Embarazo Maternidad

5 razones por las que consumir hierro en el embarazo ayudará a tu bebé

embarazada

Desde el momento en que estás embarazada, y vas a la primera visita con tu médico, lo más seguro es que te prescriba una serie de suplementos importantes para el desarrollo del bebé, entre estos suplementos destaca el hierro, que debes consumir por regla hasta el momento del parto.

El hierro que debes ingerir durante el embarazo te lo van a prescribir en complementos alimenticios, pero debes estar clara de que estos son complementos a tu alimentación, nunca sustitutos de la misma. Por lo que llevar una dieta rica en hierro logrará que tanto tu bebé como tú se encuentren mucho más saludables. Entre los principales alimentos que contienen hierro están las carnes rojas, verduras verdes, cereales y legumbres.

Durante el embarazo la dosis de hierro diaria recomendada por lo expertos es de 30 mg, por lo que puedes estudiar la cantidad de hierro que contienen los alimentos que consumes para así estar segura que cumples con el requerimiento.

Las razones por las que consumir hierro durante el embarazo son variadas y han sido validadas en innumerables estudios médicos por muchísimos años.

Tu cuerpo produce más sangre

Lo primero que deben tener claro las mujeres que están embarazadas es que su cuerpo va a experimentar cambios sorprendentes. Uno de ellos es el incremento acelerado en el flujo de sangre, el cuál llega a aumentar en un 50% aproximadamente.

Ante el aumento de sangre en el cuerpo durante el embarazo, los niveles de hemoglobina pueden bajar súbitamente, pues no se incrementan en el mismo nivel, por lo que es necesario la ingesta de hierro para compensar esta situación.

Producir suficiente oxígeno para el desarrollo del bebé

El hierro forma parte de la composición de muchas proteínas que son, no sólo necesarias, sino esenciales para el desarrollo del bebé durante el embarazado.

La mioglobina y el colágeno son proteínas que contribuyen a llevar oxigeno a los músculos y tejidos no sólo de tu cuerpo, sino del de tu bebé. Ambas tienen hierro en su composición y ayudan a la formación correcta de la placenta e impulsan el crecimiento del pequeño durante todo el embarazo, aunque su mayor influencia se genera entre el segundo y tercer trimestre.

Prevenir la anemia durante el embarazo

Una baja ingesta de hierro en el cuerpo puede provocar que la madre entre en un estado anémico, lo que puede generar graves complicaciones durante el embarazo.

Padecer de anemia puede provocar un parto prematuro, bajo peso en el bebé, así como complicaciones que aumentan el riesgo de mortalidad en los bebés, por lo que vigilar el correcto consumo de este complemento es vital durante todo el embarazo.

Reforzar el sistema inmunológico

Además de evitar complicaciones en el embarazo, una ingesta adecuada de hierro ayuda a reforzar el sistema inmunológico de la madre y por consiguiente del bebé. Estudios arrojan que las madres que consumen la dosis recomendada de hierro son menos propensas a contraer infecciones y enfermedades virales que pueden afectar a su bebé.

Evitar la depresión post parto

Si bien existen muchos factores que influyen en la depresión post parto, se ha determinado que la insuficiencia de hierro en las madres es uno de ellos.

La baja dosis de hierro es un factor que detona la anemia en las mujeres embarazadas, y esta es precisamente una de las causas principales para la depresión en mujeres que acaban de tener un bebé. Al momento del parto las mujeres pueden perder mucha sangre, y su cuadro anémico puede empeorar ocasionando un estado depresivo.