Bebes Maternidad

6 Claves para comprender a los niños de dos años

mamá con niña de dos años
Descubre los cambios que atraviesa tu pequeño, ármate de paciencia e intenta comprenderlo un poco más en esta etapa.

Cuando tu niño alcanza la importante edad de dos años, ya no es más un bebé que se siente parte de ti, pero tampoco es un niño tan grande como para ya no depender de tu apoyo y de tus atenciones. Los dos años son una etapa de muchos cambios y grandes desafíos, en la que los pequeños apuestan por grandes pasos para ir en búsqueda  de su independencia.

En esta edad, tu niño apenas acaba de darse cuenta  de que él puede estar separado de ti, por lo que aún no se encuentra del todo cómodo. Por ello, la forma en la que los niños de dos años entienden el mundo dista mucha de la nuestra, a veces te reafirman su nueva independencia diciéndote  ¡No quiero! para demostrarte que no le gusta el control y que necesita su propio espacio.

Los niños de dos años ingresan en la etapa de la independencia y la autonomía

Pero otras veces te recuerda que aún sigue necesitando de ti y mientras te vas de su habitación luego de una de sus rabietas, él te persigue alzando sus bracitos para que lo tomes en brazos y lo consientas.

Sin duda alguna, es difícil entender el comportamiento de los niños de dos años, pero no hay nada de qué preocuparse, veamos algunas claves para que aprendas a entender el comportamiento de tu pequeño de 2 años y descubras los cambios por lo que pasa tu hijo en esta nueva etapa.

6 Claves para que entiendas mejor a tu niño de 2 años

Los dos años son considerados la etapa de la independencia, por ello te encontrarás con afirmaciones muy desafiantes como, “¡no!” y “¡yo solo puedo!” en los momentos más inoportunos, a la vez que harán cosas para llamar tu atención y recordarte que aún necesitan de ti.

Sus comportamientos son muy confusos, y resulta muy difícil poder entender por lo que están atravesando, por eso te contamos cuáles son las claves que te ayudarán a entender un poco más a tus niños de dos años.

123
niño de dos años jugando
Los niños de dos años hacen muchos progresos para su crecimiento y sufren muchos cambios

1. Los niños de dos años no contestan cuando les hacemos una pregunta

Muchas veces pasa que escuchamos al niño hablando todo el día y aprendiendo palabras nuevas, pero justo cuando mamá o papá quieren hablar con él para preguntarle qué hizo esa tarde o cómo pasó el día en casa de sus abuelos, inmediatamente giran su cara e ignoran por completo lo que le habíamos preguntado.

¿Qué le sucede al niño?

Esta actitud suele ser una de las más comunes  en los niños de dos años, lo que sucede es que estas son preguntas que requieren de una respuesta larga y como aún están en proceso de ampliar su vocabulario, les cuesta mucho resumir en una sola respuesta todo lo que ha hecho o piensa.

Así que cuando se encuentra en la situación de no saber por dónde empezar o qué decir de todo lo que quisiera expresar, opta por no decir nada.

¿Qué puedo hacer en estos casos?

Para que no confundas  a tu pequeño,  te recomendamos que le preguntas cosas muy  concretas como por ejemplo,  “¿de qué sabor fue el helado que te comiste con tu abuela?” o “¿jugaste con los carritos de tu primo Juan?” son mucho más sencillas y fáciles de responder para su edad.

2. Los niños de dos años quieren ver lo mismo una y otra vez

A Felipe le gusta tanto los Minions que la única  película que ha querido ver es la de estos personajes, además pide que le coloquen la misma escena del final una y otra vez. ¿Por qué no cambia de película? ¿Se está obsesionando con ella?

¿Qué le sucede a los niños en esta situación?

Aunque te sorprenda, es muy probable que tu niño siga viendo la misma película unas cien veces más y a pesar de que ya se la sabe de memoria, seguramente no se cansará de ella. Este tipo de actitud es bastante normal en los pequeños pues en este caso la película cubre sus necesidades, es decir, corresponde a sus emociones pues lo hace reír y eso siempre lo hará sentir bien.

¿Qué puedo hacer en este caso?

Pues como no hay de qué preocuparse, no es necesario que emprendas ninguna acción. Es posible incluso que de un momento a otro deje a los Minions olvidados en algún lugar y no vuelva a acordarse de ellos, y así comenzar a ver la siguiente película muchas veces seguidas. Es algo tan común en los niños que todos suelen hacer lo mismo.

niño de dos años
Tu hijo de dos añitos está aprendiendo a identificar lo que lo hace sentir bien.

3. Los niños de dos años y los típicos ¿qué? como respuesta

Tratar de hablar con Daniel muchas veces resulta desesperante, y es que por más que se le pregunten cosas sencillas siempre responde un “¿qué?” hasta el punto de repetirlo por unas cinco veces seguidas a cualquier pregunta que se le haga.

¿Qué le sucede?

Por más que resulte desesperante, los niños no lo hacen para que papá y mamá rebasen el límite, simplemente es su manera de ganar tiempo muerto. Como muchas veces está jugando y se distrae fácilmente cuando le preguntan las cosas, su atención no se fija al 100% en la persona que le está hablando.

Por ello, cuando escuches repetir tantas veces ese ¿qué? como respuesta sabrás que se trata de una forma de ganar tiempo para poder procesar lo que les has preguntado.

¿Qué puedo hacer en este caso?

Para que evites que tu niño te haga esperar mucho por su respuesta, lo ideal es que llames su atención antes de preguntarle algo y cuando ya lo consigas, intenta hablarle despacio para que pueda pensar bien y responderte sin distracciones. De esta forma, el niño no tendrá la necesidad de ganar ese tiempo muerto.

4. Los niños de dos años aún no se familiarizan con el castigo

Cuando Mario se está portando mal y nos hace perder la paciencia, intentamos cambiar su comportamiento advirtiéndole que no podrá ver Peppa Pig esta tarde si sigue así de tremendo, y cuando se le pregunta una vez más: ¿Quieres quedarte sin ver Peppa Pig?

Responde que sí, como si no le diera importancia.

Pero cuando llega el momento de su serie animada favorita, y mamá cumple apagándole el tv, comienza a llorar desconsoladamente sin entender por qué mamá lo ha hecho.

¿Qué les sucede?

Para su edad aún no es lo suficiente maduro como para comprender bien la dimensión que implican los castigos y sus consecuencias, por eso las advertencias en los niños de dos años no resultan ser muy efectivas.

123

¿Qué puedo hacer en este caso?

Para evitar que no se olvide de la advertencia, lo mejor que puedes hacer es actuar de inmediato, es decir castigarlo en el momento en el que le has dicho que lo harás, pues así logrará comprender bien las consecuencias de su comportamiento.

mamá jugando con su niño
Hazle comprender la relación que existe entre la causa y las consecuencias de sus acciones.

5. Los niños de dos años son tímidos cuando quieren

Cuando son respaldados por mamá y papá se sienten seguros y protegidos ante la inesperada presencia de esa persona extraña que así sin más quiere tocarlo, tomarlo en brazos y además besarlo sin preguntarle antes.

¿Qué le sucede en este momento?

Los dos años es una etapa de descubrimiento, por lo que resulta muy común ver cómo algunos ya empiezan a sentir timidez ante la presencia de otras personas. Muchas veces se trata de una sensación que no habían experimentado antes, y suele ocurrir en los niños que por naturaleza son tímidos o que incluso aún sin serlo, no están acostumbrados a la presencia de muchas personas extrañas a su alrededor.

Además, algunos ya han experimentado qué es lo que sucede cuando mamá se reúne en casa con su amiga, pues capta toda su atención y no la deja en paz.

¿Qué puedo hacer en este caso?

En esos momentos en los que se muestran muy tímidos, debemos procurar que no se sientan incómodos ante esa persona que no conoce, por eso hay que respetarlos y no forzarlos a mostrarse de una forma que no desea, especialmente porque muchas veces solo es cuestión de minutos para que se le pase.

En otras ocasiones, hay que incitarlo a que interactúe con otros niños y con sus propios padres para que entre en confianza.

6. Los niños de dos años buscan nuestra atención

Con Camila sucede muy seguido que cuando pide algo muy insistentemente, y para complacerla finalmente se lo damos, de un momento a otro lo rechaza así sin más. Pero no pasan ni 10 minutos cuando lo vuelve a pedir nuevamente, entonces ahí es cuando pensamos que nuestra hija solo tiene ganas de jugar con nosotros

¿Qué les sucede?

Este tipo de actitudes contradictorias son solo una forma de intentar llamar nuestra atención. Por eso, muchas veces no hace falta que le demos los objetos o lo que sea que están pidiendo, pues lo que en realidad están buscando es que captemos su atención y estemos pendientes de ellos

¿Qué puedo hacer en este caso?

Justo en el momento en que les prestes la atención que tanto estaban reclamando, hablándoles, escuchándoles o jugando con ellos, pronto se olvidarán por completo de lo que te estaban pidiendo porque ya lo consiguieron: el que los tengamos más presentes.

La verdadera clave para comprender a tu pequeño de dos años, está en entender un poco mejor los cambios por lo que atraviesa y el desarrollo de sus procesos de pensamiento, pues es gracias a su necesidad de independencia que pasan por esta etapa de terquedad y negaciones, así que mientras dura, ármate de paciencia y acompáñalos a vivir esta linda etapa como mucho cariño.

16 comentarios

Click aqui para dejar un comentario