Maternidad Mujeres

7 cosas que una mamá que amamanta no necesita que le digan

mujer-haciendo-un-gesto-de-silencio
, ¿Qué hacer cuando mientras estás amamantando a tu bebé, la gente comienza a opinar sobre la forma en la que lo haces?

Desde que te conviertes en mamá todo el mundo tiene un consejo que darte, y el tema de la lactancia materna no es la excepción. Cualquiera a tu alrededor tiene algo que decir sobre cómo debe ser o como deberías intentar a hacer las cosas diferentes, entre otros comentarios contradictorios que a lo largo del día terminan por confundirnos y hacernos perder la paciencia y buena disposición que teníamos.

Somos muchas las mujeres que debemos pasar por los inconvenientes que a menudo trae consigo la lactancia materna, como los dolores en los senos, la posibilidad de que se agrieten los pezones, la difícil situación de combinar la lactancia con tu actividad laboral, la disponibilidad de tiempo, e incluso la incomodidad de dar el pecho delante de personas desconocidas.

Esto de lactar es una ardua, pero muy hermosa tarea. Sin embargo, tal parece que para muchas personas, estas dificultades no son lo suficientemente molestas, y por eso en busca de “ayudarnos”, nos hostigan con preguntas y comentarios totalmente innecesarios que cumplen una función completamente opuesta a nuestra tranquilidad.

Entonces, ¿qué hacer cuando mientras estás amamantando a tu bebé la gente comienza a opinar sobre la forma en la que lo hace, o sin que se los pidas hacen comentarios para cuestionarte? Pues, en este caso lo mejor que puedes hacer es afirmar: La lactancia es sólo mía y de mi bebé, somos los únicos implicados en el tema.

 

Mujer de costado amamantando a un bebé
¡Hay cosas que simplemente no es necesario que nos las digan!

7 frases que las mamás no queremos escuchar

Sabemos que desde el momento en que decidiste amamantar a tu bebé, los comentarios fuera de lugar no dejaron de hacerse notar, por ello acá reunimos los comentarios más comunes que toda nueva mamá ha escuchado alguna vez, y te ayudamos a cómo sobrevivir a ellos sin morir en el intento.

1. “Te va a dejar seca, yo creo que ya está bien de pecho”

Seguramente serán muchas las mamás que se sientan identificadas con este comentario. Es tan común que en el momento que estás alimentado a tu bebé, la gente a tu alrededor está pendiente de cómo lo haces, e incluso del tiempo que lleva tu bebé amamantando.

Obviamente, ninguna mamá necesita escuchar este tipo de comentarios, pero nunca falta quién opine sobre las horas o la cantidad de veces que tu bebé necesita amamantar, por ello, sólo debes explicar que estás muy informada y que no hace falta ningún juicio de valor, por lo que seguirás dando leche mientras lo quiera tu pequeño y tú.

2. “¿Por qué te tapas al amamantar a tu bebé? Eso es natural”

Amamantar a tu bebé en público es todo un tema hoy en día. Son muchas las opiniones (que no vienen precisamente de otras madres) al respecto. Pero al final, somos nosotras las que debemos escoger como nos sentimos más cómodas, y es absolutamente normal si no eres de las que no le gusta amamantar en público, y por ende decides no hacerlo.

Pero en el momento en el que decides ir a otra habitación o alejarte de la multitud para amamantar a tú pequeño siempre aparece algún familiar (mamá, abuela, tía…) a hacer la típica pregunta ¿Por qué te da pena si la lactancia es lo más natural del mundo? ¡Y es que no se dan cuenta lo distinto que significa  hacerlo frente a personas completamente desconocidas!

3. ¿No te da vergüenza estar exhibiendo los senos?

Tan controvertido es el tema de amamantar en público a tu bebé que aquellas mamás que no tienen ningún problema en dar pecho a su bebé delante de los demás ¡también son criticadas!

Es increíble, pero estas personas se horrorizan al ver una mamá amamantando en el lugar de trabajo o en algún centro comercial, sólo porque consideran que los senos son un órgano sexual, que es inmoral, que se ve feo. Lo que no saben es que para una mamá, el seno simplemente se convierte en el principal alimento de su bebé.

Pero ni te preocupes por ello. Muchas veces la gente te critica porque no conoce sobre la lactancia materna.

Madres amamantando a sus bebés en un parque
Amamantar a tu bebé en público siempre viene acompañado de muchas opiniones…

4. “¡Todavía le das el pecho! ¿Ya es muy mayor, no?”

Hay muchas mujeres que optamos por la lactancia prologada, porque consideramos que es lo más saludable para nuestro niño. Aunque lo mínimo estipulado es que los primeros seis meses de vida nuestro bebé se alimente exclusivamente con leche materna, la OMS (Organización Mundial de la Salud) y la Unesco recomiendan dar pecho a los bebés por los primeros dos años de vida.

Sin embargo, escuchas tantos comentarios de la gente como que es innecesario, que es malo para el niño en su alimentación, que lo consiente sin razón o que así nunca te va a dejar tranquila y quitarle la mama después será lo más difícil.

Aun así, no los escuches, son muchísimos los beneficios en salud y emocionales que se desprende de amamantar por más tiempo, e incluso más allá de lo que pueda recomendar alguna organización, lo mejor es que sigas tu instinto como mamá.

Madre amamantando a niño de dos años en el parque
La OMS y la Unesco recomiendan dar pecho a los bebes hasta los dos años.

5. “Con sólo verte sé que tu leche no le llena”

Aunque suene una locura, hay personas que hasta tienen la capacidad de saber si la leche que le das a tu bebé le llena o no le llena. Como si fueran un medidor, pueden conocer si su bebé está satisfecho, y lo peor es que no tienen ningún problema en decírtelo. Y ese no es ni siquiera la situación preocupante, el verdadero problema es que en realidad ¡No lo saben!

Para que te quedes más tranquila sobre este tema, es importante que sepas que la leche materna tiene ¡Todos! los nutrientes que tu bebé necesita, incluso, estudios han comprobado que cuando tu bebé se enferme la leche materna cambia para atacar la afección que tiene tu bebé. Así que si te realizan este comentario, no debes sentirte para nada mal.

6. “Yo creo que si te sacas la leche no es lo mismo”

Dar el pecho a un bebé es difícil de combinar cuando la mamá debe volver a trabajar, y es que no hay nada más duro para una mamá que tener que dejar a su bebé a los 4 meses durante 8 horas diarias. Sin embargo, la posibilidad de poder sacarnos la leche para alimentar a nuestro bebé con biberón mientras no estamos con él ha venido a aliviarnos y solucionar ese gran problema.

Aun así, hay personas que sólo buscan preocuparnos, y nos meten en la cabeza que los nutrientes de la leche no son iguales cuando se lo das con el biberón. ¡Afortunadamente eso no es del todo cierto! Tu bebé seguirá recibiendo de ti todos los nutrientes que necesita sea de la forma que sea.

¿Y tú? ¿Te has topado con otros comentarios innecesarios relacionados a la lactancia?

A pesar de lo que digan los demás sigue tus instintos y haz lo posible por dar mucho amor a tu bebé y alimentarlo de la mejor manera. Lo importante es que cada mamá debe vivir sus propias experiencias, ser felices y estar menos pendiente de las apariencias.

34 comentarios

Click aqui para dejar un comentario

Última actualización del articulo 10 octubre 2017