Maternidad

Analfabetismo emocional ¿Qué es y cómo combatirlo?

Si tu hijo no quiere expresarse en el momento, no lo obligues, dale espacio para respirar profundo y calmarse, luego intenta hablar con él nuevamente

¿Qué es el analfabetismo emocional? ¿Cómo identificarlo y combatirlo? ¿Se presenta en niños? Aunque no parezca necesario, la educación emocional es indispensable para la salud y el bienestar de todas las personas, tanto para los niños como para los adultos.

Aprender a reconocer y gestionar las emociones favorece el autocontrol, la salud psicoemocional y las relaciones sociales, familiares.

El analfabetismo emocional se refiere a la incapacidad de comprender, analizar y gestionar las emociones en diversas situaciones de la vida

Pero ¿Por qué se produce el analfabetismo emocional? ¿Cómo identificarlo y tratarlo? Si quieres saber como prevenir y combatir el analfabetismo emocional en tus hijos, en tu familia, pon atención a la información que te compartimos.

La educación emocional ayuda a las personas a tener una mejor conexión con sí mismos y con quienes están en su entorno, además de saber lidiar situaciones tensas con mayor autocontrol

¿Qué es el analfabetismo emocional?

La incapacidad para comprender, analizar, reconocer y gestionar las emociones, es lo que se conoce como analfabetismo emocional. Esta incapacidad, impide que las personas puedan aceptar sus emociones y expresarlas hacía los demás de forma inteligente.

Se trata de una desconexión personal e interna entre el ser y sus emociones o sentimientos. Y suele ser una de las causas de los problemas psicoemocionales en la sociedad.

Lo ideal es evitarlo con alfabetización o educación emocional, esto se trata de enseñar a las personas, desde la infancia a gestionar, reconocer y expresar sus emociones de la mejor manera. Esto no solo ayuda a sentir bienestar interno sino con las personas que están a su alrededor, bien sea familiares, amistades o la sociedad en general.

En los niños es muy importante trabajar la educación emocional, ya que, suelen tener dificultad para identificar lo que sienten y manifestarlo. Siendo la reserva, la mejor manera para ellos omitir sus emociones y sentimientos. Esto, a medida que pasa el tiempo, trae consecuencias a su bienestar, bien sea en el plano personal o interpersonal.

Las personas con analfabetismo emocional suelen tener problemas para precisar lo que sienten y expresarlo, por lo que terminan convirtiéndose en personas impulsivas, cerradas y hasta tóxicas.

Mientras que, las personas que han sido educadas a nivel emocional, sobre todo, desde la infancia, son capaces de usar sus sentimientos y emociones a favor, de tal manera que aprenden a controlarse en diversas situaciones sin perder su equilibrio interno.

Causas del analfabetismo emocional

Los niños, especialmente, deben recibir este tipo de educación, ya que así se evita el analfabetismo emocional, una incapacidad interna para poder comprender por sí solos cada sentimiento y emoción que experimenta.

Las consecuencias de ello pueden generar a futuro algunos problemas, por ejemplo, que tenga mala relación con otras personas, como con sus padres, amigos, etc. También, desarrollar actitudes tóxicas, depresivas, etc.

Lo mejor que se puede hacer para combatir el analfabetismo emocional, es iniciar una educación y gestión de sentimientos y emociones desde temprana edad. Y si en la edad adulta, se detecta que se es analfabeto emocional, comenzarla.

Todas las personas nacen siendo analfabetos emocionales, y a medida que su vida avanza, conforme van creciendo, las experiencias emocionales también van en aumento.

Gracias a ellas, comienzan a identificar emociones y sentimientos que luego expresan de forma espontánea.

  • Los bebés pueden experimentar felicidad y disgusto en sus primeros meses de nacido, y las expresan a través de gestos y posturas corporales.
  • Luego, manifiestan tristeza, rabia, miedo, esto entre los 2 y 6 meses de edad.
  • A partir de los 4 meses es común que reconocen emociones en otros
  • A los 6 meses pueden imitarlas, por ejemplo, cuando le hacen alguna mueca graciosa y logran sacarle una carcajada.

Desde que son muy pequeños, incluso desde el vientre, se puede comenzar una alfabetización emocional. Esto estará a cargo de sus padres, principalmente, quienes son los encargados de darle la mayor carga de emociones mediante experiencias y conexiones.

A medida que crecen, los niños comienzan a validar emociones, reconocerlas, gestionarlas y expresarlas de manera asertiva.

Cuando en las familias las emociones son reprimidas, es probable que los pequeños no aprendan a gestionar sus emociones y se generen en ellos problemas de autocontrol más adelante, pues no han aprendido a lidiar con sus sentimientos.

El concepto de alfabetización emocional fue expuesto por primera vez por el psicoterapeuta Claude Steiner en 1970

¿Cuándo hablamos de analfabetización emocional?

La analfabetización emocional se refiere a la falta de educación y control de las emociones, y esta suele presentar de diversas formas, también llamados signos.

Para lograr identificar si tu hijo, tú mismo u otro miembro de la familia es analfabeta emocional, pon atención a estas señales:

  • Granularidad emocional: Incapacidad para identificar con precisión un sentimiento o emoción en una situación determinada.
  • Estallido de palabras: No medir el alcance de lo que dices, sino explotar sin pensar el daño que puedes causar a otros a tu alrededor.
  • Impulsividad: Reaccionar ante situaciones tensas de forma impulsiva, en esta actitud destacan la ira, el odio y el rencor.
  • Incomprensión: Restar importancia hacia los demás, incluyendo lo que sienten y piensan.
  • Decisiones apresuradas: Quienes son analfabetas emocionales se dejan llevar por sus emociones, por el momento. No analizan las situaciones antes de tomar una decisión.
  • Susceptibilidad: Permite que las emociones tomen el control de su vida, de tal manera que muchas cosas le afectan más de lo que deberían. Incluso,  se rinden ante obstáculos leves.

Además  de estos signos, las personas que no han recibido una educación emocional desde la infancia, guardan rencor hacia situaciones pasadas. Les cuesta perdonar, empezar de nuevo y darse nuevas oportunidades.

La educación emocional se sugiere desde las primeras etapas de la vida, haciendo hincapié en la infancia y la adolescencia, pero los adultos también pueden sumarse a ella para un mejor estilo de vida

Claves para la alfabetización emocional

La incapacidad de conocer, comprender y expresar las emociones parece ser algo sencillo de manejar, pero quienes no logran hacerlo desde la infancia ni a lo largo de su vida, terminan siendo personas con problemas psicoemocionales muy graves.

Si quieres evitar la analfabetización emocional en tu familia, toma nota de estos factores clave ¡Atención!

  •  Conciencia emocional: Se refiere al conocimiento e identificación de tus emociones, es decir, aprender a reconocer cuando sientes tristeza y cuando estás cayendo en depresión. Si estas alegre por una situación, pero eres infeliz, si estás preocupado o sientes ansiedad. Al reconocerlas, debes buscar su origen, causa, entenderlas y actuar ante ello.
  • Autocontrol emocional: Es aprender a gestionar las emociones de manera asertiva, lo que quiere decir que, no permitas que te haga daño ni que le hagan daño a los demás. Para ello es bueno aplicar herramientas y métodos psicológicos que favorezcan el bienestar emocional y mental.
  • Resiliencia emocional y empatía: Ambas son muy necesarias, pues debes aprender a colocarte en el lugar del otro para evitar herirlo. Y también, aprender a sanar, perdonarte y liberarte. Atarse al pasado no es sano y solo trae consecuencias negativas a tu vida.
  • Interactividad emocional: Es una habilidad para gestionar emociones de forma positiva, de manera que puedas proyectar cada vez más una mejor versión de ti. Así es más sencillo mediar con conflictos interpersonales y brindar apoyo a otros.
  • Automotivación: Esta nunca debe faltar, pues es la capacidad de darse motivación asimismo, trazarse metas, soñar, planear y seguir adelante ante cualquier adversidad.
Con la alfabetización emocional las personas pueden entender y gestionar sus emociones para conseguir bienestar, tranquilidad y una vida más positiva

¿Cómo prevenir o combatir el analfabetismo emocional?

La educación emocional es indispensable para que los niños se conviertan con el paso del tiempo en adultos responsables y prudentes en el manejo de sus emociones. Y para que aprendan a reconocer, asimilar y expresar lo que sienten, los padres deben ser los primeros en enseñarles este tipo de educación, que además, se refuerza con las relaciones sociales.

Hay varias maneras de prevenir, combatir y tratar el analfabetismo emocional, y estas se aplican desde la etapa de la gestación hasta que se convierten en niños racionales, capaces de analizar situaciones y comprender cómo deben ser sus acciones.

Recordemos que no se trata de algo que se aprende con instrucciones precisas, como otras lecciones de la escuela, sino que son habilidades que se van desarrollando a través de las experiencias con otras personas en el día a día

¡Veamos de que forma ayudar a los pequeños con su educación emocional!

Conexión con el bebé

La inteligencia emocional comienza desde la etapa de gestación, es decir, desde que el bebé está en el vientre de mamá. Pues, desde allí, por muy pequeños que sean, perciben lo que le dices y las emociones que les trasmites.

Por esto, es importante que existan conexiones neuronales, que los padres se encarguen de consentirlo, hablarle, mirarlo, aún cuando no pueden verlo ni tocarlo directamente.

Los bebés perciben todas las emociones desde el vientre, por ello, se recomienda que los padres transmitan positivismo a sus hijos desde esta etapa

Escuchar a los niños

La conexión entre padres e hijos se debe seguir desarrollando a medida que van creciendo, y cuando ellos comienzan a expresarse, contar lo que les sucede, hay que estar prestos a escucharlos. No debemos restarle importancia a lo que nos cuentan, pues, por muy insignificante que parezca, cada una de sus vivencias tiene valor para ellos y si se trata de sus emociones mucho más.

Presta atención a sus alegrías y tristezas, también a sus momentos de enfado. Además que, los niños toman como ejemplo la actitud de sus padres para desenvolverse, si estos son amables, gentiles y atentos para escuchar; los pequeños lo aprenderán y esto les enseñará a tener relaciones comunicativas más efectivas.

El método de escucha activa es muy importante para que los niños se sientan valorados y atendidos por sus padres

Identificar sus emociones

Identificar y reconocer las emociones puede costarles a los pequeños, ya que, ellos apenas comienzan en este mundo de alegrías, rabias y tristezas.

Todos los sentimientos y emociones son importantes, y debes enseñarlos a reconocer cada uno de ellos, sin miedo y con toda libertad.

Pero, sabiendo expresarlo, sin hacerle daño a otros a su alrededor. De esta forma sabrán como actuar de acuerdo a lo que sienten en cada situación que se les presenta a lo largo de la vida, tanto en la infancia, como en la adolescencia y más aun en la adultez.

Hay juegos, dinámicas y libros que ayudan a los niños a desarrollar sus emociones y canalizarlas con inteligencia

Expresar sus emociones

Uno de los errores más frecuentes de los padres es ignorar las situaciones emotivas de los pequeños o ser incomprensivos ante ellas. Pues, deben entender que a su edad, les es difícil expresar lo que sienten, por lo que el llanto y la rabieta suelen ser la reacción más común para manifestar miedo, tristeza, rabia, etc.

Ante ello, el deber es indagar lo que sucede, qué sienten y ayudarlos a enfrentar esa emoción. Es importante brindarles calma, consuelo, escucharlos y hablar sobre lo sucedido.

Enséñales que hay  emociones positivas y negativas, es válido sentir ambas, así como también es necesario saber expresarlas.

Si tu hijo no quiere expresarse en el momento, no lo obligues, dale espacio para respirar profundo y calmarse, luego intenta hablar con él nuevamente

Más contacto físico

La educación e inteligencia emocional va de la mano con el contacto físico y afectivo que puedas tener con tu pequeño. Los abrazos, caricias, besos, son indispensables para que el niño se sienta seguro, amado y lleno de confianza para expresar lo que siente. Además, debes demostrarle lo que tú sientes por él y que compartan juntos alegrías, triunfos, logros.

Una correcta y positiva educación emocional ayudará a que los niños puedan crecer con bienestar a nivel emotivo, mental y físico. Les facilita su interacción familiar y social, además de favorecer su salud psicológica, autoestima, etc.

Como padres la responsabilidad es educarlos y orientarlos en la correcta asimilación y expresión de sus emociones ¡Ten esto en cuenta para que sean adultos con actitudes positivas!

Comenta!

Click aqui para dejar un comentario.