Bebes Estimulación Temprana Maternidad

Ejercicios de estimulación acuática para bebés de 7 a 9 meses

La estimulación acuática mejora la autonomía del bebé

A medida que el bebé va creciendo, la estimulación acuática para bebés se vuelve mucho más osada y divertida tanto para el pequeño como para mamá, papá o cualquiera de sus cuidadores principales. El vínculo afectivo entre mamá y el bebé está mucho más fortificado y la confianza está cada vez más en aumento, lo que sin duda, es súper importante al momento de sumergirnos en el agua y realizar los ejercicios.

Hacer ejercicios de estimulación acuática con tu bebé a los 7 a 9 meses es ideal ya que esta en la etapa de gateo y preparándose para dar los primeros pasos.

La estimulación acuática para bebés de 7 a 9 meses trae innumerables beneficios, ya que en esta etapa están en su fase de gateo o incluso, preparándose para dar los primeros pasos. Por lo que, ejercicios motores debajo del agua les resulta súper positivo ya que estarán mejorando significativamente el tono muscular que les permitirá tener una vivencia del gateo más gratificante.

123

Adicionalmente, es un momento ideal para compartir las mejores experiencias con nuestro bebé que valen la pena. Y es que, esa alegría que demuestran al sumergirse en el agua es única.

Serie de Estimulación acuática:  para bebés de 0 a 3 meses –  para bebés de 4 a 6 meses – para bebés de 7 a 9 meses – Matronatación

 

La estimulación acuática mejora el tono muscular del bebé

Ejercicios de estimulación acuática para bebés de 7 a 9 meses

La estimulación acuática para bebés de 7 a 9 meses se basa en fortalecer la autonomía del bebé, así como también la musculatura del mismo.

Veamos algunos ejercicios de estimulación acuática para bebés que podemos realizar junto a ellos en esta etapa de 7-9 meses.

  • Siéntalo al borde la piscina, a tu lado, y con la ayuda de papá que estará dentro de la piscina ayudaremos al bebé a chapotear con las piernitas el agua, asegurándonos que haga movimientos alternos con sus piernas.
  • Toma al bebé por la cintura en una posición donde esté medio acostado y pueda mover sus bracitos y piernitas buscando nadar, ya que lo motivaremos a alcanzar sus juguetes. Es importante cuidar que la cabecita del bebé se mantenga fuera del agua. Si notas que esta posición se le dificulta, colócalo verticalmente.
  • Con la ayuda de dos tubos flotadores, los colocaras uno en cada axila de mamá y de bebé. Posiciona al bebé frente a ti para que puedas ver sus expresiones y cuánto lo disfruta. Luego, puedes desplazarte lentamente por la piscina, hablándole, cantándole y riendo juntos.

La estimulación acuática es una excelente forma de mejorar la autonomia, seguridad y confianza de tu bebé

  • ¡Es momento de sumergirnos por completo! Ahora que tu bebé conoce la piscina y tiene práctica en los meses de vida anteriores, llegó la hora de hundirnos juntos. Toma a tu bebé por la cadera y en una cuenta de 3 se sumergirán ambos por un tiempo súper corto, solo entrar y salir. Es importante que, cuando salgan felicites al bebé por lograrlo y seguir motivándolo a volverlo a intentar es fundamental. Repite este ejercicio un par de veces más, respetando siempre el ritmo del bebé.
  • Con la ayuda de un tapiz flotante, coloca al bebé sobre él e incentívalo a alcanzar sus juguetes que están flotando en el agua.
La confianza y amor entre mamá y bebé es vital en el agua
  • Coloca al bebé detrás de ti y tómalo por sus bracitos pasándolos por tu cuello, juega al caballito con él o ella, paséalo por toda la piscina en esa posición y cada cierto momento te sumerges por completo, entrar y salir nada más. Siempre es importante que le hablemos y mandemos mensajes positivos y amorosos que lo motiven a continuar.
  • Con la ayuda de flotadores en los bracitos del bebé o cualquier otro donde las piernitas y bracitos del bebé puedan tocar el agua, lo colocarás dentro del mismo y pasearás por toda la piscina. Juega al carrito y hálalo con fuerza en ocasiones y verás cómo le encantará ver el agua salpicar.
  • Estando el bebé dentro de los flotadores, promueve los pequeños saltos.
  • Ahora, colocarás los flotadores por debajo de cada brazo de mamá y pondrás al bebé delante de ti dándote la espalda, quien se sostendrá también con los flotadores. Luego, lo motivarás a alcanzar los juguetes que están por la piscina.
  • Cuando tu bebé está más cercano a los 9 meses, puedes utilizar un flotador tubular que rodee su cuerpecito por debajo de sus brazos y mamá controlará el flotador por detrás. Posteriormente, incentivaremos al bebé a alcanzar a papá. La idea es que el bebé intente nadar hasta su objetivo que es papá.

 

La estimulación acuática para bebés de 7 a 9 meses es maravillosa, pues comenzamos a ver lo independientes que se han ido convirtiendo nuestros bebés en el agua. Nos encanta verlos divertirse y estar seguros en la piscina.

Una excelente forma de ayudar al desarrollo del bebé

La estimulacion acuatica para bebés de 7 a 9 meses es excelente ya que ayuda al desarrollo de la motricidad fina y gruesa del bebé

Estos momentos, sin duda son los más especiales y que nos desbordan de emoción a las mamás.

Además, la motricidad fina y gruesa del bebé cada vez presentará mayor evolución, la cual se apreciará en el gateo y la energía que tenga el bebé durante el día.

Si te ha gustado te recomendamos seguir leyendo nuestra sección de estimulación temprana

2 comentarios

Click aqui para dejar un comentario