Embarazo Maternidad

Las infecciones vaginales y el embarazo

Una de las principales causas de partos prematuros es la infección vaginal que no se trata a tiempo. La infección puede subir hasta el útero, puede provocar contracciones y ruptura de membranas, puede alterar el cuello uterino y, hasta puede provocar un parto antes de tiempo, con o sin infección del recién nacido. Estas infecciones pueden ser también la causa de abortos tardíos (después de las 12 semanas de gestación).

Sin embargo, si se detecta y se trata rápida y adecuadamente, la infección no traerá consecuencias.

¿Cómo detectar una infección vaginal?

Principalmente la suposición de una infección vaginal suele darse al notar cambios en el flujo genital. El flujo normal es blanco grumoso y sin olor, su pH le permite defenderse de los gérmenes. Durante el embarazo, debido a los cambios producidos en la vagina, el flujo presenta las características normales pero es más abundante.

El flujo patológico, que permite despertar las sospechas de infección, se produce cuando se rompe el equilibrio de las numerosas especies de gérmenes que conviven habitualmente en la vagina, o ingresan otras especies de gérmenes desde el exterior. Este flujo es de color blanco amarillento, suele tener feo olor y la mujer que lo padece muchas veces siente ardor y picazón en la vagina o en la vulva.

En situaciones de la vida cotidiana, este flujo puede aparecer debido a la utilización de algunos jabones, desodorantes íntimos o toallas intimas perfumadas; por falta de higiene y recambio de tampones; por exceso de lavados y duchas vaginales; debido a la presencia de semen y; hasta por la sangre de la menstruación. También puede producirse por usar ropa interior elaborada con tejidos sintéticos, o ropa ajustada, que no absorben la humedad e impide una adecuada ventilación.

Durante el embarazo, por cambios hormonales, la vagina es más susceptible a infecciones por hongos. Estas infecciones suelen producir inflamación de la vagina, irritación y picazón vulvar. El tratamiento, que únicamente puede ser indicado por el profesional competente, suele ser con óvulos o cremas que se colocan en la vagina, su duración es aproximadamente una semana y se sugiere que se realice en los dos miembros de la pareja para evitar reinfecciones.

¿Cómo prevenir infecciones vaginales?

Para prevenir las infecciones y tener un embarazo más saludable se sugiere tener en cuenta las siguientes cuestiones:
Un ambiente caliente y húmedo sin contacto al aire favorece el crecimiento de los hongos. Por eso, no se recomienda utilizar ropa que se pegue mucho a la piel y que contenga materiales sintéticos.
Hay que lavar la parte externa de los genitales con jabones neutros o de glicerina y después secarla bien. La alimentación sana, que da suficiente aporte para el bebé, también refuerza al mismo tiempo el sistema de protección propio del organismo. Son importantes los alimentos como leche y productos lácteos, alimentos integrales, frutas, verduras, legumbres, carnes sin grasa y pescado. No hay que sentir culpa si se come alguna vez chocolate o torta, pero hay que saber que una dieta rica en hidratos de carbono favorece el crecimiento de hongos.

Y recuerda siempre consulta a tu medico.

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario