Bebes Estimulación Temprana Maternidad

Estimulación temprana para bebés de 8 a 10 meses

La estimulación temprana para bebés de 8 a 10
La estimulación temprana para bebés de 8 a 10 meses se centra en la motricidad y el habla

Estamos súper emocionadas por lo rápido que ha crecido nuestro bebé, ya está a casi nada de cumplir el año. Se nos vienen los recuerdos de cuando lo teníamos en nuestra pancita, no parábamos de hablarle y cantarle. Ahora que cada día está más cerca de cumplir su primer añito, los consentimos más y estamos súper entusiasmadas porque dé sus primeros pasos. La estimulación temprana para bebés de 8 a 10 meses, los puede ayudar a preparar mucho más su cuerpecito para este gran logro: ¡Caminar!

Ya vivimos la emoción del primer gateo, verlo gateando por toda la habitación, explorando y fascinándose con cada objeto que encontraba. Ahora, se aproxima la gran emoción de los primeros pasos. Y es que seguramente, ya has visto a tu pequeño haciendo sus primeros intentos para levantarse solito, sosteniéndose de los muebles. Mientras tanto, nosotras las mamás estamos desbordadas de alegría y amor viéndolos.

Con la estimulación temprana para bebés de 8 a 10 meses, esta alegría puede ser mucho más grande en nosotras, porque viviremos junto al bebé cada momento hasta alcanzar el ¡gran logro!

Estimulación temprana para bebés de 8 a 10 meses
La estimulacion temprana a los 8 meses los ayuda a prepararse para caminar

Ejercicios para la estimulación temprana para bebés de 8 a 10 meses

La estimulación temprana para bebés de 8 a 10 meses se basa, principalmente, en el fortalecimiento de la motricidad fina y gruesa, así como también en el lenguaje y habilidades sociales para el contacto con el otro. Meses anteriores, la estimulación temprana estaba más centrada en los sentidos.

Para esta etapa es importante la preparación del niño para caminar, por esto es necesario que pueda tener la suficiente estimulación en la motricidad gruesa. Veamos algunos ejercicios que nos ayudarán a llevar a cabo la estimulación temprana para bebés de 8  a 10 meses.

La estimulación temprana para bebés de 8 a 10 meses se centra en el fortalecimiento y desarrollo de la motricidad fina y gruesa

  1. ¡A fortalecer las piernitas de nuestro bebé!

Conozcamos algunos sencillos ejercicios para la motricidad gruesa de nuestro bebé, es decir, el fortalecimiento de la musculatura de sus extremidades como piernas y brazos.

  • Cuando nuestro bebé esté gateando, mostrémosle un juguete que sea llamativo para él. Asimismo, es importante que puedas incentivarlo a que lo persiga, para que ejercite la musculatura de sus extremidades.
  • También, cuando le muestres el juguete al bebé se lo puedes acercar para que lo tome con una mano y quede apoyado con sus dos rodillas y una manito. Trata de repetirlo pero haciendo que lo tome con la mano contraria a la primera vez. Así, fortalecerás sus bracitos. Puedes agregarle mensajes cariñosos para hacer más ameno el ejercicio y que el pequeño pueda tomarlo como un juego.
  • Aprovecha cuando el bebé esté sentado en el suelo y extiéndele los bracitos y piernitas. Colócale las manitos en sus rodillas, luego lo empujarás suavemente por uno de sus hombros hacia un lado, para que el bebé se vea impulsado a apoyar una de sus manitos para evitar caerse. La idea de este ejercicio es trabajar los reflejos del bebé, el control de su propio cuerpo y el poder mantenerse estable.

Si notas que a tu bebé le cuesta el gateo o incluso aún no lo ha iniciado ¡Despreocúpate mamá! Lo importante es poder ayudarlo para que el bebé le dé inicio al gateo y fortalezca sus piernitas y bracitos.

  • Pon al bebé en una superficie firme, apoyado en cuatro puntos (rodillas y manitos), ponle una almohada o cojín cilíndrico debajo de su pancita, esto le servirá de apoyo. Nosotras como mamás nos ponemos frente al bebé y le mostramos su juguete preferido, para incentivar al pequeño a avanzar gateando.
  • Otra opción para ti mamá, es que coloques al bebé apoyado en sus cuatro puntos y le pongas una manta acolchada en la pancita, dejando unos tirantes de la manta para que tú la sostengas desde arriba. Así, el pequeño se sentirá con confianza para gatear.
  1. Es momento de jugar con las manitos de nuestro bebé

El objetivo principal de esta serie de ejercicios, es la es fortalecer la motricidad fina del bebé, es decir, mejorar la musculatura de sus manos principalmente.

  • Juega con tu bebé a la pelota. Tomemos una pelota de color llamativo y aventémosela al bebé para que pueda cogerla e incentívalo a que te la regrese. ¡Esto les encanta! Te enamorarás de las risas de tu bebé jugando a la pelota.
  • Toma un juguete, el que más les guste y amárrale una cuerdita, para que el bebé pueda lanzarlo y regresarlo a él. La idea es que sea capaz de coger objetos tan delgados como una cuerda con sus manos y dedos. El bebé podrá pasar horas jugando a lanzar el juguete y regresarlo. Puedes también, decirle mensajes amorosos o incluso aplaudirle cuando lance el juguete y logre regresarlo.
  • Incentiva a tu pequeño a tomar objetos con el dedito índice y pulgar. De esta manera, estaremos fortaleciendo el agarre de pinza en los bebés, algo totalmente novedoso para ellos y les fascinará.
  • Ofrecerle a nuestro bebé juguetes tridimensionales como cubitos o peloticas que puedan sostener uno en cada mano. Luego, motívalo a que choque estos dos objetos con sus palmas, como si estuviese aplaudiendo. Así, mejorarás su coordinación en los movimientos al tener que chocar bien los objetos para que suenen, y también mejorarás su motricidad fina y gruesa.
  • Juega con el bebé en el suelo, y colócale objetos de diferentes tamaños que le resulten llamativos al bebé. De esta manera, tendrá que ingeniárselas para poder cogerlos y jugar con ellos, fortaleciendo así la musculatura de los bracitos y manitos. Además, el bebé comenzará a plantearse alternativas muy básicas desde su cerebrito para resolver el conflicto de cómo tomar el objeto que le gusta.
  • Es momento de darle alimentos suaves y en pequeños trozos para que el bebé pueda ir comiendo solo. Es importante que tengamos cuidado con los alimentos duros. Al ofrecerle los alimentos en la mano al bebé, estarás estimulando su tacto significativamente con algo tan delicioso como la comida, y también fortaleces la motricidad fina del bebé. Adicionalmente, le comenzarás a dar autonomía a tu pequeño, esto es ¡realmente positivo!
  1. Hablemos con nuestro bebé, ¡no hay nada mejor que esto!

Además de estimular la motricidad fina y gruesa del bebé, es importante poder estimular el lenguaje también, ya que nuestro bebé se encuentra en una fase preparatoria para comenzar a hablar. Y es que mientras más estimulación reciba el pequeño durante sus primeros meses de vida, alcanzará el habla fluida mucho más rápido. Veamos algunos ejercicios para fortalecer el lenguaje y a su vez el ámbito social del bebé.

  • Estimula la audición del pequeño. Coloca música en casa. Llévalo al parque para que escuche la naturaleza, el cantar de los pajaritos, el ladrido de los perros. Mientras más sonidos escuche con frecuenta el pequeño y le mostremos la fuente del sonido, más definición auditiva tendrá, por lo que descifrar el lenguaje se le facilitará.
  • Cantarle canciones a nuestros tesoros es un momento agradable, amoroso y además, muy estimulante para el bebé.
  • Hablarle a nuestro bebé y tener toda una conversación con él, es algo que nos encanta hacer a todas las mamás. Nuestro bebé balbucea e intenta pronunciar lo que decimos, nos ven la boca buscando imitar los movimientos. Y es que poder hablarle por varios minutos a nuestro bebé lo estimula significativamente en su lenguaje. Mientras más le hablemos, más rápido captarán los fonemas de las palabras.
  • Puedes hacer la hora de la comida, un momento estimulante para el lenguaje de tu bebé. Mientras come, pregúntale si desea más y si te responde consiéntelo, envíale mensajes amoroso y te derretirás de amor con sus risas.
  • Menciona el nombre de los alimentos y las cosas que agarre,  para que el bebé pueda ir estableciendo relaciones entre nombre y objeto.
  • Juega a esconder objetos con tu bebé. Cubre un juguete con alguna tela o manta y anima a tu bebé a que lo encuentre. De esta manera, estarás entrenando al bebé para alcanzar uno de los hitos más importantes en su desarrollo llamado “permanencia del objeto”. Esto se basa en la comprensión que logra el niño que a pesar de que no pueda ver el objeto, sabe que existe. Así el niño sabrá que a pesar de que mamá salió a hacer las compras, ella existe y volverá junto a él.
  • Es momento de disfrutar enseñándole saludos con gestos que le permitan comunicar cosas muy básicas como decir hola o adiós con la manito. Sin embargo, es importante que evitemos solo hacer el gesto sino que también lo pronunciemos, para que el bebé avance y no solo se quede diciendo adiós con la mano. La idea es que pueda pronunciar las palabras también.
  • Enseñémosle cancioncitas infantiles que promuevan los aplausos, movimiento de manos y brazos. Así, irán aprendiendo más palabras de forma didáctica.

La estimulación temprana para bebés de 8 a 10 meses está muy centrada en la parte de motricidad tanto fina como gruesa, ya que el bebé se está preparando para caminar.

Sin embargo, el lenguaje y las habilidades no se pueden quedar atrás. Y es que mientras más estimulación auditiva reciba tu pequeño, más rápido aprenderá a hablar. Además, mientras realizamos los ejercicios de estimulación temprana para bebés de 8 a 10 meses, estarás estrechando el vínculo madre e hijo, siempre y cuando lo hagas con amor. Nuestro bebé está en una etapa increíble, enriquecedora, un momento importante para el aprendizaje, por lo que la estimulación temprana es vital.

2 comentarios

Click aqui para dejar un comentario