Bebes Estimulación Temprana Maternidad

7 Consejos para quitar el pañal según la filosofía Montessori

niño pequeño sentado en un toilet de niños
Dejar el uso del pañal debería ser un proceso respetuoso y natural para los niños.

El proceso natural de quitar el pañal al bebérequiere de mucha paciencia y dedicación. La mayoría de las veces supone ser todo un reto, pero afortunadamente existen distintas técnicas y trucos que nos ayudan a emprender esta difícil tarea por medio de la constancia y la paciencia. El principal reto de lo padres durante este proceso, es conseguir que el bebé se adapte rápidamente y sin problemas a la retirada del pañal, pero como no somos expertos esto puede tomar mucho tiempo.

La mayor parte de los niños consigue superar esta etapa sin ningún tipo de traumas después de pasar por un período de adaptación, y es que lo peor que puede pasar es que tengamos que limpiar la casa muchas veces, sin embargo, es muy importante que no los presionemos y esperemos el momento más oportuno, es decir cuando el niño se sienta preparado.

123

 Para la filosofía Montessori dejar el pañal es un proceso natural en el que cada niño tiene su propio ritmo de crecimiento

Dejar el pañal debería ser un proceso natural, por ello la filosofía Montessori nos ha dejado a nuestro alcance herramientas para ayudarnos a manejar este momento y cualquier aspecto de la educación y crianza de nuestros niños. La filosofía Montessori se basa principalmente en respetar el ritmo de desarrollo del niño, facilitándoles un entorno adaptado y lleno de estímulos para que el niño pueda desarrollar todas sus habilidades. Manteniendo esta idea al momento de quitar el pañal, lograremos que todo el proceso se de con mayor naturalidad y sin que se produzcan traumas en el camino.

7 consejos para quitar el pañal de forma natural según la filosofía Montessori

María Montessori nos propone una forma de educar a nuestro niños con la finalidad de fomentar su autonomía respetando su proceso y ritmo de desarrollo, sin embargo, sucede muy a menudo que por falta de paciencia, los padres tendemos a adelantarnos al proceso, sin fijarnos mucho en el ritmo natural de nuestro pequeño. Ya sea por su edad o por las condiciones de la guardería, son muchas las razones por las cuales esperamos que nuestro bebé deje el pañal antes de que esté verdaderamente preparado para hacerlo.

Son muchas las razones por las cuales deseamos que el bebé deje el pañal antes de que esté preparado para hacerlo.

Por esta razón, la filosofía Montessori nos recuerda lo importante que es para su desarrollo, que respetemos su proceso, es decir, debemos esperar que el pequeño deje el pañal a su propio ritmo y conocimiento de su nueva conquista, mientras los acompañamos dándoles todas las herramientas que necesitan para alcanzar este gran objetivo. A continuación, te contamos cuáles son los principales consejos de esta exitosa filosofía para que los apliques en el proceso de quitar el pañal a tu consentido.

bebé en el baño
Una vez que el niño esté preparado, el método para dejar el pañal según la filosofía Montessori parece dar mejores resultados.

1. No hay edad perfecta para quitar el pañal

Según las mayorías de las teorías, la edad ideal para comenzar a retirarles el pañal a los niños es a partir de los dos añitos de edad, pero la realidad es que no importa cuando creamos los padres que es más conveniente, pues según nos explica la filosofía Montessori, esto no demuestra que el bebé esté listo. Montessori afirma que el momento ideal es cuando el niño está desarrollado fisiológicamente para poder controlar sus esfínteres.

Dejar el pañal es importante para el desarrollo del niño y debe ser acorde a su edad.

Más que de la edad, la retirada del pañal dependerá de su madurez a nivel fisiológico, algo que los niños no aprenden según la edad, pues se trata de un proceso que los niños van a ir adquiriendo cuando su organismo esté preparado.

2. Olvídate de la estación del año

Resulta muy común que esperemos a la estación del año más conveniente para comenzar a quitarles el pañal a nuestro pequeño, y es que no hay época más fácil para dejar el pañal que el verano: el bebé llevará menos ropa y además no hay tanto frío por las noches como para que haga pis con frecuencia. Pero, aunque te preocupe el asunto de la humedad que se queda con él por el frío, ya sea en invierno o en verano, es preferible quitar el pañal en la estación del año en la que el niño se encuentre más preparado para dejarlo.

bebé en el baño con un orinal
Cuando note que todo está preparado y a su alcance, le será más fácil acudir por sí solito.

Es preferible quitar el pañal cuando el niño se encuentre más preparado para dejarlo.

3. Prepara el entorno adecuado

Para acompañar a tu pequeño de la mejor manera durante este proceso de dejar el pañal, la filosofía Montessori nos recomienda que es importante que seamos un apoyo, pero sin que el bebé sienta que debe depender de sus papás para realizar sus cosas. Recuerda que cualquier ayuda innecesaria puede convertirse en un obstáculo para su autonomía. Como nuestro papel en esta etapa es importante, debemos prepararle un ambiente que al pequeño le facilite este proceso, es decir ofrecerle al niño todo lo que pueda necesitar.

Es importante como padres que seamos un apoyo y no un obstaculo

Te recomendamos colocar a su alcance, un orinal, un adaptador para niños o un escalón para que pueda subir solito al váter y toallitas húmedas para que también pueda limpiarse por sí mismo. También le vendría de mucha ayuda que procures vestirlo con ropa que sea fácil de quitar y poner, pues así tu pequeño no tendrá que forcejear cuando llegue el momento de ir al baño. De esta forma, cuando sienta ganas de hacer pis o popó, le resultará más fácil comprender que no depende de nosotros y que puede ir él solito.

4. Comprender su ritmo

Cuando empecemos el proceso de adaptación es muy importante que prestemos atención a sus gestos y actuaciones, pues podemos cometer el error de obligarlo en lugar de enseñarlo. Es muy común que los padres opten por dejarlo sentado en el váter para presionarlo como si se tratara de un castigo, pero en el método Montessori se aconseja evitar obligar al niño a que se siente en el váter, y en lugar de eso nos propone estar pendientes de los gestos y señales que nos alerten la posibilidad de que tiene ganas de ir al baño.

Muchos padres obligan o presionan al niño a que se siente en el váter hasta que haga como si fuera un castigo, esto es muy perjudicial.

Además nos recomienda que les preguntemos frecuentemente si necesita hacer pis o popó.

niña en su váter haciendo pis
Una vez el pequeño esté preparado, podemos crear rutinas, pues el cuerpo se adapta más fácil a los horarios.

 

5. Evitar recurrir a los premios o recompensas

Terminar con el uso del pañal deber ser un proceso natural y el pequeño también debe verlo de esta forma. Puesto que la retirada del pañal no se trata de un talento especial o una competencia, no es necesario que utilicemos premios o juguetes para recompensarlo, pues la idea es que el pequeño entienda este proceso como algo normal en su desarrollo.

Abandonar el pañal deber ser un proceso natural y el niño también debe verlo de esta forma

No se trata de plantearle la retirada del pañal como un reto, para que el niño consiga dejarlo en el menor tiempo posible, se trata de que adquiera el control poco a poco y en la medida en la que madure su cuerpo y sus emociones.

6. No debemos castigarlos

Así como no debemos premiarlos, tampoco debemos castigarlos. Recuerda que se trata de un proceso completamente nuevo para él, pues hasta hace muy poco no conocía otra forma distinta de hacer pis o popó que no fuera en su pañal. Por ello, debemos llenarnos de mucha paciencia y estar preparados para las recaídas o retrocesos, pues seguramente sus “escapes” serán muy frecuentes durante todo este proceso.

Recordemos que es un proceso de aprendizaje que lleva su tiempo y por el cual todos pasamos.

En la medida que el niño consiga hacer pis por si solito, él mismo se dará cuenta de su avance y toda tu compresión será suficiente para que él se sienta seguro y motivado. Procura entonces olvidarte de los regaños y de los castigos y en lugar de eso, trata de restarle importancia motivándolo para que lo continúe intentando.

bebé sentado en el váter
Dejar el pañal más tarde de lo que se piensa es normal, no representa ningún problema para el desarrollo del niño.

7. Recuerda que es su proceso

Sabemos que el objetivo principal de quitar el pañal es conseguir que lo deje de usar en el menor tiempo posible, pero debemos recordar que será nuestro hijo el que nos indique cuándo se siente más preparado para hacerlo. Así que asumamos nuestro papel como padres comprensivos y acompañémoslo amorosamente durante todo este proceso, sin recurrir a las presiones o imposiciones.

Cada niño tiene su propio ritmo para dejar el pañal.

Recuerda que cada niño tiene su propio ritmo de madurez y aprendizaje, así como hay algunos que tardan dos días, hay otros que se demoran quince. Evita planificar los días o plantearle un periodo determinado para que deje el pañal, pues cuando lo tomes como algo natural, verás como te quitas todo el estrés que has acumulado.

Cuando sientas que tu pequeño está listo para comenzar a dejar su pañal, es fundamental que no intentes acelerar este proceso de aprendizaje sino que te armes de paciencia, siguiendo a tu pequeño, observando sus avances y por supuesto acompañándolo para ofrecerle todo lo que necesite para lograrlo. Recuerda que la retirada del pañal no debe ser presentada como una obligación, demuéstrala a tu niño como un proceso natural, y un paso más hacia su independencia.

4 comentarios

Click aqui para dejar un comentario