Embarazo Maternidad

Viajar durante el embarazo: ¿Seguro o inseguro?

embarazada en la playa

Irse de viaje siempre es un placer que muchas mujeres embarazadas suprimen durante sus nueve meses de embarazo por miedo a que ellas, o su bebé sufran algún daño. Sin embargo no existen mayores contraindicaciones que prohíban disfrutar de unas vacaciones antes de que llegue el bebé.

Si esto que te decimos hace que pienses en llenar de una vez las maletas, entonces es importante que sigas algunos consejos importantes para planear un viaje adaptado a tus necesidades. Además, todo debe ser consultado con tu médico, quien solo te recomendará que no vayas si es un viaje muy pesado o si tu embarazado o estado de salud presenta riesgos importantes.

¿Cuándo se debe viajar?

Si bien puedes hacerlo en cualquier momento del embarazo, el momento ideal para iniciar tu viaje es en el segundo trimestre del año, pues ya el riesgo de aborto ha disminuido y aún no tienes mucho peso, por lo que tu movilidad será mucho mayor.

Emprender un viaje en el primer o tercer trimestre de embarazo no está vetado pero tampoco es la mejor opción, en el caso de que sea un viaje planificado. En los tres primeros meses aún tu bebé está en estado de formación y el riesgo a un aborto es mayor, además los mareos, vómitos y constante sueño puede hacer que no tengas mucho ánimo de salir de casa.

Por otra parte, en el último trimestre tu peso ya es mayor, tienes más dificultades para movilizarte y los largos trayectos pueden hacer que tanto tus piernas como tu espalda se sientan adoloridas. En este momento seguramente querrás quedarte en casa descansando y esperando la llegada del bebé.

¿Cuál es el mejor transporte para viajar?

Dependiendo del lugar en el que vivas y la distancia del viaje, puedes escoger diferentes opciones de transporte para tu viaje, lo importante es que te sientas cómoda y te permita movilizarte con frecuencia y tener un baño a tu disposición.

Si quieres viajar más cómoda una buena opción es viajar en tren. La movilidad que te permite el viaje en tren te hará sentir más cómoda, pues puedes levantarte al momento que lo desees y cambiar de posición de una forma más rápida.

El viaje en auto te puede servir para los trayectos más cortos, y en este caso deberías pararte cada hora para estirar las piernas e ir al baño. Es importante que colocarte el cinturón de seguridad sea una rutina que nunca olvides, asegúrate que la parte de abajo del cinturón esté en la zona baja del vientre.

En cuanto a los viajes en avión son recomendados siempre y cuando no exista ninguna prescripción médica, aunque en las últimas semanas del embarazo es posible que tengas problemas para abordar un avión, pues las aerolíneas colocan algunas restricciones a las mujeres que ya están próximas al parto para evitar algún inconveniente al momento del vuelo y que se pueda correr el riesgo de que rompas fuente.

Lo menos recomendable son los barcos, pues las olas pueden hacer que las mujeres embarazadas se mareen y pierdan el equilibrio fácilmente. Sin embargo, todo esto debes consultarlo con tu médico y tomar las medidas necesarias para que te relajes durante este último viaje antes de que nazca tu bebé.

3 comentarios

Click aqui para dejar un comentario