Embarazo

Oración para embarazo sano ¡Pide a Dios por tu salud y la del bebé!

Oración para embarazo sano
Un embarazo sano, bendecido y placentero se logra con ayuda del Todopoderoso

Toda mujer, al saber que está embrazada, se percatada de que debe cuidarse y mantenerse saludable. Pero en esta etapa no solo es importante la salud física, sino también la emocional, mental y espiritual. Con una oración para embarazo sano pondrás en manos de Dios tu bienestar y el de tu bebé, eso te llenará de paz y fe durante la dulce espera.

La oración te dará consuelo y tranquilidad durante el embarazo

Acude al Señor con una oración para embarazo sano y pide por tu salud y la del bebé, así, con ayuda del poder celestial podrás disfrutar los 9 meses de gestación tranquila y sin preocupaciones. Confía en el Todopoderoso para que no haya complicaciones y tu pequeño llegue al mundo sano y salvo.

¿Sabes cómo hacer una oración para embarazo sano? Te compartimos una lista de oraciones para pedir por un embarazo sano y recomendaciones para orar y tener fe durante la dulce espera.

Oración para embarazo sano
La oración durante el embarazo crea un vínculo entre tú, Dios y el bebé.

Oraciones para un embarazo sano ¡Reza por la salud y bienestar de tu bebé!

Durante el embarazo es importante que dediques tiempo a la presencia de Dios. Eleva tu petición a Dios, deja en sus manos esta hermosa etapa y agradece porque gracias a Él, muy pronto te convertirás en mamá. El Padre conoce tu corazón y los deseos que tienes de disfrutar la dulce espera y dar a luz a un bebé completamente saludable.

¡Deja todo en manos del Señor con estas hermosas oraciones para un embarazo sano!

Oración para embarazo sano

Si quieres un embarazo sano, nada mejor que acudir al Creador para hacer tu petición. Él es Señor de nuestras vidas y Padre Celestial del pequeño que llevas en el vientre. Pide ante su presencia por la salud y el desarrollo de tu bebé con esta oración llena de fe.

Tú eres el Creador, tú la Vida,
me has hecho Feliz Señor,
me has regalado un hijo.
Te doy las Gracias por elegirme.
Gracias por hacerme parte de tu obra creadora y
concederme la dicha de traer a un hijo tuyo a la vida.
Es mi hijo hoy, pero antes fue tuyo Dios mío,
es Tu hijo.

Tú lo creaste desde toda la eternidad y
me soñaste a mí como su madre.
Te doy las gracias, soy privilegiada Señor,
esta es una inmensa responsabilidad.
Pero desde ya la asumo, desde ya lo protejo
y lo cuido mi Señor.

Tengo temor, pero mi fe en ti me fortalece.
Pido que me acompañe siempre la Virgen María
y también su ángel de la guarda, para que lo proteja,
lo cuide, nazca sano y crezca según tus preceptos.
Es tu hijo y así se lo haré saber mi Señor, que te conozca, que te ame mucho y siempre este cerca de ti.
Me ocuparé de cuidar sus pasos que siempre estén en tu senda
y al final llegue a tus brazos
y permanezca allí para siempre.
Amén.

Habla con tu bebé sobre Dios y sus maravillas.

Oración para embarazo sano y protegido

Dios es nuestro protector, cuando confiamos en Él todo está bajo control ¿Hay mejores manos que las del Señor? Es bajo su cobertura que tendrás tranquilidad, bienestar y salud.

A ti acudo Padre celestial, Dios creador.
Porque tú has hecho de mí grandes cosas
y he sido bendecida por ti,
porque va a nacer de mí un hijo.

Un hijo que es fruto de un amor que bendijiste.
A ti amado Jesús, Hijo de Dios,
que me permitiste adorarte desde que yo era muy niña,
porque tú eras ese bebé del pesebre.
A ti ofrezco a mi hijo, por favor protégelo.
Que en la tierra sea niño sea nuestra alegría,
nuestra felicidad.
Que sea en la eternidad, tu gloria.

Espíritu Santo, Ángel de la Guarda
cuídenme durante estos meses de espera.
Que nada malo pueda pasarle a mi hijo
ni a mí que lo llevo en mi vientre.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.

Pon tu vida y la de tu bebé en manos del Padre Celestial

Oración para la salud del bebé en el vientre

El don de dar la vida es una verdadera bendición, por eso es importante pedir por el hogar de tu bebé durante los nueves meses de gestación: tu vientre. Agradece al Creador y pon en sus manos el desarrollo y crecimiento de este pequeño ser que crece dentro de ti.

Padre Creador de los cielos y de la Tierra,
te agradezco por haberme premiado con
esta hermosa criatura que hoy llevo en mi vientre,
un bebé que como cada uno de nosotros
esta creado a tu imagen y semejanza.

Por favor te pido amado Padre Celestial
que envíes al Espíritu Santo para que more en mi vientre
y lo llene de luz y gloria,
así como lo hiciste con María,
madre de nuestro Salvador Jesucristo.
Señor Jesucristo, tú que estas lleno de amor infinito,
cubre con tu gracia celestial a este pequeño bebé
que hoy crece en mi vientre,
elimina cualquier vestigio de pecado,
maldad o rechazo que consciente
o inconscientemente pueda haber yo entregado a este bebé.

Elimina por completo cualquier huella heredada de mis antepasados
que pueda interferir en que tenga un embarazo pleno y saludable,
que ninguna enfermedad, ninguna infección, ninguna mala formación,
nada afecte el desarrollo sano de
este bebé que hoy crece en mi vientre.
Cúbrenos con tu preciosa Sangre
y llénanos de Tu Espíritu Santo y Tu Verdad.

Desde ya que su Ángel de la Guarda no se separe nunca de él Padre amado.
Desde hoy consagro su vida para que sea próspera
y fecunda en Tu camino de amor infinito.
María, madre de Dios, guíame, enséñame a cuidar de mi hijo
tal como tu cuidaste de Jesús en Tu vientre materno.
Envía mi madre y Señora a los ángeles,
intercede por mí ante Dios Padre Todopoderoso,
ante la Santísima Trinidad, para que este niño que
crece en mi vientre se desarrolle saludable.
Amén

El amor y la misericordia de Dios te acompañaran en tu dulce espera

Oración a la Virgen María para un embarazo sano

La Virgen María, madre de Jesús, entiende a la perfección la condición de cada mujer embarazada. Acudir a ella es un buena opción para pedir ayuda celestial, pues la Virgen es intercesora en los cielos y expondrá ante el Padre tus deseos.

María, madre amorosa
y dulce virgen de Nazaret.
Tú que revelaste la grandeza del Señor
y aceptaste diciendo que “sí”,
ser madre de nuestro amado Salvador y madre nuestra.

Por favor, escucha hoy las súplicas que te hago.
Atiende mi llamado madre amada.
Mi vientre ha sido bendecido
y una nueva vida está creciendo.
Pero tengo inquietudes y miedos,
también esperanza y gran alegría.
Pero te pido madre tu que conoces el dolor de perder un hijo,
que lo cuides y protejas mientras yo lo llevo en mi seno.
Y que, al momento de su nacimiento,
lo protejas y nazca con bien.
Que pueda escuchar sus primeros sonidos
y ver sus pequeñas manitos,
para dar Gracias al Creador por haberme
bendecido con el mejor regalo, un Hijo.
Te prometo madre adorada,
seguir tu ejemplo y modelo.
Acompañare a mi hijo, y lo protegeré,
porque deseo verlo crecer.

Ayúdame y cúbreme con tu manto
para que mi hijo sienta que soy un refugio donde cobijarse
y también su punto de partida cuando ya tenga edad para tomar su propio camino.
Te pido dulce Madre mía,
que pongas especial atención en esas mujeres
que enfrentan su embarazo solas.
Esta oración para embarazadas también es por ellas,
por las que se encuentran sin apoyo o sin cariño.
Que ellas puedan sentir el amor del Padre
y que en cada niño descubra que traer un hijo al mundo es una bendición.
Que reconozcan que han sido valientes
y que son capaces de acoger
y nutrir al hijo que llevan en su vientre.
Que Dios las ha tomado en cuenta.
Señora de la Dulce Espera, bríndanos tu consuelo y valor.
Amén

Con ayuda celestial tendrás un embarazo sano y bendecido.

Oración a San Ramón Nonato para un embarazo sano

San Ramón Nonato es considerado el santo patrono de las mujeres embarazadas y las parturientas, a Él puedes acudir para que calme tu angustia. Este santo es conocido como intermediario del cielo y ayuda a las madres a hallar tranquilidad durante el embarazo.

Tú que estuviste no nacido,
Del vientre de tu madre cada, salvado,
No formado y por ella consagrado,
Al morir posterior de darte a luz.

Así como protegiste la vida
De las señoras y hombres de tu tiempo,
Interviene ante el Padre para que,
Por tu arbitraje atienda mi súplica,
Y me otorgue el hijo que tanto quiero.
Dame tu consagración, Admirado San Ramón,
Y junto a ella la feracidad a mi matriz.

Procúrame efectuar mi embarazo
Hasta la última etapa, sin obstáculos,
Resguárdanos en el nacimiento,
Y da un feliz origen a mi hijo,
Que surja repleto de pujanzas y salud,
Y que las almacene hasta el final de su vida.

¡Oh!, Prestigioso San Ramón,
A cuyo poderío sometió Dios la tierra y los compendios,
La robustez y el padecimiento, la existencia y la defunción,
Encontrando en tu activa mediación, procurador de las doncellas,
Continuación de las casadas, protección de los que se ven deshonrados,
Rebusca de los cultivadores, fondeadero de los náufragos,
Liberación de los sometidos, panorama de los ciegos
y terminación de todos los males;
Por aquel tu ardorosa ambición de recoger el Beatísimo Sacramento,
Que exigió a Jesucristo a brindarte de sus ensalzadas manos
La sagrada Comunión
Yo te doy mi palabra de darle una íntegra vida,
Instruyéndolo como buen creyente
Y educándole el favor y el amor
Hacia sus colectividades.

Te lo demando, San Ramón Nonato,
Pon tu auxilio de Santo,
Y ejecuta el prodigio de dar la vida en mí,
Para bienestar mío y de mi esposo,
Y más encanto tuya y de Dios,
Nuestro Progenitor Paradisíaco.
Amén.

Entrega tus peticiones a Dios con fe

Oración para agradecer por tu embarazo sano

Tener fe no solo se trata de pedir y confiar en Dios, sino también de agradecerle por su bondad y bendición. Declara un embarazo sano y da gracias Dios porque Él se encargará de guardar tu vida y la de tu bebé.

Padre Nuestro que estás en los cielos.
Aquí me encuentro hincada ante ti,
agradecida por el milagro de la vida que crece en mi vientre.
Un bebé pequeño y vulnerable,
que desde su concepción ha cambiado mi cuerpo y mi corazón.
Te doy las Gracias mi Dios.

Gracias por haber confiado en mí para tenerlo,
con el ejemplo de María acojo a este niño.
Al igual que mi Madre me acogió
cuando descubrió que yo estaba en su vientre.
Padre Bueno, Padre amado estoy feliz ante esta vida tan frágil
y llena de promesas.

Gracias por haberme dado los ojos del corazón,
esos ojos que me dejan ver a mi hijo.
Padre lleno de bondad y amor,
ayúdame a hacer cada día mejor
para que este pequeño sea feliz.

Te pido, Padre lléname de todas las gracias,
para entregárselas a mi hijo.
Que reciba desde ya toda la fe,
toda la esperanza y todo el amor,
que llevo en mi corazón.
Te Pido Padre Misericordioso
que lo mantengas siempre bajo tu protección.
Amén.

Tu conexión con el bebé está bendecida por Dios.

Recomendaciones para orar durante el embarazo

Al hablar con Dios mediante la oración, te conectas con su poder y te sumerges a un estado de paz muy positivo para el embarazo. La oración es una herramienta de fortaleza espiritual que llenará tu ser de fe y actitud positiva ante las adversidades.

¡Sigue estos tips para que disfrutes del poder de la oración a plenitud!

  • En familia: El embarazo es símbolo de alegría, bendición y unión familiar. Cuando ores, intenta hacerlo con tu pareja, con tu madre, tu padre u otros hijos. Esto no solo nutre la armonía familiar sino que le brinda calor y amor al bebé.
  • Diariamente: Hablar con Dios debe ser una práctica diaria, te ayuda a tener paz, vivir confiada y sentirte a salvo. La oración diaria nos guarda bajo la cobertura de Dios, así es más grata la dulce espera.
  • Háblale a tu bebé: Cuando ores, cuéntale a tu bebé de las maravillas de Dios. Si deseas, puedes leerle historias cortas de la biblia y cantarle alabanzas.

El embarazo es una etapa mágica, milagrosa y hermosa. Disfrútala de la mano de tu familia y bajo la cobertura celestial del Señor ¡Es la mejor manera de esperar a tu pequeño!

Con una oración para embarazo sano te sentirás tranquila y lista para recibir a tu bebé. Pon el manos del Señor todos tus deseos y verás su poder, tu embarazo será una experiencia hermosa, estarás a salvo y tu bebé también.

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.

VSN is a global network of websites, verified by the World Health Organization, that provide evidence-based informationWeb Acreditada por la OMS