 1 y 4 kilos, dependiendo de los días en que se mantenga. No obstante, es importante aclarar que un gran porcentaje de este peso se deberá a la perdida de líquidos, por lo que su efecto no se mantendrá por mucho tiempo.

El uso de complementos alimenticios basados en este ingrediente también puede ser de gran ayuda para bajar de peso o disminuir la retención de líquidos.

La pérdida de mucho peso en poco tiempo no resulta saludable para el organismo, de hecho, puede traer más consecuencias negativas que positivas. Si tu deseo es dar un cambio radical a tu vida, lo mejor es que consultes con especialistas que puedan guiarte a través de las opciones más saludables.

Los expertos no aconsejan llevar a cabo este tipo de dietas, ya que pueden incidir negativamente en la salud.

Pros y contras de la dieta de la alcachofa

Ninguna dieta restrictiva es recomendada por los especialistas, mucho menos si es por un tiempo prolongado, sin embargo, es importante ver ambas caras de la moneda antes de tomar la decisión de seguirla. Para ayudarte con eso, presta atención a los pros y contras de la dieta de la alcachofa.

Ventajas

Es bastante claro que el principal beneficio de todo esto es reducir algunas medidas en poco tiempo, no obstante, seguir una dieta no siempre implica que queremos bajar de peso. Si ese es tu caso, presta atención a los otros beneficios que puede ofrecerte la dieta de la alcachofa:

  • Efecto desintoxicante
  • Facilita la descomposición de las grasas
  • Regula los niveles de glucosa en sangre
  • Controla niveles de colesterol y triglicéridos
  • Mejora la salud circulatoria y linfática
  • Disminuye la inflamación abdominal
  • Reduce el estreñimiento y mejora el tránsito intestinal
  • Estimula la eliminación de ácido úrico
  • Optimiza el funcionamiento del hígado y la vesícula biliar

A diferencia de otras dietas, la de la alcachofa no produce demasiada ansiedad, ya que la fibra presente en esta extiende la sensación de saciedad por más tiempo

 Desventajas

A pesar de que se trata de un plan alimenticio altamente recomendado para bajar de peso y desintoxicar el organismo, esta dieta posee algunas desventajas que no pueden dejarse de lado.

Antes de comenzar este régimen alimenticio asegúrate de conocer lo siguiente:

  • No puede mantenerse por largo tiempo
  • Algunas opciones son bastante extremas y privan al organismo de nutrientes necesarios para su funcionamiento
  • Puede terminar con un efecto de rebote si no se sigue una dieta sana como alimentación regular
  • El consumo excesivo de este vegetal puede provocar flatulencias.

No es recomendable realizar esta dieta con frecuencia, en su lugar, solo debe hacerse en ocasiones puntuales.

¿La dieta de la alcachofa tienes contraindicaciones?

Aunado a las desventajas mencionadas, es de gran importancia destacar que este tipo de dietas están contraindicadas en ciertos casos particulares. Resulta vital reconocer estos casos para evitar complicaciones de salud.

Si te estas preguntando si eres candidata a optar por este tipo de regímenes, lo más aconsejable es acudir con un médico especializado en nutrición y realizar un chequeo general.

Con la dieta de la alcachofa se pierde peso rápidamente, no solo por los efectos propios de la planta, sino por la restricción calórica de todo el menú. Debido a esto, no resulta conveniente seguirla por más de tres días consecutivos.

Toma precauciones en caso de:

  • Embarazo
  • Periodo de lactancia
  • Consumo de medicamentos para hipertensión o cardiopatías
  • Obstrucción biliar
  • Insuficiencia renal o hepática
  • Consumo de medicamentos con efecto diurético
  • Sobrecrecimiento bacteriano a nivel intestinal

Una vez que terminas tu dieta depurativa, lo más recomendable es adoptar hábitos de alimentación sanos y equilibrados, pues de lo contrario, recuperarás el peso perdido en un santiamén.

Al consumir pocas calorías y nutrientes, esta es una dieta que debe realizarse de manera puntualizada para evitar cualquier efecto negativo.

Menú diario siguiendo la dieta de la alcachofa

Ya conoces casi todo sobre esta dieta, pero, aun falta lo más importante, ¿cómo preparar la alcachofa? Si no la has probado, no le tengas miedo, en realidad se trata de un vegetal bastante gustoso y de sabor no muy marcado, por lo que combina bastante bien con otros ingredientes.

Puesto que estarás comiendo el mismo ingrediente por varios días, lo mejor será planificar un menú que te permita variar los sabores y así no aburrir este alimento. Toma nota de las siguientes preparaciones y dispón tu propio menú para la dieta de la alcachofa.

Desayunos

  • Tostada integral con café o té y una pieza de fruta. Sin azúcar ni leche.
  • Macedonia de frutas y dos galletas. Infusión de alcachofa.
  • Tostada integral con tomate, queso cottage y media alcachofa asada. Té.
  • Huevos revueltos con alcachofa y espinacas, acompañado de pan tostado y zumo de cítricos.
  • Tostada integral con aguacate y huevo cocido, con infusión de alcachofa y limón.

Meriendas de media mañana

  • Yogur descremado con frutos secos.
  • Una pieza de fruta.
  • Dos galletas integrales.
  • Macedonia de frutas.

Almuerzos

  • Alcachofas asadas a la plancha con ternera o pescado a la plancha, arroz integral y una manzana para el postre.
  • Salteado de alcachofas con una porción de pescado asado y ensalada mixta.
  • Bistec asado con alcachofas al vapor aderezadas con aceite de oliva, dos rebanadas de pan integral y arroz.
  • Sopa de alcachofas con pollo, porción de arroz integral y ensalada.

Meriendas de media tarde

  • Alguna pieza de fruta.
  • Yogur desnatado con frutos secos.
  • Barra de cereal casera.
  • Batido ligero con leche vegetal.

Cenas

  • Alcachofas asadas con pan integral y queso blanco bajo en grasa.
  • Ensalada de alcachofas con aderezo de yogur griego.
  • Sándwich de alcachofa con queso a la plancha.
  • Crema de alcachofa con pan integral.
  • Ensalada de alcachofa con pescado al horno.
  • Alcachofa asada con aceite de oliva, jamón de pavo y tomate cherry.
Dieta de la alcachofa

Gracias a sus propiedades, este vegetal puede ayudar a descomponer la grasa y reducir la presencia de toxinas y líquidos en los tejidos.

Recetas con alcachofas para incluir en tu dieta

Si no tienes experiencia preparando este delicioso ingrediente, presta atención a las siguientes preparaciones, estamos seguros que querrás incluir más de una en tu dieta de alcachofa.

Infusión de alcachofa

La alcachofa no solo sirve como ingrediente en tus platillos, también resulta ser una excelente opción para tus bebidas cuando deseas disminuir la retención de líquidos o desintoxicar tu cuerpo.

Ingredientes

  • 2 alcachofas
  • 1 ½ litro de agua
  • Zumo de limón
  • Sal

¿Cómo prepararla?

  1. En primer lugar, lava y pela las verduras quitando las hojas más duras.
  2. Seguidamente córtalas por la mitad y llévalas en una olla a ebullición a fuego medio por 20 minutos. Añade un toque de sal para resaltar su sabor.
  3. Finalmente, cuando tengan un tono ligeramente marrón, apaga el fuego. Retíralas del agua y conserva ambas preparaciones en envases separados.

Conserva esta agua y tómala con algo de zumo de limón para acompañar tus comidas.

Alcachofas al limón

Esta sencilla receta es perfecta con acompañante de tus comidas tradicionales o como cena en tu dieta de alcachofa. Estará lista en 10 minutos y solo necesitarás 6 ingredientes.

Ingredientes

  • 350 gr de corazones de alcachofa congelados
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Una pizca de ajo en polvo
  • Zumo de medio limón
  • Perejil picado
  • Sal

¿Cómo prepararla?

  1. Lleva una sartén a fuego medio y añade el aceite de oliva. Una vez que esté caliente, vuelca los corazones de alcachofa, cubre y deja cocinar por 5-6 minutos.
  2. Después que los corazones hayan descongelado, remueve el líquido y añade un chorrito de zumo de limón, un toque de aceite de oliva, la sal y el ajo en polvo. Cocina por 2-3 minutos.
  3. Finalmente, sirve caliente con algo de perejil recién cortado.
Dieta de la alcachofa

Gracias a la capacidad de eliminar toxinas a través de la orina, la alcachofa ofrece un efecto depurativo en el organismo.

Salmón con salsa de alcachofa

Las dietas suelen ser bastante aburridas y faltas de sabor, sin embargo, con esta preparación esa afirmación queda totalmente desmentida. Además, estará lista en unos 20 minutos y te brindará un platillo lleno de nutrientes y sabor.

Ingredientes

  • 500 gr de filete de salmón o pechuga de pollo
  • 3 tazas de espinaca bebé cortadas
  • ½ taza de corazones de alcachofa marinados
  • ¼ taza de chalote finamente picado
  • ½ taza de crema de coco
  • ¼ taza de caldo de pollo
  • 1 cucharadita de almidón de maíz
  • Una pizca de ajo en polvo
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

¿Cómo prepararlo?

  1. En primer lugar, precalienta el horno a una temperatura alta y colora la parrilla en el tercio superior del horno. Cubre una bandeja para hornear con papel de aluminio.
  2. A continuación, coloca el salmón con la piel hacia abajo en la bandeja para hornear preparada y espolvorea con sal y pimienta. Cocina por 8-10 minutos.
  3. Mientras tanto, lleva una sartén a fuego medio-alto con algo de aceite y cocina el chalote removiendo durante 1 minuto.
  4. Mezcla la crema, el caldo, el almidón de maíz, el ajo en polvo, la sal y la pimienta en una taza. Vuelca esta mezcla a la sartén y cocina removiendo hasta que comience a espesar (aproximadamente 2 minutos).
  5. A continuación, agrega las espinacas y los corazones de alcachofa; cocina hasta que la espinaca se haya marchitado (1 a 2 minutos).
  6. Finalmente, sirve el salmón cubierto con la salsa.
Salmón con salsa de alcachofa

Puedes cambiar la crema de coco por nata tradicional para una opción algo más calórica.

Recuerda que, a pesar de su aporte nutricional, la alcachofa no es capaz de soportar el peso de una dieta permanente, ya que no estaría aportando al organismo los nutrientes necesarios para su funcionamiento. No obstante, es indudable que resulta más que tentador incluirla en las comidas.

Bien sea que elijas el consumo de este vegetal en jugos, como elemento principal de la dieta, o como agregado a tus preparaciones, estarás obteniendo un montón de beneficios que te ayudarán a mantenerte saludable.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.