Embarazo

Oración de la Dulce Espera ¡Plegarias y rezos para un embarazo sano y feliz!

Oracion a la virgen de la dulce espera
Si estás esperando un bebé o deseas embarazarte, la oración de la dulce es para ti.

El embarazo es uno de los momentos más hermosos para la mujer, y un motivo para sentimos felices, afortunadas y bendecidas. Pero, en esta etapa también suele arroparnos la preocupación y la incertidumbre, pues queremos estar saludables y que el bebé se desarrolle bien. Para mantener la calma y sentir paz en nuestro corazón podemos acudir al poder celestial a través de la oración de la Dulce Espera.

La oración de la dulce espera se le realiza a la Virgen de la Dulce Espera, patrona de las embarazadas

La oración es un momento único de conexión espiritual, con ella fortalecemos nuestra fe y obtenemos nuevas fuerzas, valentía, sabiduría y paz. En la dulce espera no hay nada como confiar en Dios y sus poderosos intercesores, como lo es la Virgen María, madre de Jesucristo.

Con la oración de la Dulce Espera no solo pides por tu embarazo, sino también por tu matrimonio, la unión familiar y la sabiduría que ahora necesitas para estar a cargo de un nuevo ser. Además, esta oración también puede ayudarte a concebir, si es que no has podido embarazarte.

¿Quieres pedir por tu embarazo? ¿Buscas plegarias para pedir un bebé? Realiza estas oraciones de la Dulce Espera con amor y mucha fe.

Oración de la dulce espera
Pide por tu embarazo con esta oración por la dulce espera.

Oración por la Dulce Espera ¡Plegarias de fe para la futura mamá!

La Virgen de la Dulce Espera es la patrona de las embarazadas, las mujeres que acuden a ella con estas oraciones piden para tener un bebé o invocan su protección porque ya están embarazadas y desean que la gestación se desarrolle de forma saludable y culmine de la mejor manera.

Cualquiera que sea tu caso, lo importante es que ores con fe y creyendo que la bendición está contigo.

Oración a la Virgen de la Dulce Espera

El embarazo es un momento maravilloso en el que necesitas conectarte con el Creador, quien te ha dado la dicha de traer vida al mundo. Pide salud, bendición y protección en tu embarazo con esta hermosa oración a la Virgen de la Dulce espera.

María, madre del amor hermoso,
dulce muchacha de Nazareth,
Tú que proclamaste la grandeza del Señor
y diciendo que “sí”, te hiciste madre de nuestro Salvador
y madre nuestra: atiende hoy las súplicas que te hago.

En mi interior, una nueva vida está creciendo:
un pequeño que traerá alegría y gozo,
inquietudes y temores,
esperanzas y felicidad a mi hogar.
¡Cuídalo y protégelo mientras yo lo llevo en mi seno!
Y que, en el feliz momento del nacimiento,
cuando escuche sus primeros sonidos
y vea sus manos chiquitas,
pueda dar gracias al Creador
por la maravilla de este don, que Él me regala.

Que, siguiendo tu ejemplo y modelo,
pueda acompañar y ver crecer a mi hijo.
Ayúdame e inspírame para que él
encuentre en mí un refugio donde cobijarse
y, a la vez, un punto de partida
para tomar sus propios caminos.
Además, dulce Madre mía,
fíjate especialmente en aquellas mujeres
que enfrentan este momento solas, sin apoyo o sin cariño.

Que puedan sentir el amor del Padre
y que descubran que cada niño
que viene al mundo es una bendición.
Que sepan que la decisión heroica
de acoger y nutrir al hijo les es tenida en cuenta.
¡Nuestra Señora de la Dulce Espera,
danos tu consuelo y valor!
¡Amén!

oración de la dulce espera
Ora por tu embarazo todos los días y pide por la salud de tu bebé.

Oración para agradecer a la Virgen de la Dulce Espera

Ser mamá es un privilegio, agradece desde el primer momento en que Dios te haya mandado un angelito, un pequeño bebé al cual debes cuidar y amar con todo tu ser.

En esta oración a la virgen de la dulce espera,
te rezo Santísima Virgen, por esta dulce esperanza,
que guardo en mi vientre, estoy eternamente agradecida
por haberme concedido el inmenso regalo de una vida, viviendo en mí.

Humildemente gracias por elegirme como un instrumento de tu amor,
en esta dulce espera, ayúdame a vivir en una actitud constante
de entrega a nuestro Señor Jesucristo.

Concédeme un corazón maternal puro, firme y generoso,
te suplico en esta oración a la virgen de la dulce espera,
que mi bebé pueda nacer sano en cuerpo y le alejes cualquier mal.
Amén.

oración de la dulce espera
Agradece por tu bebé desde el primer día de tu embarazo

Oración a la Virgen de la Dulce Espera un embarazo feliz y bendecido

Encomienda a la Virgen de la Dulce Espera tu embarazo, pide que te acompañe en esta etapa y que te prepare con sabiduría y amor para la maternidad. El embarazo en sus manos será feliz y bendecido.

Virgen Santísima de la Dulce espera
te agradezco la nueva vida que llevo dentro de mí,
es algo maravilloso que me hace ver las cosas de manera diferente,
me llena de ternura y resurge en mí alma
una gran admiración por la obra creadora de nuestro Dios,
que continúa a través de mi persona.

Soy feliz por ser madre,
te pido que veles por este nuevo ser, sus movimientos son una caricia,
y sueño con su cara, sus ojos su pelo.
Te agradezco haberme dado el don de poder concebir a un nuevo ser,
agradezco tu ayuda en la hora del parto,
que nada perturbe mi serenidad
y pueda vivir esta maravillosa aventura confiando en tu Providencia.
Amén.

oración de la dulce espera
Aprovecha de orar por la unión familiar durante esta etapa tan bonita.

Oración a la Virgen de la Dulce para los esposos y futuros padres

La unión de papá y mamá es muy importante para que el bebé se sienta feliz, por eso, en tus oraciones, pide por ti y tu pareja, que la Virgen de la Dulce Espera les llene de bendición y sabiduría en esta nueva etapa.

¡Bendita seas María, Virgen y Madre,
el Señor te llenó de gracia y alegría
en la Dulce espera de Jesús!
Te rogamos por los esposos
que desean el don de un hijo,
ayúdalos en esta esperanza
y a apoyarse en el camino de la vida.

Acuérdate de los que han abierto
su corazón a la adopción,
mantenlos en la alegría de su generosidad.
También únete a quienes han recibido
los hermosos nombres de padre y madre,
para que con vos den gracias a Dios
por su grandeza manifestada
en el niño recién nacido.

Finalmente, recógenos a todos
en el gran abrazo del Espíritu Santo,
para que mostremos al mundo
que podemos vivir como hermanos,
porque todos somos Hijos de Dios.
¡Amén! ¡Qué así sea!

oración de la dulce espera
Pide sabiduría para esta nueva etapa como padres

Oración a la Virgen de la Dulce Espera para quedar embarazada

Si no has podido embarazarte, no debes rendirte ¡La fe puede hacer maravillas! Acude a la Virgen de la Dulce espera con esta oración, pídele que te dé la dicha de ser madre, que haga un milagro en ti, así como ella lo vivió con Jesucristo.

Bendita seas María, Virgen y Madre.
El Señor te lleno de gracia y alegría
en la Dulce Espera de Jesús.
Te rogamos por las mujeres,
por las parejas que desean el Don de un hijo
y tienen problemas para concebir.

Ayúdalos en esta esperanza,
que pronto se vean bendecidos
con la gracia del deseado embarazo,
y dales tu dulce y amoroso apoyo
en el camino de la vida.

Madre de la Buena Espera,
auxilia y bendice a quienes han recibido
los hermosos nombres de padre y madre,
para que en su hogar no falte el amor,
para que sepan dar a sus hijos la educación,
el cariño, los consejos y todo lo necesario
para que tengan una niñez dichosa.

Virgen de la Dulce espera,
ampara y protege con tu amor
a los que esperan con inmensa dicha un nuevo ser,
para que los meses de gestación
y el ansiado parto sea feliz,
para que con Vos den gracias a Dios
por su grandeza manifiesta
en el niño que esta por nacer.

Acuérdate de los que han abierto su corazón
a la noble y desinteresada tarea de la adopción de niños
necesitados de cariño, atención y hogar,
ayúdalos en todos los tramites,
resuelve los problemas que les pudieran surgir
y mantenlos en la alegría de su generosidad.

Finalmente, recógenos a todos
en el gran abrazo del Espíritu Santo,
para que mostremos al mundo
que podemos vivir como hermanos,
porque todos somos hijos de Dios.
Amén.

oración de la dulce espera
La Virgen de la Dulce Espera concederá tu deseo de ser madre

Novena a la Virgen de la Dulce Espera

Como madres siempre tenemos peticiones especiales, más aún durante el embarazo. La salud y desarrollo del bebé se convierte en lo más importante, por eso, es buen idea hacer un novena encomendada a la Virgen de la Dulce Espera.

Cada día se realiza una lectura bíblica, una oración y un rezo ¡Veamos!

Primer Día

El ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: «Alégrate! Llena de gracia, el Señor está contigo». Al oír estas palabras ella quedó desconcertada y se preguntaba que podía significar ese saludo. Pero el Ángel le dijo: «No temas María porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús»… Dijo María: «He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra»(Lc 1, 28-31 y 38)

Oración

Al comenzar este primer día de la novena, te expresamos Madre, nuestro amor. Venimos con confianza a pedirte por nuestras necesidades, haz que te imitemos en tu Sí a Dios. Comprende nuestro pedido, atiéndelo.

Rezo: Ave María

Segundo Día

En aquellos días María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel llena del Espíritu Santo, exclamó : «Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre»! Feliz de ti por haber creído que se cumplirá todo lo que te fue anunciado de parte del Señor. (Lc. 1, 39-45)

Oración

María, madre de Jesús y madre nuestra, intercede ante tu Hijo y enséñanos a amar y servir a los demás. Que siguiendo tu ejemplo de disponibilidad, sepamos aceptar la vida como el don gratuito que Dios nos ha dado; y que podamos proteger, nutrir, y acoger a aquel niño que recibamos como hijo. Que podamos recorrer con fe y esperanza los caminos que nos llevan a cumplir la voluntad del Padre. Pide por la intención con que rezamos esta novena.

Rezo: Ave María

Oracion de la dulce espera
Además de orar a la Virgen de la Dulce espera, puedes acompañar tus peticiones e intenciones rezando una hermosa novena

 

Tercer Día

María dijo entonces: Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi salvador, Porque El miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, Porque el todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas : Su nombre es Santo!! (Lc 1, 46-50)

Oración

María, madre de Jesús, enséñanos a rezar con fe, con apertura de corazón y sencillez. No sólo por nuestras necesidades sino también por las de todos aquellos que sufren y necesitan de nosotros y de nuestra palabra de esperanza. Que de nuestra boca, como de la tuya, broten palabras de alabanza hacia el Creador y Dador de vida.

Dios Padre Nuestro, rico en amor y misericordia, que este tiempo de espera se transforme en una oportunidad de crecer en nuestra fe y nuestra entrega a los demás. Que podamos encontrar momentos de alegría y felicidad y los compartamos con quienes nos rodean.

Rezo: Padre Nuestro

Cuarto Día

Mientras se encontraban en Belén le llegó el tiempo de ser madre; y María dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue. Lc 2, 6 – 7

Oración

Virgen María, Madre de Dios, que cobijaste en tu seno al Salvador, te pedimos que nos protejas en este momento, en que confiadamente esperamos un hijo, para que podamos aceptarlo con amor;educarlo de modo que «crezca en sabiduría, estatura y gracia» ante los ojos de Dios; y conducirlo con nuestro ejemplo a la casa del Padre. Amen.

Quinto Día

Cuando Jesús cumplió doce años, subieron a las fiestas según la costumbre, y cuando estas terminaron se volvieron; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que lo supieran sus padres. Al tercer día lo encontraron, en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y haciéndoles preguntas: todos los que oían quedaban desconcertados de su talento y de las respuestas que daba.

Al verlo quedaron extrañados, y le dijo su madre : Hijo ¿Por qué te has portado así con nosotros? Mira con que angustia te buscábamos tu padre y yo! El les contestó: – ¿Por qué me buscaban ? ¿No sabían que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre? Ellos no entendieron lo que les decía.

El regresó con sus padres a Nazaret y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba estas cosas en su corazón. Lc 2, 41 y 46 – 50

Oración

Jesús, concédenos comprender, con la ayuda de tu gracia, aquellas cosas y situaciones que se nos van presentando en la vida.

María, madre de los vivientes, que acogiste la Vida en nombre de todos y para el bien de todos, guíanos en el camino, protege a nuestros hijos y familias. Enséñanos a estar en las cosas del Padre.

Rezo: Padre nuestro

oración de la dulce espera
Acude al poder de la oración todos los días con la novena de la dulce espera.

Sexto Día

Tres días después se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Y Jesús también fue invitado con sus discípulos. Y, como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo : «No tienen vino». Jesús le respondió :

Mujer ¿Qué tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía. Pero su madre dijo a los sirvientes : «Hagan lo que El les diga.» (Jn 2, 1-5)

Oración

María, madre del amor hermoso, intercede para que Jesús atienda nuestras necesidades. Enséñanos a hacer todo lo que Él nos dice y a pedir en la oración el conocimiento que todavía nos falta para tener el gusto profundo de las cosas de Dios. Que sepamos ver las necesidades de los que nos rodean y podamos brindarnos generosamente, ayudando a quienes, en este momento fundamental, de sus vidas se encuentran solas y desamparadas.

Rezo: Ave María

Séptimo Día

Todavía estaba hablando a la multitud, cuando su madre y sus hermanos, que estaban afuera trataban de hablar con Él. Alguien le dijo : «Tu madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren hablarte» Jesús les respondió «¿Quién es mi madre y quienes son mis hermanos? Y señalando con la mano a sus discípulos agregó «Estos son mi madre y mis hermanos, porque todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre». (Mt 12, 46-50)

Oración

Madre nuestra, Señora de la Dulce Espera, nos enseñas que más importante que el vínculo carnal es la relación que nace y se forma por cumplir con lo que Dios nos pide. El amor se construye día a día, así queremos servir al Señor y aceptar su voluntad. Que podamos testimoniar el significado del amor auténtico diciendo cada día que sí.

Acuérdate de las familias que han abierto su corazón a la adopción, ayúdalos en la alegría de su generosidad a que puedan gustar los hermosos nombres de padre y madre. Que teniéndote a vos como modelo incomparable de acogida y cuidado de la vida puedan dar gracias cada día, por esa vida que se les entrega.

Rezo: Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Octavo Día

Cuando Jesús terminó de hablar, una mujer levantó la voz en medio de la multitud y dijo : «Feliz el seno que te llevó y los pechos que te amamantaron» Jesús le respondió : «Felices más bien los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica.» (Lc 11, 27-28)

Oración

María, muchachita de Nazaret, vos que viviste las dimensiones de lo humano y de lo femenino de manera perfecta, intercede por nosotros, para que seamos atentos escuchas de la Palabra de Dios.

Aleja de nosotros todo lo que nos impida practicar lo que Jesús nos enseñó. Pon en nuestra boca, tus palabras, tus intenciones y todo lo que pueda abrir nuestro corazón al bien y al amor.

Rezo: Padre Nuestro, Ave María.

Noveno Día

Al ver a la Madre y cerca de ella al discípulo a quien Él amaba, Jesús le dijo : «Mujer, aquí tienes a tu hijo». Luego dijo al discípulo: «Aquí tienes a tu madre». (Jn 19, 25-27)

Oración

María Santísima, Madre de Jesús y Madre nuestra, sabemos que nos acompañas en el camino de la vida intercediendo por nosotros y por nuestras necesidades, danos un corazón fuerte y generoso. Gracias porque cada uno de nosotros somos participes de la vida de Dios.

Te pedimos que nos enseñes a respetar, proteger y defender la vida, especialmente la más débil e inocente.

Inspira y protege especialmente a aquellos hombres y mujeres que condicionados por el medio y las circunstancias que los rodean, no llegan a ver que la vida es siempre un bien. Que ellos sepan que «Ninguna cosa es imposible para Dios» (Lc. 1,30 37) y se entreguen con confianza a su providencia benévola.

Bendícenos y guíanos en este camino para poder florecer en virtud y santidad. Confiamos en tu intercesión y esperamos con fe que Jesús nos conceda lo que pedimos.

Rezo: Padre Nuestro 3 Ave María

La Virgen de la Dulce Espera es la patrona de las mujeres embarazadas ¿Quién mejor para encomendar tus peticiones? Si estás esperando un bebé o deseas embarazarte, estas oraciones te serán muy útiles. Además, con ellas te regalas un momento dedicado al crecimiento de tu fe, lleno de paz y de la presencia de Dios.

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.

VSN is a global network of websites, verified by the World Health Organization, that provide evidence-based informationWeb Acreditada por la OMS