Bebes Maternidad

10 Consejos de la abuela que no funcionan con tu bebé

abuela con un bebé
Algunos de los consejos con los que nos criaron las abuelas no son del todo ciertas, buenas o convenientes. ¡Descubre cuáles no funcionan con tu bebé!

Cuando nace nuestro bebé y nos convertimos en mamá por primera vez, nuestras madres y abuelas están ahí para apoyarnos y aconsejarnos sobre todo aquello que debemos hacer, a la vez que nos ofrecen los remedios caseros más populares de su época, para que podamos cuidar mejor a nuestro pequeño. Como madres primerizas, sabemos que nuestra querida abuela está llena de sabiduría, así que sin pensarlo dos veces los recibimos y tomamos en cuenta todo lo que nos dicen.

Pero la verdad es que, entre los consejos infalibles de la abuela también hay una que otras creencias curiosas, que parecen más mitos y supersticiones que consejos de mamá. Sin embargo, no está demás que escuchemos sus recomendaciones, después de todo, son nuestras abuelas y siempre podemos aprender algo de su experiencia o por lo menos podemos asombrarnos y divertirnos escuchando esas creencias populares.

Consejos de la abuela que no funcionan con los bebés y podemos dejar en el olvido

Debido a todos los avance médicos y tecnológicos que existen hoy en día, se puede decir que algunas enseñanzas con las que nos criaron las abuelas no son del todo ciertas o convenientes, por ello te compartimos cuáles son aquellos consejos de la abuela o remedios caseros basados en creencias populares que no siempre van a funcionar con tu bebé.

abuela y nieta
Una de esas tantas creencias curiosas es la de que cuando el bebé está recién nacido no lo debe cargar otra mujer embarazada.
  • 1. “Déjalo llorar para que tenga pulmones más fuertes”

Cuando nuestro bebé tiende a llorar mucho solemos preocuparnos y siempre tratamos de encontrar la manera de calmarlo y atenderlo, pero los consejos de la abuela nos dice que muchas veces al bebé no le sucede nada y sólo llora porque desea llamar la atención de los adultos, sin embargo no hay nada más lejos de la realidad. Recuerda que los bebés tienden a llorar porque sólo así pueden comunicarse y expresar lo que necesitan de mamá.

En cuánto al mito de los pulmones más fuertes, sólo es una excusa para dejarlos llorar, la verdad que no hay nada mejor que tomarlos en brazos para calmarlos y atender sus necesidades.

  • 2. “No lo cargues mucho porque sino se acostumbrará a estar en brazos”

Este consejo es uno de los más populares entre nuestras antepasadas, y probablemente tú también lo habrás escuchado muchas veces. “Si lo mal acostumbras a los brazos, después no te dejará hacer nada” es una de las tanta variantes que escuchamos con respecto a llevar a nuestros pequeños en brazos cada vez que ellos nos los piden.

Así como ocurre con su llanto, los niños pequeños no piden que lo tomes en tus brazos sólo porque así lo quieren, al contrario lo hacen porque necesita el calor de mamá. Cuando están muy pequeños ellos necesitan de nuestros afectos y cuidados para sentirse protegidos y seguros. Recuerda que educar desde el amor los ayuda a ser adultos más fuertes, con buenos valores y sin ningún tipo de carencias emocionales. Este es uno de los consejos de la abuela que es mejor olvidar.

Toma en brazos a tu bebé todas las veces que quiera, te aseguramos que esta bonita acción no los malcriará ni los volverá dependientes de ti, al contrario crecerán en un entorno lleno de afecto que los enseñará a amar y a respetar.

mama cargando un bebe
Recuerda que sólo será mientras tu bebé crece y aprende a caminar por sí solito.
  • 3. Curar el ombligo del bebé con uvas pasas

Seguramente habrás oído que anteriormente se les curaba el ombligo a los recién nacidos con una almendra o uvas pasas, una fajita bien apretadita y por supuesto sin el baño para que éste no quedara saltado y en consecuencia bonito. Pero esas antiguas creencias fueron disipadas, cuando los pediatras comprobaron que para curar el ombligo de los bebés, no es necesario colocar ningún objeto sobre el ombligo, ya que esto podría ocasionar el efecto contrario y producir bacterias e infecciones.

En cuanto al uso de vendas o fajeros también se recomienda no hacerlo, ni siquiera cuando presumas de que hay una hernia, pues apretarles esa zona siendo tan pequeños, puedes provocarles malestares estomacales, irritación y la aparición de bacterias. Así que para cuidar de su ombligo sólo basta con bañarlos con agua tibia y jabón neutro, sin necesidad de usar algún polvo o pomada para secarle, pues se secan con mayor facilidad exponiéndolos al aire.

  • 4. “Si tiene diarrea o vómito, seguro es por los dientes”

Las abuelas tienen las creencia de que el brote de los dientes puede causar fiebre, diarrea o algún problema digestivo a los bebés, pero la realidad es que sólo se trata de uno de los tantos mitos que existen alrededor de la dentición. Aunque muchas veces la manifestaciones de fiebres y diarrea en nuestro niño coincide con la aparición de sus primeros dientes, no es cierto que éstos los provoquen.

Lo que sucede es que muchas veces el niño se lleva a la boca todo los objetos que tiene a su alcance para buscar alivio a las molestias que tiene en sus encías y por lo tanto la colonización por bacterias en el tracto digestivo suele ser más frecuente. También es muy probable que su diarrea se deba a la introducción de nuevos alimentos que hacemos en su dieta justo en estos momentos, o a que traga más saliva.

De cualquier forma te aconsejamos que estés muy atenta a cualquier infección que pueda tener en esta etapa tan importante.

Dentición en bebé Consejos de la abuela
Dale mordillos de plástico blando bien fríos para que pueda aliviar sus molestias y así evitarás que use cualquier objeto sucio.
  • 5. “Cuida a tu bebé del sereno sino empezará a hacer caquita verde”

Las abuelas por lo general suelen muy celosas con el conocido fenómeno al que llaman sereno. El sereno es un término muy común en muchas culturas latinoamericanas, y se refiere a las condiciones climáticas que se dan al final de la tarde y la noche que generalmente son húmedas y frías. Para ellas el sereno es como un fantasma que anda rondando por las noches y que puede enfermar a los niños si no se les resguarda bien de el.

Muchas advierten que el sereno puede ocasionar que el niño empiece a hacer caquita de color verde y se resfríe. La verdad es que resulta muy lógico pensar que si un bebé es expuesto al frío y la humedad de la noche sin estar lo suficientemente abrigado se pueda resfriar, pero lo del cambio de color en su caquita, definitivamente sólo se trata de un mito más de las abuelas.

  • 6. Darles de tomar agua de arroz antes de los seis meses

Erróneamente se ha pensado que se puede alternar la leche materna o de fórmula con otro tipo de bebidas como el agua de arroz, y aunque es una bebida que tiene muchos beneficios para el organismo, realmente no nutre a tu bebé, ya que sólo se trata de agua blanca con almidón. Así que si en algún momento te llegan a aconsejar algo parecido lo mejor es que lo ignores, pues el agua de arroz no tiene ningún beneficio particular para los bebés.

Por otro lado, el agua de arroz tiene una larga historia de uso en el tratamiento contra la diarrea y otros trastornos gastrointestinales en países del continente asiático, sin embargo muchos pediatras no lo consideran el mejor tratamiento para los trastornos estomacales que se dan en los niños pequeños.

Recuerda que los bebés menores a los seis meses, no deben tomar ninguna clase de bebida o alimento complementario además de la leche materna o la leche de fórmula, ni muchos menos como sustituto, pues eso podría incrementar las probabilidades de que tu bebé sufra alergias y otros problemas.

  •  7. “Ponle un poco de cereal con leche en un biberón porque no se va a llenar con la leche materna”

Cuando somos madres primerizas tenemos el temor de que no tener suficiente leche para amamantar a nuestro bebé y cubrir su demanda, por ello podemos algunas de nosotras recurrimos a este consejo de la abuela y le damos al bebé un biberón de leche con un poco de cereal para darle un mayor sustento y procurar que esté bien alimentado.

¿Como sabes que ya no se llena con la leche materna? ¿llora más? ¿pide pecho menudo?¿gana poco peso? Si tu bebé está ganando el peso que necesita, entonces esta comiendo lo suficiente. Además, debes recordar que lo ideal para el correcto desarrollo de tú bebé, es la alimentación exclusiva de leche el mayor tiempo posible ya que los alimentos de hoy en día contienen químicos que le puede provocar alergias.

Por ello te recomendamos que a pesar de los consejos de la abuela no le des a tu bebé otra cosa que no sea leche materna o de fórmula, puesto que no necesitan nada más para crecer saludables, hasta por los menos alcanzar los seis meses de edad.

  • 8. “Toma cerveza para que aumentes tu producción de leche materna”

Si bien la cerveza es una bebida que te puede producir un efecto relajante por su contenido en alcohol, existe una razón para no consumirla durante el periodo de lactancia, y es precisamente por el hecho de que el alcohol puede pasar a la leche y llegar a tu bebé. Sin embargo, es muy cierto que la cerveza ayuda estimular la prolactina, (hormona imprescindible para la lactancia) pero no es por su contenido en alcohol, sino por la cebada, ya que en su composición se encuentran polisacáridos.

Por ello, si deseas comenzar a tomar cerveza, lo más recomendable es que sea una sin alcohol ya que al consumirla tendría el mismo efecto. Por otro lado debes saber, que no existen estudios o evidencias que demuestren la influencia directa de esta bebida sobre la producción de leche materna.

madre amamantando a un bebe
Aunque se trata de una creencia popular, la realidad es que aún no hay ningún estudio que lo certifique.
  • 9. “Colócale un hilo rojo en la frente y verás que se les quitará el hipo”

En torno al hipo siempre han existido remedios y supersticiones caseras antiguas y es que ¿quién no ha tratado de probar todas lo consejos de la abuela para quitar esta molestia en los niños? Uno de los más supersticiosos es sin duda el de colocarle al bebé un hilo de color rojo sobre la frente, pues según las viejas creencias sólo así conseguirás que se le pase el hipo. Otra variante común a este consejo, es colocarle un papel de mojado también sobre la frente.

Aunque son muchas las que aseguran que es un remedio que efectivamente sí funciona, una excelente forma para ayudarles a pasar esta molestia es ofrecerles un poco de leche o agua para promover la relajación del diafragma, pero si tu niño es más grande puedes pedirle que aguante un ratito la respiración pues se ha comprobado que así el hipo se frena.

  • 10. “No le hagas muchas cosquillas al bebé porque se quedará mudo”

Esta es probablemente una de esas creencias más curiosas e insólitas que puede que escuchemos de nuestras queridas abuelas: “No hay que hacerle cosquillas a los bebés porque sino pueden quedarse mudos” Si esto fuera cierto, ¿te imaginas la cantidad de bebés mudos que habrían en el mundo? Seguramente sería la mayoría.

Así que no dejes de jugar a las cosquillas con tu bebé, pues de hecho, se ha comprobado que esta divertida costumbre tiene muchos beneficios para él. Es una excelente manera de estimularlo para que conozca su propio cuerpo, además fomenta el contacto físico entre padres e hijos y le ayuda a interpretar las emociones de risa y diversión.

Los consejos de la abuela son con amor

Recuerda que la mayoría de estos consejos de la abuela fueron dados con mucho cariño para ti y tu bebé por lo que no guardan ninguna mala intención, al contrario muchos de ellos derivan de la sabiduría de haber pasado por una situación tan similar como la de haber criado a un hijo.

Sin embargo, es importante que seamos madres bien informadas pues de esta forma ayudaremos a ir erradicando esas recomendaciones que no siempre benefician a nuestros bebés. Y tu:

¿Has recibido algún consejo de la abuela que no te ha funcionado?