Maternidad

¿Es cierto que dar el pecho adelgaza? Trucos para bajar de peso durante la lactancia

dar el pecho adelgaza
La leche materna es el mejor alimento para el bebé y su producción supone un importante gasto calórico.

La lactancia materna significa sólo cosas buenas en la vida de una mujer, y es que además de ser el mejor alimento que se le puede proporcionar al bebé, la lactancia puede convertirse en la forma más natural y rápida para bajar de peso y regresar a los mismos números que marcaba nuestra báscula antes del embarazo. Pero ¿qué hay de cierto en eso?, ¿es verdad que dar el pecho adelgaza?

Para la mayoría de las mujeres, el embarazo constituye una de las etapas en la que se adquiere un mayor aumento de peso. En promedio, las mujeres ganan entre 10 y 15 kilos durante el embarazo, pero parte del peso que se retiene después de dar a luz, corresponde a las reservas que almacena el cuerpo a lo largo del embarazo para producir la leche materna.

Durante el embarazo las mujeres ganan entre 10 y 15 kilos que corresponde a lo que el cuerpo que almacena a lo largo del embarazo para producir la leche materna.

Debido al desgaste calórico al que se ve sometido el cuerpo para producir la leche materna, siempre se ha dicho que dar el pecho adelgaza, incluso son muchos los especialistas que afirman que cuanto más tiempo se amamanta, más peso se pierde.

Veamos cómo reacciona tu cuerpo ante la producción de leche materna y cómo puedes favorecerte para perder el peso acumulado durante el embarazo para adelgazar más fácil, rápido y sin volverte loca

Durante la lactancia necesitas más calorías

Al amantar, las necesidades calóricas de tu cuerpo son un 20% más altas de lo habitual y es que para dotar bebé de todos los nutrientes que necesita durante la lactancia, es necesario aumentar la ingesta calórica con una variedad de alimentos saludables. La dieta de una mamá que amamanta deben ser de unas 2.700 calorías, es decir unas 300 o 500 más de lo que se suele ser para una mujer que no practique la lactancia.

Aquí puedes encontrar Dieta para lactancia

Durante la lactancia se necesitan un 20% más de calorías que lo habitual

Dar el pecho es la forma más rápida de perder calorías

Cuando el bebé nace y comenzamos a producir leche para amamantarle, nuestro cuerpo quema las grasas que fueron acumuladas durante el embarazo, así como mayor número de calorías. Los especialistas aseguran que las mujeres que amamantan a su bebé durante los primeros meses de vida gastan alrededor de 500 calorías diarias más de lo habitual, durante el proceso de producción, es por esto que parte del aumento de peso que se ha ganado durante es en realidad una “reserva” para la lactancia.

Durante el embarazo, tu cuerpo irá acumulando grasa en favor de la lactancia.

Mientras se mantenga la lactancia a lo largo de los meses, poco a poco se irán consumiendo estas reservas, hasta lograr recuperar el peso previo al embarazo. Otra razón por las que muchos especialistas aseguran que el pecho adelgaza, tiene que ver con la estimulación de los pezones que provocar el bebé mientras amamanta.

Mientras el bebé succiona el organismo segrega una hormona llamada oxitócina, que produce contracciones uterinas, ayudando a que el útero vuelva a su estado habitual y a que puedas recuperar la figura.

dar el pecho adelgaza lactancia materna
El gran gasto calórico que supone la producción de leche, no es más que la reservas “de peso” que acumuló el cuerpo durante el embarazo.

No te excedas de alimentos hipercalóricos

Aunque probablemente bajes algunos kilos ya que dar el pecho adelgaza, debes evitar los excesos ¿cómo es esto?

De nada servirá que comiences a comer alimentos altos en calorías como pizza, buñuelos o cualquier otra comida frito, escudándote en que seguramente bajarás de peso por dar pecho, pues dar el pecho adelgaza sólo si se sigue una dieta equilibrada y se practica ejercicio moderado adecuado al postparto.

Si sigues una dieta saludable y balanceada, que no tome en consideración le famoso mito de “comer por dos”, podrás perder aproximadamente entre medio a un kilo de peso al mes, durante los primeros meses de lactancia.

No hay dudas que dar el pecho adelgaza pero debemos cuidar la alimentación

Dar el pecho adelgaza, de eso no hay ninguna duda, pero debes saber que la pérdida de peso suele ser algo más rápida las primeras semanas y algo más lenta a medida que pasan los meses, por lo que es posible que necesites unos seis meses para poder volver al peso que se tenía antes del embarazo.

Dar el pecho adelgaza mientras más tiempo se prolongue la lactancia

Aunque dar el pecho adelgaza y favorece la pérdida de peso acumulado durante el embarazo sin importar los meses en que se practique la lactancia, la mayoría de los estudios realizados al respecto evidencian que: cuanto más tiempo se prolongue la lactancia, mayor será la pérdida de peso.

De acuerdo a un estudio evaluado por el organismo científico Centro Cochrane Iberoamericano, las mujeres que amamanta a su bebé experimentarían una mayor pérdida de peso entre el cuarto y sexto de mes de lactancia. De hecho, la pérdida de peso es más evidente a partir de los tres meses, por lo que se trata de una de las ventajas para prolongar la lactancia.

Cuanto más tiempo se prolongue la lactancia materna, mayor será la pérdida de peso por parte de la madre

Otra de las investigaciones llevadas acerca de este tema, es el artículo llamado Amamantar reduce el peso acumulado tras el parto publicada en la revista científica “American Journal of Clinical Nutrition”. Dicho estudio revela que las mujeres que aumentan alrededor de 12 kilos tienen la capacidad de perder todo ese peso cuando prolongan la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses.

mamá amamantando a su bebé en brazos
Cuanto más prolongada sea la lactancia, mayor será la pérdida del peso.

Dar el pecho adelgaza pero no a todas las madres por igual

Aunque se trata de un proceso natural de nuestro cuerpo, dar el pecho no adelgaza a todas las mujeres por igual, en especial cuando entran en juego las diferencias biológicas y hormonales de cada mamá.

Algunas mujeres no comienzan a perder peso sino hasta varias semanas después del parto, otras incluso aumentan de peso durante la lactancia, pero todo depende de tres elementos claves: las hormonas, el sueño y el apetito o hábitos alimenticios.

  • Las hormonas: Puesto que tras dar a luz la menstruación no aparece inmediatamente luego de dar a luz, la mamá puede llegar a experimentar niveles bajos de estrógenos y progesterona, lo cual supone una menor sensibilidad a la insulina y el cortisol. Al tener una baja de progesterona, el estrés puede hacer de las suyas y dificultar la pérdida de peso, de hecho es la progesterona la hormona que convierte las reservas de grasa en energía.
  • El sueño: Dormir mal o pocas horas puede conllevar a que consumas más alimentos ricos en hidratos de carbono de rápida absorción como las barritas energéticas, el chocolate, la bollería… como una respuesta del cuerpo por sentirte baja de defensas.
  • El apetito: Los estrógenos también ayudan a controlar el apetito, pero si sus niveles son bajos y a esto le sumamos el cansancio, es posible que sientas la necesidad de comer alimentos que aporten energía por lo que el hambre es mucho mayor. Además si los antojos repentinos son de productos con azúcar blanco.

Consejos para perder peso durante la lactancia

Si bien, dar pecho adelgaza es necesario que las calorías que se pierdan sean más o menos equiparables a las que consumes. El cuerpo humano quema calorías por cualquier acción que realice el cuerpo, así que no te excuses en que dar el pecho adelgaza para no hacer ejercicios. Por el contrario, debería aprovechar ese momento para caminar, o complementar esa pérdida de calorías, para comer de manera más variada y saludable.

Amamantar a tu bebé te puede resultar útil para bajar peso, pero sólo si te alimentas de la manera correcta y aplicas algunos consejos sencillos como los que te diremos a continuación:

  • Los ejercicios cardiovasculares: No se necesita que te extralimites, unos 30 minutos de ejercicios cardiovasculares sumado a dar el pecho, seguramente te ayudarán a rebajar poco a poco.
  • Dieta sana y balanceada: Ya que necesitas alimentarte bien para producir la leche que necesita tu bebé, es necesario que tu dieta sea balanceada y rica en nutrientes. Al igual que en el embarazo, este es el momento ideal para cambiar tus hábitos alimenticios, aumentar las calorías pero de manera más saludable. Aquí puedes ver una Dieta para lactancia
  • Dieta moderadamente hipocalórica: Si lo que deseas es adelgazar, puedes comenzar a seguir una dieta moderadamente hipocalórica, no inferior a las 1.800 calorías por día, después del primer mes de parto. Eso sí, hazlo bajo control médico y combínalo con ejercicio moderado para mejores resultados.
  • Consume abundante agua: Cada producción de lactancia materna contiene un 50% de agua, por lo que el beber agua gana un rol importante durante la lactancia. Debes consumir entre unos 8 y 12 vasos de agua para poder mantener tu cuerpo y órganos bien hidratados.

Tomar agua y estar bien hidratada durante la etapa de lactancia es esencial ya que cada producción de lactancia materna contiene un 50% de agua

dar el pecho adelgaza alimentación
Dar el pecho adelgaza, pero es necesario combinar la lactancia con el ejercicio y una dieta saludable.

Otros beneficios de dar pecho para la mamá

Dar el pecho no sólo adelgaza, sino que influye positivamente en la recuperación postparto. Tal como lo señala la OMS, la lactancia materna exclusiva acelera la recuperación del tamaño y tono uterino, disminuye el sangrado que se produce tras el parto y previene el riesgo de padecer cáncer de mama y problemas cardíacos. Veamos que otros beneficios nos aporta la lactancia materna además de adelgazar:

  • Tus hormonas se intensifican: Si sientes que mientras estás amamanto a tu bebé todo lo que te rodea te afecta significativamente (de manera positiva o negativa) es que estás siendo influenciada por la hormona oxitocina, esa que según especialistas, es la primera que se activa cuando las personas se encuentran enamoradas, y es que a fin de cuentas ¿que madre no está enamorada de su bebé?
  • Pechos de distintos tamaños: Obviamente la producción de leche, hará crecer tus pechos, pero ¿Has notado que estás un poco desproporcionada? Es normal, y es que uno de tus pechos puede producir más cantidad de leche que el otro.
  • La lactancia materna es ideal para tú bebé: Suena a frase cliché pero es la realidad, la lactancia materna se va adecuando a las necesidades que tenga el niño, dándole así los electrólitos, grasas y nutrientes que necesita el bebé en ese momento justo. De hecho, especialistas afirman que la lactancia que das al bebé en la mañana, no es igual a la que das en la noche ¿Hermoso no?

Tener un bebé implica todo un proceso de adaptación físico y emocional, que debe realizarse poco a poco, por ello no te obsesiones mucho con el peso y recuerda tomarte todo el tiempo que necesites para recuperarte y alimentar a tu bebé. Ya lo sabes, si bien dar pecho adelgaza, está en ti cuidar de que tú bebé reciba los nutrientes necesarios y además, tú también te encuentres saludable.

Si te ha gustado, te recomendamos leer en nuestra sección exclusiva de Lactancia Materna

22 comentarios

Click aqui para dejar un comentario

Última actualización del articulo 03 febrero 2018