Anticonceptivos y lactancia: ¿Afectan al bebé? ¿Qué tan efectivos son?

Anticonceptivos lactancia

Mientras amamantan, muchas mujeres optan por suprimir ciertos hábitos o alimentos de su rutina en aras de proteger la alimentación del infante. Algunas incluso evitan el uso de anticonceptivos por una posible contraindicación con la lactancia.

No todos los métodos anticonceptivos poseen los mismos principios activos, por lo que siempre deben ser indicados por especialistas de la salud.

La lactancia es un periodo lleno de mitos, siendo uno de los temas más frecuentes la interacción entre anticonceptivos y lactancia. Lo más recomendable siempre será que consultes a tu médico de confianza y aclares tus dudas antes de tomar acciones.

Si estás dando el pecho a tu bebé y en tus planes no está darle un hermanito en los próximos meses, entonces es mejor que tomes las precauciones adecuadas para ello. No todos los métodos funcionan igual, por lo que lo mejor es evaluar cada caso.

Existen numerosos métodos anticonceptivos que podemos utilizar durante la lactancia.

¿Es seguro tomar anticonceptivos orales durante la lactancia?

Dar una respuesta a esto no es tan simple como decir no, es importante conocer que existen dos tipos de anticonceptivos orales, simples y combinados. Además, sea cual sea la píldora ingerida, esta debe ser autorizada por un médico especial.

Las píldoras combinadas presentan comúnmente dos principios activos, usualmente progestina y estrógenos. Por su parte, las píldoras simples solo contienen una hormona, siendo las más comunes aquellas con progesterona.

En el caso de los anticonceptivos hormonales simples con progesterona, no hay datos que relacionen su consumo con una disminución en la calidad o cantidad de leche materna. Para las pastillas combinadas los resultados sobre la lactancia son inconsistentes.

La mayoría de protocolos sobre anticoncepción y lactancia se aconseja evitar las píldoras anticonceptivas hasta que la lactación esté bien instaurada, alrededor de la cuarta o sexta semana.

Si se toma correctamente la píldora, esto quiere decir sin olvidos u otras situaciones en las que puede haber una disminución en su eficacia, la efectividad de esta es del 99%, por lo que es uno de los métodos anticonceptivos más seguros del mercado.

anticonceptivos lactancia

Ningún anticonceptivo oral tiene la capacidad de dañar al bebé si es utilizado durante el periodo de lactancia.

¿Qué anticonceptivos se pueden tomar durante la lactancia?

Ya sabemos que los anticonceptivos orales son aceptables una vez que la lactancia está bien establecida, pero si aún tienes la duda de ¿qué puedo tomar para no quedar embarazada si estoy amamantando? Solo debes leer los componentes. Te enseñamos qué debes buscar.

Pruebas no consistentes han mostrado que los anticonceptivos con estrógeno pueden disminuir la producción de leche en las mujeres lactantes, sobre todo si son administrados en las primeras semanas tras el parto. Por esto, es recomendable optar solo por píldoras con protégenos.

El período en que las pastillas deben iniciarse dependerá de la hormona escogida, por ejemplo:

  • Noretisterona. Este anticonceptivo sólo puede iniciarse a partir da sexta semana tras el parto, con la ingesta de un comprimido diario.
  • Linestrenol. Anticonceptivos con este principio activo se pueden iniciar entre el día 21 y 28 después de dar a luz a toma de un comprimido diario diaria.

Durante los primeros 7 días de ingesta de las píldoras anticonceptivas se debe usar preservativo para prevenir un embarazo no deseado.

La mejor forma de asegurar la prevención de un embarazo no deseado, es consultar con tu médico y evaluar cuál es el método adecuado en tu caso. En el caso de utilizar píldoras combinadas con estrógeno, es recomendable optar por aquellas con la menor dosis de esta hormona.

anticonceptivos lactancia

Los anticonceptivos hormonales no alteran la composición de la leche materna.

¿Existen otros métodos anticonceptivos seguros para el periodo de lactancia?

Como debes saber, existen otros métodos anticonceptivos, como los hormonales, de barrera, permanentes, entre otros. Todos estos también pueden ser usados durante la lactancia, pero se deben tener en cuenta ciertas consideraciones.

Hay muchos métodos preventivos a la hora de evitar un embarazo, cada uno con ventajas y desventajas. Conocer un poco más acerca de todas estas opciones te ayudará a encontrar la más adecuada para ti.

Anticonceptivos reversibles de larga duración (LARC, por sus siglas en inglés)

Estos incluyen implantes y dispositivos intrauterinos (DIU) y ofrecen una duración prolongada, es decir que prevendrán embarazos por años. Además son reversibles, lo que significa que podrás utilizarlos y eliminarlos en el momento que desees.

Los dispositivos intrauterinos solo pueden ser colocados en el útero, mientras que los implantes se colocan debajo de la piel del brazo.

Existen dos tipos principales de DIU: de cobre y hormonal, este  último puede ser colocado por el ginecólogo a partir de la sexta semana tras el parto, mientras que los de cobre pueden colocarse inmediatamente después del parto.

En el caso de un parto por cesárea los DIU pueden colocarse desde la semana 12 tras el alumbramiento.

Métodos hormonales

Desde pastillas, inyecciones y parches cutáneos, hasta el anillo vaginal. Estos métodos son altamente recomendados para prevenir embarazos, sin embargo, al tratarse de hormonas, se debe revisar el historial médico de la mujer.

Los expertos suelen recomendar solo aquellas píldoras que utilicen progestina para el momento de la lactancia, aunque será tu médico quien tendrá la mejor recomendación en tu caso.

Las pildoras de emergencia son una opción de respaldo para evitar el embarazo si no se tomaron previsiones o el método escogido falló. Es importante recalcar que estas no deben usarse con regularidad y deben tomarse en un periodo corto tras el acto.

Los anticonceptivos y la lactancia no tienen porqué estar separados.

Anticonceptivos permanentes (esterilización)

Les proporcionan tanto al hombre como a la mujer una protección duradera contra el embarazo. En el caso del hombre se puede realizar una vasectomía, mientras que la mujer se puede realizar una ligadura de trompas.

Este método puede utilizarse justo tras el parto, pero esto es solo una buena opción si se tiene la certeza de que no se desea tener más hijos, o que al menos no se quiere dar a luz nuevamente.

Calendario de fertilidad

También conocido como panificación familiar natural, este método puede ser eficaz si tú y tu pareja son muy cuidadosos. Deberás llevar registros cuidadosos para saber cuándo estás en tu periodo más fértil y evitar las relaciones sexuales o utilizar preservativos.

Debido a las irregularidades en la fertilidad de la mujer tras el parto, no es muy seguro que te confíes plenamente de esta elección.

Métodos de barrera

Incluidos condones o preservativos, diafragmas y esponjas. Estos ofrecen grandes beneficios pero también inconvenientes, como pequeñas molestias producto de la incomodidad al tener que aplicarlo al momento del acto.

anticonceptivos lactancia

Puedes utilizar métodos de barrera mientras amamantas a tu bebé con total tranquilidad.

¿Puede servir la lactancia como método anticonceptivo?

Durante la lactancia, y gracias a la succión del bebé, la mujer produce prolactina, una hormona que estimula la producción de leche. A su vez, esta hormona es la responsable de que disminuya la producción de otras dos, LH y FSH, lo que origina una falta de ovulación.

Conocido como MELA (método de la lactancia y la amenorrea) es una técnica anticonceptiva natural que ayuda a prevenir el embarazo mientras dura la lactancia. No obstante, deben cumplirse ciertas condiciones:

  • El bebé debe tener menos de seis meses.
  • Ausencia de menstruación.
  • Lactancia exclusiva y a demanda, de manera que el bebé no pueda pasar más de seis horas sin alimentarse.

Si se cumplen todos los requisitos, la fiabilidad de este método es bastante alta durante las primeras doce semanas tras el parto, manteniéndose alrededor del 98-99% durante el segundo trimestre de vida del bebé.

Según datos aportados por la Organización Mundial de la Salud, el Método de la amenorrea de la lactancia presenta 0,9 embarazos en seis meses por cada 100 mujeres cuando se usa de forma constante y correcta.

Gracias a las estadísticas se puede observar que este método se sitúa por encima de otros como la marcha atrás o incluso el preservativo femenino.

Pasados los seis meses, el bebé comienza la alimentación complementaria, por lo que las tomas pueden espaciarse más y la fiabilidad del método desciende, haciendo posible que regresen las ovulaciones.

La reaparición de la primera regla tras el parto es muy variable de una mujer a otra, por lo que es muy difícil prever cuándo ocurrirá esa primera ovulación. Por esto, los médicos no recomiendan la lactancia materna exclusiva como un método anticonceptivo seguro.

En el caso de que ocurra un embarazo con este método, o cualquier otro, es posible mantener la lactancia durante todo el embarazo. Solo en casos especiales como embarazos múltiples, antecedentes de aborto o partos prematuros, el médico puede recomendar disminuir la lactación.

Si no hay ovulación no hay menstruación y, por consiguiente, tampoco embarazo.

¿Cuál es el anticonceptivo más recomendado en simultáneo con la lactancia?

Todas queremos lo mejor para nosotras y para nuestro bebé, por esto, seguramente querrás conocer cuál de todas estas opciones de métodos anticonceptivos es la más recomendada para mujeres en periodo de lactancia.

De acuerdo con la Agencia Española de Pediatría, los anticonceptivos hormonales recomendados durante la lactancia son los de progesterona, ya que los combinados pueden producir una disminución en la producción de leche.

Si el deseo es cuidarse inmediatamente después de haber dado a luz, lo mejor es optar por un método anticonceptivo no hormonal. Esto con la finalidad de evitar riesgos de trombosis o cualquier otra complicación.

En cuanto a la efectividad de las diferentes opciones, todas estas suelen ser bastante buenas, ubicándose generalmente por encima del 90% de eficacia, siempre que sean utilizadas de forma correcta.

anticonceptivos lactancia

No olvides que el preservativo es el único método anticonceptivo capaz de proteger ante enfermedades de transmisión sexual.

¿Cómo elegir el mejor método para ti?

El mejor anticonceptivo es aquel que protege cada vez que se tienen relaciones sexuales y, en muchos casos, esto depende de que tan bien se usen. Para encontrar un método que funcione para ti puedes tener en cuenta algunas cosas:

  • Eficacia. Cada tratamiento ofrece un porcentaje de eficacia que puede darte una idea de las posibilidades que tendrás de que éste funcione de manera correcta.
  • Costo. No todas las opciones son igual de asequibles. Mientras que los preservativos son bastante económicos, incluso gratuitos, los dispositivos intrauterinos son más costosos. No obstante, lo que puede ser una inversión grande puede ser más económica a futuro.
  • Futuro. ¿Quieres volver a quedar embarazada en el futuro?, ¿qué tan lejos en el futuro? Estas preguntas pueden ayudarte a decidir, ya que las inyecciones te ofrecen protección durante meses, las pastillas durante días y los implantes durante años.
  • Esfuerzo. Algunos ni te acuerdas que los llevas, como el DIU o el implante, mientras que el condón o las píldoras no pueden ser olvidadas. Piensa qué tan olvidadiza eres o que tanto empeño deseas poner para no salir embarazada.
  • Infecciones. Contra las infecciones de transmisión sexual solo hay un método funcional, los condones de látex. Sin embargo, estos pueden fallar, por lo que si se quiere prevenir un embarazo y una infección, es recomendable combinarlos con otro método anticonceptivo.
  • Reacciones o contraindicaciones. En el caso de los anticonceptivos hormonales, estos pueden provocar reacciones en el cuerpo de la mujer, como acné, dolor, inflamación, entre otros. Para evitar esto es importante comentar a tu médico tu historial clínico.
  • Valoración médica. Cada cuerpo es único y las necesidades de cada mujer pueden variar con respecto a sus pares, por esto, el mejor anticonceptivo será el que tu ginecólogo te recomiende. Tras un análisis el galeno podrá determinar cuál es la mejor opción en tu caso.

Puede que debas abandonar un tratamiento que en el pasado te funcionó bien. No te cierres ante la posibilidad de probar algo diferente, pues solo así podrás dar con el anticonceptivo perfecto para ti.

Si estás utilizando una práctica anticonceptiva en la actualidad y no te sientes del todo cómoda con ella, consulta a tu médico y barajeen otras opciones.

Prevenir un embarazo solo con el uso de métodos naturales no es muy recomendable durante este punto, ya que la detección de signos de ovulación es bastante irregular en esta fase. Además existen muchas opciones anticonceptivas, por lo que seguramente habrá una que se adapte a ti.

Asegúrate de acudir con tu médico de confianza, plantearle tus dudas y decidir en conjunto cuál es el método que se acomoda más a tus necesidades.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *